ivis Ivana Simón

Widney es una joven maga y hechicera destacada en la academia, en el exterior ella es la alumna perfecta, pero nadie sabe cuál secreto se libera cada noche frente al espejo…


Fantasía Épico No para niños menores de 13. © Derechos de autor reservados

#misterio #magia #poderes #distopia #oscuridad #violencia #armas #mundos #luz #guerras #hechicería #teletransportación #estrategia #auras #ivis
1
92 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Academia de magia y hechicería

La escena de todos los días se volvía a repetir, los corredores de la academia abarrotados de chicos apurados por llegar a clases, muchos magos eran principiantes y por más que se esforzaran no podrían llegar a ser magos o hechiceros de primer nivel.

Widney transitaba los pasillos con tranquilidad, nadie la podía ver pues se había vuelto invisible y pasaba volando, detestaba caminar desde que había aprendido tan sólo a levitar.

Luego de unos minutos había atravesado toda la academia y estaba en su salón, se sentó y comenzó a leer mientras los demás alumnos se acomodaban. No pasó mucho tiempo hasta que el timbre de ogro comenzó a sonar para dar inicio a las clases, entonces la puerta se bloqueó con brusquedad con un campo electromagnético y lo mismo pasó con las ventanas. Era el sistema de la escuela para que los alumnos se acostumbraran a llegar a tiempo.

Un holograma apareció, miró a los alumnos y volvió a girar para comenzar a realizar unos diagramas.

—¿A qué aluden estos hechizos? —preguntó el holograma y miró a los alumnos del fondo.

Widney miró hacia el techo y suspiró, luego agachó su cabeza y miró hacia el costado para ver cómo un rayo era lanzado a los alumnos del fondo que no habían contestado.

—Widney, ilustranos por favor…

Ella se paró y usó su dedo como marcador para dar unas indicaciones con los diagramas.

—El primero es un hechizo de viento, pero está incompleto, le faltan unas líneas en el centro —mencionó mientras las dibujaba.

Giró para mirar a los alumnos y cerró el puño con fuerza mientras sus ojos se tornaban azules, entonces el hechizo se activó y salió del diagrama para envolverla en una ventisca poderosa que la elevó y la dejó sentada en su lugar.

—Los otros dos son hechizos relacionados a la naturaleza, uno es para hacerlas crecer y el otro es para absorber su energía.

—Gracias Widney —dijo el holograma —: ahora continuemos con la clase.

Luego de cinco horas la clase terminó, durante la cual, la mitad de la clase había recibido aunque sea un rayo, mientras que Widney tuvo que contestar prácticamente todas las preguntas.

Había llegado la hora del almuerzo y todos se dirigían al comedor, el postre del día era la especialidad de los cocineros, ojos caramelizados con helado. Las comidas en la academia eran variadas y estaban destinadas a brindar todos los nutrientes que los jóvenes estudiantes necesitaban.

Widney adoraba los ojos caramelizados, le recordaba a los postres que le preparaba su abuela cada vez que volvía del mundo de los humanos y le contaba historias de lo que había hecho estando allí.

Miró por todos lados y cómo no vio a nadie se teletransportó al techo de la academia, donde su amigo Ronis la esperaba con una cacerola llena de tentáculos de sirena con ajíes colorados y una porción de tubérculos asados.

—Si no tienes mi favorito me voy —dijo Widney con picardía.

Ronis sonrió mientras le mostraba un envase lleno de helado y ojos caramelizados, ambos sonrieron y se dispusieron a comer mientras miraban al lago de desechos ácidos.

—Espero que sean ojos de humanos o elfos, sabes que detesto los ojos de ogro.

—Tranquila son de elfos, con las nuevas leyes no se consiguen tantas partes humanas cómo solía ser antes —mencionó Ronis mientras se llevaba un tentáculo a la boca.

—Estamos muy lejos de los tiempos de gloria cuando nuestros abuelos iban a cazar y volvían con un gran botín.

—Claro que sí… eso era cuando los magos y hechiceros peleaban a muerte, nuestra gente se masacraba y tomaba lo que quería.

—Me habría gustado vivir en esa época —dijo Widney.

—A mí también... un momento dorado de la historia cuando los humanos aún no sabían hacer magia…

—¿Qué dijiste? —preguntó Widney bruscamente.

—Hay humanos que están aprendiendo a adquirir habilidades mágicas usando antiguas runas y pactos con espíritus de la naturaleza.

—Son sólo rumores que usan para asustar a los niños… los humanos no pueden usar magia, para eso tendrían que tener una conexión con su mundo y la energía que fluye ahí.

—Se suponen demasiadas cosas, en unos meses nos tocará ir al mundo de los humanos por primera vez, no hay que bajar la guardia...

Después de una hora terminaron su comida, usaron un hechizo de teletransportación para aparecer en el patio delantero de la academia y se dirigieron al espacio abierto donde tendrían la práctica de magia avanzada y tácticas de supervivencia.

Ronis y Widney eran muy amigos desde la infancia, habían pasado por momentos complicados, y juntos habían solucionado todo tipo de problemas que se les habían presentado.

—Posición primera, en un ataque normal de humanos, el grupo uno se encargará —dijo un holograma mientras hacía aparecer un portal para que el grupo uno empezara la simulación.

Prosiguió de la misma forma con los otros cinco grupos. Todos los portales eran de distinto color, y de cada uno de ellos se escuchaban distintos sonidos y se sentían distintos olores.

—Widney Camdor, al portal azul y Ronis Delias al violeta.

Los alumnos asintieron y antes de entrar cada uno a su portal se miraron y sonrieron mutuamente.

El portal de Ronis lo trasladó a un pantano del planeta tierra, en él tuvo que luchar contra ogros y algunas sirenas saltarinas. Terminó rápidamente la misión al recoger lo que le habían encomendado y tras haberse encargado de quienes lo atacaron eliminó todo rastro de evidencia. La magia de un mundo paralelo era un secreto que había que guardar muy bien, ya que era un peligro que ese conocimiento caiga en las manos equivocadas.

—Estuvo muy bueno —dijo Ronis al salir.

—Obtuviste la calificación máxima por desempeño y tiempo, muy bien joven pupilo —respondió el holograma.

—¿Widney ya terminó? —preguntó sorprendido.

—Aún no ha salido…

Mientras tanto Widney había empezado a temblar, en su portal para poder lograr su misión tenía que vencer a un hechicero de gran poder, y también sin dejar rastro asegurarse de enjaular al criminal y llevarlo ante la justicia de Werkinfer. También tenía que recolectar unas vallas de luz de luna que tendría que hacer florecer.

La pelea le estaba tomando más tiempo del que creía, todo el aquel hechicero le recordaba al rey del mundo de los muertos, con quien había tenido una pelea puño a puño cuando era una adolescente, en ese momento había bajado al mundo de los muertos para recuperar el alma de Ronis, quien había muerto en un accidente.

Widney estaba consternada por tantos recuerdos del pasado, hasta que finalmente pudo concentrarse y el resto de la misión no le tomó tanto tiempo.

Al salir del portal se dio cuenta que había sido la última, el holograma se acercó y le susurró algo al oído mientras le pidió que lo siguiera. La clase había terminado y todos ya habían salido de sus portales, sólo el holograma y ella estaban ahí.

—¿Qué fue lo que te pasó?

—No me podía concentrar muy bien, lo siento —respondió con suavidad —: voy a esforzarme más.

Al llegar al edificio de la institución de magia el holograma se deshizo y apareció una persona, quien abrazó a Widney con ternura mientras ocultaba la lágrima que se le había escapado.

—Un poco más y habría llamado a alguien para que entrara a buscarte…

—No puedo salir tan lastimada y lo sabes…

—Mi querida Widney, aún no has completado lo que pidió el rey del mundo de los muertos ¿No es así?

—No… no pude —respondió con la mirada baja.

—Sólo te quedan diez años…

—Lo sé tía —respondió —: pero quisiera posponerlo un poco más, lo haré no te preocupes.

—Estuve investigando, si lo haces antes del solsticio él no recordará nada de lo que pasó luego de su muerte hasta ahora ¿Ese es el tiempo que te preocupa?

Widney levantó la cabeza y miró con curiosidad a su tía quien le ofreció un libro.

—Así es, me preocupa que recuerde todo antes de morir y me odie por lo que hice después de eso —respondió mientras recibía el libro —: gracias.

Luego de una breve charla Whitney abrazó a su tía y se despidió. Llegó caminando hasta el portal principal que llevaba a la academia y de ahí se teletransportó a un lago de aguas cristalinas.

Miró en todas las direcciones hasta que por fin encontró a una muchacha medio escondida entre los arbustos. Se teletransportó al lado de ella y se quedó sentada mirando el lago.

—Aquí es donde él me declaró sus sentimientos —dijo Aleín.

—Lo sé, yo los estaba espiando —respondió Widney.

Ambas quedaron en silencio mientras miraban el precioso lago, donde distintas figuras se forman y danzaban en la superficie, una suave música se podía escuchar y desde la superficie hasta el fondo del lago los peces se podían observar. Aquellos eran los espíritus de las aguas y los seres acuáticos que custodiaban su hábitat y festejaban por su prosperidad.

—Lo voy a hacer… —dijo Widney.

—¿De verdad? ¿Cuándo? —preguntó ansiosa.

—Aquí y ahora —respondió luego de un suspiro.

Widney se puso de pie colocó una mano sobre su pecho y otra en el agua, comenzó a murmurar un encantamiento para ponerle fin a la maldición que condenaba a Ronis a morir a los treinta años, al hacerlo también rompía el pacto que ellos habían hecho de estar siempre juntos.

Al terminar un espíritu del lago trepó por su mano, era tan pequeño como una falange y su intención era consolar a Widney. Ella le sonrió y luego de unos minutos el espíritu volvió al agua y ella se puso de pie.

—Muchas gracias —dijo Aleín entre lágrimas.

—Sean felices, es lo que más deseo —respondió Widney ocultando su dolor.

Estaba por anochecer y ambas se teletransportaron a sus respectivas casas.

19 de Septiembre de 2021 a las 23:34 7 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Destinos y caminos

Comenta algo

Publica!
Manuel Minorta C Manuel Minorta C
La Noche de las Chicas es una saga de 4 volúmenes que cuentan las aventuras de las heroínas que cree y son protanistas del metaverso que estoy creando este es el enlace que va directo a mi perfil si te interesa, puedes leerlas PD: Perdona la demora en contestar: https://getinkspired.com/es/u/manuel-minorta-c1540567391/
Katya Enríquez Katya Enríquez
Me gustó cómo comenzó. Tienes un excelente propuesta.
September 23, 2021, 03:44

  • Ivana Simón Ivana Simón
    Muchas gracias por leer y comentar (人 •͈ᴗ•͈) 4 weeks ago
Joan Rose Quim Joan Rose Quim
Para ser el primer capítulo entendí la mayoría de las situaciones. Sé que varias se irán aclarando más adelante y al menos por ahora no creo que le falte nada. Lo que notado en todas las historias es que el primer capítulo siempre es más difícil de comprender porque estamos conociendo a los personajes y obviamente muchas cosas no se cuentan al inicio y se puede pensar que falta algo, pero la realidad es que no. Tu historia comenzó muy bien 👌
September 20, 2021, 13:43

  • Ivana Simón Ivana Simón
    Muchas gracias Rose (っ.❛ ᴗ ❛.)っ September 20, 2021, 13:51
Joan Rose Quim Joan Rose Quim
Nunca había leído algo de fantasía, (es de magia... si está definido en ese género, verdad??) Bueno, tengo un año sin leer historias, pero específicamente de este estilo no había leído antes y puedo decir honestamente que disfruté bastante la lectura. Me gusta y estaré al pendiente de su continuación. Felicidades y gracias por compartirla. ♥️♥️ Que tengas una bonita semana ♥️♥️
September 20, 2021, 04:39

  • Ivana Simón Ivana Simón
    Sip es de fantasía. Llevaba un tiempo ahí guardada y decidí sacarla a la luz XD Muchas gracias por tu comentario, si sientes que algo faltó aclarar o que sobra algún párrafo no dudes en decírmelo. Y pues muchas gracias por leerlo al primer capítulo, se actualiza todos los domingos ( ◜‿◝ )♡ September 20, 2021, 10:02
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Werkinfer
Werkinfer

Werkinfer es un mundo igual a la tierra en su origen, con gran vegetación y cientos de espíritus de la naturaleza. Se trata de una realidad paralela donde habitan seres parecidos a los humanos llamados Munga, quienes son capaces de conectar con la energía del mundo y el cosmos para hacer magia o hechicería en su defecto. Leer más sobre Werkinfer.