Cuento corto
0
5 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

UN ABRAZO CRISTALINO

El frio de la soledad no se compara con el frio de un abrazo, por que se supone que en el abrazo esta el calor humano, allí esta el respaldo y el amor, pero entonces cuando eres rodeado por aquellos brazos tan suaves y firmes te das cuenta de que allí solo hay frio, y de que solo esta el cascarón de lo que se supone que es el amor.

Es entonces cuando el alma abandona el cuerpo y lo escupe, es cuando las lagrimas invisibles brotan de los ojos y solo queda un frio mortal estancado en el estómago, en la desesperación de recuperar lo que una vez fue, somos capaces de lanzarnos por un abismo, somos capaces de nadar mares completos para ir detrás de aquel sentimiento. Ahora este sentimiento de ser abandonado y traicionado es tan grande que el peso de toda la arena no es nada con aquel ahogo que sentimos, debemos recuperar lo que perdimos, ¿pero, cómo?, se desvaneció y por mas que recemos al cielo por un poco de tiempo para evitar que se vaya lo que nunca tuvimos, caemos en cuenta de que no es posible, ya no más.

El frio se mezcla con el dolor y una danza comienza a la luz de la luna, el vestido que lleva puesto el dolor da tantas vueltas que empieza a crear un remolino para casi de inmediato arrastrar consigo el dolor y con ellos, la arena y el mar, quedando en la nada, ahora no hay ni una sola gota de agua ni un grano de arena, solo queda nada.

El tiempo pasa y el pesar de que perdimos algo importante sigue ahí, aunque ya no nos acordemos por que era tan importante, pero ahí esta lo que sentimos alguna vez, aquella melancolía siempre estará con nosotros.

Solo queda seguir caminando hasta encontrar otro camino y perdernos, pero esta vez seguramente ya sabremos que va a suceder y no cometeremos los mismos errores.




2 de Marzo de 2021 a las 19:36 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~