L
Lilu S.


Los amores más grandes, con frecuencia, inician en la infancia, pero cuando de por medio hay un atentado que amenaza su vida y su reino, un rey tiene que hacer lo que tiene que hacer.   ¿Podrá Park Chanyeol tomar las decisiones correctas?       ~~~~~~~~~~~~~~~~       -Es imposible huir de su destino, Majestad. -Dijo Junmyeon, sin dejar de ver al rey.   -Sin embargo, mi destino sí puede huir de mí. -Respondió mientras veía, a lo lejos, a un joven castaño que corría hacia la salida del palacio.       🔔Actualizaciones frecuentes.   ⚠Violencia ⚠Sexo explícito ⚠Mpreg


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público. © Todos los derechos reservados.

#rey #monarca #homicidio #destino #boyxboy #blstory #mpreg #fanfiction # #exo #-chanbaek
0
400 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La rodilla raspada

"Dicen que soy muy joven

para amarte,

no sé qué es lo que necesito,

creen que yo no entiendo

(...)

Me juzgan como si fuera un libro,

por los colores,

como si se hubieran olvidado

cómo leer.

Creo que somos

como el fuego y el agua,

creo que somos

como el viento y el océano.

Tú estás en llamas y yo frío,

tú estás feliz, yo triste,

tú estás ciego, yo veo...

Brooklyn baby-Lana del rey

🏯🏯🏯

El interior del castillo estaba atareado, todos los guardias buscaban al príncipe heredero, que nuevamente se había escapado de sus habitaciones. Él tenía prohibido jugar en el exterior, para evitarle accidentes o algún daño físico, por eso el pequeño niño solía salirse a escondidas para poder jugar en el patio. Aunque siempre estaba solo. Él deseaba poder tener amigos para jugar con él. Imaginaba a los niños de alguno de los pueblos del reino, no con frecuencia se le permitía salir del palacio, pero en el par de ocasiones en que lo había hecho, logró ver a los pequeños jugar a las atrapadas. Pensar en esas cosas sólo hacía que el príncipe Park se sintiera aún más solitario.

Lejos del alboroto causado por quienes le buscaban, en una zona alejada, el niño de 6 años estaba en el piso y lloraba en voz baja. Había estado corriendo en el patio, perseguía a un diminuto insecto volador y se cayó al no prestar atención al lugar donde ponía su piecito, con tan mala suerte que su pierna cayó sobre la zona rocosa del camino, causándole una gran raspadura en la rodilla.

-¿Estás bien? -Preguntó otro niño que iba pasando por ahí y que, al ser un sirviente, jamás había visto en persona aquel rostro.

El príncipe negó. -Me duele... -Dijo mientras cubría con sus manos la herida sobre su piel. Había un poco de sangre en ella y ardía levemente y aunque no era grave, para un niño era un fuerte dolor.

-Deberías tener más cuidado. -Sugirió Baek mientras usaba el borde de su ropa para quitar la sangre de la herida de su nuevo amigo. -Hay rocas sobresalientes, es fácil tropezarse con ellas.

-Ya me di cuenta. -Respondió Chanyeol, con ligera timidez. No con frecuencia hablaba con otros niños, menos aún con desconocidos. Limpió sus lágrimas y sorbió los mocos antes de sonreírle al pequeño. -Gracias.

-No es nada, aún necesitas lavarte con agua para quitar los restos de tierra de tu rodilla. -Baekhyun metió la mano al bolsillo de su ropa, sacó algo y luego la extendió hacia el chiquillo de grandes orejas, ofreciéndole una bolita de chocolate. El príncipe miró primero el dulce y después al niño, a quien le sonrió nuevamente antes de tomar la bolita, sin decir nada. -Me llamo Baekhyun, ¿cómo te llamas tú?

Chan se disponía a decir su nombre, pero miró hacia atrás cuando se escucharon varios y apresurados pasos.

Un grupo de guardias reales se acercaron hasta los niños y uno de ellos usó su pie para empujar con rudeza al pequeño sirviente, haciéndolo caer.

-¡Oiga!- Dijo el niño al caer sobre su trasero.

-¡Oye! -Reclamó Chanyeol y trató de acercarse a Baek para ayudarlo, pero los guardias, después de reverenciarle, lo sujetaron por sus diminutos bracitos para levantarlo cuidadosamente.

-No puede acercarse a más de dos metros del príncipe heredero. -Dijo uno de los guardias, dirigiéndose a Baekhyun. Sin más, tomaron al pequeño príncipe y se alejaron rumbo al palacio principal. -Pedimos sus disculpas, su alteza. Su majestad, el rey, ordenó que lo llevasemos de vuelta a sus habitaciones.

-Pero... mi amigo... -discutió Chanyeol, sin dejar de mirar al pequeño castaño que se había quedado en el suelo.

-Perdone, sólo estamos cumpliendo con nuestro deber. -Respondió uno de los guardias.

El pequeño príncipe ya no quiso arriesgarse a replicar, simplemente se mantuvo mirando los brillantes ojitos de los que se alejaba cada vez un poco más.

A los pocos segundos de que el príncipe se hubo alejado lo suficiente, una anciana mujer se acercó a Baekhyun para levantarlo. Era la señora Jong.

-Baekie, cariño... Pudiste meterte en problemas. -Dijo la mujer mientras tomaba la manita del niño para llevarlo de regreso a la cocina real.

-Perdón... No sabía que era el príncipe heredero. -Se disculpó, apenado. -Él estaba llorando... Sólo quería ayudarlo.

-Pues ahora lo sabes, pequeño. -Le regaló una pequeña sonrisa llena de comprensión. -Eres un niño tan bueno... Pero no vuelvas a acercarte a él, ¿está bien?. No me gustaría que terminaras enredado en un gran lío. -Recibió un asentimiento por parte de Baek, gesto que dio fin a aquella breve conversación.

~~~~~~~~~~~~~~~~

-¿Por qué volviste a salir del palacio, Chanyeol? -Reprendió el rey, con calma, pero con una palpable furia en su voz. -Sabes que no debes hacerlo.

-Lo siento... -Contestó el niño. Estaba sentado frente al rey, más permanecía con la cabeza baja, sin atreverse a mirar a su padre.

-Chanyeol. Mirame. Un príncipe no baja la mirada. -Ordenó y fue obedecido casi de inmediato, aunque con gran timidez. -Sabes que no puedes salir sin permiso.

-Tampoco puedo salir con permiso. -Dijo con un hilo de voz.

El rey lo escuchó, pero decidió ignorar el irrespetuoso comentario. -No quiero que vuelvas a hacerlo, o tendré que castigarte.

-¿Cómo? ¿me vas a encerrar en mi habitación y mi prohibirás salir? -Dijo el niño, con sus ojos humedeciéndose con rabiosas lágrimas. -No es muy diferente de lo que siempre haces. -Se podría pensar que un niño de 6 años no tendría el coraje para responder de esa forma, mucho menos tratándose del príncipe heredero, que tenía una excelente educación y normalmente era en extremo respetuoso, pero en esa ocasión estaba enojado. Mucho. Y de cierto modo sentía que no era por el hecho de que le hubieran obligado a volver al palacio, ya estaba acostumbrado a eso; en esa vez su ira era causada por el sentimiento de culpa que tenía al pensar que gracias a él habían tratado mal al primer amigo que había tenido. Ahora se sentía frustrado... tal vez había sido tonto de su parte pensar que podría tener un amigo.

-Si no te comportas, encerrarte será el castigo más piadoso que te daré. -Advirtió el rey, dispuesto a no seguir soportando los malos modales de su hijo. Chanyeol entonces guardó silencio al darse cuenta de lo maleducado que había sido.

-Lo siento... -Volvió a disculparse en voz baja y cerró los ojos con fuerza para evitar que sus lágrimas salieran.

-No te escuché. -Habló con firmeza el soberano, obligándolo a repetir su disculpa.

-Lo siento. -Dijo de nuevo, esta vez hablando con un tono y volumen adecuados. Sin embargo, su padre aún no parecía satisfecho. -Lamento sinceramente mi reciente arranque de insolencia, Majestad. Fui grosero.

-No volveré a tolerar ese nivel de insolencia, Chanyeol. -Le miró con su penetrante mirada, consiguiendo intimidarlo. -Ve a tu habitación.

-Pero... No quiero estar ahí... Me aburro mucho...

-En ese caso duplicaré tu horario de estudio, así tendrás menos tiempo para aburrirte. -Determinó el rey.

-Pero padre...

-No voy a discutir contigo, Chanyeol. Estoy muy ocupado. -Para ese momento, la paciencia del rey ya estaba agotándose, por lo que le costaba contener su enojo. -A tu habitación ahora mismo. No voy a repetirlo. -Lo dijo con tanta seriedad que el niño no se atrevió a decir una sola palabra más, sino que se levantó para cumplir la orden de su padre. -Y alguien acompañelo para que le limpien la rodilla. -De inmediato un hombre se acercó al niño para sacarlo del salón.

Continuará...

26 de Enero de 2021 a las 16:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~