yunsinai Giangel Avendaño

"Los recuerdos son aún más dolorosos cuando es Navidad" JungKook está cansado de las navidades, no le gusta celebrar esa fecha en especial porque todos sus malos recuerdos vuelven a su mente como una mala película de terror, aún con todo lo que ha sufrido y perdido en esa fecha, se ha propuesto no dejarse vencer por sus miedos y seguir adelante por su cachorro y su hermanito menor.


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#drama #navidad #omegaverse #angst
4
93 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Pequeños copos de nieve caían en las calles, personas caminando en todas las direcciones con apuro, adultos que buscaban regalos para sus hijos, adolescentes que corrían con apuro al ir tarde a reunirse con sus amigos, voces de niños con sus madres mientras les pedían alguna cosa que haya llamado la atención del pequeño, haciendo la noche más alegre y ruidosa.


"Estaremos rodeados de humanos, nada nos pasará Kookie, no te preocupes por el peligro que nos asecha porque estaremos bien una vez salgamos del bosque con ayuda del los Alfas."


JungKook pasaba por las aceras con apuro, odiaba esa fecha, odiaba la navidad y sobretodo, odiaba los recuerdos que llegaban a él para esa fecha, su lobo y oso los resentían y se deprimían pero no tenía tenía tiempo para pensar en eso, se dijo y se repitió mientras se apuraba a su casa, aunque mientras esperaba el bus las memorias de cómo se conocieron llegaban a él, ya había recibido un mensaje de su hermano que había pasado por su hijo a la guardería y pensaba que si ocupaba su mente en otra cosa, tanto él como su lobo y oso estarían bien hasta la medianoche de ese mismo día.


Llevaban viviendo su hermano, su hijo y él entre los humanos desde hacía aproximadamente un año, saliendo del bosque Bijarim en Jeju y mudándose a Seúl, o más bien; huyendo de su suegro y abuelo del pequeño.


Porque tanto JungKook como TaeHyung eran de manadas enemigas, se conocieron en un enfrentamiento entre manadas. JungKook se había quedado en su manada cuidando a los cachorros junto a los otros omegas cuando llegaron los Alfas a atacar el lugar, estos aprovechando que no había ningún alfa para defender a los más débiles o eso era lo que habían pensado puesto los cinco lobos alfas de entre un metro ochenta y tres metros, no esperaban que hubieran tres omegas de un metro cuarenta y un metro setenta que les dieran pelea por y para proteger a los cachorros.


•••••


Fue ahí donde JungKook y TaeHyung se conocieron pero sabían que toda sensación que sentían y el cómo sus lobos se conectaban, estaba incorrecto por lo que no les quedó de otra que hacer como si nada, ignorando la decisión de la madre luna y luchar, uno para proteger a su familia y el otro para destruir aquella manada desde el eslabón más débil, los omegas, para luego ir por el más fuerte, los Alfas de la manada sino era que estos sentían la pérdida primero y se dejaban llevar por sus lobos y perderse en estos.


Los cinco alfas estaban posicionados de manera que formaban un triángulo equilátero, gruñendo a los tres omegas en su forma lobo que estaban frente suyo, estos protegiendo a los otros omegas y a los cachorros, dándoles tiempo a escapar por los túneles escondidos debajo de la manada. Todos los lobos presentes gruñían y sólo esperaban la orden del lobo negro, líder de aquel grupo de ataque para que les dijera cuando atacar y vio la oportunidad cuando vio a uno de los omegas voltear la cabeza hacia su compañero de la derecha, los tres lobos mas grandes se lanzaron contra los omegas creyendo que sólo ellos podrían con los omegas y apenas descendieron, los omegas les dieron la espalda para apoyarse en sus dos patas delanteras antes de patear a los alfas que se les iban a lanzar encima para darse la vuelta y correr hacia los mismos para atacar sus cuellos, dos de ellos lo lograron pero prontamente se escuchó un quejido del pequeño lobo casi negro con varias partes del cuerpo, rubios y luego un gruñido en advertencia de uno de los alfas que se había quedado junto con TaeHyung.


A JungKook no le importó ese gruñido de advertencia del alfa, sólo le importaba que su hermano estuviera bien y por ello de lanzó a la espalda del lobo que lo había lastimado para clavarle los dientes en el cuello y arrancárselo sin piedad alguna, corriendo hacia su hermano sin bajar la guardia puesto aún quedaban tres lobos enemigos pero estos no parecían querer atacarlos por alguna extraña razón. Al llegar al lado de Jimin soltó un sollozo mientras el hocico lo pasaba por debajo de su mentón pidiéndole por medio de su lazo, que se levantara y que no lo dejara solo puesto era lo único que le quedaba.


Sus padres habían sido asesinado por una de las manadas, la de los Jeon para ser más específicos y ellos dos quedaron solos, JungKook era mayor que Jimin por dos años y por órdenes de su madre, corrió, corrió tan rápido como podía hasta llegar al limite de la manada de los Kim y los guardias apenas lo vieron, se acercaron para tomarlos en brazos y refugiarlos con el alfa y su omega, estos mandaron a barrer el bosque por el mismo sitio donde los niños fueron para ver si encontraban a sus padres y luego de siete horas buscando, efectivamente encontraron al alfa y al omega de los pequeños pero estos estaban muertos, la sangre estaba salpicada por el lugar, sus cuerpos estaban despedazados y ya nada se podía hacer más que darle un entierro digno en ese mismo lugar con un pequeño río como su única compañía y sin entender por qué les había pasado aquello sino hasta tres años después cuando vieron el primer cambio del niño mayor, JungKook.


