mavi-govoy Mavi Govoy

Un relato sobre experimentación biológica.


Cuento Todo público.

#381
Cuento corto
0
108 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Prototipo


El día amaneció brumoso, el sol aún no calentaba. A aquella temprana hora el parque era un colorido remanso alborotado sólo por los trinos de los pájaros. Algunos corredores hacían deporte, algunas personas de rostro somnoliento paseaban o eran paseadas por sus perros. Un gato atigrado surgió del interior de un arbusto y espantó a unas palomas. Un muchacho llegó a la zona de aparatos de hacer flexiones, se ajustó los auriculares y empezó a calentar.

A poca distancia, sobre un terraplén cubierto de hierba, bajo los grandes álamos, dos personas observaban la escena.

–Su tamaño –comentó una de ellas, un hombre de expresión adusta y pelo completamente blanco que, pese a su edad, andaba erguido como una vela–, ¿no es un poco reducido?

–Todavía se está desarrollando –rebatió la segunda observadora, una joven nerviosa que había salido al parque con su blanca bata de laboratorio sobre sus ropas de calle–. Pero no crecerá mucho más. Intentamos ajustar las dimensiones al tamaño medio de su raza, pero es nuestro primer prototipo, no sabíamos cómo iba a evolucionar…

El muchacho hacía ejercicios de estiramiento para las piernas. El gato atigrado se desperezaba con las patas delanteras estiradas y el trasero en alto.

–No tiene mucha musculatura.

–Entrena a diario. Hemos construido un circuito exprofeso para él…, pero esta es su primera excursión fuera del laboratorio, nunca había salido al exterior.

El hombre adusto echó un vistazo a la tableta digital que llevaba en la mano, tocó un par de veces sobre ella para ampliar los marcadores que se visualizaban en la pantalla, los marcadores que monitorizaban la actividad biológica del prototipo experimental que ambos observaban.

–Su coordinación motriz es muy convincente. Y parece que disfruta.

–En parte está desarrollado con piezas elaboradas con una impresora 3D, pero también hemos recurrido a la biogenética, y el exterior es un cultivo de piel y pelo natural. Sí, es capaz de disfrutar y de alarmarse y de enfadarse…, pero sobre todo, es capaz de aprender.

–Con unas dimensiones algo mayores habría más espacio para almacenar información y conocimientos.

–Sin duda, pero aun así tiene memorizada la enciclopedia Espasa.

El muchacho hacía giros de cuerpo y de brazos, el gato se restregaba contra uno de los aparatos de deporte.

–¿Es capaz de comunicarse?

–Domina el español, el inglés y el chino. Tiene un nivel medio de latín y queremos empezar a enseñarle el alfabeto cirílico.

El hombre adusto miró de frente a la joven nerviosa.

–Lo domina, pero… ¿se le entiende cuando habla?

–Sí…, pero suena artificial, metálico. No hemos conseguido darle un timbre natural –reconoció la chica.

El hombre sonrió triunfante. Tenía los dientes grandes y amarillentos. Era considerado el mejor experto en laringes artificiales, también él se tenía a sí mismo por la mayor autoridad en la materia. Y le encantaban los retos.

–Alargar el cuello para dar cabida a un aparato fonador tan delicado que permita articular palabras es lo fácil, pero no es lo adecuado si no se sabe calibrar de forma exquisita la dimensión y disposición de cada órgano.

–Por eso hemos solicitado su ayuda –reconoció la joven humildemente.

–Han hecho ustedes un trabajo sorprendente –alabó el experto en foniatría artificial. Devolvió la tableta a su acompañante–. Por favor, hágalo venir, quiero que me lo presente.

El rostro tenso de la joven se embelleció con una sonrisa radiante. Se llevó a los labios el aparatito de su muñeca izquierda.

–Proto, ven. El profesor quiere conocerte.

El muchacho levantó la cabeza, respiró hondo y echó a correr, se perdió entre los arbustos.

Proto se restregó por última vez contra la corteza de un arbolito, los miraba de frente. Arrancó a andar hacia ellos con la cola levantada y tiesa, sin prisa, pero sin desviarse del objetivo que le había marcado la joven de la bata.


FIN

23 de Febrero de 2021 a las 00:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

Mavi Govoy Estudiante universitaria, defensora a ultranza de los animales, líder indiscutible de “Las germanas” (sociedad supersecreta sin ánimo de lucro formada por Mavi y sus inimitables hermanas), dicharachera, optimista y algo cuentista.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~