cherosoul Cherosoul ⟭⟬⁷

¿Quién decide cuando es el momento de amar a alguien? ¿ Puede un joven Idol dejarse llevar? "...las gotas van llenando el vaso y debes escoger si bebes o lo dejas caer..."


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#minyoongi #army #bangtan #btsfanfic # #yoongi #Suga
40
535 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Track 1

ℂ𝕒𝕣𝕒 𝔸. 𝕋𝕣𝕒𝕔𝕜 𝕠𝕟𝕖. ℙ𝕖𝕠𝕡𝕝𝕖

Mientras trabajas, no puedes evitar distraerte al ver su imagen en la pantalla.

Camina con su mochila al hombro, serio, dirigiéndose quién sabe a qué nuevo destino.

No puedes apartar tus ojos de él

Sabes que te hace daño verle, pero también que eso ya es lo único que te queda: su imagen en una pantalla.

Ni siquiera tienes fotos de los días que compartisteis.

Fue la primera de sus condiciones: nada de fotos.

Segunda condición: nadie puede veros, nadie puede saberlo.

Así que cuando tus compañeros ven una lágrima deslizándose por tu mejilla no puedes explicarles la razón.

Ya estás acostumbrada a sus miradas llenas de reproche, como si no fueras más que una loca obsesionada con algo
inalcanzable y si se lo dijeras probablemente no te creerían.

Pero sucedió.

Ni tú misma sabes cómo, pero aquella noche vuestros caminos se cruzaron poniendo tu vida del revés.

Fueron tan sólo unos meses, unos cuantos encuentros pero su marca perdura en tu piel.

Si, ahí estás. Viéndole en la pantalla. Alejándose de las cámaras como se alejó de ti hace unas cuantas semanas.

Semanas ya y, sin embargo, duele como si hubieran pasado sólo minutos.

Duele recordar la decepción en su mirada, tu orgullo imponiéndose. El escozor en tus ojos reteniendo tus lágrimas.


Lágrimas que llevan brotando sin parar desde ese día con su recuerdo.


Te preguntas cómo pudiste creer que podías cumplir la principal de sus condiciones: no enamorarte.

Fuiste una tonta al creer que podrías controlar los sentimientos. Que aceptarías que aquello no era más que
entretenimiento para ambos, un sueño para ti, una forma de escapar de su realidad para él.


Aquella noche, poco antes del fin, cuando te buscó tras un día horrible y acabó durmiendo entre tus brazos,comprendiste lo equivocada que estabas.

Mirando su rostro mientras dormía, con esa expresión dulce y pacífica, te preguntaste si en realidad era el mismo
chico que tantas veces habías visto descargar sus palabras con fiereza en el escenario.

Quisiste poder darle siempre la paz que conseguiste aportarle esa noche. Lograr que olvidase lo injusta que es la industria a veces, que olvidase su pelea con su mejor amigo, que se olvidase, en definitiva, del mundo que había
fuera de vuestro refugio.

Fue la única vez que incumpliste sus reglas, le sacaste una foto a escondidas y te enamoraste perdidamente de él.

Qué te hizo creer que eso no cambiaría nada era otra de las cosas que no entendías.

Todo fue cambiando.

Él no estaba ciego. No tardó en percatarse de tus sentimientos.

La discusión simplemente se lo confirmó.

Salió de la casa en silencio.

Creíste que volvería.

Horas después el mensaje: Mejor dejarlo aqui.

Tres palabras.

Después, silencio.

Semanas de silencio

Días de angustia pensando en qué podrías haber hecho para evitar lo ocurrido, sin entender que no había nada que pudieras cambiar.

Silencio.

Lo vivido juntos se convirtió en silencio.

A tu mente vuelven una y otra vez imágenes que sabes no se repetirán.

Aún así, te castigas con el recuerdo de esos instantes de inmensa felicidad que te dio, momentos en los que sólo
existíais los dos y el presente.

Y, a pesar del dolor, del nudo en la garganta y la presión en el pecho, no puedes evitar sonreír al recordar el sonido de su risa, el olor de su pelo, el tacto de su piel.

Semanas y te parece que aún puedes sentir su aliento en tu cuello.

Basta por hoy, te dices secando otra lágrima furtiva que se desliza por tu mejilla.

Chequeas los mensajes en tu móvil sin prestar mucha atención. Hay más de los que pensabas.

Sientes que vibra en tu mano con la entrada de un nuevo mensaje.

Una nota de voz de escasos segundos de un número desconocido.

Dudas, pero la escuchas.

Esa voz demasiado conocida te atraviesa como una descarga eléctrica y te paraliza.

Unos segundos, sólo unas pocas palabras y el mundo desaparece bajo tus pies.

보고 싶어요



ℂ𝔸ℝ𝔸 𝔹. 𝕋𝕣𝕒𝕔𝕜 𝕆𝕟𝕖 : 𝟙𝟜𝟘𝟝𝟘𝟛 새벽에

보고 싶어요

(𝒯𝑒 𝑒𝒸𝒽𝑜 𝒹𝑒 𝓂𝑒𝓃𝑜𝓈)

No sabes muy bien por qué lo has dicho en voz alta.

Jimin ha insistido tanto en hablar de cómo te sientes que has acabado diciendo más de la cuenta para que te deje en paz.

Pero, ¿es así? ¿es eso lo que sientes?

Tienes claro que ella no es una más y que las últimas semanas, desde que no habláis, tu humor no ha sido el mejor.

No puedes evitar recordar la primera vez que la viste y lo que parecía con esas mejillas sonrojadas por la vergüenza.

Su recuerdo te hace sonreír pero a la vez sientes como si un peso cayera sobre tu ya maltrecho corazón.

Sacudes la cabeza y sigues preparando la mochila.

Tenéis que iros, seguramente el resto ya estén esperando y solo faltáis vosotros.

—Jimin,¡vamos, siempre llegamos tarde!

Camináis entre flashes hasta el coche.

La prensa te recuerda por qué decidiste parar y alejarte a pesar de que los últimos meses tus encuentros con ella te habían aportado sensaciones que no creíste poder tener en este momento de tu carrera.

Por primera vez algo que no fuera tu música removía tus sentimientos y ocupaba parte de tus pensamientos.

Dudas de tu forma de actuar, probablemente ni siquiera tenías que haberte dirigido a ella la primera vez.

Sabías que la relación estaba condenada desde su inicio pero algo te impulsó a hablar con ella en aquella calle.

Los minutos que compartisteis entonces tendrían que haber quedado en eso, en un momento efímero y pasajero.

En tu interior notas que la confusión sigue creciendo y ahogando tu buen juicio habitual.

Te obligas a dejar de pensar.

Hay demasiado en juego, presentaciones, entrevistas, la gira...

No tienes tiempo para darle vueltas.

—¿Hyung en qué estas pensando?—la voz de Jimin te devuelve a la realidad.

Te mira y en sus ojos ves que sabe más de lo que debería, que intuye todo lo que luchas por ocultar

—¿Por qué no me haces caso y la llamas?

—No tengo tiempo para estas tonterías—dices.

¿Es eso verdaderamente lo que crees?

No quieres aceptarlo pero en realidad te da miedo que ella ya no quiera cogerte el teléfono.

La forma en la que ocurrió todo, tu reacción ese día. Sabes cómo enfrentarte al público en un escenario pero no cómo hacer retroceder el tiempo y corregir ese error.

El silencio entre vosotros te ha dolido.

Piensas en cómo se sentirá ella que empezaba a albergar sentimientos más fuertes por ti.

Desechas una vez más su recuerdo.

Tienes que centrarte. Aún queda mucho trabajo por hacer y enfocarse en eso es lo mejor, es la única opción.

Te pones los auriculares para escuchar la base de la canción en la que estás trabajando y así redirigir tu pensamiento
a lo realmente importante en tu vida, tu música.

12 de Abril de 2021 a las 18:21 3 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo Track 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas