dc_armydesimjang Dulce Martínez

Jungkook quien es un ser vivo, para ser más precisos, un humano, él puede ver fantasmas. Jungkook conoce a Kim Taehyung, un ser sin vida, un demonio, porque simplemente le regalan aquel libro con aires de ser antiguo y a la vez llamativo con una portada dónde reinaba el color rojo y negro. A Jungkook le apasiona leer libros con historias de suspenso con un toque de horror, pues estos siempre tenían una solución para acabar con el mal, quizás alguno de ellos tendría la solución para dejar de ver aquellos seres muertos. Él pensaba que ese libro sería un libro de ese estilo...pero se equivocó, no era nada de eso.... Era mucho peor. Era la primera vez que conocía a un demonio, pues desde que tuvo memoria siempre veía a fantasmas pero estos no hacían nada más que asustarlo y con intentos de poseerlo ¿que pasaría si ahora conviviera con algo mucho peor, con un demonio?¿Y que aquel demonio parecía ya conocerlo? ¿Qué oculta Taehyung? Y ¿Cuál es la verdadera historia de Jungkook? ⛓️Historia totalmente mía ⛓️ ⛓️Prohibida su adaptación ⛓️ ⛓️Historia Taekook ⛓️ ⛓️Contenido +18: probablemente ⛓️ ⛓️Historia publicada también en Wattpad ⛓️ ⛓️Contiene narración un poco fuerte, pero si ya estas acostumbrado a ese tipo de palabras no hay problema⛓️


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#yaoi #taehyung #jungkook #angeles #demonios #romance #boyslove #bl #taekook #vkook #bts
1
449 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

°Libro°

\\Jungkook//


Me encontraba dentro de una biblioteca, estaba buscando unos libros de ficción para entretenerme pues en 2 horas iría a trabajar, era mesero en la cafetería "Butterfly", y aunque no estudie para serlo, se me daba muy bien, atraía a mucha clientela por mi rostro y cuerpo, por lo que me pagaban muy bien por tan solo 7 horas de trabajo, era como si fuera a la escuela. Mi horario era de 1:00pm-8:00pm, aunque fuera temprano cerrábamos a las 8:00pm.


Busque entre la sección de ficción, habían gran variedad pero ninguna me llamo la atención pues buscaba un libro con una portada un poco más llamativo.

Iba a desistir de seguir buscando cuando oí algo caerse muy cerca de mi, era un libro rojo con su título de color negro "Espejismo En Las Llamas", se veía un poco viejo, abrí el libro viendo un poco el contenido, las palabras estaban escritas cómo se hacían hace décadas, ¿Tanto tiempo había estado aquí?.


Cerré el libro y decidí darle una oportunidad, no todos los días se leen estos tipos de libro. Me levanté y mi vista se centro en el nombre del autor.


-¿Kim T?- Nunca había escuchado hablar de él, bueno, no lo esperaba ya que el libro era, por su apariencia, mucho más viejo que yo.


Me dirigí a una mesa de muchas que estaban en el lugar y me dispuse a empezar la primera página, al parecer trataba de un hombre llamado Vante, que era despiadado con la gente, había cometido muchos pecados en su primera vida por lo que se le condenó ir al infierno sin segundas oportunidades, sin vivir sus otras 3 vidas restantes. En el infierno era uno de los más importantes y temibles, mataba incontables veces a los muertos que yacían ahí, le gustaba esa nueva experiencia, nunca las había vivido.


Sus memorias de humano las había conservado como castigo, pero solo le recordó lo decepcionante que había sido por no darle más sufrimientos a sus víctimas.


-¿Otra vez leyendo otro libro?- Escuche aun lado de mi la única voz que me agradaba de aquellos fantasmas que siempre me molestaban y asustaban.

Era el único amigo fantasma que tenía, el me asustaba y todo eso pero siempre ha estado conmigo y me ha dado apoyo desde cuándo era pequeño, aunque él seguía teniendo la misma edad desde ese entonces, todos estos años yo era él único que estaba creciendo, justo ahora en el presente yo tenía 25 años y y el 27. Él me había contado que murió joven en un lago, sus compañeros lo ahogaron en este, lo odiaban y envidiaban por ser el favorito de los maestros, muy bueno en casi todo, no se le daban los deportes y era muy popular en su escuela. Es increíble lo que pueden llegar a hacer las personas para solucionar sus vidas... solo sacrificando vidas inocentes.


-Bueno, es que los libros de aquí son muy buenos, deberías de leer alguno Jimin- Me mantuve leyendo el libro, pues no quería que me vieran como un loco platicando con nadie.

Avanzaba muy rápido, ya casi iba a la mitad, no era tan largo el libro pero si se llevaba su tiempo.


-Quizás algún día, los libros roban mucho tiempo- Vi de reojo como inflaba sus cachetes, parecía un niño.


-Como si tú tuvieras poco tiempo- Lo observé rápidamente y vi que miraba hacia arriba, miraba el reloj de la biblioteca.


-Y tu mucho- Se empezó a reír con un poco de burla, el tiempo había pasado volando, solamente me quedaban 15 minutos para llegar, por suerte me encontraba cerca de la cafetería.

Me levanté rápido de la silla, agarre mi mochila y atravesé a Jimin tomando el libro que estaba leyendo recién. Me dirigí a paso rápido hacia la recepción del lugar.


-Disculpe, quiero llevarme el libro- Miré a la chica que atendía la biblioteca, ella estaba pintándose las uñas como toda chica a su edad, me miró seria y después al libro.


-Puede quedárselo, se ve bastante viejo y eso no llamaría la atención de la gente- Ella tenía razón, pero yo me había fijado en él, me sentía un poco ofendido.


-¿Solo así? ¿No tengo que firmar nada?- La chica asintió y su brazo se extendió hacia la salida, creo que me estaba corriendo de ahí.

Le agradecí y lo guarde en mi pequeña mochila, siempre llevaba lo esencial ahí.


Cuando salí del lugar mi mochila se sentía más pesada, no llevaba cosas pesadas para que se sintiera así, pero no le tome mucha importancia ya que tenía que llegar a tiempo al trabajo.


Llegué justo a tiempo a la cafetería, me vestí rápidamente y me peine nuevamente, pues el viento había cambiado un poco durante el día, era más agresivo y me había despeinado levemente.


Las horas pasaron y el día parecía triste, pues estaba lloviendo mucho, lo que ocasionó que tuviéramos pocos clientes pero algunas personas no llevaban paraguas y se resguardaban en el lugar y para no enfermarse ordenaban bebidas calientes.


-Jungkook ya vete, tú casa está cerca y si tienes suerte no te vas a enfermar- Estaba en el baño cambiándome a mi ropa normal y quitándome el uniforme del trabajo mientras escuchaba la voz de mi amigo fantasma a través de la puerta.


-Si si, ya voy- Parecía como un hermano preocupado de que llegara tarde, pero yo nunca tuve hermanos....mi madre no supo cuidarme, así que me dejó botado en la calle cuando mi padre murió por lo que tuve que aprender a sobrevivir en las calles a los 10 años, y mi padre se accidentó en un avión por un viaje de negocios, por lo que toda su fortuna la herede, pero decidí ahorrar y no gastar como loco lo que él tenía.

En resumen a mi mamá le valía mi vida y mi papá estaba debajo de la tierra. Éramos una familia feliz durante los primeros 10 años de mi vida.


Salí del baño junto con mi mochila, me despedí de mis compañeros y me apresure en salir antes de que la lluvia empeorara.


Me moje mucho aunque solamente caminara 10 minutos y eso que me resguardaba en algunos locales que cubrían parte de las banquetas con sus largos techos, lo único bueno es que no me había topado con ningún fantasma.

Abrí la puerta de mi casa con rapidez y dejé mis zapatos en la entrada no quería ensuciar el piso, dejé mi mochila junto a estos y me adentre al baño no sin antes buscar mi pijama.


Terminé de bañarme rápido para no pescar un resfriado y me vestí con un short gris que me llegaba un poco arriba de las rodillas y una playera negra de manga corta, pues las noches eran un poco calurosas.


Me prepare una rápida cena y me apresure a sacar el libro rojo que había comenzado hace unas horas atrás, todo lo de la mochila estaba mojado excepto ese libro.

Lo mire, lo toque y no había rastro de estar mojado en el, muy raro.


Lo abrí continuando leyendo su contenido desde donde lo había dejado, ya faltaba poco para acabarlo, que más daba si me lo leía todo hoy, aunque me terminaría arrepintiendo en la mañana.

~~~

Pasaron las horas, era la 1:00 de la mañana, logré acabarlo, estaba apunto de cerrarlo cuando unas palabras aparecieron rápidamente en la última parte, juraba que hace unos pocos segundos no estaban ahí, bueno, quizás el cansancio me hizo una mala jugada y en realidad esas palabras si estaban ahí desde un principio. Me apresure a leerlas en voz alta, quería grabar ese final en mi cabeza, pues ese libro estaba muy bien estructurado, y su trama me gusto, podría decirse que fue uno de mis favoritos.


-"Si está noche tocó tu mano, ¿serás capaz de sujetar esa mano?"- Por un momento pensé que la pregunta se estaba dirigiendo específicamente hacia a mi, raro, pero como mi mente estaba ya afectada por lo paranormal pues decidí contestarle en voz alta, además aquella pregunta parecía anhelar una respuesta positiva.


-Depende de quién seas- Eso sonaba como un si y un no, así que me apresure a decir otra cosa más para complementar, tenia el presentimiento de que aquella persona que había escrito el libro necesitaba ayuda en algo.

-Si lo necesitas, lo haré- En ese momento me di cuenta que sonaba como alguien que brindaba ayuda a lo idiota, aunque así era yo con todas las personas pero no se jugaba con eso en lo paranormal, me alarme un poco, y mire hacia todos los lados, ¿Qué acababa de hacer?. Definitivamente no estaba pensando bien.


De la nada sentí como una mano se posaba en mi hombro derecho lentamente marcando sus dedos en este con pocos segundos de diferencia.

No grite, pero ganas no me faltaban, estaba acostumbrado a que me asustarán pero a qué me tocaran no.


-Gracias- Escuché una voz grave masculina, susurrándome en uno de mis oídos que si no fuera por la situación me hubiera dejado embobado, pues sonaba un poco sexy.


-No me agradezcas- Dije tratando de poner mi atención al libro, disimulando mi miedo, lo abrí en la última página y ahí seguían las letras pero estás brillaban de un color rojo carmesí.


-Yo creo que si- Sentí un tirón hacia atrás en mi cabello que hizo que lo siguiera involuntariamente, cerré los ojos por el repentino dolor pero al momento en sentir un aliento caliente en mis ojos los abrí para ver al responsable, y ahí estaba un chico de piel blanca sin llegar a ser pálido, un rostro perfecto, de ojos color rojo como la sangre, unos labios perfectos que tenían el mismo color de sus ojos y su cabello negro intenso.


Nos quedamos mirándonos unos cuantos minutos, ambos no nos movimos ni un poco, pero su mirada me lograba intimidar cada vez mas, no tuve más opción que apartar la mirada y empezar a moverme para zafarme de su agarre.


-Perdón, pero ya me duele mi cuello- Traté de hacer que me soltará dialogando un poco, pero tenía pocas esperanzas.


-Oh, descuida, después de unos días el dolor que sientes ahora no se comparará- Su mirada intimidante fue cambiando al igual que su voz grave, su rostro empezó a sonreír como si de un loco se tratara mientras le crecían colmillos y sus ojos empezaron a brillar como las palabras del libro.

Mi cuerpo se tenso al escucharlo y ver que su cara iba cambiando, al parecer este fantasma era diferente.

-No soy lo que crees- Escuché decir ahora con su voz distorsionada, genial, ¿ahora podía leer mis pensamientos?.


-¿Entonces qué eres?- Me queje por estar tanto tiempo en la misma posición mientras esperaba su respuesta, estaba empezando a asustarme más y mis voz un poco temblorosa me delataba.


-Un demonio- En un movimiento rápido sus colmillos estaban incrustados en mi cuello, parecía más un vampiro que un demonio.

Empezó a succionar mi sangre y al momento sentí como si ese lugar de mi cuello estuviera siendo quemado, grite y trate de separarlo de mi pero ni siquiera lo lograba mover. En lo que luchaba el libro emitió una luz, bastante potente para que hiciera cerrar mis ojos, cuando dejo de existir dicha luz él chico de cabellos negros dejo mi cuello en paz al igual que quitaba su mano de mi cabello.


Me levanté rápidamente de la cama, casi me caía por ser apresurado pero el miedo hacía que mi instinto de sobrevivencia saliera a flote, cuando gire mi vista para ver al demonio este ya no estaba en la cama, estaba enfrente de mi.


-Algo me dice que lo que acabas de hacer significa algo y no es bueno- Dije con miedo, siempre me decía que no mostrará miedo pues eso demuestra debilidad pero en esta situación era inevitable.

Mantuvimos contacto visual nuevamente por unos cuantos minutos hasta que el se digno a contestarme mientras me miraba de pies a cabeza, tenía un mal presentimiento.


-Significa que tú vida está en mis manos- Se acercaba lentamente hacia a mi mientras yo retrocedía el doble de los pasos que él daba.

-Descuida, la pasaremos muy bien estos días, lo bueno siempre viene al final ¿no es lo que dicen los humano?- Mi espalda choco contra una de muchas paredes de mi casa, mi miedo aumento cuando su cara la tenía a unos cuantos centímetros de la mía.


-Si pero se supone que siempre se termina con un final feliz y no con uno trágico- Aún en estás circunstancias me permitía aligerar un poco el ambiente tratando de controlar el miedo.


-Eres un humano extraño- Con una de sus manos agarro mi mentón obligándome a mantener contacto con su mirada intimidante. Sus ojos eran hermosos, mantuve la mirada en esos ojos de color carmesí para aliviar tan siquiera un pco del miedo que tenía.


-Siempre me lo dicen- Estaba más que acostumbrado a aquellas palabras, pues la gente siempre me miraba raro cuando me asustaba de la nada o platicaba con el aire, y los fantasmas me lo decían cuando platicaba con ellos sin importarme que apenas unos cuantos segundos me dieran sustos.

Trate de convencerme que estaba platicando con algún fantasma para que el miedo no reinará en mi.


-Y ¿siempre te intentan matar?- Su pregunta me hizo sentir escalofríos en todo mi cuerpo, de alguna manera me esperaba una pregunta de ese tipo hecha por él.


-¿Puedes leer mis pensamientos?- Le contesté con otra pregunta, pues todos los fantasmas que había conocido siempre me asustaban, molestaban y alguno que otro me querían poseer, ¿se considera que me intentaban matar si aparecían de la nada haciéndome ver espejismos y que alguno que otro objeto casi lograra lesionarme de gravedad si no lo esquivaba a tiempo?


-No, pero puedo oler tu miedo- Se acercó más a mi cara y yo por reflejo la voltee hacia un lado cerrando los ojos. Sentí que una de mis mejillas estaba siendo lamida y era obvio por quién. Después de uno segundos deje de sentir su lengua en mi mejilla pero en su lugar lo remplazo el ardor, creo que su saliva me hace sentir como si me estuvieran quemando.


-Haré de estos días los peores de tu vida como agradecimiento de haberme liberado- Se limpio la saliva que salió de su boca al momento de dejar de lamerme con uno de sus dedos pulgares, haciendo una escena sumamente sexy pero no podía pensar en ello otra vez.


-No quiero pensar en lo que haces cuando no quieres agradecer- No me imaginaba que habría otra peor cosa que hacerme sufrir seguramente hasta morir, tenía miedo pero él demonio me hacía dudar, ¿Por qué no matarme de una vez?, no es que pudiera evitarlo para que no se apresure en hacerlo.


-Pues no lo hagas, créeme es mucho peor- Levantó una de sus manos y cuando chasqueo sus dedos las luces se apagaron, pero aun podía ver sus ojos rojos en la oscuridad, daba miedo ser observado por esos ojos.

-Jugaremos el primer juego, tu te escondes y yo te busco-


Desde ese momento supe que el destino de mi vida había cambiado, aunque no me importara lo que le pasaría a mi vida, no tenía motivos para seguir viviéndola, pero no quería morir a manos de un demonio pues quién sabe que haría con mi alma, quizás se la llevaría al infierno, se la comería o me convierta en su esclavo, haciendo que mi alma no descansará en paz.


No podía saber con exactitud lo que me pasaría hasta verlo y sentirlo.


************************************

-Nueva historia Taekook,, espero y le den todo el apoyo que se merece y gracias por su tiempo, sigan esperando el segundo capítulo.

-me disculpo si hay alguna falta de ortografía.

-Acepto comentarios que ayuden a mejorar la obra :)



22 de Enero de 2021 a las 02:57 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo °Reto°

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas