F
Fabiola De Los Santos


La pena también nos persigue al igual que la muerte y la soledad.


Drama Todo público.
Cuento corto
0
55 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Inicio de la pérdida

Cuando una persona llega a un quiebre emocional, su mente se empieza a distorsionar hasta el punto de perder la cordura. Esto suele ocurrir después de un evento traumático de su infancia, a los maltratos y abusos constantes, a la humillación y al desprecio de las personas.

Lo más triste de todo es que la sociedad se pregunta del porqué una persona se suicidio o por cual cometió un crimen, sin darse cuenta, ellos destruyen un alma pura, la pisotean como si de basura se tratara, como si fuera portadora de la peste. Ellos crean a un monstruo para luego rechazar la culpa de haberlo creado.

Esa alma pura, es corrompida hasta tal punto de dejar el sentido de la razón, para seguir a sus instintos más primitivos.

Este es el caso de un estudiante con un alma tan pura e inocente, que fue convertida en una fría y calculadora, con pensamientos sádicos por parte de su segunda personalidad. Aquel tímido y amable chico, pierde cualquier rastro de pureza que alguna vez habitó en su corazón, a pesar de eso hay una persona que se encargará de regresar el brillo y tranquilidad a un alma con el rumbo perdido.

No sé sabe a ciencia cierta el límite emocional de una persona, pero cuando este es sobrepasado, debido a los abusos, maltratos y humillaciones constantes, las personas explotan teniendo un colapso emocional, que puede causar diversos problemas, logrando que la persona tenga un desequilibrio mental.

A pesar de eso, las personas guardan su sufrimiento y no lo expresan, aunque este los esté destrozando lentamente por dentro. Ponen una sonrisa, que aparenta la felicidad del individuo, siendo que esta es falsa. Pero eso no importa, ya que la sociedad obliga a que la sociedad tenga una actitud hipócrita para no causar ningún problema.

No importa cuanto lo oculten, el dolor y la agonía tarde o temprano sale a la luz, mostrando una faceta desconocida, haciendo que la sociedad los aparte y los discriminen. Con todo esto y más los traumas que la persona presenta, ella se puede volverse un sujeto con un don para el asesinato.

3 de Marzo de 2021 a las 02:57 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La pena continua

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión