yoonmystery Ashlee

JiMin se prostituye para llevar dinero a su hogar. YoonGi un Ingeniero que vive la vida muy estresado. Decide buscar a alguien para ahogar todo su estrés en sexo después de su divorcio. JiMin entra en su camino para ayudarlo a cumplir sus fantasías más fuertes, Pero el trabajar en una vida de prostitución tiene sus consecuencias, hay peligros, violencia e incluso miedo. Y donde las parejas predestinadas son solo un cuento de hadas, pues deben cumplirse lo que un cliente desee y acostumbrarse a todo tipo de alfa. °Aun hay unos errores que voy a ir corrigiendo. Es mi primera historia así que espero sea de su agrado. °Es una historia omegaverse un poco diferente a lo que este mundo alternativo es. °Contiene mucho drama. ⚠️Debido al tema que estaré tocando hay escenas un poco fuertes, temas que pueden ser de debate y vocabulario subido de tono, solo es ficción así que no sé lo tomen tan a pecho y realmente deseo que no discutan por esos temas💕 🌸Omegaverse 🌸Lenguaje Vulgar 🌸YoonMin 🌸Mencion leve de otras parejas. 🌸|JiMin-Omega| YoonGi-Alfa| 🌸NO adaptaciones, Sean creativos y respeten el trabajo que alguien más hace. Bienvenida(o)💜


Fanfiction Series/Doramas/Novelas Sólo para mayores de 18.

#minyoongi #parkjimin #Jimin #Yoongi #yoonmin #
4
76 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

1🌸

El trabajo había acabado una noche más y el omega lo agradecia tanto. Quito sus zapatos en la entrada y al adentrarse en su pequeña casa miro a la señora Choi durmiendo en el sillón.

-Señora, Hee eh llegado-movió un poco el hombro de su vecina y ella despertó mostrándole una sonrisa llena de cansancio.

-Que bueno que llegas mi niño, como te fue?

-Un poco cansado pero todo bien. ¿HaeGi, se portó bien?-Murmuro

-Sabes que ella es un angelito, se portó excelente como siempre.

-Muchas gracias de cuidar de mi niña-suspiro extendiéndole el billete.

-Sabes que lo hago con todo mi amor. Que siempre te ayudaré, mi niño.-La anciana tomo las mejillas de Jimin en sus manos y sonrio aún mas-Debo irme mi amor debo planchar la ropa de el señor Bong.

-Muchas gracias nuevamente.

-Cualquier cosa me llamas, pequeño-Ella se despidió con una reverencia desapareciendo por la puerta.

Él omega saco el dinero de su cartera y comenzo a contarlo.

No era suficiente, le faltaba mucho para poder liquidar los pagos pendientes que le faltaban. Debía 3 meses de renta y el pago de agua y luz habían llegado el día anterior. Y lo peor de todo es que también necesitaba comprar comida. Su nevera estaba casi sola desde hace 3 días.

El dinero no le alcanzaba ni para medios gastos.

Tiro el dinero al suelo y cubrio su rostro.

Estaba harto de todo esto. Harto de que no pudiera darle una mejor calidad de vida a su pequeña, harto de tener que soportar cada idiota en su trabajo y harto de su vida.

Lo único que lo mantenía fuerte era su hija, no tenía a nadie más. Sus padres eran un caso perdido, no había abuelos, tíos o primos a quien pudiera contar. Estaba el junto a su hija peleando en contra de el mundo.

-Papi...

-¿Mi amor?-limpio rápidamente sus lagrimas y sonrio al ver como la pequeña corría a él.

-Que bueno que llegas, te extlañe papi.

-Yo también te extrañe mi vida. ¿No dormías?-beso su cabezita.

-Si, pelo me dio hamble-Tallo su ojito derecho.

-Ahora vere que tenemos para preparar algo. ¿Sale?

-Esta bien, papi.

Jimin cargo a su pequeña llevándola a la mesa y sentandola en la silla.

Abrio los estantes y solo encontró atún en lata y frijoles.

Bajo su mirada maldiciendo por lo bajo y lo tomo.

-¿Qué te parece atún mi amor?

-¿Otla vez, papi?-Hizo un puchero

El Alma de el castaño se quebró en pedazos y asintio.

-Lo siento mi amor, no eh comprado...yo...

-¡Esta ves se ve delicioso papi!-Grito la pequeña abriendo sus manitas.

-Te juro que mañana compraré la despensa.

-¡Eles el mejor papi!-comenzo a comer mientras él observaba a su pequeña hija masticar y tararear una canción.

-Tu eres la mejor hija...

-Papi ¿Pol qué no comes?

-No tengo hambre mi amor, anda termina toda tu comida princesa.

Mentir, la pancita de Jimin rugía tanto que hasta dolía, tenía 2 días sin comer bien, solo mordía uno que otro chicle para dejar pasar el hambre, para esto solo tenía efecto 20 minutos.

-¿Qué haces, mi amor?-rio un poco cuando miro a su niña separar la comida por pequeños montones.

-Tes para mi y tes para ti papi!

-No, amor. Debes comer tú. Si no comes puedes enfermarte.

-Tú tamben papi, come comigo ¿si?

Los ojitos de la niña brillaban tanto que le dieron darse por vencido.

-Solo un poquito, bebé-abrio su boca recibiendo la comida que la pequeña le bindaba.

🌸🍉

-Vendre temprano ¿si señora?

-Andale o se te hará tarde.

Jimin salió corriendo pues había hecho cita para hablar con su jefe; necesitaba que le subiera el puesto un poco más.

Cuando iba saliendo por la puerta la voz de el señor Kohae lo detuvo.

Cerro sus ojos fuertemente y sonrio falsamente mirándolo.

-Buenos días señor Kohae, ¿en que puedo ayudarlo?

-Vaya Park... De verdad que no tiene nada de buenos. Te recuerdo que me debes 3 meses de renta.

-Y se los pagaré se lo prometo, sabe que nunca le eh quedado mal, pero todo subió y el sueldo sigue igual. ¡Créame que estoy haciendo lo que puedo! Deme una semana por favor.

-Eso me dijiste hace un mes y sigo sin recibir nada.-rio con sarcasmo.

-Hago lo que puedo solo...una semana por favor. Se lo pido.

-No puedo dejartelo pasar más tiempo.

-Lo sé...pero lo haré. Sabe que odio deber.

-No parece-el hombre finalizó la entrando de nuevo a su departamento.

Corrio nuevamente debía llegar ahí lo antes posible.

Cuando llegó entro por la puerta trasera corrio hasta dirigirse al lugar correcto.

-¿A donde con tanta prisa muñeco?-Wheein río

-¿Esta derek aún dentro?

-Si, pero esta molesto, bonito.

-Demonios...

Corrio de todas formas a la puerta.

-Yo que tu no lo hago-rio la castaña

-No me importa-finalmente abrió la puerta.

Derek lo miro rápidamente y una chica salió debajo de el escritorio limpiando sus labios.

-Con un carajo ¡¿Quien te dio el pase?! ¡¿Que hace la idiota de Wheein?!

-Yo entre porque te pedí el permiso para hablar contigo. Y me lo accediste; Estoy aquí.

-Llegas tarde muñeco ¡Ahora te largas!

-No, necesito hablar contigo urgentemente por favor.

-Se lo que quieres, lo que siempre vienes a pedir, pero no, mi amor. Eso no pasará. Esperame afuera muñeca-murmuro a la chica quien era de las más caras de el lugar.
-Anda, cuéntame tus tragedias niñito.

-Necesito que me des más del el porcentaje de lo que gano, Derek. Debo 3 meses de renta debo la luz y el agua necesito juntar todo el dinero para el viernes a más tardar, por favor-Hizo un puchero.

-Eso va a estar difícil muñequito. Te lo pasaba antes, pero tus putos problemas de mierda me importan un carajo. Subiría tu porcentaje si tan solo siguieras siendo el mismo de antes; Si tan solo llamarás la atención, pero mirate... pasaste del más deseado ¡al de peor calidad!

-Por favor...

-¿Te has visto? Ni siquiera se porque te tengo aquí ahora, los clientes quieren a adolescentes, cuerpo deseable, accion y tu ya no brindas eso. ¿Qué edad tienes? ¿22? Tienes lazos rotos y solo creo que Estas perdiendo tu tiempo, mi niño. Si tan solo mejorarás tu figura, si estuvieras menos esquelético fueras excelente inversion ¡tal vez! pero los clientes piden y uno tiene que cumplir; si te tengo aquí es por lástima y porque chicas y chicos tengo de a sobra. Ni siquiera tu culo es firme ahora.-rio examinandolo

-Necesito darle de comer a mi hija.-sus ojos se cristalecieron.

Él sabía que su cuerpo era un desastre. Era terrible y se avergonzaba mucho de el, pero podia mejorarlo; al menos un poco.

