M
Mrs Lucas


Ya han pasados unos años de la matanza de Michael Myers, el miedo generado ha ido mermando al pasar el tiempo, pero lo vivido queda en la memoria de la gente, pero cuando creían que la paz está volviendo, sus mayores miedos vuelven a resurgir, reviviendo viejo recuerdos, en toda la ciudad despertando el terror que habían pensado que quedo atrás. Solo un puñado de valientes tratara de detener al terrorífico asesino, pero pronto se darán cuenta de que eso no están fácil de llevar a cabo, pero todo no está perdido, pues lograran descubrir algo acerca de él que lo harán verlo de otra manera, lo que permitirá tener una leve ventaja a su favor, pero tal suerte, no le hará más fácil la tarea, porque si algo se sabe bien es que Michael Myer no es una presa fácil para atrapar, mucho menos para matar. Pero de algo es seguro, las muertes no podrán faltar, años sin matar han hecho que Myers vuelva con una sed de sangre mucho mayor, disfrazada con una motivación para impulsar sus acciones psicópatas de la que nadie podrá librarse, solamente una vez que hallan muerto, pero si quien la provoca es Michael Myers, el infierno será un paraíso, una vez que allá terminado con su trabajo.


Fanfiction Series/Doramas/Novelas Todo público.

#acción #masacres #intriga #persecución #asesinatos #Michael-Myers #muerte
0
26 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1

Siento el correr de la sangre, saliendo por mi cuerpo como el piso se empieza a tonar rojo, pero no puedo dormirme no porque no quisiera el repugnante olor de este baño me mantiene aún despierto, actuando como sales aromáticas baratas hechas en china.


Me arrastro por el cochino piso del baño, con una mano con la otra cubro mi herida evitando que mis tripas se vuelvan un decorado, parezco babosa como me arrastro dejando un rastro atrás mío remplazando la baba por sangre, la distancia a la puerta parecía estar en el otro estado, quería gritar, pero estaba tan fatigado que ni un murmuro podía hacer.


La que me parecía la más larga travesía que tuvo en mi vida, más que cualquier largo viaje que tuviera en mi bello y rojizo camión, pero ninguna de esas travesías se comparaba a la que estaba teniendo justo ahora.


Cual no sabría si llegaría verle su final, temía que este fuera mi fin, esperaba que no prefería morir en un accidente donde mi cuerpo fuera molido por el impacto o en cualquier otro lado que no sea en este cochino baño, hecho por mapaches.


Me resigno de una vez por todas, las fuerza que tenían se me han ido, no se si por el cansancio o si el olor las espanto, me acuesto en el suelo viendo hacia el techo pensando hacia donde partiré, cuál será la nueva aventura que tendrá que vivir Joe Grizzly.


Era una mezcla de escalofrío con temor lo que corría por mis venas, cuando siento que la suerte no puede estar más en mi contra, escucho como la puerta se abre, pero pareciera que fuera con suspenso con la lentitud, cuando por fin la maldita se abre por completo, siento unos pasos creía que era ese hijo de mil puta, que venía a terminar su trabajo.


No me extraña debe saber que el gran Big no es una hormiga que la matas con un pisotón, pero no solo era una mala broma de la vida, quien entro era un empleado del lavado que me venía a pedir si podía mover mi camión.


Se me ocurrieron varías respuesta con un gran sarcasmo para su pregunta, pero solamente pude decirle una cosa -”A..yu..d...a”- Débilmente y trabándome, pero logro entender el mensaje transmitido, los momentos después de eso eran saltos entres te salto, parecía que viaja en el tiempo.


En un momento estaba tirada en esa cochinada, en otro en una camilla dentro de la ambulancia yendo a toda marcha hacia el hospital, ese lugar me dio otro punto de vista ahora sentía lo que era ser una carga y que te transportaran, la verdad que es una mierda.


No se puede describir lo incomodo que era, más que los gritos de los dos locos no me dejaban descansar, quería creer que eran de preocupación, a cada rato me preguntaba como estaba, era cansador lo repetitivo que se volvían esa pregunta.


Le repetía que no se preocupara que estaban frente al león alfa, que de quien debía preocuparse era del otra mal nacido que cuando me recuperara le patería tanto su trasero, que ni el mejor arquitecto ni ingeniero le podrían armar uno nuevo.


De repente siento otro salto encontrándome atravesando la puerta del hospital, a primera impresión creí que me iban a palotear entre todos al ver como se me veía una avalancha de gente, estaba listo para la pelea, pero baje la guardia la ver que era el equipo médico, sinceramente necesitaba ayuda, seré el hombre más rudo del mundo, pero para mí desgracia y fortuna de otros no soy inmortal.


Siento es un frio correr por todo mi torso, cual me trajo malos recuerdos, pero esa afilada tijera corta toda mi camiseta en trozo, menos mal que tenía pensada comprarme una nueva.


Haciendo definitiva mi futura compra, pero el griterío como aumento de decibeles, que pásame esto, que páseme lo otro, que hace esto, de repente me reposaron en una pequeña cama creo que era la de cirugía.


Se ve que no estaban preparados para el viejo Grizzly, bueno pocas cosas lo están, me colocaron una mascarilla, poco a poco comenzó a hacer mella el sueño, que cada vez iba en aumento, llego un punto en el que era tan fuerte, que no lo podía aguantar.


Era tan obstinado que no me podía dejar ganar por ese pequeño tanque de utilería, pero esa cosa de juguete la subestime demasiado, por que comenzó a ganar la batalla, deje de ver en colores, tiñéndose todo de blanco, por raro que parezca aparecieron cuadros negros.


Tenía la forma de un tablero de ajedrez lo que fuera esa condenada cosa, mis parpados sin que se los ordenaran empezaron a caerse lentamente siendo tan pesados como elefantes, hasta cerrarse por completo, finalmente el sueño se apodero de mí, perdiéndome en mis pensamientos, soñando como le iba a partir la cara a ese maldito cuando lo tuviera entre mis manos.

4 de Abril de 2021 a las 07:13 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión