rj-piupiu22 RJ-piupiu22

Son historias cortas de diez capítulos cada uno, en donde se verán a los dos personajes principales,Kim Namjoon y Kim Seokjin interpretar vidas diferentes, con diferentes finales y tramas. ¿Cómo seríamos en diferentes versiones y mundos paralelos al que estamos viviendo ahora?


Fanfiction Todo público.

#ChicosChicasBandaBangPDCelosPadresComediaCuentosDeCuentos #BTS-KimNamjoonKimSeokjinVidasTramaAmorAmistadFamiliaVampirosSentimientosPersonajes-secundarosFicciónFanficYaoi"TristezaFelicidad
0
399 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

—01— ¡Aparece el profesor!

Una cálida brisa hacía que las hojas de los árboles cayeran con lentitud sobre el auto deportivo rojo de donde bajaba un hombre alto, de cabello castaño claro, labios definidos, ojos grandes y agradables ante la mirada de todos los jóvenes que lo veían.

— ¿Ese es el nuevo profesor? — Se preguntaban las jóvenes ansiosas por lo guapo que era.

— Tiene que ser el reemplazo del profesor de literatura de segundo año — Decía otro joven molesto.

— Ahora todas estarán detrás de este tipo — Agregó otro chico — Ya no nos prestarán atención las chicas — Comentaba.

En cuanto empezó a caminar para adentrarse al edificio escolar veía que las chicas lo seguían a paso lento.

— Será mejor mantener el perfil bajo — Pensó.

Luego de unos minutos, por fin las clases estaban por comenzar. En el salón de segundo año entraba un hombre mayor junto al recién llegado del auto deportivo que se estacionaba afuera.

— Buenos días alumnos — Saludó el mayor al ver que todos estaban parados. — A partir de ahora tendrán al nuevo profesor de literatura — Dijo el director señalando al más alto.

— Buenos días a todos — Saludó — Mi nombre es Kim Seokjin — Anunció.

En cuanto el director se fue, todos tomaron asientos. Una joven alzó la mano de repente para hablar.

— ¿Profesor, sabe cuál es la peor parte de estar en este salón? — Preguntó con una risita.

— ¿Qué sería algo peor? — Preguntó confundido.

— Oh no, ahí viene — Dijo un joven tapando su cara.

En el instante la puerta del salón se abrió y una joven molesta entraba mientras otro hombre sostenía su brazo a las peleas.

— ¡Si no entras vas a quedarte sin comer por una semana! — Hablaba con su tono de vos elevado.

— ¡Prefiero no comer a tener que venir a la estúpida escuela! — Gritó la castaña molesta.

— ¿¡Qué sucede aquí!? — Preguntó nervioso el profesor.

— ¡Eres una malcriada! — Gritó molesto viendo que la joven se sentaba enojada sin mirarlo.

Todos se quedaron expectantes viendo a los dos mayores que estaban en el salón.

— Lo siento — Se disculpó el peli azul suspirando. — Usted debe ser el nuevo profesor de literatura — Dijo viendo de arriba a bajo al sujeto.

— Así es — Afirmó algo confundido por su actitud.

— Mi nombre es Kim Namjoon — Dijo estirando su mano para saludar — Soy el tutor de aquella niña — Kim Suni — Agregó.

— Soy Kim Seokjin — Dijo estrechando su mano.

Un momento de silencio quedó en el salón. Ambos habían tomado la mano del otro por primera vez, pero parecía que de alguna manera ya se conocían.

— ¿Profesor no va a dar la clase? — Preguntó un alumno de repente, haciendo que los dos mayores volvieran a la realidad y se soltaran las manos.

— En un minuto — Agregó señalando el corredor para que ambos salieran.

— Suni tu tío es muy guapo — Sonreía la compañera de banco.

— Bien por ti — Contestó hostil.

Al salir del aula el peli azul se apoyó en el ventanal del corredor y prendió un cigarro.

— ¡No puede fumar aquí! — Retó Seokjin mirando para todos lados.

—¿Por qué salimos del salón? — Preguntó omitiendo su comentario.

— ¿Usted es el padre de esa chica? — Preguntó al verlo sonreír.

— Soy la única familia que tiene, soy su tío — Aclaró mientras miraba hacia afuera.

— Entonces debería tratarla mejor — Agregó Seokjin al ver que el peli azul se paraba en frente de él muy cerca.

— ¿Tiene alguna idea de lo que esta niña ha sufrido y está pasando? — Preguntó molesto. — Ella sabe lo que sucede y usted debe ser firme y tratar de enderezarla como yo lo hago—Dijo con una mirada intimidante.

Sin decir nada le quitó el cigarrillo de las manos y se dio vuelta.

— De ser así, daré mi mejor esfuerzo para que esté bien — Desechando el tabaco, entró al salón.

— ¿Profesor nuevo he? Interesante — Pensó alejándose por el corredor.

Mientras tanto en el salón Seokjin tomaba asiento y observaba a la joven problemática.

— ¿No le dije que era la parte más difícil de estar en este salón junto a Suni? — Interrogó haciendo enojar a la castaña.

— ¿¡Y tú que te metes víbora!? — Gritó levantándose de su asiento.

— ¡Señorita Kim Suni! — Seokjin levantó la voz advirtiendo.

— ¡Ella empezó! — Dijo molesta volviendo a sentarse.

— Creo que deberé ser más que un simple profesor de literatura — Pensó.

— Voy a hacer claro con ustedes — Inició — Cada vez que hayan comportamientos de esta clase en mis horas y en horas en las que no esté, se les dará la tarea de hacer ensayos de mil palabras para el día siguiente — Dijo mientras caminaba por las bancas de los jóvenes.

— Todo por culpa de la rata — Susurró la joven de cabello negro.

Seokjin se detuvo en frente de su banca y le colocó un libro en la mesa.

— Quiero que leas este libro y me traigas un resumen de él para mañana — Mirando serio y luego siguió caminando.

Luego de eso todos quedaron callados. La clase continuó por una hora más. El tiempo se había pasado rápido, al menos para Seokjin. De inmediato sonó la campana, haciendo que los estudiantes se levantaran y salieran.

— Kim Suni — Llamó mientras todos salían del salón.

— ¿Qué quiere? — Preguntó molesta.

— Quiero ser sincero y decirle que puede hablar conmigo de lo que sea con total confianza — Decía hasta que la mano de la joven se levantó frente a su rostro.

— No necesito esto profesor, no tiene derecho a decirme eso porque no me conoce y no quiero que sienta lástima por mí — Dijo saliendo del aula.

— Debería hablar con — ¿Kim Namjoon? — Se preguntó.

Dada por finalizada la clase los alumnos se retiraban saludando a su profesor.

— Para ser el primer día ha sido realmente agotador — Decía mientras caminaba por el corredor.

Por un ventanal entró volando una hoja de cuaderno, parecía haber sido arrancada, cayendo justo en los pies de Seokjin.

— ¿De quién es esto? — Se preguntó acercándose para saber de donde había venido.

— ¡No les dije que es una estúpida problemática! — Decía mientras le arrojaban los útiles a la fuente del patio de atrás.

— Ni siquiera puedes defenderte Suni—Se burlaba la joven más alta.

— Ahora por tu culpa, Jun deberá hacer la tarea del libro estúpido que le dio el profesor — Decía el joven que la sostenía de los brazos.

La castaña solo miraba el suelo sin decir nada. Esperando que se fueran los cinco chicos que la estaban molestando.

— Seguro que su tío tiene a todas esas mujeres baratas a su alrededor pagándole para quien sabe hacer que cosas — Decía Jun tomando el rostro de la joven. — Es por eso que estás sola, tu madre te abandonó y tu padre ni siquiera te quería, será porque — Jun no pudo terminar de hablar.

— Cállate — Susurró Suni.

— Lo siento no puedo oír lo que dices — Rió.

— ¡Que te calles! — Gritó molesta poniendo fuerza sobre los dos chicos que la sostenían.

— ¡Oh qué! — Dijo esperando que hiciera algo.

— No necesito de tu humillación para saber lo que está mal con mi vida y no necesito que estés molestándome — Dijo levantando la mirada.

Sus ojos penetraban las miradas de los tres jóvenes que estaban en frente de ella, haciendo que se intimidaran.

—¡Ya deja de mirarme! — Gritó golpeando el rostro de la castaña — No puedes hacer nada — Rió levantando la mano nuevamente.

— Será mejor que no lo intentes — Advirtió una voz varonil a sus espaldas.

Al darse vuelta vio al profesor de literatura con las manos en los bolsillos de su pantalón.

— ¿Te parece divertido lo que estás haciendo? — Preguntó mientras se acercaba.

Los jóvenes que sostenían a la chica se alejaron y salieron corriendo. Los otros dos también corrieron y Jun simplemente se alejó más despacio.

— ¿Te encuentras bien señorita Suni? — Preguntó ayudándola a levantarse.

— Estaré bien en cuanto me vaya a casa — Dijo molesta entrando a la fuente para buscar sus cosas.

Seokjin la observó y también see metió a la fuente y ayudó a recoger todos sus útiles mojados.

— Te llevaré a casa — Ordenó caminando a su auto — No acepto un no como respuesta — Dijo esperando que la joven subiera.

Las carreteras eran largas y los autos pasaban a toda prisa, algunos para llegar a sus casas a descansar, otros para llegar a sus trabajos o incluso para ir a un lugar de emergencia. Seokjin conducía despacio a pesar que su auto era deportivo, pero no tenía a quién impresionar. En cuanto miró a su lado Suni estaba dormida, un gran moretón se le estaba haciendo debido al golpe que había recibido de esa chica tan mala.

— Este asunto es serio, había tenido chicos con problemas en lo que llevo de carrera pero esta joven será difícil de tratar — Pensaba.

En cuanto miró el GPS se dio cuenta que estaba por llegar a la casa de Suni. Miró al rededor y se veía una casa bastante grande,amplia, muy lujosa y cuidada.

— Suni — Llamó el mayor despertando a la joven. — ¿Es aquí? — Preguntó al ver que se despabilaba.

— Si, es aquí — Asintió bajando del auto aún dormida.

Ambos caminaron hasta la puerta principal de la casa, la joven se quedó parada esperando que él se fuera.

— Gracias por lo de hoy — Dijo mirando al más alto.

— Aún no termino, déjame pasar para hablar con tu tío — Dijo al ver que ella se daba vuelta para entrar.

— No está — Dijo molesta.

— ¿Entonces te quedarás sola? — Preguntó al ver que ella estaba desconfiando. — Lo siento ¿Puedes darme su celular al menos? — Preguntó nuevamente.

— Sí claro — Asintió sacando su móvil.

— No quería parecer un acosador ni nada por el estilo — Dijo haciéndose para atrás — Kim Suni me preocupas — Agregó dándole su celular para que le pasar el número.

— Si bueno, no debería meterse tanto en los asuntos ajenos — Devolviendo el celular se dispuso a entrar — Espero que mi tío le haga compañía al menos a usted—Terminó diciendo cerrando la puerta de un golpe.

El castaño se quedó unos minutos pensando en el día que había tenido, pero aún no terminaba hasta encontrar al hombre encargado de cuidar a esa joven. Saliendo a la vereda de la casa marcó y esperó a que contestara.

Mientras en algún rincón de la ciudad de Seul había un peli azul en un bar junto a un montón de chicas a su alrededor.

— Así que esta es la compañía que había solicitado, chicas ya lárguense— Dijo una rubia alta y de figura promedio.

— Es bueno verte de nuevo Minying — Dijo viendo a las chicas marcharse.

— Eres mi acompañante favorito — Dijo sentándose en las piernas de él.

— Es bueno saber que esta noche tendrás lo que quieres ¿Verdad? — Preguntó con una sonrisa de lado.

En ese instante su celular comenzó a sonar y tuvo que levantarse a atender un número desconocido.

— Vuelve rápido cariño — Dijo la rubia mientras bebía unos tragos.

— ¿Hola? — Contestó dudando.

—¿Kim Namjoon? — Preguntó.

— Si, ¿Quién habla? — Preguntó aún más confundido.

— Soy Kim Seokjin el profesor de literatura de Suni — Dijo sin dejar que continuara con preguntas — Su sobrina tuvo algunos inconvenientes en la escuela, me gustaría que volviera a su casa para poder hablar. —

— Eso será imposible profesor, estoy trabajando — Agregó mirando adentro del bar.

— Suni fue golpeada, no creo que haya tiempo para el trabajo — Dijo Seokjin un poco molesto.

No hubo más respuesta del peli azul, quién corto la llamada y se fue sin decirle a la rubia. Más que cualquier otra cosa, la joven de 12 años que tenía bajo su custodia, era muy importante sin siquiera pedir permiso a nadie. De inmediato tomó su auto y salió a toda prisa.

— Parece que no le importa. Pero entonces no me hubiera dicho eso esta mañana fuera del salón. — Pensaba mirando su reloj.

No había alcanzado a pasar veinte minutos de la llamada que de golpe llegó un auto negro convertible. Bajó con apuro pegando un salto y entró a la casa sin mirar al castaño que se encontraba parado allí.

— ¡Suni! — Llamó con apuro el peli azul subiendo las escaleras.

No hubo contestación y comenzó a preocuparse, sabía que no debía entrar al cuarto de la joven si ella no le daba permiso, pero aún así lo hizo.

— ¡Suni! — Gritó al verla en el suelo de su habitación con la guitarra y unos auriculares.

— ¿Tío Nam? — Preguntó asombrada — ¡Debiste tocar! — Gritó la castaña tirándole con una almohada.

— Lo siento no contestabas — Dijo preocupado — ¿Qué sucedió en tu rostro? — Preguntó al ver que ella lo echaba de su cuarto.

— ¡Nada déjame sola! — Gritó cerrando la puerta.

Agarrando su cabeza se dio vuelta y vio al castaño apoyado sobre la pared del pasillo.

— ¿Estás bien? — Preguntó casi riendo por el alboroto.

— ¿Cómo entraste a mi casa? — Preguntó asombrado.

— ¿Quieres hacerme el favor de bajar a la sala y conversar con un profesor preocupado por su alumna? — Interrogó viendo que se acercaba.

— ¿Quieres pensar que serás el héroe a estas alturas? — Molesto caminó hasta llegar a la planta baja de la casa.

— No quiero ser héroe de nadie, me preocupa esta situación — Agregó bajando las escaleras.

— Pues deja de preocuparte por cosas que no te incumben — Abriendo la puerta de entrada esperó a que se fuera.

— Ya no puedo volver atrás después de haber visto lo que le hacían a Suni — Dijo cerrando la puerta y quedando en frente del más alto.

Resoplando y molesto se quitó los anteojos y caminó hasta la nevera sacando una cerveza.

— ¿Quieres? — Preguntó — De todas formas no te alejarás de nosotros si te hecho ahora — Insinuó sentándose en el sofá.

— No bebo, gracias — Dijo sentándose en frente del peli azul.

La vida de las personas daba muchas vueltas y encuentros inesperados, parecía que a este profesor le había tocado el momento de sentar cabeza y comenzar una vida nueva, un cambio nuevo después de haber sufrido en su pasado. Y tanto a la joven Suni como a su tío Namjoon la vida les estaba trayendo un orden esencial. Las cosas habían llegado para que se acomodara, pero tendrían que pasar por dificultades llegado el momento correcto.

24 de Enero de 2021 a las 03:46 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo -02- Entrando en confianza

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas