otaku_072 Crazy Bitch

Yuuna es una Colombiana que vive en Japon junto a su madre, debido a un Accidente varios jovenes cuentan con "Poderes" y a estos los llaman los excluidos de la sociedad o Marginados, y todos asisten a una misma escuela que los ayudará.


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13.
0
9 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Ingresando a la Academia

-Claro que voy-

Esas fueron las palabras claves para iniciar mi vida como marginada, solamente que esta marginada no se iba a dejar aplastar, sería quien aplastaría a todos.


-¡Maldita sea! Voy tarde para el examen de ingreso-

Esa maravillosa mañana iniciaba mi vida como estudiante de la Academia Timberlake, que para ser una escuela de marginados dotados era bastante linda y espaciosa.

-¿Mamá por qué demonios no me despertaste? Quedan solo veinte minutos!- Le reproché a mi madre mientras comía mi desayuno.

-Es que te enojas cada que te despierto- Inocentemente me respondió

-Está bien- Dije mas calmada. -No te preocupes, veré como llego. Adiós.- Le di un beso en la frente y salí corriendo de mi casa. Al estar lejos de casa me metí a un callejón en donde no se veía nada, me relajé y abrí un portal hacia la Academia, mas específicamente, el baño.

Salí mas confiada en mi misma y en mi don, me dirigí hacia el auditorio donde para mi sorpresa había pocos estudiantes, unos 100 mas o menos. Pocos porque nuestro país debía estar repleto de chicos y chicas con "dones especiales" debido a la irradiación del ataque hace unos años.

Recuerdo que yo tenía 3 años cuando pasó, mi padre, un gran científico, trabajó con sus compañeros para frenar esta irradiación que misteriosamente solo afectaba a jóvenes y niños, sin embargo en el grupo de mi padre fallecieron dos hombres y mi padre. Al finalizar la operación todos se realizaron pruebas para confirmar quienes habían sido afectados, mi madre no se enteró de mi resultado porque no se lo dije, dije que era negativo y seguía siendo normal. Claramente no era así, a medida de que crecía se incrementó mi poder y descubrí que era.

Resulta que siempre que imaginaba una habilidad haciendo algo o destinando su uso a algo para mi beneficio se activaba, puedo decir que mi don era "imaginación".

Conocí en el examen a dos chicos que valla que me comprendían. Al menos no estaría sola en aquella escuela de marginados que podrían matarte en cualquier momento.

Sus nombres eran Hiroto y Rui, ellos si son originarios de Japón, en cambio yo nací en Latinoamérica, Colombia y se burlaban de mi acento. Legué a Japón a los 2 años y nos devolvimos a Colombia cuando tenía 5, nuevamente volvimos a Japón cuando tenía 10 y pues ahora tengo 14. Esa fue mi excusa sobre mi pésimo acento Japonés. Les gustaba burlarse por eso.

Hiroto: Hiroto Yamisaki, alto, caballeroso, ojos cafés y cabello tinturado de un rojo vino tinto precioso, tiene 15 y su don es "Inatravesable", su cuerpo se volvia de un material irrompible cada que se sentía en peligro, aun aprendía a usarlo para su conveniencia, hacerlo cuando quiera.

Rui: Rui Tamako, alto, sensible y tímido, bellos ojos azules y un curioso cabello purpura que destacaba, tiene 15 también y su don era la transformación, podía pensar en un animal y liberarlo para ser el animal o que una parte de su cuerpo se reemplazara por la parte que quisiera del animal.

-Que curiosas habilidades, Hiroto, Tamako-san.- Dije muy interesada.

-… No nos has dicho tu n-nom-nombre- Me dijo Tamako.

-Ah cierto, ehm, me llamo Yuuna Mei- Sonreí tiernamente y me devolvieron la sonrisa.

-Y que tal tu don Yuuna?- Me preguntó Hiroto, a lo que yo reí y le dije.

-Ya lo verán-







4 de Marzo de 2021 a las 15:56 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La prueba de fuerza

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión