3
306 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Silencio

Deseo, solo deseo matar, saciar esta interminable agonía que me exige gritándome en mi cabeza que lo haga, que los mate.

Que retuerza sus cuellos con mis dedos, y lo haga lentamente para así observar sus rostros tan complacidos que no permiten a sus ojos apartar la mirada de su salvador, de su victimario, de el único ser humano en la tierra capaz de mostrarles verdadero amor arrebatándoles la vida que nunca merecieron en primer lugar y que tuvo la piedad suficiente «con un poco de fuerza» e imponente voluntad de saber que era lo mejor para ambos.

Acaricio la fina piel que poco a poco pierde el calor, y me acerco a esa mujer oliendo su pecho, pego mi oreja y no hay latido que me susurre, no importa, antes de saber por que solo me desprendo de mi pantalón y la hago mía, metiendo mi pene y empujando mi cuerpo contra su vulva caliente, empujo mi pelvis con más fuerza y meto todo mi órgano dentro de su cuerno hueco, no hay alguna melodía ni el sonido de un fluido que se forma con la fricción, cuando dos amantes son uno.

Cuando por fin eyaculo, muerdo su fina piel y procuro con basta exigencia, dejarle una huella de mi mordida, saber que la marque me complace... Al fin puedo saciar esta hambre tan carcelera y poder salir de la prisión de no ser libre ni poder tener una erección.

En fin, los hombres debemos complacernos y si esta es la manera, la única salida que un Dios egoísta me dio yo seguiré ¿Dónde está el lado malo? No lo veo, lo único desafortunado fue que su vagina estaba seca y tiesa pero aun así no me detuve y por fin logré lo que quería, calmar a las voces y silenciar la agonía de no conseguir nunca estar satisfecho.

La sangre en mis manos, el ardor en mi pene flácido ¡No nací para ser un maldito muñeco privado de las sensaciones más placenteras que puede experimentar un ser vivo, lujurioso, deseoso, extremadamente sexual y completamente natural!

1 de Abril de 2021 a las 00:33 3 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

Monstruo come galletas Me puedo considerar el más bello ángel que cayó del cielo álgido por la propia belleza de mi alma (es decir mi interior, lo que me define, la idiosincracia de mis letras, y mi alma pura que lucha a diario por no caer rendida a los pies de la deliciosa maldad, encadenada e inactiva, llamémosla aletargada, por la fuerza).

Comenta algo

Publica!
C. S.  Miranda C. S. Miranda
Una historia muy explicita, ahora entiendo el porque de la advertencia de edad. Aunque no sé si yo lo calificaría como horror adolescente. El personaje muestra señales de ser todo un psicópata, un asesino trastornado, muchas veces se relaciona la sumisión de las victimas con su necesidad de satisfacción carnal. Ponerse en una posición de poder sobre la otra persona al punto de sodomizarla. No es mi tipo de historia, pero tampoco ha sido mala. Buena redacción.
April 18, 2021, 16:23
Adriana Barral Adriana Barral
Muy fuerte pero bien narrado.
April 01, 2021, 18:26

~