Todos allí en la manada jamás habían presenciado dos cambios en un mismo cuerpo y con un animal diferente hasta ese día con JungKook, su primer cambio siendo un oso pardo y el segundo un lobo, ambos de color marrón y pequeños toques de negro en las orejas, cola, patas y pecho. Y luego, lo volvieron a presenciar dos años después con Jimin, este presentó primero a su lobo y luego a su oso siendo casi negro con toques rubios en todo el torso. Aquellos hermanos resultaron ser ambos, omegas e inseparables, JungKook protegía a Jimin de todos e incluso de los alfas que siquiera se atrevían a mirarlo, actuando más como un alfa que como un omega pero sólo con su hermano puesto su comportamiento estando solo, a pesar de ser un poco desconfiado, seguía comportándose como un omega.


Jimin hizo un sonido a modo de queja mientras se levantaba poco a poco, apoyándose en su hermano y viendo de reojo a los dos alfas que quedaban mientras JungKook llamaba a HoSeok para que se pusiera al lado de ellos y sorprendiendo a los otros lobos puesto el lobo olía claramente a omega, aunque TaeHyung estaba confundido puesto habían muchos aromas en el lugar y YoonGi asumió que puede que el chico fuera un alfa disfrazado con los aromas de los dos omegas a su lado, el lobo castaño se transformó, volviendo a ser un simple humano desnudo de pies a cabezas y viendo al lobo que parecía ser su pareja, pasar de lobo a un oso de un metro cincuenta hasta llegar a ser sólo un humano igual de denudo que el castaño frente a él, prontamente Jimin también siguió a su hermano haciendo el mismo cambio de lobo a oso y luego a humano, en cambio HoSeok sólo pasó por una transformación al igual que YoonGi que también decidió mostrarse.


Había escuchado lo de shifters con dos transformaciones pero se supone que sólo es una jodida leyenda. Gruñó YoonGi mientras no le quitaba la mirada a Jimin, su lobo le exigía que fuera él quien sostuviera a su pareja.


No son los únicos sorprendidos por nuestras transformaciones pero lo acabas de ver, no es una leyenda porque somos la evidencia de eso. Respondió JungKook rodeando la cintura de Jimin y volteó a verlo con preocupación. ¿Estás bien, chimchim?


Estoy bien hyung, no te preocupes.


ㅡ¿Cómo quieres que no me preocupe si el imbécil ese te golpeó fuerte? ㅡGruñó con verdadera molestia y lo abrazó con fuerza, su alma volviendo a su cuerpo.


ㅡPero ya está muerto, sólo fue un golpe que mejorará.


JungKook asintió aún sin convencerse y le hizo una seña a HoSeok para que sostuviera a su hermano para voltear hacia los alfas frente suyo, ni siquiera le importaba la desnudez de los ajenos ni la propia, sólo estaba ganando tiempo para que llegaran los alfas de su manada. Escuchó un gruñido molesto que lo hizo ponerse a la defensiva dispuesto a proteger a su hermano y a su amigo cueste lo que le cueste.


Mocoso entrégamelo sino quieres que te mate. Ordenó YoonGi en un gruñido refriéndose a Jimin.


Eso sobre mi cadáver alfa idiota. Respondió JungKook para pasar a su primera transformación, el oso pardo que en cuatro patas medía un metro cincuenta y estando en dos patas, medía cerca de dos metros.


Tú lo pediste mocoso.


YoonGi asumió su transformación como lobo, era totalmente blanco sin ninguna mancha en su pelaje. Gruñó hacia el oso preparándose para saltarle encima, recibiendo antes una tacleada de parte de la persona que creía era su compañero pero este se puso frente al oso dándole la espalda y gruñendo hacia YoonGi antes de que ambos volvieran a ser humanos.


¿Qué mierda te pasa, TaeHyung?


¡Es mi pareja a quien tratas de atacar, imbécil!


YoonGi se detuvo de darle un puñetazo a su beta luego de escucharlo, se le debió haber hecho obvio pero por estar pendiente del pequeño omega detrás del pelinegro, no notó siquiera las miradas que se daban estos.


Esto está tan jodidamente mal, mi padre no va a permitir esto. Señaló YoonGi antes de resoplar. Antes nos arranca la cabeza.


Eso haremos nosotros.


Todos voltearon hacia la puerta al escuchar aquella voz molesta, era el Alfa de la manada, este observaba a uno de sus niños en su forma oso mientras atrás suyo mantenía a su hermanito y a su amigo, al frente del oso se encontraba otro chico que no conocía pero parecía estar defendiendo al oso y sólo así, NamJoon entendió lo que sucedía y sin embargo, ordenó que agarraran a los alfas.


Es hora de hablar ¿No creen? ㅡCuestionó el hombre sin una expresión en el rostro. JungKook, carga a Jimin y a HoSeok y llévalos a la casa principal, los demás están allá con los cachorros.


Pero-


Sin peros, Jimin, obedece hijo.


JungKook esperó a que tanto Jimin como HoSeok subieran a su espalda mientras veía a TaeHyung, agradeciéndole el haberlo salvado del otro alfa, colocando la nariz en la frente ajena para luego caminar hacia su Alfa y padre para dejar que este acariciara su cabeza, demostrándole que no estaba molesto con ellos pero mandándolos rápidamente hacia la casa principal, sentía la preocupación de su omega hacia los chicos por lo que esperaba que se relajara cuando los viera porque su lobo se estaba volviendo loco.


¿No esperaban encontrarse con omegas que supieran defenderse, verdad?


No, pero tampoco esperábamos encontrar a nuestra pareja, nuestra Luna. Respondió TaeHyung mientras lo ponían al lado de YoonGi quien veía molesto al Alfa frente suyo, estando ambos maniatados.


NamJoon asintió en silencio mientras los veía y vigilaba, se le hacía conocido uno de ellos.


¿Min YoonGi, cierto?


El nombrado asintió en silencio mientras le sacaba una carcajada al Alfa, resopló divertido para hacer una seña para que los soltaran y les dieran ropas para poder llevárselos a la parte trasera de la casa principal, lejos de sus hijos, los cachorros y los demás omegas.


•••••


Pasó un mes luego de ese encuentro, el Alfa NamJoon le envió los cuerpos de los otros lobos al Alfa Min sin siquiera decirle nada, el hombre buscaba a su hijo y al amigo de este, TaeHyung pero estos dos ni siquiera tenían intención de regresar, habían encontrado a sus parejas y no regresarían a su manada sin ellos. Por ello se portaban bien, al menos con la gente de la manada que los iba a alimentar pero entre ellos peleaban, discutían, se gruñían y se ignoraban.


Se comportan como niños ¿Qué edad tienen? Cuestionó NamJoon en tono burlesco, detrás de él iban JungKook y Jimin, ambos con una bandeja en la mano.


¡Eso no le importa! Respondieron ambos al mismo tiempo, volteándose a ver mutuamente con el ceño fruncido.


No pueden hablarle así al Alfa y nuestro padre. Los regañó JungKook mientras abrían la puerta para permitirles el paso y poder así, dejarles las bandejas con comida. Chimchim cúrale las heridas al tonto alfa, por favor.


Si, hyung.


Jimin tomó uno de los botiquines de primeros auxilios de las manos del alfa mayor para acercarse a YoonGi, notando que se quedaba tranquilo y pasando lo mismo con TaeHyung cuando JungKook se le acercó para curar sus golpes y rasguños. A pesar de ser shifters, su cuerpo no podía regenerarse tan rápido cuando era atacado por otro alfa con mayor rango puesto TaeHyung era un alfa también, pero era el beta de YoonGi. Por ello era que los chamanes de las manadas utilizaban una mezcla de plantas medicinales que ayudaban a que la herida de los lobos se curara mucho más rápido.


Entonces ¿Nos van a decir qué edad tienen? Volvió a preguntar el Alfa mientras se divertía al ver a los dos alfas menores, babear por sus niños.


ㅡTenemos veinte años, ambos. Respondió YoonGi sin quitarle la mirada al chico frente suyo, amando la manera en como se sonrojaba. ¿Y tú, lindura? ¿Qué edad tienes?


JungKook terminó de curar a TaeHyung para jalar a su hermanito, tomando la cabeza del alfa y pegarla contra la pared, gruñéndole con molestia.


No te atrevas a siquiera pensar en ponerle una mano encima a mi hermanito, me paso por el culo el hecho de que seas su pareja destinada. Escupió el pelinegro entre dientes. Tiene dieciocho y yo tengo veinte, al igual que ustedes, que sea un omega no significa que sea débil, así que ni pienses que tendrás a mi hermanito.


JungKook. NamJoon advirtió al chico y este resopló para completar sus palabras.


No lo tendrás sin antes cortejarlo, idiota.


JungKook tomó a Jimin para sacarlo del lugar, dejando a los tres alfas solos, dos de ellos riéndose de la cara estupefacta de YoonGi.


¿Qué mierda acaba de pasar? Gruñó YoonGi molesto.


Mi omega te acaba de poner reglas para que cortejes a su hermanito, en conclusión: Te pateó el trasero. Respondió TaeHyung mientras se carcajeaba, su pareja lo iba a volver loco y ya ansiaba que ese día llegara.


TaeHyung, tú también tendrás que cortejar a JungKook porque no te la va a dejar tan fácil sólo por defenderlo.


NamJoon sonrió luego de decir aquello para darse la vuelta y negar para que no cerraran la puerta, deteniéndose antes de salir.


Tienen mi permiso para salir, hay dos habitaciones para ustedes en la casa principal, dense una ducha y piensen en cómo hacer para cortejar a sus parejas.


Fue el último consejo que les dio NamJoon antes de irse y fue suficiente como para poner a trabajar las mentes de los dos alfas por aproximadamente, cinco horas. Se encontraron luego de darse una ducha y cambiarse la ropa para pensar que hacer.


¿Y si les mandamos flores?


—No somos como los humanos, TaeHyung.


Cierto. ¿Y si cazamos para ellos y dejamos el animal frente a la puerta de su casa?


Ellos también viven aquí, idiota. ¿Qué cara pondrá el líder de la manada cuando vea animales muertos en frente de su puerta?


Quizá también se ponga feliz y cocine la carne.


Ambos chicos siguieron pensando que demonios hacer, escuchando prontamente un risa y volteando a ver que un omega se les acercaba para dejar un par de tazas con té de limón y hierba buena.


¿Quién es usted? Cuestionó YoonGi con el ceño fruncido.


Yo soy Kim SeokJin, la pareja del Alfa de la manada y madre adoptiva de JungKook y Jimin.


YoonGi y TaeHyung se vieron al mismo tiempo, asintiendo al haber conectado su pensamiento antes de voltear a ver al omega mayor.


¡Díganos por favor cómo cortejar a sus hijos! Dijeron al mismo tiempo sin pelear esta vez por ese detalle.


SeokJin reía encantado con la iniciativa de ambos pequeños alfas que le recordaban a su Joonie cuando tenía la edad de los chicos, asintió tranquilamente y les dijo qué hacer, cómo comportarse con cada uno ya que ambos hermanos eran tan diferentes en cuanto a gustos y tratos, con Jimin era más sencillo acercarse puesto el niño era fácil de impresionar como también fácil de asustar y si lo asustaban JungKook le arrancaría la cabeza a la persona culpable. En cambio con el hermano mayor era un poco más complicado más no imposible y eso a TaeHyung le llamó la atención puesto quería conocer la razón del por qué su pareja era de esa manera. Luego de la conversación, SeokJin se despidió de ambos chicos, avisándole la hora de la cena e invitándolos a ella, que no tenían que ir de manera formal sólo porque sus parejas estarían allí.


Cuando llegó la noche, estos hicieron completamente lo contrario, no iban más formales porque no consiguieron un traje en el armario y cuando llegaron al comedor, toda la familia Kim se quedó en silencio hasta que SeokJin rompió a reír siendo seguido de su esposo.


Les dije que no había por qué ser tan formales.


Lo sentimos, son-


Los nervios. Completó TaeHyung con vergüenza y bajando la mirada.


Ya ya, no importa, vengan a sentarse.


NamJoon les señaló los dos asientos frente a sus hijos y Jungkook volteó a verlo con el ceño fruncido.


"ㅡPadre ¿Por qué?"


"ㅡNo seas grosero con tu pareja de vida, JungKook. Coopera y deja que te conquiste."


Es descortés conversar a través de la conexión teniendo invitados, JungKook, NamJoon.


Lo sentimos, Jinnie. JungKookie tenía sólo una duda que ya resolví. ¿Verdad, hijo? Cuestionó el hombre con una sonrisa hacia su hijo mayor.


Si, ya me la resolvió.


JungKook suspiró en silencio y desvió la mirada puesto haber hecho eso, se había llevado consigo el aroma del contrario quien a su vez, era también su pareja. Jimin le apretó la mano y este volteó a verlo para luego asentir, sabía que su hermano también quería que lo intentara y él como su hermano no podría protegerlo siempre, ni siquiera de su propio alfa pero le pondría un par de reglas a ese idiota, si se le ocurría marcar a su hermanito antes de los veinte, lo iba a castrar lentamente y le daría de comer su propio pene.


Luego de esa cena llegaron muchas más, TaeHyung fue presentado a la manada junto a YoonGi y NamJoon les dijo a su manada que ambos chicos eran pareja destinada de sus hijos, así fue como estos caminaban por la manada siguiendo a los hermanos Kim, tomando los consejos de su suegro y terminando por separar a los hermanos para poder cortejarlos sin que JungKook tratara de arrancarle la cabeza a YoonGi.


Ese día JungKook decidió salir a estirar las patas de su oso y dándose cuenta que era seguido por un lobo castaño con algunas manchas negras por el cuerpo, el oso se detuvo una vez llegó al río y se sentó para esperar a ver qué hacía el lobo, lo observó oler el lugar hasta llegar al par de tumbas, sentándose frente a esta hasta escuchar los huesos tronar, un efecto de la transformación y dejando a cambio un chico desnudo en su lugar, viendo la corriente del río.


Aquí mataron a mis padres. Comenzó a contar JungKook. Era navidad, mi abuelo se volvió loco cuando se enteró que era hijo de un lobo, algo abominable puesto mi madre era un oso pardo de sangre pura y se acopló a mi padre, un simple lobo sin manada.


JungKook cerró los ojos mientras se mantenía sentado en el mismo sitio, sólo escuchando el sonido de las corrientes del río chocando contra las piedras y al lobo moverse de un lado a otro, sin entender qué hacía pero necesitando contarle aquello a alguien, dieciocho años guardando ese peso en su corazón y ni siquiera teniendo el valor para contárselo a su hermanito.


En ese momento tenía dos años y Jimin tenía poco de nacer, mi padre se presentó al parto y mi abuelo rompió en furia días después al enterarse de quién era mi padre y por ende, el padre de Jimin.


Suspiró para luego abrir los ojos al no escuchar el movimiento del lobo, creyendo que se había ido. No fue así, TaeHyung luego de poner un par de flores en ambas tumbas, se sentó en silencio frente a su pareja, doliéndole que haya pasado por ello. Se acomodó en el pasto esperando a que JungKook continuara y cuando lo hizo, su voz se quebró, manteniendo un nudo en la garganta.


ㅡMi abuelo quiso matarnos a todos y padre hizo lo único que podía hacer con nosotros, huir lejos. —Tomó aire, sintiendo náuseas de repente. —No llegamos demasiado lejos, como podrás ver, mi madre me encargó a mi hermano, me dijo que nos amaba y que si corría lo suficientemente rápido, podría llegar a la manada de los Kim, que ellos tratarían de alcanzarnos luego de hacer razonar a mi abuelo... Esperé, realmente los esperé, incluso cuando un grupo de exploración de la manada de los Kim los vinieron a buscar, pero no regresaron... Y cuando volví aquí, habían dos tumbas, por el aroma y el olor a sangre de ese día, supe que no volverían porque estaban allí, muertos. Se suponía que iba a ser un día lleno de alegría, que lo pasaríamos en familia pero no...


TaeHyung se le acercó a JungKook luego de transformarse en humano para abrazarlo con un poco de fuerza contra el pecho, dejando que llorara y se desahogara. A ningún alfa le gusta que su omega sufra, llore o se lastime pero en ese caso, TaeHyung vio necesario que JungKook soltara todo el dolor que guardaba dentro suyo por tanto tiempo y tiempo después, sólo cuando el pelinegro se quedó sin más lágrimas que soltar, se dio cuenta que había estado abrazando al alfa, su alfa.


—¿Mejor? —Cuestionó TaeHyung, separándose sólo un poco para limpiar sus lágrimas y ver a su lindo omega sonrojado y con la nariz roja, sonriendo amplio. Una sonrisa cuadrada, como le decía su mejor amigo.


Si, ya un poco mejor, gracias TaeHyung. Respondió tragando saliva y sorbiendo su nariz para proceder a limpiarse las mejillas y los ojos, sólo le quedaban unas pocas lágrimas acumuladas en los ojos pero estas fueron borradas en cuanto pasó sus dedos. Gracias por escuchar.


Estoy para eso y mucho más, JungKook. Respondió TaeHyung con expresión tranquila. ¿Qué pasó luego?


JungKook soltó un suspiro viendo un punto inexistente en el río, recordando todo lo que tuvo que pasar luego de enterarse de la muerte de sus padres.


Vine aquí cada veinticuatro de cada mes, excepto en navidad. Respondió para voltear a verlo y se separó con tranquilidad para meterse al río. Sólo una vez vine en navidad, tenía doce años pero al llegar a aquellos árboles de allá, noté a alguien inclinado en las tumbas y gruñí molesto de que se atreviera a acercarse a mis padres o si quiera a desenterrarlos, pero temí al ver quién era.


¿Tu abuelo? Cuestionó TaeHyung siguiéndolo para meterse al río también y seguirlo corriente arriba sin rumbo alguno, a su parecer.


Sí, al parecer venía aquí cada navidad a dejar flores sólo en la tumba de mi madre, al principio creí que eran los de la manada pero se me hacía extraño que sólo hubieran flores en una sola tumba. Respondió para tomar la mano de TaeHyung y sacarlo del río, yendo hacia el Norte. Por eso vine aquella vez y cuando mi abuelo me vio, quiso acercarse a mí mientras me pedía perdón, yo sólo negué y corrí hacia la manada nuevamente, no volví de nuevo en navidad.


TaeHyung seguía a JungKook sin preguntar absolutamente nada, estaba más concentrado en la sensación que sentía al estar sosteniendo la mano de su pareja, iba emocionado como un cachorro con una paleta. Aún así observaba el lugar, eran puros árboles y era obvio al vivir en lo profundo del bosque, se detuvo al chocar con el omega y alzó la mirada al notar la entrada de una manada, por el olor podía decir que era la manada de osos.


¿Qué hacemos aquí, Jungkook?


Hace unas noches encontré una nota de él, de mi abuelo. Contó mientras veía la puerta con miedo, apretando la mano de TaeHyung en busca de fuerzas. Dijo que no se había olvidado de nosotros, sus nietos y que nos había visto una vez en una reunión con los ancianos cuando los Kim nos adoptaron oficialmente frente a los ancianos, que tanto Jimin como yo estábamos grandes y que Jimin se parecía más a mamá que yo pero que eso no significaba que me quisiera menos.


¿Te pidió venir a verlo? Cuestionó TaeHyung con preocupación, la cual disipó un poco al verlo negar. ¿Entonces?


Dijo que cuando quisiéramos volver a la manada o visitarlo, siempre seríamos bienvenidos y he venido desde entonces pero sólo llego hasta aquí, sé que los guardias me huelen y esperan a que me acerque porque reconocen quién soy pero nunca tengo el valor para acercarme.


JungKook se dio la vuelta y volvió al río sin soltar a TaeHyung en ningún momento, su oso y su lobo se sentían contentos de que esté e esa manera con su pareja destinada, se sentían al fin, completos.


Lamento haberte arrastrado conmigo hasta allá para no hacer nada a la final. Comentó de la nada, JungKook.


Está bien, es tiempo de calidad contigo que no me perdería por nada.

JungKook rió luego de escucharlo para luego soltarlo y dejar a su lobo libre, pasando primero al oso y luego al lobo, invitando a TaeHyung a que se transforme también y este sólo seguía procesando el hecho de que no podía creer que hubieran dos animales en el interior de su pareja y que estos convivieran en paz los unos a los otros. Dejó de pensar en eso en cuanto escuchó un quejido de su omega y su lobo se lo reprochó, ya estaba perdido en ese omega que resultó ser su pareja, se transformó en su lobo y se acercó al lobo ajeno para restregarle su aroma, era su pareja y no tenía que reconocerla, sólo marcarle su aroma pero el pequeño lobo sólo quería jugar con su alfa.


•••••


Así fueron pasando los días, las semanas e incluso los meses, los hermanos Kim se hacían cada vez más unidos a sus alfas mientras NamJoon observaba desde lejos con preocupación, le emocionaba saber que sus hijos estaban en buenas manos pero lo que había sabido de un lobo de exploración de su manada, habían visto a TaeHyung en el bosque jugando con JungKook cerca del río, sabía que pronto sería luna llena y sólo en ese entonces, sus hijos podrían unirse en cuerpo y alma con sus alfas, por lo que debía mantenerlos dentro de la manada, inventando como excusa el evento de la luna y el hecho de que debían ayudar a decorar la manada y que por ello no podía estar en el bosque, días antes de eso. Así que mandó a un grupo a vigilarlos para que ninguno se escapara, por suerte para él, sus hijos hicieron caso y se encontraban en esos momentos en el jardín de la casa principal junto a sus alfas y junto a su pareja, SeokJin.


Joonie~ acércate cariño. Llamó SeokJin a su alfa, viendo la preocupación en los ojos de este y temiendo por sus cachorros. ¿Sucede algo?


Nada de lo que debas preocuparte, Jinnie. Sonrió suavemente para agacharse a besar su cabeza, alzando a ver a sus hijos haciendo coronas de flores para sus alfas. YoonGi, TaeHyung ¿Puedo hablar con ustedes? A solas.


Los dos alfas menores alzaron la mirada con confusión puesto no recordaban haber hecho algo malo, así que asintieron y dejaron las coronas de flores a un lado, levantándose a seguir al Alfa hacia dentro de la casa y luego a la oficina de este.


¿Sucede algo, Alfa? Cuestionó TaeHyung con preocupación.


Tengo la sospecha de que el Alfa Min ya sabe que se encuentran aquí. Dijo intranquilo, sin demostrarlo.


¿Cómo es posible que sepa?


Tanto TaeHyung como YoonGi se alertaron ante las palabras del alfa frente suyo, preocupándose por sus omegas y por ende, la manada puesto allí habían crecido y lo extraño que sentía YoonGi, era que si su padre sabía, aún este no había hecho nada.


Me dijo uno de los alfas que puse a que siguiera a TaeHyung y a Jungkook, un lobo se exploración lo vio jugar con Kookie.


¿Es mi culpa? Cuestionó el castaño con tristeza y culpa. ¿Por eso ya no podíamos ir al río?


No es tu culpa, TaeHyung, fue mía por no haber puesto más ojos en el bosque. Respondió viendo al chico y asintió a su último pregunta.


¿Por qué no ha hecho algún movimiento? Mi padre no es de quedarse quieto luego de buscar algo que necesita.


Siento mucho decir que no tengo idea, YoonGi pero creemos que es porque dentro de tres días es luna llena y es un evento que se respeta entre las manadas, tengan la guerra que tengan y una semana después es navidad.


YoonGi asintió con comprensión y esperando tener más tiempo con su omega más tiempo, TaeHyung en cambio se encontraba culpándose por no haber pensado en ocultarse sino que se concentró en conocer a su lindo y adorable omega, el cual lo traía loco, de buena manera.


¿Qué haremos ahora? Cuestionó YoonGi con el ceño fruncido.


Ustedes como nosotros, se van a preparar para hacer sentir a su omega cómodamente en su primera y segunda, en caso de Kookie, luna llena ¿Entendido? Y la navidad TaeHyung, Kookie no le gusta estas fechas, así que te tocará hacerlo sentir bien. Este tema con su antigua manada lo iré pensando sobre qué hacer para no iniciar otra guerra tan pronto, ahora vuelvan al jardín y hagan como si nada.


Está bien...


Ambos chicos murmuraron preocupados para salir de aquella oficina suspirando hondo y al verse a la cara, ambos sabían que no podían estar tan tranquilos como aquel Alfa,a sabiendas que su antigua Alfa ya había visto al castaño mientras que este se culpaba por haber bajado la guardia y es que cómo no hacerlo si estaba con su juguetona pareja.


No podemos sólo cruzarnos de brazos, YoonGi.


Lo sé, TaeHyung pero no podemos hacer nada más que cuidar a nuestra pareja.


Debe haber algo más...


TaeHyung y YoonGi volvieron al jardín, sentándose al lado de sus omegas y mintiéndoles que todo estaba bien, que sólo les dijo algunas cosas sobre la luna llena y el evento a realizar con ella se quedaron en silencio y sonrojados puesto su madre les había explicado lo que sucedía en el evento y aunque les emocionaba, estaban igualmente nerviosos.


Kookie pronto será navidad ¿La pasarás este año con nosotros? Cuestionó SeokJin viendo a su niño con preocupación.


No sé, tal vez por esta vez, si.


JungKook bajó la mirada observando las flores ahora aplastadas en sus manos, tragando saliva y al sentir a su alfa a su lado, se acomodó entre sus brazos y sobre sus piernas para dejar el rostro en el cuello ajeno mientras SeokJin sonreía feliz por la manera en la que su niño ya había aceptado a TaeHyung, a su parecer sus niños se veía completamente hermosos y felices. Pero ninguno en esa manada se podía imaginar que toda aquella felicidad iba a ser destruida dentro de poco y destruyendo todo lo que aquella manada había construido a los largo de las décadas, arrasando con toda la felicidad de todos.


Luego de un par de horas los tres omegas fueron por las cajas de decoraciones lunares y navideñas en compañía de un grupo de alfas y betas, pondrían primero la decoración para el evento para la Luna llena, caminando con las cajas por toda la manada para comenzar a poner las decoraciones, viendo a los niños correr con felicidad puesto que eran los que más se emocionaban porque podían comer mucho para esa fecha. JungKook y Jimin corrían con ellos mientras algunas veces los cargaban como también perseguían a los recién cambiados para que les devolvieran las pequeñas Lunas llenas que iban en las puertas de las casas y la de algunos negocios. Mientras YoonGi y TaeHyung observaban con adoración a sus omegas, aquello sencillamente se les era hermoso y mientras más se acerca el día de la Luna llena, ellos podían imaginar que el cuello-hombro de su pareja, portaría una hermosa marca y completarían el lazo para volverse uno solo.


Por otro lado se encontraba SeokJin dando órdenes a diestra y siniestra a los betas de la manada para que lo ayudara a colocar las decoraciones en la casa principal, en momentos así, las omegas que cocinaban para la familia Kim, veían al alfa salir por la puerta de servicio, huyendo de su omega, ya que este decía:


"Jinnie da miedo cuando de decoraciones trata, así que nadie puede ponerse en su campo de visión si no quiere terminar mandoneado."


Cualquiera que viera a la pareja, todos pensarían que NamJoon era quien tenía los pantalones en la relación pero lo cierto era que no, era SeokJin quien los tenía y el hombre molesto, hasta sus hijos salían huyendo de él, por eso procuraban tener al omega contento y lejos de los eventos pero en ese evento fue imposible negarle el que no hiciera nada puesto sus hijos pronto estarían casados ante la madre Luna y sería injusto.


Todos allí creían que los días pasaban demasiado rápido como para ser sólo un evento de la Luna llena pero estaban emocionados y sus animal interno les permitía que lo sintieran desde la piel en forma de escalofríos, creyendo que por poco y mudaban la piel como las serpientes, pero agradecían que no fueran así ya que no era una linda vista, no habían muchas especies de shifters pero nunca, ni siquiera en las leyendas, han escuchado que ha habido un shifter serpiente, pero estas las habían como un simple animal y habían visto que los humanos usaban las pieles de estos para diversas cosas y por eso les temían, porque habían humanos que se les había ocurrido cazarlos hacía algunas décadas, perdieron familia y amigos así pero luego todo quedó tranquilo sin más cazadores, nadie sabía qué había sucedido y ni siquiera les importaba, estaban agradecidos.


Los niños corrían de un lado a otro con mucha más energía, los ancianos con más experiencia decían que era la energía de la Luna mientras más cerca estuviera, más energéticos estarían y más ansiosos estarían los omegas y sus alfas, aunque estos no tuvieran su pareja destinada, aún así se emocionaban y se decía que hubo un tiempo en que las manadas se unían para esa ocasión para correr todos juntos y sólo allí se daban cuenta si estaba su pareja destinada en otra manada, ahora con las continuas guerras ya no se podía porque incluso, los otros shifter peleaban contra sus instintos para no salir de su territorio. Y con ese relato de parte de los ancianos, todos vieron llegar el evento de la Luna llena, como también lo vieron irse lentamente y todo placenteramente.


•••••


Seis días para navidad y JungKook comenzaba a sentirse ansioso, haciendo que TaeHyung sintiera a flor de piel todas y cada una de las emociones de su pareja, tanto el castaño como YoonGi podían decir que estaban felizmente enlazados, aunque el último haya tenido que huir de la furia de su ahora, cuñado por haber marcado a su hermanito sin éste tener los veinte años y cada que podía se le iba encima al pobre alfa que tenía buen corazón y no ha usado su voz de alfa La realidad era otra, por ello cuando JungKook vio que la gente de la manada cambiaba las decoraciones a guirnaldas, bolitas de colores: rojas, doradas, verdes y azules, muérdago y arbolillos llenos de nieve falsa, terminó corriendo a encerrarse a su habitación para evitar que los recuerdos de aquella noche llegaran a él y se mantuvo en todo momento allí, sin salir.


Jimin y SeokJin se encargaban de las decoraciones dentro de la casa, aunque a ninguno le gustara lo mandón que era el omega mayor, en esas festividades ayudaban por el simple hecho de quererlo hacer, para todos en la manada Exceptuando a JungKook, la navidad significaba pasar tiempo con familia y amigos, recordar los buenos momentos de los año, consentir a los cachorros luego de medianoche, compartir y cenar entre todos, volviendo a unir lazos entre todos. Pero para JungKook significaba tener aquellos recuerdos escarlata que a pesar de los años seguían siendo tan vivos que cuando tenía dos años, sentir el olor a sangre cerca de las tumbas de sus padres e imaginar por todo lo que tuvieron que pasar luego de que les permitieran huir y salvarse, dando la vida por ellos... Definitivamente no le gustaba la navidad ni la fecha en sí.


Kook cariño, sal de la habitación ¿si?


¡No quiero! ¡Fuera!


A TaeHyung le preocupaba el comportamiento que había tomado su pareja cuando iban saliendo de la casa del chamán luego de pedirle ungüento para los golpes de los niños, los lobos de los pequeños aún no despertaban por completo por lo que si se lastimaban no podían regenerarse tan rápido que los que tenían su lobo más desarrollado, así que JungKook y Jimin ayudaban a los ancianos de la manada para atender a los niños en una pequeña clínica que tenían, pero cuando llegaron a esta notaron que varios cachorros tenían en la mano decoraciones e inclusos dulces navideños, estos hicieron que JungKook entregara el ungüento a su hermano y salió corriendo a la casa principal a encerrarse, cuando llegó a la casa pudo notar la expresión preocupada de los padres de este y sólo siguió de largo para poder sacarlo de su encierro.


Kook al menos ábreme la puerta para entras ¿Si?


Quiero estar solo...


Cari-


¡Kim JungKook abre la puerta ahora! —Gritó SeokJin con el ceño fruncido, asustando a TaeHyung que no había escuchado ni olido cuando este se acercó. ¡si no abres antes de que llegue a cinco, ambos sabemos lo que voy a hacer para sacarte de allí!


JungKook vio la puerta y luego se acercó a la ventana, notando que ya habían un par de Betas acomodándose para escalar la ventana, volteó al escuchar que ya iba por el tres y corrió a abrir la puerta con terror, su madre podía dar realmente miedo cuando se ponía serio por eso era mejor hacer caso antes de que pasara algo más peligroso.


Así me gusta, camina a la sala. Ordenó con seriedad para caminar primero y sabiendo que lo seguirían.


TaeHyung abrazó a su pareja, dejando un par de besos sobre la marca para relajarlo mientras caminaban hacia la sala y notando que en el lugar ya se encontraban Jimin, YoonGi y NamJoon, este último ya estaba pero terminó quedándose quizá cuando su omega lo regañó para que no se moviera del sillón. TaeHyung se sentó primero y dejó que JungKook se acomodara sobre sus piernas para rodear su cintura y voltear hacia SeokJin quien se acomodaba al lado de su alfa.


Muy bien, Jungkook dijiste que intentarías pasar esta navidad con nosotros. ¿Qué haces encerrándote en tu habitación?


No, dije que tal vez pasaría navidad con ustedes. Corrigió el niño, tragando saliva al ver la mirada seria de su madre y desvió la mirada hacia las manos de su pareja.


No me importa lo que hayas dicho, no me parece justo que pases este año encerrado también, teniendo aquí a tu alfa ¿No te parece? Cuestionó con seriedad mientras veía a su hijo asentir y largar un suspiro. ¿Entonces?


Trataré pero no quiero ver las decoraciones... Murmuró sintiendo sus ojos aguarse y para evitar que lo vieran llorar, escondió el rostro en el cuello de TaeHyung quien no dudó en abrazarlo contra su cuerpo. No quiero nada rojo...


SeokJin hizo una mueca luego de escucharlo, su hijo no estaba consciente de que la navidad constaba del color rojo en su mayoría pero si quitando el dichoso color lograba que su hijo celebrara con ellos, lo mandaría a quitar, al menos por ese año. Volteó a ver a su esposo y este ya se encontraba en dirección a su oficina para hacer las llamadas adecuadas para que todos en la manada también cooperaran, ya que estos también les extrañaba el hecho que JungKook no cenara con ellos en navidad, aunque toda duda se disipó en el momento en el que el alfa les aclaró la situación, esperaban tener al niño en una cena y por ello fue que apenas recibieron la llamada y el pedido del Alfa, aceptaron y se pusieron en marcha para quitar todo lo rojo de las decoraciones navideñas, dejando sólo los colores: Azul, verde y dorado.


Luego de aquel aviso, los betas pasaron recogiendo las decoraciones rojas para regresarlas al almacén de la casa principal y seguir con la organización de las decoraciones, ninguno notaba que desde lejos había un lobo muy molesto y un poco más lejos, un oso que observaba con preocupación, ambos shifters tenían ideas diferentes sobre acercarse a la manada de los Kim pero sólo uno de ellos lo quería hacer para lastimar tanto como le fuera posible por arrebatarles a su hijo y pensaba recuperarlo por las malas porque no estaba de humor para hacerlo por las buenas. Mientras que el oso veía y analizaba las opciones para ayudar en tan caso de ser necesario, él fue uno de los que nunca quiso la guerra entre manadas, aunque se arrepienta de lo que hizo con su familia y el lobo solitario que enamoró a su hija pero que le dio dos hermosos nietos.


Con el pasar de los días cuatro para ser más específicos, JungKook se encontraba fuera de la habitación, aunque seguía sin querer tocar ninguna decoración, siendo consentido en todo momento por su pareja quien buscaba levantarle el ánimo, su hermano Jimin le preguntaba siempre si quería salir e ir a ayudar en la clínica pero el mayor se negaba y el chico no le volvía a insistir porque como su madre decía:


"No hay que insistir demasiado, Chim. Es un gran paso que haya aceptado celebrar con nosotros y el salir de la habitación, así que no lo apresuremos más y dejemos que sea él quien tome la iniciativa. ¿De acuerdo?"


Por ello era que sólo integraban al chico en pocas cosas y todo era dentro de la casa principal, eso no significaba que la gente de la manada no fuera a verlo y a llevarle comida o dulces para que degustara de estas, por eso JungKook al quinto día tomó la decisión de colocarse un suéter casi dos veces más grande que él y una bufanda junto a sus botas, las personas que se encontraban cerca aguantaron la respiración para que el niño no se arrepintiera de su decisión y notaron que vio para los lados una vez puso el rostro afuera y luego de unos minutos salió, una de las señoras corrió hacia la oficina del Alfa, tocando rápido y escuchando gruñidos desde adentro, ignorando estos al ver al Alfa desaliñado y notando a su omega al fondo, luego chismearía.


El joven Jungkook acaba de salir de la casa.


NamJoon vio como su omega salió corriendo de la oficina luego de escuchar lo que le había dicho la mujer para acomodarse tan rápido como podía, tomando su abrigo, buscando a TaeHyung que estaba tomando una siesta en el jardín para jalarlo del brazo y salir de la casa, llevándolo de arrastras sin importar sus quejas.


Corre niño, hay que alcanzar a JungKook.


El sólo escuchar el nombre de su pareja, despertó y salió corriendo para buscarlo y encontrándolo jugando con los niños. JungKook sólo quería pasar desapercibido pero los cachorros al verlo, de inmediato se le fueron encima para que jugara con ellos y para que les bajara la pelota del árbol, SeokJin se quedó a un lado observando a su niño, sintiéndose un poco emocional puesto era la primera vez que el niño salía en la semana antes de navidad mientras NamJoon llegaba refunfuñando y de mal humor, sentándose de brazos cruzados al lado de su pareja.


No puede ser que me hayas abandonado. Se quejó NamJoon, observando a TaeHyung acercarse a su hijo mayor, terminando por jugar con los cachorros también.


Lo sé Joonie, pero tenía que ver a dónde se dirigía Kookie.


Me alegra que haya salido por su cuenta, espero que los próximos dos días también salga a caminar por la manada. Respondió NamJoon y suspiró para levantar y cagara a su pareja para llevárselo de vuelta a la casa. Tú y yo tenemos algo pendiente.


JungKook y TaeHyung vieron la escena que montaron los mayores y rieron para dejar a los niños solos y caminar ellos solos, hasta donde se lo permitieron los guardias, los cuales seguían viendo con desconfianza a TaeHyung mientras este ni caso les hacía, aún así pasearon hasta altas horas de la noche, donde regresaron a la casa, entrando como dos adolescentes escapados y terminando en la cocina, notando que les habían guardado la comida; así que sin dudar comieron y se fueron a dormir.

18 de Abril de 2021 a las 13:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión