1
446 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

El Vellocino de Oro

Érase una vez un león orgulloso que vivía sobre una gran montaña. Como los prados que rodeaban su casa eran grandes y llenos de ovejas, el león, ungido de orgullo, cazaba y cazaba sin preocupación. Un día, halló un cordero tierno y de hermoso vellocino. Cazarlo quiso el león para vestir su lana alrededor del cuello y adornarse la melena, pero entonces un dragón descendió de aquellos cielos y puso su gran zarpa sobre el pequeño animal.

Reclamó el león al dragón que aquél era su cordero, pues estaba en sus tierras. Con gesto contrariado, el dragón negó aquello, argumentando que es su dominio toda tierra alcanzada por su mirada. Además, añadió, desde los cielos había visto muchas ovejas pastar, y por tanto no había razón alguna para privarle del almuerzo.

Pese a tales palabras, el león soltó un gran rugido y clamó que era esa oveja la que se le había antojado, ésa, y no otra, y que por tanto no descansaría hasta hallarse ataviado con su lana. El dragón, aun así, se negó a dársela.

Sin previo aviso, el león inició una batalla que duró larga y tendida. Ni las llamas, ni las duras escamas y mucho menos las afiladas garras amedrentaron la voluntad del león, pues él también sabía desgarrar con saña. Agotado y sorprendido por aquella fuerza de voluntad, felicitó el dragón al león y lanzó condescendiente la oveja a sus zarpas. Tras ello, se marchó. Y allí quedó el león, jubiloso, abrazado a aquello que deseaba, mientras descansaba sobre un prado de ceniza.

22 de Enero de 2021 a las 18:11 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo La Dama y el Dragón

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Freyvalandyr
Freyvalandyr

Freyvalandyr trata principalmente del planeta Onmuya. Aunque empieza desde el equivalente al mundo medieval, no se limita al mismo, y va avanzando hasta desarrollar un ambiente casi futurista. Leer más sobre Freyvalandyr.