angela-ordaz1585716827 Angela Ordaz

Encerrada en su habitación y como única visión del mundo una ventana que solo deja entrar los rayos de sol y luna, los astros acompañantes de sus día y noches solitarias, hasta que se encuentra con la mirada intensa y anhelante de la sombra.


Drama No para niños menores de 13. © Angela Ordaz

#misterio #amor #378 #239 #236 #258 #347 #339
Cuento corto
0
7 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

En la Ventana

Despierto sintiendo el viento en mi cara, mi habitación está helada y recuerdo que dejé la ventana abierta toda la noche, como si esperara sentirme un poco más libre de este encierro; subo las persianas para mirar el cielo y el sol, que empieza a acariciar mi cara con sus primeros tímidos rayos de la mañana y entonces lo veo, una sombra observando por la ventana frente a mí, pero no puedo saber si me está mirando o sólo está mirando el cielo, como yo.


El tiempo pasa, ahora la luna baña mi habitación con sus intensos rayos, la sombra apostada a la ventana me llama de nuevo y su intensa mirada recorre mi cuello, mi espalda y mi pecho, quemando cada centímetro de mi piel.


Rayos de sol y luna me guían cada día a esa sombra.


A veces pasamos horas observándonos con amor, que casi podemos sentir nuestras manos tocándose mutuamente cada parte de nuestro cuerpo, es una mirada tan intensa que nuestras almas etéreas se sienten conectadas, casi fundidas en uno. Todos los días me quedo ahí, contemplándolo desde mi ventana, anhelando esos ojos en penumbra que me miran del otro lado y deseando que ese deseo y ese amor que irradia hacia mí se conviertan en besos y caricias.


Hoy su mirada es triste, como el cielo gris amenazando una tormenta, sus labios color sombra se mueven murmurando algo, que incluso en la lejanía, puedo escucharlos y sentirlos en mi piel fría carente de su tacto, "Ven a mí". Entonces le hago una promesa susurrada, jurando a la luna y el sol que iré con él, que escaparé de este atroz encierro, para finalmente poder tocar y besar a mi amada sombra, le susurro con la misma devoción que ella lo hizo, "Iré a ti, amor mío".


Despierto sobresaltada, no sé si es de día o de noche, los rayos del sol y la luna se entremezclan, ambos astros me llaman a la ventana, bañándome con su luz, pero solo veo mi reflejo en el cristal helado, siempre fui yo y mi soledad.

8 de Abril de 2021 a las 00:46 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Angela Ordaz Sueño despierta, el sol y la luna me inspiran, todos aquellos pensamientos y sentimientos que me susurran día y noche, solo puedo plasmarlos en palabras hasta convertirse en historias de fantasía, brillo y melancolía.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas