aminervo Oscar Leonardo

Luc, Wyatt y Lu, ahora acompañados por nuevos amigos, Darya e Irene, se embarcaran en una misión de escolta donde se llevarán una enorme sorpresa cuando sepan la identidad de la persona que deberán proteger de las garras de la temida Maestra del Caos, una misión peligrosa que pondrá a prueba sus habilidades.


Fantasía Fantasía urbana No para niños menores de 13.

#Misterio #OtroMundo #Magia #LuzDelAlba #Reino #Princesa
3
352 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Han pasado algunos meses desde que logramos salvar a Irene, no sólo de morir en el bosque Raining, si no también de la Fiebre Carmesí, pero debido a lo débil que se encontraba desde un principio, la enfermedad la afecto mucho más de lo esperado, como resultado su recuperación se terminó prolongando mucho más tiempo.


Los materiales que conseguí del bosque, ayudaron mucho para crear más viales para eliminar la fiebre carmesí de algunos infectados que estaban bajo cuarentena en el reino, me alegro saber que se pudieron salvar muchas más vidas y con el lote actual de medicamentos es posible mantener a salvo a un reino entero, al menos se que el reino Tech no intentará usar esa enfermedad nuevamente como un arma.


Irene después de recibir el medicamento fue llevada a un hospital propiedad de la misma empresa Medician para terminar su período de recuperación, el medicamento eliminó el riesgo de contagio, así que estaba bien, el hospital se encuentra en la capital del reino, por lo que nosotros nos alojamos en un hotel cercano mientras esperábamos que se recuperará, mi grupo terminó con un miembro más, ahora estaban Lu, Wyatt, Darya y probablemente Irene, tenía interés de acompañarnos a nuestras misiones.


Se siente un poco calurosa mi habitación y por alguna razón siento algo de peso en mis hombros.

—... —Abrí mis ojos y podía ver el sol entrado por las ventanas desde mi espalda, mire el reloj y eran las 6 de la mañana—. Debería estar fresco todavía ¿Porque hace tanto calor?

—Mmm...

—¿Eh? —Escuche una linda voz que venia detrás de mi, lentamente gire mi cabeza y ahí vi lo que menos esperaba encontrarme a esta hora de la mañana—. ¡AHHHHHH! ¡UGH! —Salte rápidamente de la cama, pero caí de espaldas y pude ver bien quien estaba en mi cama.

—Ejejeje ¡Hola!

—Stella ¿¡Que haces en mi habitación!?

—Ehm bueno, tus amigos me dijeron que pasara a despertarte —Tengo serias dudas sobre eso, Stella es una recamarera del hotel asignada al piso donde está mi habitación, pero por alguna razón ella terminó volviéndose muy pegajosa conmigo, lo cual le ha válido para que Lu y Darya peleen con ella, en especial Lu, por esa razón dudo que ellas le pidieran algo así, Wyatt no pudo haber sido, a menos que quisiera enfrentar la ira de las chicas.

—Yo recuerdo haber dejado la puerta con llave.

—¡! Bueno creo que no la aseguraste bien.

—... *suspiro* ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

—... Ahm... Pues... —De repente Stella de puso nerviosa y su rostro se tiñó de un color rojo, ella tiene una piel clara, cabello negro corto liso, ojos color avellana, tiene una buena figura de acorde a sus 20 años... Pero lo que me esta inquietando aquí es que no lleva su uniforme de recamarera.

—¿Y porque llevas un pijama? —La situación solo se hacía más incomoda a cada segundo, las recamareras trabajan por turnos y se quedan a dormir en un ala separada, lejos de aquí.

—Ehhhhhhh... Yo...

—¡¡¡Stella!!!

—... Llevo aquí... Toda la noche.

—... —Espera, espera ¿Lleva toda la noche durmiendo aquí conmigo? ¿No me hizo nada verdad?

—¡No te he echo nada! ¡Lo juro! —Supongo que no tengo mas que creerle, pero aun me siento incómodo sabiendo que ella durmió aquí conmigo. Si Lu o Darya hubieran aparecido minutos antes la cosa se habría puesto fea.

—Esta bien... Sal quieres.

—Mmm si esta bien —Se levantó de mi cama y comenzó a caminar hacia la puerta con la cabeza agachada, si no me estuviera acosando a cada minuto me agradaría que fuera mi amiga, pero esto es un no no.

—... Stella.

—¿Si? —Antes que pudiera salir la llame en cuanto una duda surgió en mi cabeza.

—... ¿Es primera vez que haces esto?

—¡Eeeek!

—... —Solo ese pequeño grito me inquieto bastante.

—Yo-yo-yo...

—... ¡La verdad!

—... Desde que llegaron.

—... —Creo que pondré a un guardia en la puerta la próxima vez.

26 de Abril de 2021 a las 23:52 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: Un día como cualquier otro

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 21 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión