francisco-benitez1580486017 Francisco Benitez

Kanade quien tiene un fuerte deseo por convertirse de alguna manera en una heroína se ve envuelta en un suceso extraño la cual le permitirá obtener la capacidad de retroceder en el tiempo, ella aprovecha la oportunidad y buscara su definición de ser un héroe pero la realidad le mostrare algo diferente haciendo que se dé cuenta de la verdad que tras la palabra “héroe” se oculta


Cuento Sólo para mayores de 18.

#heroine
Cuento corto
0
458 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

D.S. al Fine

Desde que tengo memoria siempre me ha fascinado ver a los héroes de la televisión triunfando cada dia contra el mal, que a pesar de estar contra las cuerdas lograban salir adelante. Es por ello que nunca faltaba un dia que imaginara con convertirme en una heroína que salvaría a quien sea

Incluso al entrar en secundaria esos pensamientos no se iban y en cambio habían adoptado una nueva perspectiva

Pero antes de seguir continuando debo presentarme, soy Kanade Akatsuki, tengo 17 años, mis medidas…mejor no las digo ya que es algo vergonzoso pero sí puedo decir que estoy mejor proporcionada que la media. El color rojo escarlata de mi cabello desaliñado y largo lo saque de mi padre, en cuanto a mis ojos azul claro de mi madre

Como soy hija única aparte que mis padres trabajan hasta tarde debo levantarme y hacer mi desayuno por mi cuenta. No es tan malo como parece ya que esto forja mi carácter así como me deja más cerca de mi sueño de convertirme en una heroína

—Me voy entonces—En voz baja digo aunque antes de abrir la puerta acomodo el moño gris de mi uniforme que era sencillamente una camisa manga larga blanca, falda negra un poco antes de mis rodillas y los zapatos marrones que recién me puse

Así sin más fui con rumbo a la secundaria la cual no tardaba más de 20 minutos en ir en pie, tenía tiempo de sobra por lo que caminar tranquilamente por la ciudad recién despierta era relajante

—Bien con cuidado—amablemente indico a un grupo de niños quienes cruzaban una calle poniéndome en medio de esta

—Gracias Onee-chan—con gran ánimos dicen estando ya seguros lo cual nos despedimos para proseguir en mi camino

El resto del viaje estuve totalmente atenta a cualquier persona que necesitara ayuda, pero afortunadamente no sucedió nada hasta que llegue a un cruce

Rápidamente volteo viendo a una mujer arrodillada haciendo un leve gesto de dolor

—Duele…— murmura al mismo tiempo que se frotaba levemente el estómago que al verlo mejor se veía más hinchado de lo que creía

— ¿Esta lastimada? —preocupadamente le indico ayudándola a levantar los comestibles esparcidos cerca, seguidamente y con gentileza se apoya un poco en mi para levantarse

—Gracias, solamente es que sentí un leve mareo—responde amablemente sobándose un poco la barriga

— ¿Mareo? —pregunto confundida viendo detenidamente su barriga al principio no me percate pero ahora sabia el motivo — O-Oh ya veo…Jaja no me había dado cuenta que está embarazada—sintiéndome nervioso respondo sobándome la cabeza, creo que el rubor era evidente

— ¡Fu-Fu! bueno no es tan raro estando en esta situación—comenta con ligera picardía haciéndome sonrojar

Espera ¿acaso cuando sea adulta y si llego a tener hijos también me pasara lo mismo? Ugh…preferiría ahorrarme todo esos problemas

—Esto… ¿quiere que la ayude? —Le pregunto con nervios los cuales disimule

—Oh vaya me ayudarías bastante aunque ¿no vas a ir al instituto? No es bueno llegar tarde—comenta algo preocupada y al mismo tiempo observamos un reloj que me indicaba 20 minutos para entrar

*Uuummm tiene razón, la última vez me regañaron fuertemente y aparte que tengo que llegar temprano ya que me toca arreglar el salón…pero no quiero dejar las cosas así… ¡AGH! Como sea hare lo que mejor se me da*con cierto desespero pienso haciendo muecas de reflexión

—No se preocupe, lograre llegar a tiempo—respondo confiadamente

Por lo que acepto mi ayuda, casualmente iba en la misma dirección por lo que no tendría tanto problemas, en el transcurso charlamos de muchas cosas las cuales concordábamos y antes que me diera cuenta llegamos a una esquina donde ella se detuvo

—Por aquí llego rápido a mi casa así que deberías ir a ver clases. No te preocupes por mi dado que si sucede algo mis vecinos está cerca—amablemente dice la mujer

—Aunque no hice mucho me alegra que haber ayudado, ahora si me disculpa—respondo tranquilamente y rápidamente hago una reverencia

—Oh vaya, antes que te vayas me gustaría regalarte algo—con entusiasmo dice para luego sacar de su bolsillo una pulsera, rápidamente agarro mi interés al notar un signo musical colgando, no se mucho al respecto pero creo que era la que llaman “negra”

—P-Pero no hice mucho, seria desconsiderado de mi parte tomarlo—preocupada respondo al mismo tiempo que me rasco la cabeza

Sin embargo insistió brevemente haciendo que lo terminara de agarrar

—Fu-Fu no seas tímida, es un amuleto que al verlo te dará muchas fuerzas—explica confiadamente

*¿Un amuleto? Pero a simple vista parece algo normal y no es como si me sintiera diferente al tocarlo…bueno supongo que todos tienen su forma de agradecer*confundida pienso al ver fijamente esa pulsera

Por lo que sin más que hacer ambas hacemos una reverencia y rápidamente camino en dirección a la escuela, realmente estaba llegando tarde, reviso mi teléfono y solo faltaban 5 minutos, aunque estaba cerca el tráfico es bastante denso últimamente

—Vamos, Vamos…termina de pasar—murmuro nerviosa observando fijamente el semáforo que estaba en verde lo cual duro unos minutos

Por unos minutos pasaron vehículos hasta que rápidamente cambio a rojo, sin perder tiempo las demás personas comenzaron a cruzar la calle a excepción de mí que me detuve al notar que estaba moviéndome más lento de lo que creía

No, espera…no soy solamente yo, todo a mi alrededor incluyendo a las personas repentinamente se detuvieron, como si se tratase de una película en pausa

*¿Q-Que está pasando?*confundida pregunto aunque mis pensamientos son interrumpidos por el sonido de unos pasos que provenían detrás de mí, acercándose lentamente

Hasta que al lado mío se detiene alguien, debido a que no puedo girar mi cabeza no se quien se trate pero siento un aura extraña que proviene de ahí

—Tú…si tuvieras un deseo ¿estarías dispuesta a darlo todo para cumplirlo? —su pregunta al parecer se dirigía hacia mí, en cuanto a su voz note que se trataba de un varón

*¿Deseo?*confundida pienso tratando de voltearme aunque sin resultados

—Sí, exacto aquello que en lo profundo de tu ser desea aun cuando parezca absurdo—responde tranquilamente

*oye, oye ¿acaso puedes leer mi mente? Pero sobre todo ¿Qué demonios está ocurriendo? —totalmente desconcertado pienso

—…Pues el explicártelo llevaría mucho tiempo el cual no tenemos, solamente necesito tu respuesta ¿lo tienes? —reflexivamente habla

*Si lo tengo. Quiero ser una heroína y ayudar a los demás aparte que quiero luchar contra el mal, suena infantil pero es lo único que realmente me hace sentir viva*determinada pienso pero sin dejar de sentirme

Como respuesta lo único que obtengo es silencio durante unos minutos hasta que desde mi campo de visión veo como él levanta su mano al frente señalando a las personas

—No olvides tu respuesta o de lo contrario perderás—comenta seriamente por lo que al instante chasquea sus dedos

Como por arte de magia el tiempo volvió a fluir así como las personas, rápidamente volteo a mi lado quedando sorprendida ya que no había nadie

*No entiendo nada… ¿Qué fue eso?*confundida pienso y abruptamente mi atención es dirigida hacia el sonido de personas gritando que provenían de afrente

Cerca de ellos un camión se aproximaba a gran velocidad chocando por los bordes con varios vehículos, las personas que cruzaban rápidamente corrieron a ambas calles siendo una buena multitud

— ¡Demonios! —sorprendida exclamo ya que un niño se había separado de su madre y cayo bruscamente al suelo estando en medio de las vías

Tan solo a menos de cinco metros el camión estaba a punto de chocar contra el niño, instintivamente corro con todas mis fuerzas, estiro mis manos con la esperanza de alcanzarlo o al menos ponerme como escudo

—No puede ser…—murmuro desconcertada con la mirada fija al frente donde yacía el camión volcado y un rastro de sangre que conducía hasta el cuerpo inerte de ese chico

…Fui demasiado lenta, caigo de rodillas y sin poder escuchar nada más que solo ruido opacado de las sirenas, todo paso tan rápido que la multitud había sido dispersa

La imagen de aquella madre siendo apartada por la policía causo que poco a poco llorara en silencio

—Esto tiene que ser una mentira…yo…no puedo aceptarlo…tengo que salvarlo—con gran frustración murmuro apretándome el pecho con fuerza

Entonces un destello provenía de mi bolsillo lo cual con las pocas ganas veo que se trata de ese collar que aquella mujer me dio, tenía un destello gris claro. No me cegaba sino que de alguna forma me hacía sentir determinada

Lo aprieto con fuerza con ambas manos estando en mi pecho, entonces una repentina luz nubla mi vista

Siento una leve irritación en mis ojos por lo que con cuidado los abro lentamente

— Ugh…donde… ¿estoy? —con confusión hablo en voz baja viendo que me encontraba en mi habitación, con mi pijama de esta mañana

No podía creerlo ¿fue un mal sueño? Pero se sintió tan real. Sin embargo un gran dolor de cabeza es lo que recibo como respuesta

— ¡Agh! Duele, es como si me hubieran golpeado con un bate de beisbol—adolorida me quejo rascándome así la cabeza y afortunadamente el dolor se desvaneció a los minutos

Y así sin saber que fue todo aquello prosigo a prepararme para salir, donde incluía mi desayuno pero esta vez decidí revisar el calendario que marcaba actualmente el 17 de marzo quitándome cierta inseguridad ya que ayer todo transcurrió con normalidad

Así entonces mi viaje a la preparatoria estuvo tranquilo hasta que me detengo en el cruce donde suelo ir

—Ah, hoy me toca ayudar en el salón temprano…es un fastidio pero no es como si tuviera de otra—murmuro derrotada bajando mis hombros levemente

Aunque rápidamente quedo sorprendida al ver a un grupo de niños al lado mío, eso no era lo sorprendente sino que sentí un gran deja vu, ellos esperaban impacientemente hasta que el semáforo cambio a rojo

—Ah les ayudare a cruzar—ligeramente confundida índico para posteriormente tomarlos de las manos y llevarlos al otro lado

Aunque por dentro no podía quitarme de la cabeza el haberlos vistos que incluso en una breve charla que tuvimos supe lo que iban a decir

—Gracias Onee-chan—exclama alegremente uno de ellos por lo que los demás saludan a lo lejos mientras se alejan

—Jeje bueno quizás solo le esté dando vueltas a algo sin sentido, aún tengo tiempo así que puedo ir con más tranquilidad—Comento confiadamente

Vuelvo a caminar hasta que en un momento siento algo en mi bolsillo que se mueve constantemente, era extraño ya que no recordé haber metido algo ahí

—Esto es…—confundida murmuro viendo como tenía en la mano una pulsera sencilla que colgaba en esta un signo que en música se denominaba “negra”

Realmente no tenía idea de donde salió esto ¿debería botarla?, no estoy segura ya que bueno es bonita…pero espera lo más importante ¿de dónde apareció esto?

Esa y otras más preguntas surgían en mi mente cada vez que trataba de imaginarme escenarios totalmente absurdos y hasta una que otra vez me hacían sonrojar creyendo que se trataba de alguien que le gustaba…aunque bueno sería aterrador si fuera un acosador

Ante todo eso tarde en percatarme que había llegado a un cruce donde había muchas personas, por el momento decidí ponerme la pulsera ya que realmente me gusto

—Ojala las chicas de mi salón no crean que tengo novio, sería muy problemático y no pararían de hacerme preguntas—murmuro apenada

Es entonces que el semáforo cambia de color a rojo permitiéndonos avanzar sin embargo a mitad de camino cerca se escucha estruendos de metal siendo golpeando entre sí, rápidamente las personas salieron corriendo hacia la seguridad de los extremos al ver como un camión se dirigía a todo velocidad hacia nosotros

— ¡Mama! —asustado grita un niño cerca de mí que al parecer se había separado de su madre debido a la muchedumbre

Ya solo faltaba menos de unos 3 metros y todo había pasado tan rápido que lo único que pensé fue en correr y abrazar el niño, al mismo tiempo que el vehículo inevitablemente iba a atropellarnos

*Tengo que hacer algo, aún tengo tiempo para moverme…pero mis piernas no responden*desconcertada pienso percibiendo como con cada segundo que se acercaba el vehículo más lento se hacia el tiempo

Instintivamente also mi mano al frente es entonces que siento una especie de fuerza fluyendo por mi cuerpo, el signo colgante de mi pulsera emite una tenue luz azul clara

Bruscamente el camión es impactado con una honda de fuerza causando que se desviara hacia su derecha, es cuando al abrir mis ojos me percato que tanto el niño como yo estamos bien

— ¿Puedes moverte? —amablemente le pregunto aunque comienza a llorar del miedo

Lo logre, no sé como pero pude salvar a una vida…evite que una desgracia ocurriera, yo–

— ¡llamen a los bomberos rápido! —grita alguien seriamente y cerca de nosotros varias personas corren hacia mi izquierda

Antes no lo note pero repentino huelo a como si algo se quemara, dirijo mi mirada hacia el origen de un gran incendio que cubría tanto el camión como en lo que antes parecía ser un restaurant al que solía ir de pequeña

—Es horrible…al parecer hubo muchos personas adentro cuando sucedió el choque—cerca de mi alguien le comenta a otra persona

¿Qué? Eso…eso no

—Esto tiene que ser mentira—fue lo único que logre murmura observando como pequeñas explosiones cubrían ese lugar, mi mente repentinamente se desvanece dándome cuenta que me había desmayado

Pero al instante que cerré mis ojos los volví a abrir siendo recibida por los insoportables destellos del dia acompañado de un gran dolor de cabeza

— ¡Agh! Duele…—enojada me quejo pero rápidamente caigo en cuenta que estoy en mi habitación, con la misma ropa —No, No, No puede ser—desconcertada digo saltando de la cama rápidamente

Agarro mi teléfono y veo la fecha, esto tenía que ser un mal sueño…o quizás ya me estaba volviendo loca pero era la misma fecha que vi antes, 17 de marzo lo cual al verlo torpemente me siento en la silla del escritorio

Estaba sin palabras, sin duda lo de antes fue real ¿pero cómo probarlo? Si acabo de despertar eso podría haber sido un sueño…no, esto es ya lo pensé antes de eso y mira como resulto

Dure muchos minutos pensando pero no encontraba respuesta que incluso lo busque por internet pero más allá de simples anécdotas relacionadas con algo llamado “Efecto Mandela” aunque no decían las razones sino que hacia todo el asunto más misterioso e intrigante

Todo eso ocupo mis pensamientos haciendo que el prepararme y desayunar no fuera algo que realmente me estaba enfocando, con mucha intriga camino por la misma ruta que me lleva al instituto pasando por una tienda de rosquillas que suelo ir al salir en la tarde

Llego a un cruce pero rápidamente me doy cuenta de los niños que estaban a mi lado esperando pasar cuando el semáforo lo indicara, todo eso me hizo tragar saliva

*Solo para confirmar necesito hacer una cosa*pienso seriamente

Al marcar el semáforo en rojo les ofrecí a los niños pasar con ellos cosa que accedieron alegremente y al igual que las otras veces la charla fue la misma

—Gracias Onee-chan—con alegría exclama uno de los chicos que a su vez los demás hacen un gesto de despedida al alejarse

—Ya no hay duda, no sé como pero puedo volver en el tiempo…y si todo se va a repetir solamente puede significar una cosa—seriamente murmuro y sin esperar camino rápidamente

Hasta llegar al cruce donde se encontraban muchas personas las cuales me di cuenta que eran las mismas, incluso el niño de antes estaba esta vez agarrado de manos con su madre. Me acerco al borde de la calle observando a los autos pasando rápidamente

*Tengo que hacer algo…de lo contrario podría volver a suceder lo mismo*pienso determinadamente aunque en realidad no tenía idea que hacer

Es entonces que siento un leve calor en mi bolsillo, al ver de qué se trataba me encuentro de nuevo con esa pulsera…espera un momento, recuerdo que antes ayude a una mujer y a cambio me había regalado esto, aunque no recuerdo su cara ella debe saber algo

Repentinamente noto como las personas comienzan a cruzar la calle, fue entonces que vuelvo a escuchar esos choques metálicos así como gritos acompañados de personas corriendo

El vehículo claramente iba dirigido hacia el niño que se encontraba paralizado del miedo

— ¡No te dejare hacerlo!—grito determinada, corro interponiéndome y antes que fuera atropellada la pulsera brilla intensamente — ¡Tch! —adolorida me quejo dado que de alguna forma freno el vehículo con mis siendo arrastrada unos centímetros pero sin que me atropellara

A pesar de eso el vehículo no se detenía y en cambio parece que acelero más todavía

*demonios tengo que buscar la manera detenerlo pero no puede ser imprudente y lanzarlo por cualquier parte*seriamente pienso observando mi alrededor

Es entonces que cerca había un parque que estaba sin personas cerca, lo tenía, si lograba lanzarlo hacia haya no habría forma que hiriera a alguien, con una fuerza descomunal que no me imagine tener lo agarro por debajo para luego lanzarlo al lugar que tenía pensado

—Lo logre…ahora si…—murmuro confiadamente

Pero cerca de un árbol salía un hombre vestido con un chándal verde que al parecer estaba orinando detrás de ese lugar, e inmediatamente es aplastado por el impacto del camión

Si esto era una pesadilla entonces quería que terminara lo más pronto, bruscamente caigo de rodillas, ¿Qué demonios debería decir? Aunque eso no importo realmente ya que vuelvo a desmayarme

— ¡Ah! —asustada grito notando que estaba sudando demasiado que incluso mi cabeza estaba ligeramente mojada y eso acompañado del terrible dolor de cabeza

Sin perder más tiempo pero torpemente me dirijo a mi teléfono viendo la misma fecha ¡17 de marzo!

Esta vez me prepare rápido que incluso no quise desayunar, no tenía hambre para empezar

Todo transcurrió como los anteriores y aunque llegue antes eso no evito que el camión chocara contra un camión con combustible generando una gran explosión que cubrió a muchos vehículos con personas adentro

Y aunque usara ese extraño tratar de detenerlo tampoco era suficiente dado que el camión de alguna u otra forma choco con una estación de servicio causando otra gran explosión

Dos…tres…hasta cinco veces más lo intente pero nada resultaba más allá del desastre mayor que causaba al intentar detenerlo, mi mente poco a poco dejo de sentir el dolor que al principio me molestaba, era algo bueno aunque en varias repeticiones incluso lance el camión a un grupo de personas inconscientemente

Otra vez fui recibida por los rayos del sol pero esta vez era diferente, me siento en el suelo quedando recostada contra la cama

—No puedo salvar a nadie…incluso con este poder…soy solo una inútil—murmuraba tristemente al ver el techo que era de un verde claro

Como respuesta solo obtengo un ensordecedor silencio que no era tan extraño dado la hora, sin darme cuenta al instante me encontraba vistiéndome de forma automática sin darle importancia hasta que escucho como algo se cae

Al ver de qué se trataba era de la pulsera que no tenía nada resaltante como siempre pero que me ocasionaba una gran rabia que incluso la apreté con todas mis fuerzas

—Maldición, Maldición, Maldición. He estado sufriendo todo eso por una simple pulsera—murmuro frustrada —si tan solo la pudiera destruir ahora mismo quizás las cosas vuelvan a la normalidad—agrego levantando poco a poco la mano cogiendo así impulso en dirección a la pared para lanzarlo

—Ho, me sorprende mucho lo que tienes pensado hacer—a mi lado una persona comenta tranquilamente quien reconozco inmediatamente

A diferencia de antes ahora si puedo moverme así que sin dudarlo volteo retrocediendo un poco también por la sorpresa al encontrarme cara a cara con alguien más o menos de mi misma estatura, en contraste con la máscara de payaso que reía y lloraba al mismo tiempo el cual tenía puesto llevaba puesto una camisa azul con rayas blancas horizontalmente, pantalones negros y zapatos grises

— ¿Q-Quien eres? —tras tragar saliva le pregunto nerviosa en parte por el aura extraña que emitía

—Jajaja debo suponer que tendrás muchas preguntas pero no vine a responderlas sino más bien a hablar sobre aquello que tienes sujetado—amablemente dice señalando a la pulsera que tenía agarrado

— ¿Acaso tu eres el responsable que esté pasando por todo esto? —enojada le pregunto agarrándolo por la camisa rápidamente pero ni se inmuta por lo que hice

—Es extraño que lo preguntes, antes dijiste que tenías un deseo por cumplir así que sencillamente te di un medio…pero obviamente no le diste su verdadero uso—cambia su tono a uno serio al decir aquello

— ¿A qué te refieres? —seria y confundida le pregunto, con sutileza se aparta para luego sentarse en la silla del escritorio

—Para no alargar y explicar cosas que no vienen al caso, en esencia todas las veces que has fallado es porque no confías plenamente en ese poder, es decir no das el salto de fe—explica con más calma

— ¿Salto de fe? No entiendo lo que dices, si todos los intentos me interpuse a ese camión pero daba igual que hiciera siempre terminaba causando daños a los demás—con melancolía reprocho y aunque la máscara evitaba saber el significado del silencio

—Es cierto que lo hiciste pero estas a mitad del camino, déjame preguntarte algo ¿Qué hace a un héroe? —Seriamente pregunta sin apartar su mirada

—E-Eso es…un héroe es quien es capaz de salvar a los demás y además—confundida respondo aunque soy interrumpida por una pisada que resonó fuerte en el salón

—Salvar a los demás lo puede hacer cualquiera con algo de valor, lo que hace un héroe es su capacidad para soportar el daño que le es infligido y aun así avanzar—refuta imponentemente

No sabía que decir ¿Cómo es que no me había dado cuenta de eso? No era extraño lo que decía pero nunca antes lo considere, siempre veía a los héroes que admiraba como seres invencibles y que no había forma de hacerle daño pero al recordar más detenidamente, cuando ellos luchaban muchas veces el enemigo los acorralaban hasta el punto que podía ser su derrota pero a último momento sus fuerzas se alzaban…por salto de fe ¿se referirá a eso?

—Yo…—balbuceo incrédulamente para luego poner suavemente la pulsera en mi pecho, esas palabras me reconfortaron un poco cosa que me hizo sonreír levemente —Supongo que tienes razón—hablo en voz baja con cierto entusiasmo

Sin perder más tiempo me visto revisando al finalizar la hora, ya solo faltaba unos 10 minutos para que volviera a suceder, si me apresuraba estoy segura que lo lograría esta vez

Pero antes de salir de mi habitación me detengo mirando reflexivamente a esa persona

—Ya vuelvo—confiadamente declaro por lo que entonces salgo de mi casa a toda velocidad

Según mis cálculos desde el lugar que estoy hasta el cruce donde sucede eso aun corriendo tardaren así que decido usar ese extraño poder

—Espero que esto funcione—digo sacando la pulsera por lo que no sé cómo exactamente pero al imaginarme dando un fuerte salto bruscamente lo llevo acabo

Afortunadamente evito que mi falda se levante, por el impulso logro estar sobre el techo de una casa

*Lo hizo… ¡Bien! Así llegare rápido*pienso confiadamente y después alterno entre correr y saltar sobre las casas

Y afortunadamente llegue con 3 minutos de sobra, para evitar entonces un escándalo me muevo entre unos callejones hasta que doy con la calle principal donde a unos metros cerca de mi estaba aquel cruce

*A todo esto ¿Cómo se supone que hare ese salto de fe?*reflexivamente pienso sin encontrar ningún indicio, reviso rápidamente mi teléfono y 1 minuto es lo que faltaba, ya el semáforo cambio a amarillo así que no faltaba mucho

Con salto de fe ¿se referirá a dejar que me atropelle? Pero si lo intente en una de las ocasiones pero no resulto ¿o acaso quiere que destruya el camión? Aunque si lo hiciera es obvio que termine asesinando al conductor

Instantáneamente mi mente vuelve a la realidad al notar como las personas comienzan a cruzar la calle cuando el semáforo esta en rojo, no tenía más tiempo para dudar debido a que otra vez el reconocible sonido de metal chocando apareció

Pero esta vez ayude a todos a escapar con anterioridad e incluso el niño se encontraba con su madre en un lugar seguro

— ¡Es peligroso, vas a morir! —grita alguien debido a que no me moví de en medio de la calle

Rápidamente el camión se dirigía directo hacia mí, estaba temblando no era porque algo me pasaría, si no resultaba y otra vez tenía que repetir todo ¿qué haría entonces?

— ¡Ugh! —me quejo en voz baja cerrando los ojos y apretando los puños con fuerza debido a la desesperación que oprimía mi pecho, no quería vivir estas repeticiones por siempre, pero tampoco quiero abandonar a las personas ante una desgracia así

* Salvar a los demás lo puede hacer cualquiera con algo de valor, lo que hace un héroe es su capacidad para soportar el daño que le es infligido y aun así avanzar* aquellas palabras resonaron en mi cabeza repentinamente

Poco a poco abro mis ojos viendo hacia abajo como la pulsera volvía a brillar como siempre

—Avanzar…—murmuro con cierta sorpresa al sentir como mi cuerpo volvía a tener energías haciendo que estuviera más entusiasta

A tan solo unos metros la pulsera deja de brillar, determinadamente me posiciono para recibir el impacto del camión

*¡No importa que, seré una heroína!*determinadamente pienso así como seguidamente recibo la fuerza de ese vehículo

Todo se volvió más lento mientras era enviada a volar, la sangre así como restos de metal eran esparcidos sobre el aire junto conmigo aunque pierdo la consciencia al sentir como caigo en el suelo bruscamente

*Me siento…muy cansada…No puedo ver nada…mejor dicho, no puedo sentir nada* pienso débilmente

Así que morí, espero que al menos nadie haya resultado herido, desactive ese poder antes que fuera chocada…pero no creí que se sintiera tan doloroso a pesar que todo paso tan tapido

En lo que parecía ser una larga oscuridad poco a poco veía una luz, seguidamente el sonido opaco de algo comenzaba a hacer presencia, lentamente abro mis ojos escuchando las sirenas cerca

Policías y bomberos caminaban por varias direcciones, unos paramédicos rápidamente se acercaron a mí pero por mi visión nublada no sabría decir que estaban haciendo

Teniendo mi mano estirada logro divisar como aun tenia agarrado la pulsera

*Vaya…así que tú me protegiste, je…que decepción de heroína soy* pienso ligeramente cínica al notar como poco a poco la luz del collar se iba apagando

Es entonces que lo sujeto con las pocas fuerzas que tenía debido a que soy levantada y puesta en una camilla, también el dolor apareció causando que otra vez perdiera la consciencia

Tras eso estuve en una larga oscuridad que se me hizo eterna hasta que recuperó la consciencia encontrándome mejor y en un hospital

Mis padres rápidamente habían ido esperando mi operación que duro 13 horas, quede totalmente destruida que incluso los médicos creyeron que iba a morir pero según ellos fue un milagro, aunque bueno sé que fue por la pulsera y esa extraña persona

También me entere que ese accidente solamente fui la única en ser herida así que el resto del dia no sucedió nada fuera de lo normal causando que descansara bastante que no almorcé siquiera

Era de noche por lo que después de cenar en mi cama me dispuse a mirar la ventana, tenía muchos huesos rotos y en eso incluso el brazo izquierdo

—Estos días fueron de locos ¿eh? —comento con cierta perplejidad mirando el reflejo que generaba la ventana, realmente estaba echa un desastre

Por lo que entonces a mi lado veo una leve luz brillando débilmente, rápidamente noto que era la pulsera la cual me sorprendió al principio ya que antes no me di cuenta que no la tenía

La agarro mirándola detenidamente que hacia una especie de patrones con su brillo, eso me dio cierta felicidad que me hizo sacar una carcajada débilmente

—Santo cielo no creí que el trabajo de un héroe fuera tan complicado…pero bueno supongo que me acostumbrare—comento en voz baja mientras tranquilamente me ponía la pulsera

No sé qué me deparara el futuro, pero algún dia estoy segura lograre encontrarme con esa persona que me dio este extraño poder y cuando llegue ese momento le hare decirme todo lo que sabe

Pero antes de eso primero debo fortalecerme como una heroína para hacerle ver que lo que dijo fue cierto

— ¡Bien compañera esto tan solo es el principio! —entusiasmada declaro y como respuesta la pulsera brillaba con más rapidez

22 de Enero de 2021 a las 12:48 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Francisco Benitez Escritor novel me gusta leer novelas ligeras (aunque si son demasiadas largas es mas tedioso) actualmente estoy haciendo mi primera novela ligera/fanfiction

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~