scrivivente Lázaro María Clemente

Una pequeña colección de rimas como homenaje a todos los poetas de verdad. Estas páginas han brotado del doméstico jardín de mis experiencias de andar por casa, tanto en los momentos de respirar solo a Dios, como otros en los que Él recorre a mi lado la senda de lo cotidiano. De mi lema como aprendiz de escritor —«escribir es llegar al folio antes que las palabras, y esperarlas allí»— brota como cereza enganchada otra idea: mientras van llegando al folio, las palabras juegan entre sí, prestándose unas a otras sílabas movedizas. Fugaz como paisaje de ventanilla de tren nació así la palabra con la que titulo: «Poemarías». Es un piropo para Ella, que es Poema de perfecta virtud, bordado por Dios amanuense: María, la Madre de Dios, mi Madre.


Poesía Todo público. © Scrivivente
13
768 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Abriendo surco


No soy poeta.

Más bien “estoy” poeta.

Me he atrevido a calzarme estos versos como el niño que taconea con los zapatos de su papá.

La pequeña colección de rimas más o menos atinadas que abro aquí es una manera de bosquejar homenaje a todos los poetas consagrados.

Los versos que desde estas páginas te saludan, querido lector, han brotado del doméstico jardín de mis experiencias de andar por casa.

En mi vida se suceden momentos de respirar solo a Dios, con otros en los que Él recorre a mi lado la senda de lo cotidiano. De ambos tiempos germinan estas letras.

En el aula de dos maestras me he colado de oyente: Teresa de Jesús y Gloria Fuertes. A una, la santa de Ávila, le dedico un aprendiz de soneto. A la otra, la “poeta”, imagino con atrevimiento su voz de niña grande declamar mis ocurrencias.

A ti, que esto lees, te doy gracias por honrarme haciendo de rapsoda silencioso.

«Escribir es llegar al folio antes que las palabras, y esperarlas allí». Y también invitarlas a jugar entre sí, prestándose unas a otras sílabas movedizas. De este juego nació una palabra nueva, fugaz como paisaje de ventanilla de tren:

«Poemarías».

Con ella titulo estas páginas, como piropo para la tercera Maestra de mis versos.

Bueno, Ella es en realidad la primera.

No escribe.

Ella es el Poema de perfecta virtud, bordado por Dios amanuense: María, la Madre de Dios, mi Madre.


A Teresa.

A Gloria.

A mi Madre María, estos…


«Poemarías».

10 de Abril de 2021 a las 08:07 7 Reporte Insertar Seguir historia
4
Leer el siguiente capítulo Letras tendidas

Comenta algo

Publica!
MJ Carvajal MJ Carvajal
Me encanto. felicidades
April 17, 2021, 01:33
Mavi Govoy Mavi Govoy
¡Qué hermoso prefacio! Es un abrir la puerta a Poemarías con suavidad de brisa.
April 10, 2021, 10:16
Mavi Govoy Mavi Govoy
¡
April 10, 2021, 10:14

  • Lázaro María Clemente Lázaro María Clemente
    ¡ April 10, 2021, 10:44
  • Lázaro María Clemente Lázaro María Clemente
    La brisa me viene de regreso con tus palabras! Ya es un prefacio tejido "a dos brisas"! April 10, 2021, 10:45
  • Mavi Govoy Mavi Govoy
    Un comentario profundo el mío, ¿eh? Tenía bloqueadas las mayúsculas y al intentar quitarlas me hice un lío con los dedos y publiqué sin contenido. (Lo peor es que no es la primera vez que me pasa y no escarmiento). April 10, 2021, 11:01
  • Lázaro María Clemente Lázaro María Clemente
    A mí me pasan muchas veces cosas así. Escribo con tres dedos, y tengo que repasar y repasar :-) Lo que suelo hacer es escribir "aparte" y luego copiar&pegar. Pero es genial que nos pasen cosas así. Tu signo de exclamación era comentario condensado. :-) April 10, 2021, 12:11
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 12 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión