nanking ASHLEYCOLT 777

Una mañana rutinaria, en la vida de un hombre que debe ir a su trabajo.


Cuento Todo público.

#drama
Cuento corto
0
325 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un día cualquiera

El despertador suena a las seis de la mañana en punto, despegó mi rostro de la almohada y miro ese maldito reloj con más odio que nunca, pero luego recuerdo que yo mismo le di cuerda todos estos años para que suene justo a esta misma hora; lo apagó de un frío y duro golpe destrozándolo por completo. Ya compraré otro, digo mientras me levanto de la cama de muy mal humor y dirigiéndome directo al baño, gruñendo como un perro enojado y con una fiaca a flor de piel. Al llegar allí me doy cuenta que olvidé comprar la pasta de dientes, otra vez; resoplo bastante fastidiado, pensando que este día no podría haber comenzado peor.

Ya en la cocina preparo mi desayuno, un par de huevos fritos, unas empanadas de queso que compré anoche para la cena, no las comí todas y me sobraron tres.

Termino el desayuno, tomo la taza de café, me siento en mi pequeño sofá, enciendo la TV y el noticiero matutino comienza, por supuesto que no dan ni una sola buena noticia. Resoplo otra vez fastidiado y apago el viejo televisor con ira.

Al terminar de vestirme salgo de la pieza para ir al trabajo, no camino ni medio metro cuando me topo de frente con la señora Aguirre, está, viste su típico vestido de casa, que más bien parece un camisón, es blanco y tiene manchas de aceite y comida pegados en él. Sin miramientos, me exige el pago atrasado de este mes sin siquiera darme los buenos días antes, mientras me grita por mi morosidad, miro su cabeza casi sin quererlo y observó sus eternos ruleros luchando por dar forma a sus resecos cabellos, también tiene pequeños restos de comida en ellos; y llegó a la conclusión de que esos ruleros jamás lograrán el objetivo por los que fueron puestos allí… ¿Me preguntó si alguna vez en su vida se los habrá quitado? La señora Aguirre sigue parloteando sin parar y yo solo miro de reojo el pasillo pensando en una forma de escaparme urgentemente de allí.

Me excuso interrumpiendo su parloteo, alegando que se me hace muy tarde para ir al trabajo, salgo prácticamente huyendo de esa pensión; la señora Aguirre me sigue muy de cerca y con sus gritos sigue exigiéndome que salde inmediatamente esa deuda, a pesar de su edad tiene un buen ritmo y se acerca a mí bastante rápido, sin embargo, sus ojotas le juegan una mala pasada haciendo que tropiece en esa vereda sucia y rota de su propia pensión. Ni lerdo ni perezoso aprovecho ese pequeño retraso, acelerando mi huida, corriendo lo más rápido que puedo, llego exhausto hasta la parada de la esquina y con tanta buena suerte que el colectivo llega justo a tiempo, cosa que nunca había pasado en mi perra vida ¿quién podría creerlo?, por la forma que había empezado este día.

Ya dentro del destartalado vehículo, sonrió victorioso por mi exitoso escapé. El colectivo, como es habitual a estas horas de la mañana, está lleno hasta la manija, me abro paso ferozmente entre toda esa gente, al mismo tiempo que el chófer grita, ¡córranse para atrás!, ¡que hay lugar en el fondo!, Todos lo escuchan, y en ese mismo momento comienza un éxodo lento para llegar a ese destino. Que, viéndolo desde aquí, en medio de esta multitud, parece un paraíso lejano e inalcanzable. Entonces decido que es allí en donde quiero estar; luego de una intensa y feroz lucha por abrirme paso, a duras penas logro alcanzar ese cómodo lugar, que muy en el fondo pensaba que era una utopía llegar a hasta él. De pronto, toda esa multitud, incluyéndome, somos expulsados de ese paraíso por una fuerza colosal hacía el mismo infierno, transformándose esa misma multitud en un entrevero de cuerpos amontonados y sufrientes, en ese frío piso de metal mezclado con cauchos. Después de toda esa confusión y alaridos demenciales.

Me doy cuenta que estoy encima de todos los demás, intento mirar hacia el cielo, pero mi vista se encuentra con más metal y cauchos que me impiden ver esa, de la que estoy seguro, es una majestuosa vista. No sé por qué en ese momento en el que mis ojos se cierran lentamente, pienso en el café que tome hace solo unos minutos, recordando que fue la única vez en mi vida que lo corte con un poco de leche, a sabiendas de que soy intolerante a la lactosa. Antes de que la oscuridad llegue me pregunto, ¿Por qué lo hice?, Pero no logro hallar una respuesta, resignado, añado irónicamente… Qué más da, mañana será otro día.

5 de Febrero de 2021 a las 13:32 7 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

ASHLEYCOLT 777 ok, aquí estamos en este fascinante mundo de las escrituras, yo solo soy una amante muy, pero muy aficionada a ellas, desde ya les agradezco si por casualidad leen alguna de mis historias y esperando no aburrirlos con ellas, yo encantado disfrutaré también de las suyas, sin más, gracias por el apoyo que quizás ustedes me den en esta maravillosa página.

Comenta algo

Publica!
Pozo Valenzuela Pozo Valenzuela
Estuve pendiente y en tensión. BUEN RELATO.👍👏👏 Saludos 😎
March 14, 2021, 13:12

  • ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
    Me alegro mucho de que le haya gustado. Y gracias por sus comentarios. March 15, 2021, 02:07
Alfonso Sánchez Alfonso Sánchez
¡Buen cuento corto! Me hace pensar en "The Rat Race..." de la que tanto cuesta escaparse...
February 06, 2021, 03:06

  • ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
    Gracias por leerlo Alfonso, esperando por Cappuccio Scarlatta. Saludos. March 15, 2021, 02:04
María José R. Cons María José R. Cons
Muy original como siempre. ¡Pero que vida más mala tiene este hombre!. La duda que me queda es si sobrevirirá o no al tremendo impacto, que parece que no. Lo de acordarse del café antes de desmayarse o morirse te ha quedado genial. Por cierto, ¿qué es la "fiaca"?, disculpa mi ignorancia. Gran relato.
February 05, 2021, 16:18

  • ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
    Hola María, gracias por leerlo. En cuanto a tu pregunta. La fiaca es cuando te levantas por las mañanas sin ganas de hacer absolútamente nada en todo el día, es como decir, tengo pereza para hacer algo, es prácticamente lo mismo. por ejemplo. —Oye María, escribirás algo hoy? —ni soñando, con la fiaca que tengo, no pienso levantarme de la cama. 😁😁 February 05, 2021, 16:53
  • María José R. Cons María José R. Cons
    Gracias. February 05, 2021, 17:39
~