-Pues amarrale la tripita y déjala sin comer un día. Veras que el hambre se le irá poco a poco.

-¡Eres un cínico! No sabes lo que es sufrir de hambre! No sabes lo que es tener que ver a tu familia tan decaída. No tengo estudios y lo sabes. Tú no sabes lo terrible que es la vida dentro de esos cuartos; te lastiman, te maltratan, nisiquiera sabes lo que es sufrir.

-Pues si no te gusta más este trabajo ¡lárgate! Como si hicieras falta. Te lo eh dicho miles de veces y no te lo diré más veces. Tu decides te vas o te quedas; así de sencillo.-rio nuevamente.

Jimin quería gritar y tirarle todo lo que estuviera a su paso pero por más que quería terminar con todo esto era lo único con lo que podía mantener a su hija.

Se hincó frente al alfa bajando su mirada.

-Por Favor-Cerro sus ojos con fuerza.
-Al menos mándame más gente. Prometo mejorar mi figura.-suspiro- Te juro que si me ayudas con eso te lo agradeceré toda la vida.

-Vaya que te gusta rogar-suspiro el alfa-Esta bien pero sabes cual es tu forma de pago. Intenta convencerme..

-No me importa haré lo que sea necesario.

-Anda princesa, haz lo que más se te da. Abre tus piernitas para papi, zorra-gruño

🌸🍉

-¡Papá!

Él infante grito desde las escaleras pero al no recibir respuesta bajo frustrado.

-¡Papá!-miro a su padre sentado frente a la computadora escribiendo rápidamente.

-¿Qué pasa TaeHo?-murmuro cansado sin despegar la mirada de su computador.

-¡Te estoy hablando, Quiero jugar!

-Estoy trabajando ¿no estas viendo?

-Nunca tienes tiempo para mi.

-¿Ya vas a empezar? ¿Que parte de que estoy haciendo trabajo no entiendes? Si no trabajo no comes, ¿entiendes?

El niño subió con un poco de dificultad las inmensas sillas y cuando lo logró miro a su padre mientras jugaba con el balón de baloncesto.

-¿Ni un poquito?

El alfa miro a su hijo con la idea de volver a negar su pregunta pero al hacerlo su rostro no le dejo hacerlo.

-¿Que quieres hacer enano?

-Jugar baloncesto ¡Duhh!-Rodo sus ojos

-Excelente, tu ganas vamos a jugar pero solo una hora.

-Dos

-Una, Min

-¡¡Dos!!

-¡Eres un cabeza dura!

-¡Como tú!-rio el menor quien se bajo de la silla-Anda padre, Eh practicado mucho.

-Eso quiero ver.

🌸🍉🌸🍉

🍑Jimin🍑

Mi mirada estaba posada sobre mi hija quien jugaba realmente feliz de la vida en los columpios y la resbaladilla después de dos semanas insistiendome logre sacarla; Dos semanas donde estaba trabajando duramente y sin dormir para lograr sacar el dinero correspondiente. Pero de todas maneras no había logrado mucho. Por más que me esforzaba los hombres seguían escogiendo a los jóvenes, Y sin lazos. Según su aroma era más dulce. Y lo aceptaba no podía compararme con un polluelo; sin embargo de verdad estaba intentando dar lo mejor de mi.

Comence a alimentarme un poco más, solo para ganar un poco de peso y realmente veía un poco de cambio. Necesitaba echarle ganas para sacar mi hogar adelante.

Mi mirada se desvió un poco de mi hija y noté a los pocos metros como un señor y un niño jugaban baloncesto, el niño parecía encantado y el señor también.

Mi niña tenía esa misma sonrisa pero apostaba todo a que ese niño posaba esa sonrisa todo el día y sabía que mi bebé no. Las pocas veces que la sacaba al súper ella siempre se quedaba con ganas de una muñeca. Rompía mi alma; sabía que esto no era lo que ella merecía, en lo absoluto, ella merecía todo en esta tierra y yo como su padre no se lo podía dar por que en veces ni una lata de atún podia conseguir.

Corea podia ser un lugar turístico y de excelente economía, casi todas las personas nacían en cuna de oro pero no todos corríamos esa suerte. Unos teníamos que vivir cada día como si fuera el último.

Esta era la verdad de Corea un país que siempre intenta quedar bien con los demás países y que ignora a los casos de bajos recursos porque según ellos no tenemos la misma educación, y puedo jurar que la mayoría como yo tenemos más valores que todos los millonarios del pais, Pero prefieren cubrirse los ojos con una venda.

Muchos queríamos crecer y ser alguien; más no les importabamos.

Un llanto me saco de mi trance y regrese mi mirada a mi bebé y sali corriendo cuando la vi tirada en el suelo tocando su cabecita.

"¡Vaya idiota!"-murmure a mi mismo, pues estaba en las moras que no le puse atención a mi nena.

-¿Que pasó princesa?-intente no entrar en pánico, pero fue imposible.

Ella me abrazo y pude notar como en su frente se estaba haciendo un gran morete.

-El...el cum...el cumpio me pego en la flente!-Grito llorando aún más.

Me había dolido tanto.

-ya, ya mi amor! Todo estará bien corazón, ¿Quieres que le pegue a ese columpio malo?-La cargue en mis brazos, era hora de regresar a casa.

-¡No! Puede pegarte a ti papi-Seguia sollozando

-No puede pegarme bebé, es cobarde.-sonrei besando su mejilla llena de lágrimas.

-Eles como un súpel héloe papi-Me abrazo más.

-Por ti sería cualquier cosa, princesita hermosa. Eres mi vida.

Comence a caminar fuera de ese parque pero mi niña se removió en mis brazos al ver que venía él de las nieves.

-Papi, Quielo nieve!

-HaeGi...

-Son licas! ¿Me complas una papi? ¡¿Porfis?!-comenzo a mecerse en mis brazos para que la bajara y así lo hice.

Metí mis manos a mis bolsillos y pude tentar un billete. Busque más pero no traia, era el dinero que usaría completar el dinero de la renta.

Baje la mirada a mi niña quien me miraba con sus hermosos y grandes Ojos.

-¿De que sabor la quieres mi hermosa princesa?

-fletsa y menta con chocoate!

-Nieves?-El hombre se paró cerca de nosotros y sonrei.

-Dile el sabor, mami.

-fretsa y Menta con chocoate!

-Claro que si, lo que la niña quiera.

Me agaché a su estatura y pude ver sus ojos brillosos, Pero también noté el fuerte golpe.

-Te duele, mi amor?

-Shi pelo no pleocupes papi, estoy bien-Metio sus deditos a su boca.

-¡¡Hey!!

Un grito se escucho no muy lejos y Levante mi rostro para ver de que trataba y pude ver a un niño que venía corriendo hacia donde nosotros.

-Con un carajo ponle frenos a tu auto!-Un hombre venía detrás de él que al llegar recargo sus peso sobre sus piernas y despues poniéndose de cuclillas.

-¡Quiero una nieve!-se estiró en el carrito

-Permiteme un segundo que estoy atendiendo a la princesa.-el señor nos entregó la nueve y rápidamente entregué el dinero.

-Le faltaría 1 dolar...-sonrio el señor.

-Oh...permítame.

Más vergüenza no podía sentir en esos momentos.

Un fuerte olor a Madera llego a mis fosas nasales por lo que Levante mi mirada viendo al hombre frente a mi mientras seguía palpando mis bolsas.

Me miro de igualmanera, una mirada tan potente que me hizo bajar la mirada al instante.

-¿Papi? ¿No tenes más dinelo?

Me avergoncé aún más.

-Lo deje en casa, mi amor-susurre

¡Mentira! Era lo único que me quedaba.

-No te pleocupes papi, puedo leglesalo, ¿vedad que puedo señol?

-Em...pero ya lo lamiste muñeca.-él beta me miro y sonrei queriendo que la tierra me tragara; aún sentía esa potente mirada sobre mi y solo imaginaba que se reiría de mi en cualquier momento.

-Lo conseguiré, yo...solo...joder-Murmure esto último.
Mire a todas partes intentando buscar algo que pudiera hacer. No entendia porque me pasaban siempre las cosas a mi.

-¿Cuanto falta señor?-La voz del hombre a mi lado me hizo temblar y mirarlo al instante.

-Solo 1 dolar.


-¿1 dolar?-Rio con sarcasmo sacando monadas de su pantalón.-¿No dejara ir a estas personas por 1 dolar? Es el colmo.

-Trabajo es trabajo, señor.

-No, no se le ocurra, no es su asunto-lo detuve-Yo veré que...

-Son sólo 1 dolar, no es nada.

1 dolar que yo deseaba tener almenos para no hacer este tipo de cosas. Ese dinero que aunque fuera poco lo ganaba a duras penas.


-¡Papá! ¿Seguiremos jugando?

-Ya me cansé...

-¡Pero papá!

Cargue a mi nena y lo mire una vez que el de las nieves se fue.

-Gracias señor, yo...si me permite se lo regresaré.

-Yo no quiero dinero a cambio ni nada.
-Me miro nuevamente.

-Muchas gracias señor-hice una reverencia.

-No es nada...-Sonrio mirando a su hijo-Solo déjalo así.

Una sonrisa tan bonita y brillante, de esa que solo salían en los doramas y comerciales.

-¡Papá!...¡papá!

Yoongi tocó el puente de su nariz y miro a su pequeño niño.

-¿Qué?

-Sigamos jugando-Jalo el pantalón del alfa.

Miro la escena de el padre e hijo que por cierto eran los mismos que jugaban Básquetbol hace minutos atrás.

-Hasta pronto, gracias-Volvi a agradecer

-No es nada, nos vemos.-Dijo eso ultimo para finalmente alejarme sintiéndome tan apenado por lo sucedido dando solo una última mirada hacia atrás viéndolos alejarse también.

Después de todo si había gente amable y con altos recursos.

🌸🍉🌸🍉

-Salte-El hombre golpeó mi tracero y rápidamente me levanté de manera que se posicionó frente a mi.-¡Abre la boca!-ordeno y así lo hice, abri mi boca dejando que se corriera en ella.-Tragatelo-gruño

El sabor era tan asqueroso que casi me vomitaba pero lo tragué de todas maneras.

-Eso perrita, te portaste excelente.-golpeo mi mejilla para bajar de la cama y comenzar a vestirse.

Un hombre totalmente repugnante que solo quería sacarlo de mi cuerpo ahora mismo.

Tomo su billetera y rápidamente me lanzo todo el dinero que cobraría.

-Vuelve pronto, guapo-sonrei guiñandole el ojo.

-No lo dudes hermoso...

Apenas salió de la habitación y le lancé el dedo medio a la puerta cerrada sintiéndome asqueado.

Me levanté rápido para tomar un baño lo más rápido posible y seguir con el siguiente cliente. Si antes tenía 2 o tres, ahora intentaba tener 5 o 6 siendo empalagoso, y claro que me volvía más atrevido para poder ganar el dinero que era y que regresarán buscándome.

Lastimosamente mi cuerpo ya no los atraía tanto como antes. Mi vientre ya no era tan plano como antes y un omega marcado ya no valía tanto como un omega completamente casto.

-A ver pequeño ¿Qué tenemos aquí?-Derek me Quito el dinero de mis manos y comenzo a contarlo para quitarme el 50 % como siempre.

Eso era seguido, si le decías algo en contra te terminaría quitando todo.

-Se fue realmente satisfecho, ¿Estas volviendo a tu anterior tú?

-Bien sabes que si, Dicky. Era el mejor y pienso volver a serlo.

-Siguelo intentando. Solo deja de llorarme.-Tomo mis cachetes robándome un beso y me soltó.-No dejes de mover ese culo, dales lo que quieren y gánate lo que quieres.

Después de una larga noche regrese a casa a eso de las 3 de la madrugada.

Puse las bolsas de el mandado sobre la mesa y como siempre me recibió la señora Hee con HaeGi en brazos.

-¡¿Sigues despierta a esta hora?!-me sorprendí tomandola en brazos.

-Shi-Sonrio jugetona-¿Qué tlajiste?-Miro a la mesa

-Checalo por ti misma mi amor.

Se subió sobre la mesa y comenzo a abrir las bolsas viendo todo el conjunto de comida y jugos que le había traído.

-¡Mucha comida papi!

-¿Te fue bien amor?-La señora Hee me miro ilusionada.

-Si señora...parece que todo esta mejorando.

-Me alegra escucharlo.

-Su pago-le entregue el dinero y ella lo acepto.

-Gracias mi amor, me iré para que duermam, tengan una hermosa noche.

-Igualmente.

Mi hija ya había abierto un paquete de galletas que lo comenzo a comer emocionada.

-No son horas para comer chocolate muchachita-me crucé de brazos "enojado"

Ella río con esas sonrisas inocentes que me encantaban.

-Te trato bien la señora Hee?

-Bien, papi-afirmo

-Me alegra, ¿no se te antoja un caldito con camarón mañana?

-Shi!!-grito

🌸🍉🌸🍉


🍂Yoongi🍂

Mi mirada estaba sobre aquellos papeles suspire y después de varios segundos analizando la situacion mire a HyunJin.

-¿Es enserio? ¿Cuando se supone que me llamarías para estar de acuerdo?

-No necesitamos estar de acuerdo ambos sabemos que esto no está funcionando y que se está volviendo una película de terror.

-Pero pudiste comentarlo y no llegar así

-Solo firmarlo, me vale una mierda lo demás.- Posó su mano en sus caderas esperando a que firmara.

-Perfecto. Si es lo que quieres asi será, pero se te prohíbe venir a buscar a nuestro hijo.

-¿Por dios y para que lo quiero conmigo?-rio

-Exelente me encanta que pienses de esa manera porque no te lo prestaré y no lo volverás a ver jamás.

-Perfecto, ¿Entonces firmas para acabar con toda esta mierda?

-Con mucho gusto-firme la hoja con rapidez y se la estire.- Mucha suerte en tú nueva vida.-sonrei

-Lo tomaré en cuenta Min, hasta nunca.

-Adios.

Cuando cruzo aquellas puertas puede sentir el alivio y la tranquilidad que no tenía en años. No niego que me molesto que hiciera esto sin mi consentimiento, pero era totalmente necesario. Solo debía checar que todo fuera real y terminar de mover papeles por mi lado.

Un matrimonio lleno de peleas no era algo normal y realmente no estaba como para soportar todas esas mierdas.

Tome todos los documentos que acababa de firmar y sali por la puerta.

-Nina, archivame todos estos papeles, nombre, fecha y folio.

-Si señor Min.

-¿Qué? ¿Qué estas haciendo?-Mire todo el desorden sobre el escritorio

-Es que se me perdió un papel.

Aprete los labios con disgusto.

-¿Y es necesario hacer todo este desorden?

-Es que no encuentro el papel original de las ventas recientes y le estaba haciendo un copia.

-¿Perdiste qué?-La detuve de la muñeca

-Es que aquí lo tenia. La buscaré.

-¿Cómo pudo ser que se te perdio ese papel? ¿A caso nadie sabe hacer su trabajo bien aquí?

-Señor, lo buscaré. Aquí mismo debe estar.

-Ecuentralo, por que si no me molestaré mucho contigo.

-Si señor Min-Asintio haciendo una reverencia.

Unos brazos me tomaron por la cadera moviéndome a mi oficina con rapidez.

-¡Tranquilooo, te veo tenso y debes estar feliz!

-Quita tus asquerosas manos de mi cuerpo.

-Acabo de ver la mejor escena de todas. Dime que ya te libraste de esa Urraca.

-Eso parece...- Alcé mi ceja

-Fuck yeah!-Este salto por toda la oficina.-Quien lo diría el dueño de la empresa más famosa de Corea esta totalmente soltero denuevo ¿Qué te parece eso?

-Ya me sentía soltero desde hace muchos meses atrás, me da igual.-Me encogi de hombros.-Estas haciendo esto tan grande cuando a mi me importa poco.

-Quita esa cara Y esos animos. Hay que disfrutar vamos a un lugar especial.

-¿Qué pretendendes?

-Vamos a ver uno que otro chico o chica.

-Si, ¿Me llevo a TaeHo con los ojos vendados o que? Ese engendro no me soltará.

- Jin va a tu casa y por Arte de magia, te lo hace dormir. TaeHo solo quiere jugar y mira Jin tiene la paciencia más grande de el mundo.

-Piensalo...es tu turno ¿Cuanto tiene que no follas?

-No te importa.

-Dos años si mal no recuerdo. Hay unas preciosura no muy lejos de aqui ¿Qué dices? ¿Conocer chicas talvez? ¿Chicos?

Acomodé un par de papeles mas sobre el escritorio y lo mire a los ojos.

-Por dios, te vez tan enfermo mirándome así.

-Solo para un rato, Yoon. Ya no eres un niño y tienes que des estresarte un poco.-masajeo mis hombros-Ya es hora

-No lo sé...

-Esa Urraca asquerosa se metió como con 5 estando contigo.

-Hablo por mi hijo...

-Él estará bien. Vamos.

-¿Qué tan bonitos?

-Hermosos, sexys y muy buena calidad.

🌸🍉🌸🍉🌸🍉🌸🍉🌸🍉🌸🍉🌸🍉


-Ash.xx



21 de Marzo de 2021 a las 19:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo 2.🍉

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión