weirdtae 𝐦𝐚𝐣𝐨 r

La regla de no subir al auto de un desconocido, no aplica cuando son las cuatro de la mañana y estás drogado.


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público.

#muerte #one-shot #drogas #bts #vkook #taekook #kookmin #bangtan #vmin #confusión #kooktae
Cuento corto
55
1.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𝐂𝐀𝐔𝐒𝐄 𝐈'𝐌 𝐇𝐄𝐀𝐑𝐓𝐋𝐄𝐒𝐒

Las luces del sitio son tan intensas que parecen grandes destellos borrosos. A veces nublan su vista a tal grado de no permitirle distinguir siluetas.

Todo a su alrededor se siente caliente, sofocante y con un olor extraño. Además, hay una persona tras él, pegándose a su cuerpo. Por algunos segundos se confunde demasiado, pero después lo recuerda y siente la respiración de Tae en el cuello. Sus manos le toman por la cintura, tan juntos como jamás han estado.

Al girar la cabeza para sonreírle, en medio del sonido de las bocinas y las personas sudorosas moviéndose al ritmo de la música, nota que no es Tae, porque Tae no tiene piel tan morena, tampoco rizos tan formados ni ojos verdes.

Trata de apartarse con movimientos torpes y tambaleos. El hombre aprieta el agarre en su cintura cuando se mueve, negando con un movimiento de cabeza mientras sus ojos le observan con deseo.

"Quiero irme" le dice.

"Uh, no."

"Sí, no te estoy pidiendo permiso."

"Pero, la estamos pasando bien, ¿no?..."

"Por favor."

El tipo le mira por tres segundos y después deja de prestarle atención, apartándose varios pasos hasta encontrar a otra persona en ese bar, olvidándose completamente de él.

Jimin camina hacia la salida perdiéndose entre las luces neón, los sonidos de la música, los ruidos de la gente y todo.

No sabe cómo llegó ahí, sinceramente. No tiene idea de si han pasado segundos u horas, pero en ese momento, solo puede detenerse en una esquina, parándose en las puntas de sus pies para mirar a las personas en busca de ese cabello castaño que ha visto tantas veces.

Espera quince segundos.

Después catorce.

Tae no está por ningún lado.

Diez.

Grita su nombre varias veces, pero nadie le presta atención.

Tres.

Suelta una maldición y atraviesa la puerta tras su espalda.

La calle está vacía.

La luz de la luna luce tan brillante que es hermosa, demasiado. Toda amarilla, bonita y gigante. Es algo que Tae amaría ver. Si tan solo estuviera ahí...

Siete minutos.

Enciende un cigarrillo mientras se detiene contra un poste eléctrico. La musica se escucha en menor intensidad a la distancia. No sabe quién está cantando, pero de momento, no puede evitar tararear una canción que sólo él conoce y no está relacionada con nada de lo que escucha, simplemente porque es la favorita de Tae.

Alguien se detiene a su lado, sus botas negras hacen ruido contra el pavimento. No sabe quién es, pero está sonriéndole y luce extrañamente familiar atrás de ese gorro de pescador y ese enorme suéter negro.

"¿Te conozco?" cuestiona en voz despectiva.

"Uhm, lo haces" dice el chico. Tiene una sonrisa hermosa, una sonrisa que parece de un conejito.

Jimin quiere abrazarlo porque luce muy tierno, a pesar de simular ser un matón con tatuajes y ropa oscura, pero sus manos no se mueven y el cigarrillo ya está quemándose contra sus dedos.

Seis minutos.

Las luces vuelven a estar tan potentes que no sabe en dónde está.

Algo se está moviendo a su alrededor. ¿Qué mierda? ¿Cuándo subió a un auto?

Y ¿qué mierda? ¿Por qué el chico de la sonrisa de conejito está conduciendo?

"¿A dónde vamos?"

"Uhm... a casa."

"¿A mi casa?" pregunta.

"Eh, no... A la mía. Yo también estoy pagando renta, ¿sabes?"

No entiende a qué se refiere, solo frunce el ceño confundido.

"¿Por qué querría ir a tu casa?"

"¿Y por qué no?"

No puede evitar reírse, a pesar de que no tiene ni un poco de lógica. El muchacho lo secunda, su sonrisa bonita luce extrañamente familiar, como si lo conociera de toda la vida. Abre la boca y dice algo, pero no le entiende nada, así que mira por la ventana antes de responder:

"Está bien."

El chico solo suspira, apretando las manos contra el volante.

15 minutos.

"Creo que vives muy lejos."

"Ya casi llegamos..."

"Uhm... también creo que estoy olvidando algo."

"¿Algo?"

"No, alguien."

"¿Quien?"

"Tae... Eh, lo dejé en esa fiesta, ¿sabes? Probablemente va a odiarme cuando me vea."

"Mierda, Jimin" dice el chico, mirándolo con mucha preocupación.

Existe, uhm... ¿cómo se llama ese sentimiento?

Oh, sí: Dolor. Hay dolor en sus ojos de bambi.

"¿Qué?"

"Tae está muerto" dice después de veintidós segundos, con voz melancólica.

Parpadea un par de veces y le mira, largo y tendido, por veintisiete segundos. Y luego comienza a llorar.

Ese chico es Jeon, el exnovio de Tae. Su mejor amigo muerto.

Mierda.

"Quiero bajarme."

"Te llevaré a casa."

"No quiero ir a tu casa, Jungkook."

"Nuestra casa... Yo, mierda, no pensé que estuvieras tan ido, pero... Agh, puta madre."

El chico suspira y detiene el auto enfrente de un gran edificio, que se tambalea un poco antes sus ojos y luce como una sombra difusa y gris con ventanas amarillas.

Jeon se estira hacia él y coloca las manos en su rostro, tomándolo por las mejillas. Su sonrisa de conejito ha desaparecido para siempre, ahora solo le ve decepcionado.

Jimin tiene que cerrar los ojos para no sentir nada. Si no los cierra, verá que Jungkook está llorando y él no puede con sentimientos ahora, no cuando la empatía se fue junto con la sobriedad y todo es una bruma difusa en su cabeza que dice "Nada es importante, nada es importante, NADA ES IMPORTANTE".

"No puedes seguir haciendo esto, Jimin. No puedes seguir yendo a drogarte y confiar en cualquier persona. O sea, subiste al auto sin saber quién era. Algún día te van a matar, no puedes hacer esto."

Abre los ojos y asiente, sin entender nada más que "Matar". Matar. Tae está muerto.

Tae está muerto desde hace tres meses. Está muerto por su culpa. Murió por un accidente automovilístico que él causó. Tae está muerto.

Hay lágrimas en sus mejillas. Y Jeon le abraza, se siente cálido y huele bonito. Así olía Tae cuando estaba mucho rato con él.

En ese instante, quisiera que nada importara. ¿Por qué todo importa en ese momento? Se supone que todo debe sentirse como nadar, no como si se estuviera ahogando.

Ahogándose.

Tae está muerto

y

todo es importante.

Y Jeon simplemente se queda a su lado hasta que deja de llorar, mirándolo con tristeza.

Todo es importante.

30 minutos después, está metido en la cama con la misma ropa con olor a hierba con la que llegó y el chico de la sonrisa de conejito le dice, antes de apagar la luz:

"Nada de lo ocurrido fue tu culpa, Jimin. Solo fue un accidente."

"Tae está muerto" repite en voz baja y pesada.

"Ya lo sé, nosotros... Uhm, lo sabemos. Ahora solo duerme, ¿sí? Hablamos mañana."

Apaga la luz y cierra la puerta.

Probablemente les avisará a los otros, a pesar de que todos saben lo que hace... Y nadie hace una mierda, porque... no puedes ayudar a alguien que no quiere ser ayudado.

Y... Todo es importante, pero, por suerte, trajo algo de ese bar, algo que logra que nada importe.

Mira el tesoro en su mano y deja que su mirada se quede perdida en el techo después de tomarlo.

Siete minutos.

Nada es importante.

10 de Febrero de 2021 a las 19:39 2 Reporte Insertar Seguir historia
22
Fin

Conoce al autor

𝐦𝐚𝐣𝐨 r Encuéntrame en wattpad como @weirdtae-

Comenta algo

Publica!
Selene Cabrera Selene Cabrera
Es muy triste y tan real ese sentimiento de pérdida, es tan actual, como muchas personas se están sintiendo asi, muy bonito y triste relato.
February 10, 2021, 21:28

~