liz-vazquez Lizbet Vazquez

Sarah Jhonson vivió su infancia con criaturas que le impedían vivir su vida. Tras tener una pesadilla reveladora comenzó a cambiar su actitud y tener una nueva historia con aquellas extrañas identidades interfiriendo con su vida y dejándola en un caos mental difícil de superar. Ahora tendrá que convivir con ellas mientras descubre quien es en realidad.


Horror No para niños menores de 13.

#terrorpaicologico-misterio--suspenso
0
517 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El comienzo

—Corre, corre... escuchaba una lejana voz que me alentaba a seguir huyendo, mire hacia tras él me perseguía, grité llena de terror.—Estaba inmovilizada, mis piernas no respondían.—Ayúdame ellos están cerca, no, no, no... Todo se volvió oscuro; y de repente, desperté. —Encendí temerosa la lámpara que se encontraba en el buró cerca de mi cama; respire tan profundo que logré controlar mi taquicardia, no podía creerlo otra vez ese sueños, otra vez ellos, no importaba en dónde estuviera aquellos espíritus siempre me observaban, intangibles ante mis ojos pero reales en mi alma—.


Esas criaturas se escondían de tras de sus miradas penetrantes siempre observando cada movimiento que realizaba. Las noches me causaban conflicto, no era sencillo conciliar el sueño.

Mi mente estaba tatuada con sus sombras, sus voces retumbaban como una sinfonía sin fin, murmullos al llegar el anochecer, todo acababa hasta el amanecer.—Aquel ser intimidante mantenía su vista en mi sin parpadear, no había nada ni nadie sólo él y yo, listo para atacarme cómo lo solía hacer, lo mire de manera insistente; estaba lista para tener la victoria, pero el lugar dónde estábamos no era de gran ayuda, ese terreno era desconocido para mi, en cambio él conocía cada hectárea.


Me sentí confundida, me encontraba en un bosque oscuro en medio de la nada y sin motivo alguno aparecí en otro lugar— ¿Qué hago en un bosque en llamas dónde hay una cabaña abandonada y el suelo está agrietado? ¿Cómo llegue aquí? No sabía, por más que intentaba recordar era en vano, no estaba mi madre ahí, ni mi padre, en realidad ninguna persona que amara pero fue lo mejor, si hubiesen visto lo que estaba a punto de suceder juro que aquella imagen se hubiera quedado tatuada en sus mentes.


La bestia se dirigió hacia mí, sus pasos agresivos solo me mantenían alerta, yo estaba lista para defenderme pero un susurro proveniente de un extraño lugar fue alejando aquellos pasos; de sorpresa escuché un—despierta ya es tarde—,

esa bestia comenzó a desvanecerse y entonces... abrí mis ojos, era tan solo un sueño el comienzo de mi pesadilla.

11 de Febrero de 2021 a las 21:35 2 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Alucinaciones

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 7 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas