N
NURIA ORTEGA


Un inspector de policía a punto de jubilarse, un extraño caso de asesinato, una mujer sin recuerdos y una desaparición insólita. En este pueblo nada es lo que parece.


Humor Humor negro No para niños menores de 13.

#]
1
46 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Un bolso y un zapato

Desperté como de una borrachera, ni siquiera pude abrir los ojos o identificar el dolor pesado que sentía.

No sabía donde estaba ni qué pasaba, si era de noche o de día, podía estar secuestrada, enferma, en coma o incluso muerta.

Me concentré en un dedo, en otro, nada. Intenté abrir un ojo, el otro, nada. La boca? Nada. Totalmente paralizada.

Sentía frío, de la cabeza a los pies, mejor dicho en un solo pie. Un solo pie? El pie!

Traté de concentrarme en ese pie. Supe, casi enseguida, que era el derecho. Estaba desnudo, descalzo, al aire. Y el otro? El otro ardía, lo notaba hinchado y dolorido.

Me concentré en mi pie izquierdo, lo notaba como una patata caliente a punto de reventar. Dolor en los dedos, quemazón en el talón... La cabeza me latía con fuerza y preferí no intentar movimiento alguno.

Intenté recordar. Qué me había pasado? Qué lugar era este? Y entonces me di cuenta, no había un nombre, ni una cara, ni una sola señal de quién era.

Entonces la puerta se abrió y tres personas entraron, dos hombres y una mujer. Lo supe por el chirrido y las voces que daban.

- Entonces, está detenida?.- dijo uno -.

- Retenida, diría yo. Hasta que no sepamos algo más, podría ser culpable, testigo o incluso víctima. - añadió el otro -.

- Ya les había dicho que no ha despertado, no sé para qué tanta prisa. - protestó una mujer.

- Hemos comenzado la investigación y es necesario seguir las pocas pistas que tenemos, ha llegado el forense?

- No inspector, está de camino.

- Y, perdonen la pregunta, qué pinta aquí el forense? Esta mujer está viva!.- protestó de nuevo la mujer-.

Un silencio muy molesto llenó la sala.

- A lo que vamos, tomaré las huellas y, en cuanto llegue el forense, procederemos al examen ocular. Mientras tanto voy a comprobar un par de cosas que he recogido en la escena. Doctor, me podría dar unos guantes?

- Ahora mismo inspector. Enfermera, haga el favor.

Pude reconocer ruidos de cajones y bolsas, alguna tos y un suspiro.

- A la señora le falta un zapato, como pueden ver, y aquí está el otro. Además, encontramos un bolso vacío igual que el calzado.

- Conjuntan a la perfección, parecen caros. - comentó la que supuse era la enfermera.-

- Quiero comprobar que este zapato es el que le falta a la señora, con su permiso.

El que suponía era el inspector cogió mi pie derecho y empezó a estrujarlo tratando de meterlo en el zapato. Yo gritaba y maldecia de dolor pero nadie parecía escucharme.

- No entra, maldita sea.- protestaba el hombre.-

- Tiene los pies muy hinchados. Fíjese en el otro, parece a punto de reventar. Como médico y por sentido común, no sería mejor quitar el otro zapato y ver si son de la misma talla?

Gracias doctor!! Hasta una amputación hubiera sido aceptada con tal de no seguir con la tortura!

Sin decir nada, las mismas manos obraron un milagro, me quitaron el otro zapato. No sin antes llevarse por delante la piel de medio talón. El alivio fue inmediato. Aunque el corazón parecía salirseme por el dedo gordo, lo agradecí.

- Por supuesto la misma talla, lo meteré en una bolsa.

- Perdone que le interrumpa de nuevo inspector pero creo que debe pensar en la posibilidad de que no sean suyos.- anotó el doctor-.

- Cómo? Son idénticos! El que encontramos en la escena y el que llevaba puesto. Ambos iguales al bolso y al pañuelito ese del cuello.

- Estoy de acuerdo, pero el estado de las extremidades es tan deplorable que... Yo no estaría tan seguro. No sería más prudente esperar a que la inflamación bajase?

- Sepa usted que puedo detenerle por obstrucción a la justicia, amigo mío.

- No se ponga así, hombre, solo intento ayudar.

De repente, la puerta se abrió con un chirrido que anunciaba otra presencia.

- Buenas noches.

- Doctora Bisetto! Pase, pase. Inspector Nassio, su forense.

- Perfecto. Ahora nos pueden dejar a solas.

El médico protestó, la enfermera protestó y siguieron protestando hasta la lejanía.

- La verdad señor, mi hija hace mañana la comunión y el vestido le queda ahora estrecho, tanto bollo! Tengo a mi suegra haciendo de modista y a la niña con un berrinche de aúpa. Esto no podía esperar? La difunta no se va mover del sitio, digo yo.

- Con todos mis respetos doctora, hoy está usted de guardia, correcto? Pues sepa que no hay difunta ni difunto, está mujer está muy viva pero inconsciente y puede que se halla cometido un delito.

- Perdone, ya veo que tiene puesto el suero y el oxígeno. Con todo el lío...

- Vamos a comenzar el reconocimiento, llevamos horas de retraso.

- Han hecho fotos? - pregunto incómoda la forense. -

- Sí. Bastantes del lugar y algunas del cuerpo, posición etcétera.

- Pues empecemos. Permita que me prepare, voy a grabar el exámen preliminar.

- Por supuesto.

Ruidos, ruidos y más ruidos. Un foco potente y molestos dedos, pinzas y otros artilugios no identificados.

" Sábado 25 de mayo. 23:51 horas. Doctora Bisetto. Colegiada 2020871699. Me acompaña el inspector Nassio 60620 de la jefatura provincial. Estamos ante una mujer, caucásica, de entre 40 y 45 años, 1,65 aproximadamente y 60 kilos de peso."

(Un mo..men..to!. 38 años, 1,67 y... 56 kilos, talla S.)

" Pelo rubio, teñido, con mucha laca, posiblemente de peluquería, muy cuidado. Procedo a recoger restos de laca y algunos cabellos, aunque alguien se llevó unos cuantos."

(Qué ma..na..zas! Nada de cepillado, un peine barato. Desde luego alguien se pasó con la laca. Y lo de algunos cabellos?)

" Oídos limpios. La pupila no está dilatada. Contusión en ojo derecho. .Dientes perfectos, dos implantes molares en el lado derecho. Garganta enrojecida sin señales de lesiones. Olor a alcohol.

(Sin comentarios)

" Arañazos en ambos brazos, contusiones y un mordisco en la mano izquierda. Recogidas muestras de sangre. Manicura permanente en ambas manos, tres uñas rotas en mano izquierda. Se recogen muestras de tejido epitelial de debajo de las uñas. Contusiones en ambas piernas con inflamación aguda en los pies y marca profunda que perece ser de zapato.

- Signos de agresión sexual?

De repente, la puerta se abrió de golpe y una voz juvenil interrumpió la respuesta.

- Señor, han encontrado el cuerpo de una mujer en el río!

- Cómo? Doctora, puede terminar sin mi, me marcho.

- Pero... - la puerta rechinó de nuevo.- Tengo algo que le puede interesar! En fin, volverá pero no hoy. Acabo el turno y me largo, que menudo circo tengo en casa. De tanto patear tiendas para la comunión, estoy segura de que el modelito de la dama, bolso y zapatos incluidos, son de "Eleganzza", la boutique más carisima de la ciudad.

- Anna! Todavía por aquí?

- Por Dios Angelina, me has asustado!

- Es que pensaba que estarías en tu casa. No es mañana la comunión de la niña?

- Sí, allí debería estar. Le queda justo el vestido y he dejado a mi suegra intentando sacar las presillas.

- El inspector se ha marchado? no me lo esperaba.

- Al parecer, han encontrado una mujer en el río. No sé más.

- Jesús bendito, qué noche!. El doctor ha dado la orden de trasladar a ésta a la quinta planta, así deja libre el sitio.

- Yo ya he terminado, te ayudo y salgo pitando.

- Qué pena de vestido! Se sabe ya quién es?

- A mí no me han dicho nada pero debe ser una tía pudiente, el conjunto que lleva es de "Eleganzza" y tiene unos precios prohibitivos.

- Es raro, ni carné ni móvil ni nada. Un bolso vacío, un zapato y signos de lucha. Todo apunta a un robo, pobre mujer.

- Sí la mandan a la quinta.... Vete tú a saber lo que habrá pasado.

- Listo, me la llevo.

- Me voy, no sea que la cosa se lie cuando vuelva el agente de la ley.

- Suerte con el vestido!

En un momento me habían quitado la ropa, puesto un camisón y movido a otra cama. Tapadita con unas finas sábanas y una buena manta, me dio sueño. En cuanto la camilla se puso en movimiento debi quedarme dormida o tal vez desmayada, no recuerdo más.





13 de Agosto de 2021 a las 15:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo De pesca

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión