jonysanchez_x Jonathan Sanchez

Los Dioses han declarado que los humanos están listos para perecer.


Horror Horror gótico Todo público. © Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

#terror #misterio #dioses #suspenso #cielo #seres #niña #almas #padre #luces #conflictos
Cuento corto
19
405 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Pesadillas

¡Papi, tengo sueño! —expresó una niña de ocho años cuya expresión denotaba cansancio y a la vez temor.


¡No mi niña! ¡Mantente despierta por favor! —respondió el padre al que le correteaban pequeñas lágrimas de dolor.


¡Tengo miedo! —manifestó mirando el agujero en el techo, mientras desciende un manantial de agua turbia por las paredes.


¡Resiste cariño! ¡Aquí estoy para protegerte bebe! —aseguró el hombre mientras sostenía a la niña cada vez más fuerte, creyendo así que podría sostenerla para siempre.


Desde el agujero del techo se asoma una intensa luz blanca, haciendo que tanto el hombre como la niña levanten sus manos para cubrirse.


El padre decide ponerse de pie con sus pocas fuerzas, para llevar a su hija a un lugar más seguro.


La niña observaba como la luz se acercaba cada vez más, mientras que su padre la llevaba en el hombro a puro trote de hombre herido.


¡Papi, mira! ¡Un hada! —espetó la niña mientras se despertaba de su cansancio inoportuno, estirando su brazo para llegar a tocar aquel foco brillante.


¡Hija! ¡Mírame! ¡No veas la luz por favor! —proclamó el padre mientras plañía de lamentos por no haber disfrutado los días que solía ser padre.


La pierna del hombre cada vez era más pesada, debido a que un alambre se encontraba incrustado entre su tibia y peroné, atravesándolo de lado a lado y facilitando una pérdida abundante de líquido espeso carmesí.


La niña no consciente de esto sonreía a la luz como si de un juego se tratase, estirando su brazo cada vez con más fuerza. Provocando que el padre pierda de vez en cuando el equilibrio que sostiene con tanto dolor y esfuerzo.


¡Mari! ¡Ya deja de jugar con la luz! ¡Necesito tenerte aquí conmigo bebe! ¡Por favor! —suplicó el padre envuelto en dolor y lágrimas por temer a perder a su última esperanza de compañía.


¡Pero papi mira, es hermosa! ¡Quiere que nos acerquemos a ella! ¡Ya no corras, papá, ella nos necesita! —declaró la jovencita dirigiéndose al padre, esperando que este descansara un rato.


Cansado de tantos delirios por parte de su bebe, el padre decide sujetar a la niña para sostenerla fuertemente en su pecho. Obligando a que su mirada este enfocada solo y nada más que al frente.


Mientras el hombre intentaba escapar furtivamente de la luz que los perseguía, las paredes comenzaron a tomar un color oscuro casi rojizo. Las lluvias del exterior comenzaban a colarse por las paredes, mientras que unas pequeñas ramas florecían entre ellas como si de una vena arterial se tratase.


Con dolor y en pleno trote el hombre termina por desvanecer, cayendo encima de un cadáver que yacía antes del ataque.


La niña en cuanto despertó de su imaginación, observó como su padre dormitaba en el suelo. Mientras que este creaba un charco con el que antes los niños solían jugar, y cómo poco a poco el pecho dejaba de sonar.


¡Papi! ¡Me dijiste que no te deje solo! ¡Papi! ¡Despierta! —sollozaba la niña clamando al padre que no fallezca, tomándole la mano fuertemente para intentar levantarlo, y correr nuevamente hacia adelante.


Nuevamente se encuentra un agujero en el techo donde ambos se encontraban, y que desde allí se veían caer gotas vitales de otras almas que solían vivir.


Una nueva luz se hace presente del otro lado del agujero, mientras que en el pasillo donde corrían se escucha un agudo y retumbante sonido capaz de erizar incluso al mismo miedo.


La niña observa como la luz que se encontraba encima de ella, se acercaba pasivamente hacia el cadáver del hombre.


Y desde el pasillo los ruidos son cada vez más fuertes y amenazantes, dejando en claro de que algo se acercaba a gran velocidad.


¡No! ¡Deja a mi papi en paz! ¡No lo toques! ¡Alejate! —gritaba mientras lloraba, intentando proteger al hombre que la cuido desde el primer día en el que nació.


El objeto que emanaba luz radiante iluminó el rostro de la niña, haciendo que esta se asuste y de unos pasos hacia atrás. Permitiendo de esta manera que el objeto tomase el cuerpo del hombre, para finalmente arrancarle el corazón y alimentar al cielo con su sangre.


Mari observó como su padre era licuado por un ser capaz de quitarle el alma a un hombre, y cómo mediante la vitalidad de este generaba más seres de luz.


¡Papi! —expresó entre las intensas lágrimas de un niño inocente, mientras estiraba su mano derecha al cielo.


Un gran estruendo se presentó en su espalda, el cual hizo que la niña termine por arrodillarse. Permitiéndole al ser de luz que los perseguía alzara un último canto al cielo, para devorarse finalmente la conciencia de la niña.


Poco a poco el cuerpo de la muchacha perdía su forma, mientras que el del hombre se convertía en polvo.


Fin.



Información de registro

Identificador 2103017059134

Fecha de registro 01-mar-2021 22:14 UTC

Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

1 de Marzo de 2021 a las 22:30 4 Reporte Insertar Seguir historia
12
Fin

Conoce al autor

Jonathan Sanchez Soy el opuesto de la soberbia, pero también un ególatra. Transmito la pura verdad, que en ocasiones suele doler. Soy la persona más débil que conocerán, pero más fuerte de lo que puedo aparentar. «Escribo lo que el mundo me cuenta. Sus versos nunca faltarán» ¿Qué tal si me invitas un café y charlamos sobre la vida? →

Comenta algo

Publica!
Oscar Fernandez Oscar Fernandez
Que F el final en todos los sentidos. ¡Muy impactante! Me gusta mucho la premisa y el desarrollo de la historia, el contraste entre el padre y la niña es muy bueno, además de que la novela te deja con un estado de incomodidad y tensión a medida que sigues leyendo. Bastante aterrador en ese sentido. ¡Gran trabajo! ¡Sigue así! ;)
March 04, 2021, 22:19

  • Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
    Muchas gracias Óscar, no sabes lo mucho que valen esas palabras. Me alegra saber que disfrutaste la historia y que incluso sentiste el miedo 😃😄 March 05, 2021, 03:15
Litzy Vanss Litzy Vanss
Aterrador, sin duda alguna. Es asombrosa la forma en que has retratado el miedo a lo desconocido y a esa luz, la desesperación del padre, su agonía, la inocencia infantil de la niña y la sangre que invadía toda la escena. Me da por pensar que era una especie de invasión extraterrestre de seres incorpóreos, una forma bastante interesante de plantear el temible día del juicio final. Mis felicitaciones✨
March 02, 2021, 12:59

  • Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
    Muchísimas gracias Litzy por tu comentario, me alegra un montón saber que te gustó, y me emociona más el hecho de que has captado cada una de mis ideas ❤️ March 02, 2021, 14:56
~