maddiezm Madison Zuss

ChanYeol y SeHun "amaban" a BaekHyun. Una guerra entre ambos incito a uno a la locura y a otro a una repentina y dolorosa muerte. Géneros: Angust, drama, tragedy, hurt/comfort. Pareja: ChanBaek - SeBaek. Duración: 1 capítulo / OS. OBRA REGISTRADA EN SAFE CREATIVE BAJO EL CÓDIGO: 2008245104857


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#one-shot #angustia #tragedia #muerte #escolar #drama #fanfic #exo #sehun #chanyeol #baekhyun #sebaek #chanbaek
Cuento corto
2
470 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Parte única

Un rastro de sangre hasta un cadáver.

¿Quién murió?

¿Quién lo asesino?

¿Qué tiene que ver el amor con todo esto?




***




Y el balazo resonó fuertemente por aquel inhóspito lugar.


Era tarde, no pasaban las cuatro de la tarde y la lluvia se precipitaba fuertemente. Ambos muchachos se quedaron petrificados, no sabían que hacer. Estaban en un tipo de shock por lo ocurrido. ¿Qué podían hacer? No sé suponía que acabaría así.


Pero, ¿Cómo llegaron a esto? ¿Cómo las cosas habían dado un giro tan rápido en tan solo tres días?


Él que portaba el arma la dejó caer, su ruido hizo que el contrario levantara la cabeza. Se quedaron viendo fijamente a los ojos.


—Tú deberías haber muerto. —Su voz tenía un tono oscuro, tal vez, hasta macabro.



***



SeHun estaba tranquilamente sentado al final de la última columna de carpetas, con sus largas piernas estiradas y sus manos sobre el pupitre, con una mirada seria y afilada hacia delante.


Crack.


El lápiz con el que jugueteaba se quebró, él lo quebró. Lo que se encontraba viendo no era para nada de su agrado. ¿Qué tenía de bueno ver a Byun hablando con el estúpido de Park? Absolutamente nada.


Byun BaekHyun es un ángel, no solo por como luce sino también por su muy animada y característica personalidad. Para SeHun lo era todo, aún recuerda cuando estaban en primaria y eran amigos, se llevaban realmente bien hasta que un día apareció un niño nuevo; Park ChanYeol.


Ese grandulón solo era un adefesio, torpe y muy tonto. ¿Por qué Baek lo escogió a él? ¿Por qué a Park? ¿Acaso SeHun no era lo suficiente para ser su amigo? Esa decisión le dolía fuertemente en su corazón hasta el día de hoy.


-Bueno días, chicos. -Saludó la profesora mientras dejaba su bolso en su escritorio y todos tomaban asiento. Le hizo una señal a un alumno de la primera carpeta para que le ayudara a prender la computadora y el proyector, la clase de tutoría daría inicio como cada martes.


El proyector se encendió y el alumno Do introdujo el USB de la profesora en la máquina, comenzó a buscar el archivo que necesitaban; "Atracción y enamoramiento, las relaciones se cultivan".


SeHun se cuestionó en qué le ayudaba todo esto. Las clases pasadas habían hablado de: "¿Cómo soy? El temperamento", "el carácter y cómo educarlo", "tengo un cuerpo ¿Humanamente sensual o humanamente sexual?", "hablemos de sexo, hablemos de amor".


KyungSoo proyecto el ppt esperado y la profesora Im le agradeció.


—Imaginen que existe un curso de preparación para el amor, ¿Cuáles son las ideas o temas que crees que indispensablemente se deberían tocar para la formación de la juventud en la sexualidad? —Leyó Yoona y después sonrió a su clase esperando a que alguno de sus alumnos este dispuesto a responderle.


SeHun cogió ambos pedazos de su lápiz roto y los tiró dentro de uno de los casilleros laterales que estaban a su lado, un defecto del salón en el que se encontraba era que no tenían casilleros normales; grandes y de metal, los que poseían eran pequeños y de madera, ni siquiera podían ponerle candado.


Sacó del bolsillo de su sudadera blanca sus auriculares y comenzó a escuchar música a la par que recostaba su cabeza en su carpeta. Cerró los ojos y se quedó profundamente dormido.


Debía de dormir más, ese era un hecho.



: • :



Era martes por la tarde, SeHun estaba esperando en la puerta de salida a JunMyeon para ir juntos a sus casas, era una suerte para él que su vecino también fuera su amigo.


Aunque él deseaba tanto tener a BaekHyun consigo.


Cuándo Oh miró hacía un grupito de personas se dio cuenta que en el medio estaban Park y Byun. ¿Qué estaban haciendo? ¿Por qué tantas risas y empujones amistosos?


Sus pies se movieron como si tuvieran vida propia, parecía una persona calmada pero su mente era otra cosa.


Se paró a un lado de aquel grupito de seis chicos; MinSeok, Lù Hán, Wu Yifan, Tao y finalmente los dos chicos a los que quería espiar.


—Sólo acepten que se gustan, no es tan difícil. —Escuchó al chino más bajo hablar.


Ellos no pueden gustarse, pensó. Ellos solo son amigos, BaekHyun será mío antes. En realidad él siempre ha sido mío, se reconfortó de una manera enfermiza.


—Ajá —Esa era la dulce y melodiosa voz de su ángel. —Cuando tú aceptes que estas loquito por el rarito de Oh.


¿Le había llamado raro? ¿Qué habían hecho con su querube?


— ¡Hey! —Hun dio un pequeño brinco en su lugar, la voz de SuHo lo había asustado. — Lo siento por la demora. —Se disculpó su mayor.


Negó con la cabeza restándole importancia y emprendieron el camino hacía sus hogares.




***



Eran las dos de la mañana, ya era miércoles y Park ChanYeol revisaba su conversación con BaekHyun, habían quedado en verse ese mismo día en la plaza cercana al colegio. Supuestamente BaekHyun tenía algo muy importante que decirle y mentiría si dijera que no estaba emocionado.


ChanYeol dirigió sus dígitos por la pantalla hasta la galería, comenzó a pasar una por una las fotos que le había tomado a Baek a escondidas; tenía fotos del más bajo durmiendo en clase, riendo con KyungSoo, de compras con Lù Hán, discutiendo con XiuMin y... tenía unas cinco donde se podía ver claramente que su crush miraba al extraño de SeHun, con pena o lastima, tal vez.


Él no es competencia para mí, se dijo mientras en su cara se formaba una retorcida sonrisa. ¿Acaso el perdedor de Oh era mejor que él? Qué mentira tan grande es esa.


SeHun sólo era un chico al que nadie prestaba atención, así que no tenía de que preocuparse.


Su alarma sonó fuertemente, ¿Tan rápido se había pasado el tiempo?


Se paró rápidamente y dejó su celular en su cómoda. Se acercó a la silla de su habitación y tomó la toalla aun húmeda que estaba allí tirada, corrió por el pasillo de su casa hasta el baño.


Tin.


Tin.


Tin.


Su celular sonó y vibró en su lugar pero, para cuando ChanYeol ya había salido del baño solo pudo ver que aquellos mensajes habían sido mandados de un número que no tenía agendado y que aquella persona los había borrado.


Tal vez, solo fue una confusión.



: • :


Salió de su casa con su emparedado en la boca y tanteaba en los bolsillos de su pantalón intentando encontrar sus llaves.


—Apúrate, no quiero llegar tarde. —Alguien habló rápidamente detrás de él.


—KyungSoo, —Echó llave a la puerta y se giró. — si supieras cruzar la pista no me necesitarías.


El más bajo y con ojos grandes solo le dio un golpe en el brazo y empezó a caminar con Park siguiéndolo, algo que ya se había hecho una costumbre.


En el camino no hablaron mucho, KyungSoo vivía pegado a su celular y ChanYeol tenía la cabeza entre las nubes.


Estaba enamorado.


Cruzaron la última pista para finalmente llegar a su escuela, sus amigos los esperaban en la entrada a excepción de BaekHyun.


—Baek dijo que lo esperemos en el salón. —Comento Lù Hán. —Y no, no sé dónde está. —Dijo viendo a Yeol, este solo se avergonzó, seguro su expresión había sido muy obvia.


Caminaron entre risas y juegos hasta el aula dónde tomaron los asientos de la primera y segunda fila.


Park miro periféricamente y no encontró rastro de Oh y eso era extraño, JunMyeon y SeHun siempre eran los primeros en estar ahí pero, ahora solo podía ver a Kim hablando con un alumno transferido de China.


— ¡Ah! ¡¿Y eso por qué!? —Se giró y gritó a KyungSoo cuándo sintió que alguien le había pisado con mucha fuerza su pie izquierdo.


—Te estamos hablando y nos ignoras.


—Solo estaba pensando.





***




Aquella mañana un poco helada Byun había recibido un mensaje de su compañero de clase, SeHun.


Oh SeHun:


Mmm


¿Baek?


¿Crees que podamos hablar antes de clases?


[Visto]


BaekHyun no sabía si debía aceptar verlo, se sentiría muy mala persona. Aceptaba que en algún momento SeHun y él se llevaron bien pero, las cosas cambian quieras o no y ellos habían crecido, madurado y buscado otro grupo de amigos.


La personalidad de Hun había cambiado mucho desde que eran niños, antes sus formas de ser eran como dos gotas de agua pero, después el más alto se fue tornando serio, menos conversador, con una gran falta de empatía y le llamaban la atención cosas que a BaekHyun nunca se le pasaron por la cabeza.


Mientras Byun quería ir a ferias, comer helado y ver películas de súper héroes, Oh, en cambio, quería quedarse en casa con un buen libro en mano, comer frutas secas (los dulces habían dejado de gustarle) y ver películas de temas sensibles; con temáticas psicológicas, de enfermedades, drama, gore, etc.


Y fue en aquel momento dónde en el juego entró otra carta; Park ChanYeol. Ese chico era alegre, lleno de vida y gracioso, puntos a favor para llamar la atención de Byun BaekHyun. No paso mucho para que se hicieran amigos, ahora Byun no iba a casa de Oh por la tarde a jugar videojuegos o ir a comparar Bubble Tea. El pequeño Baek ahora iba a casa de Park entre broma y broma, entre risa y risa. Byun se sentía bien al lado de ChanYeol, se sentía de la manera con la que se sentía con SeHun. A pesar que extrañara a su amigo, porque sí, lo aceptaba; lo había estado extrañando todo ese tiempo. Aun así cuándo habían empezado a distanciarse Byun nunca tuvo el valor de ir a buscarlo y, tal vez, este sea el momento de cambiar las cosas.


BaekHyun cogió su celular y tecleó rápidamente.


🐶;; Claro, espérame en la cancha de básquet. ¿Te parece?



🐺;; ¡Gracias, Baek!

🐺;; Ahí estaré.


Suspiro, eso no había sido tan difícil como pensó.



: • :



Llegó 15 minutos antes que empezarán las clases y corrió a dónde quedó en verse con su antiguo mejor amigo.


Ahí estaba, parado en medio de la cancha con las manos detrás de la espalda como si escondiera algo, Byun sintió una pequeña corriente eléctrica subir por su columna hasta desaparecer en su nuca. ¿Acaso le tenía miedo a SeHun? Pero, ¿No era ese su mejor amigo de la infancia? ¿Por qué tenerle miedo? Si fue el mismo SeHun que lo cuidó y protegió muchas veces de todos, hasta de sus propios padres, no había porque tener miedo, ¿Cierto?


Comenzó a caminar mientras jugaba con los dedos de sus manos, no iba a negar que estaba nervioso, después de tanto tiempo se verían cara a cara y hablarían como dos personas maduras y quizá, formales, y no con terceros que estuvieran dispuestos a interrumpir.


—Baek. —Había pasado tanto tiempo desde que había escuchado con claridad la voz de SeHun que se sorprendió, su voz era gruesa; muy masculina pero, calmada al mismo tiempo, podía transmitir paz y fue exactamente eso lo que le transmitió a BaekHyun. El pequeño se relajo y le sonrió.


—Hun... -Respondió. —Ha pasado tanto.


Y el nombrado también se fue acercando hasta que ambos quedaron a solo centímetros. BaekHyun levantó la cara aún manteniendo la sonrisa cuadrada que irradiaba felicidad a cualquiera, incluyendo a SeHun, en realidad, el corazón de Oh vibró al verlo tan cerca y sobre todo saber que esa sonrisa solo fuera para él.


Al menos en ese momento...


SeHun estaba feliz y lo demostró con una sonrisa. BaekHyun se sorprendió por aquel acto, muy pocas veces veía a su compañero de clase sonreír o reír y pensar que SeHun le sonría le dio un poco de una extraña satisfacción.


Lo más probable es que SeHun, él que Baek recuerda con nostalgia siguiera ahí dentro, enterrado en lo más recóndito de este nuevo. Tal vez, solo era una fachada, tal vez, SeHun lo había extrañado tanto cómo él pero, había una diferencia, Hun si sabía enfrentar de cara todo y por eso, a pesar de haber pasado varios años le había mandado un mensaje para verse.


—Te traje esto. —Llevó hacia delante sus manos y en ellas había una cajita envuelta con papel rojo y un moñito encima. —Esperó que te guste. —Agregó.


Byun la tomó entre sus manos y rompió una parte del papel y después otra y así sucesivamente hasta que la cajita quedó sin forro; dentro había un videojuego.


Monster Hunter: World se leía en la tapa de la caja.


—Dios, ¿Cómo lo supiste? —Preguntó encantado, totalmente hechizado por el videojuego. Era uno último que había salido al mercado y hasta dónde sabía estaba bastante caro. —Lo siento, Hun. —Se disculpó causando en el nombrado una mueca de confusión. —Yo no te traje nada.


—No importa, no tiene que ser la última vez que hablamos a solas, ¿Cierto?


—Cierto. —Dio un brinquito hasta SeHun y lo abrazó con fuerza, realmente lo había extrañado y estaba esperanzado en que pudieran recuperar poco a poco la gran amistad que habían tenido juntos.


¡Tin!


El timbre sonó, debían de entrar a clase rápidamente para no ser amonestados.


Corrieron por los pasillos riendo como si fueran los mejores amigos del mundo. Ambos sentían sus corazones latiendo rápido como si fueran a salirse de sus pechos y sus mentes no eran la excepción, estaban confundidos.


Llegaron al salón de clases y cada quién tomó su puesto.



: • :



—Eso fue raro. —Comentó KyungSoo.


— ¿Qué hacías hablando con Hun?


— ¿Celoso, Lù Hán?


—Baek, responde. —Ahora él que hablaba era Yeol.


—Sólo hablamos. —Cogió su bandeja con su almuerzo y se paró de la mesa un poco incómodo, ya que, intentaba comer pero, sus lindísimos amigos le habían estado haciendo un gran interrogatorio sólo por haber llegado con SeHun a la clase.


Dejo la bandeja en su sitio y sólo cogió el jugo con el que se dirigió fuera de la cafetería.


—Hola, Hun. —Lo saludó a la par que se sentaba a su lado en las escaleras. —Un sitio muy curioso para almorzar.


—Comer en la cafetería no es lo mío.


—Puedo darme cuenta de eso. ¿No te molesta si te empiezo a acompañar a partir de hoy?


—Estas cordialmente invitado a comer en la escalera conmigo, pequeño. —Un ligero sonrojo fue apareciendo en las mejillas de Byun, ese apodo... ese apodo siempre lo usaron en forma de broma cuándo eran niños pero, ahora parecía tener un significado diferente, algo más allá de una broma, parecía más un mote cariñoso.


Porque lo era.


SeHun llevó sus palillos a los finos belfos de su compañero y este los abrió dulcemente para degustar el kimbap. Sus papilas gustativas se alborotaron, sabía realmente bien e incluso le pidió más a su amigo mientras hacía un tierno aegyo.


— ¿Tú lo preparaste? —SeHun asintió.


—Puedo cocinar más, si eso es lo que quieres.


— ¿No sería una molestia?


—Nada que me pidas tú lo sería. —Cogió otro kimbap con los palillos y se lo acercó a Byun. —¿Quieres salir mañana conmigo?


— ¡Sí! —Chilló para después avergonzarse. Estaba emocionado, saldría con SeHun como amigos, todo estaba regresando a cuando eran niños, pequeños humanos sin complicaciones.


Ellos siguieron hablando y sonriendo sin saber que había una tercera persona viéndolos y escuchándolos de cerca.




***




—Enano, necesito tu ayuda. —Rompió el silencio que siempre los rodeaba cuándo quedaban los dos solos.


—Me vuelves a decir enano y te corto lo que tienes entre las piernas para hacerme bolitas anti- estrés.


—Eso es sádico.


—Estás advertido. — ChanYeol aún no sabía el cómo habían llegado a ser amigos, era un completo misterio.


— ¿Tú hablas con Baek siempre antes que se vayan a dormir, no? ¿Y se cuentan sus planes para el siguiente día, secretos..? —Preguntó. Para nadie era un secreto que ambos pequeños de estatura eran mejores amigos, incluso, antes que BaekHyun conociera a Hun en la escuela, ya conocía a KyungSoo debido a que las madres de ambos también eran mejores amigas y socias en una gran empresa.


—Mmm, sí, ¿Por?


—Necesito que me digas a dónde irá mañana.


— ¿Y yo que obtengo a cambio? —Eso debía ser un favor por favor, sino, no había trato.


—Haré que tengas una cita con JongIn, no tienes que mentir y decirme que no te gusta, suelo leer tus conversaciones siempre que caminas a mi lado.


— ¡Maldito chismoso! —Detuvo su andar y le dio un pequeño golpe en el hombro. —Pero, está bien. —Levantó su mano y escupió en ella para después estirarla hacia su acompañante. — ¿Trato?


A pesar que le daba asco, acercó su mano hacia la de su menor y se dieron un apretón.


—Trato.


Siguieron caminando hasta la recta donde estaban ubicadas sus casas y cada quién fue a la suya.


ChanYeol intentaba concentrarse en hacer sus deberes pero, se mantenía viendo constantemente su celular y la hora. ¿Por qué el tiempo no avanzaba más rápido?


Enano enojón:


🐧;; Debajo del puente que esta por la calle cheongdam-dong 142, a las 3:30 p.m. después de clases.



🦁;; Ten por seguro que tendrás tu cita.




Apagó su celular y se recostó en su cama.


Cheongdam-dong 142.


Cheongdam-dong 142.


Cheongdam-dong 142.


¿Qué irían hacer? Se cuestionó, ¿Por qué ahora Baek le hablaba al inútil de SeHun? ¿Por qué SeHun se metía entre Byun y él?


Oh, eso no le gustaba para nada.


Y entre pensamientos cayó en los brazos de Morfeo para horas después ser despertado por su ruidosa alarma.


Se paró frente al espejo de cuerpo entero y sonrió.


BaekHyun es tuyo, nadie te lo quitará. Es tu amigo y, tal vez, en unos días, semanas, meses o años llegué a ser tu novio. Por eso, no hay que dejar que nadie interfiera, ni SeHun, ni ningún otro bicho raro.


Terminó de alistarse y fue junto con el chico de siempre rumbo hacía la institución educativa.


Al llegar se percató que BaekHyun se encontraba sentado en los últimos puestos hablando animadamente con Oh. ¿Por qué no podían hacer las cosas más fáciles para todos? ¿Por qué elegir este camino? Suspiró, su decisión ya estaba tomada.


ChanYeol estaba ansioso, todos lo notaron incluyendo los profesores. Cada minuto perdía un poco más la cordura pero, no podía decirle nada a nadie, ni siquiera se arriesgaba a pensar. ¿Qué tal si alguien le leía la mente? Y aunque suene estúpido, hasta ese punto había llegado Park.


La locura estaba cerca, sus manos sudaban, su sonrisa se veía fingida y sus ojos, oh, parecían pistolas cargadas disparando una y otra vez hacia un chico de tez pálida, cabello negro y no muy alto.


Yo te voy a rescatar, BaekHyun. Solo espera por mí.


Sonó tres veces la campana que indicaba la salida, los alumnos caminaban de aquí para allá, con su maletas, libros y algunos con loncheras en manos. Pero, ese no era el caso de ChanYeol, él, en cambio, le dio su maleta a KyungSoo y le rogó, casi imploro que la llevará a su casa, el de menor estatura acepto, ya que, al final si tendría su cita con Kim JongIn.


Vio a lo lejos dos cuerpos, uno más alto que el otro caminando tomados de la mano. ¿Qué pasaba? ¿Acaso, BaekHyun podía olvidarlo tan rápido?


Apresuró su paso para no perderlos de vista y exactamente llegaron al lugar que KyungSoo le había indicado la noche anterior.


Los tres estaban debajo de un puente enorme, el sitio no era feo pero, si muy curioso.


Fracasado, eso es lo que eres Oh SeHun.


ChanYeol se quedó escondido detrás de un muro cercano y de vez en cuando sacaba la cabeza para ver lo que sea que este sucediendo y no, no le agradaba nada lo que podía ver. Era como el peor castigo que alguien hubiera inventado especialmente para él.


Su amor por BaekHyun era grande, inmenso, llegaría más lejos que solo alcanzar las estrellas y eso él lo sabía. Se preparó mentalmente mientras de fondo escuchaba las carcajadas sonoras de los otros dos.


Ya no sufras, Baek, yo estoy aquí por y para ti. Yo daría mi vida por ti, tomaría vidas de otros por ti, cualquier cosa por ti. ¿No te quedó claro cuando te dije te amo?


Pensé que, el día en el que me invitaste a la plaza contigo lo había dejado en claro, amor. Pero, creo que no me entendiste a la perfección.


Baek, Baek, Baek, ¿Cómo es que no puedes darte cuenta del valor de mis palabras? Tú solías responder: "También te amo, Yeol" yo lo tomé como verdad, no me digas que todo era mentira, un sueño que llega a su final esta tarde de miércoles con el sol poniéndose, contigo y SeHun abrazados y con el ruido del tren que pasa sobre nuestras cabezas.


Veo el sol caer y pronóstico que la lluvia empezará en cualquier instante. Una bella vista para un bello acto.


¿Sabes?, no todo tiene que acabar así, aun hay más e incluso hasta el final yo te amaré. Así como te amo en vida, te amaré en muerte, dulces sueños tierno Baekkie.


El ruido del arma resonó, pero no fue Byun el que cayó.


Yacía Oh SeHun tirado en el frío suelo con algunas pequeñas piedrecitas incrustadas en la cabeza que se adhirieron a él al momento en que chocó contra el piso.


El color rojo se podía apreciar en un tono vivo pero, significaba lo contrario. De la boca del joven que sólo pedía una última oportunidad salió un hilo carmesí que lo unía a una de las zapatillas de BaekHyun.


Ellos habían estado unidos.


Siempre lo habían estado.


—Tú deberías haber muerto. —Habló Park. Su voz tenía un tono oscuro, tal vez, macabro.


— ¿Qué demonios...?—BaekHyun tenía la mirada perdida y el corazón hecho trizas.


— ¿Sabes? No importa, él ya no nos estorbará.


BaekHyun miró apenado el piso, el gran charco se iba extendiendo pero, sólo podía recordar los últimos momentos que había pasado con SeHun y los momentos en que pensó que Yeol era normal, no un asesino.


Me di cuenta que ando sólo, aunque eso es obvio. Sólo tengo a JunMyeon conmigo, él es genial pero, nunca se igualará a ti o a la amistad que compartimos en el pasado. Por eso, el mensaje, por eso, hoy quiero hablar contigo, quiero salir del cascarón. —SeHun miro hacia delante y BaekHyun lo siguió, la vista de aquella tarde era simplemente hermosa como para una reconciliación. —Sé lo que piensan los demás de mí pero, eso es lo de menos, sólo quiero saber que mi antiguo amigo aún puede serlo.


Claro que puedo, Oh. —Recostó su cabeza en el pecho del más alto y cómo si estuvieran sincronizados se tomaron de las manos cerrando los ojos.


¿Puedo decirte algo como tu amigo?


—Dime.


—Aléjate de Park.


—¿Por qué?


Y la bala fue lanzada, la mirada de SeHun perdió un enfoque, todo estaba borroso pero, con el poco aliento que poseía pidió:


No es quien crees, por favor, hazme caso. —Acto seguido se encontraba tirado y ahora Byun tenía a Park parado delante de él soltando puras incoherencias.


¿Qué debía hacer? ¿Qué debía pensar?


—Vámonos juntos Baekkie. —Le habló el más alto mientras estiraba su mano y por más increíble que parezca BaekHyun la tomó con una sonrisa, salieron de ese horrible lugar y fueron a Dios sabrá donde.


¿Por qué? Porque BaekHyun estaba igual o peor que ChanYeol, porque las apariencias engañan y encubren los verdaderos deseos de las personas.



: • :



A la mañana siguiente salió un reportaje sobre Oh SeHun, nadie sabía quién fue el asesino ni porque lo hizo, ni nadie le dio muchas vueltas al asunto.


El día del entierro, fue sencillo, y con pocas personas, entre ellas dos que si sabían lo que había sucedido.


Solo era un game over para SeHun, ambos comentaron, las personas no los tomaron en cuenta sólo eran adolescentes con hormonas revoloteando y frases atípicas.


ChanYeol y BaekHyun se acercaron a la tumba agarrados de la mano y dejaron un ramo de flores sobre este.


—Gracias por haber salvado a Baekkie.




Fin.





***


Antes que nada, soy nueva en esta app, perdón si está un poco desordenado.


Y, lo sé, esto es raro.

He publicado esta historia en otra plataforma, me dejaron sus dudas al respecto y yo respondí:







Si todavía tienen dudas, háganlas con confianza <3


Y muchas gracias por leer.


21 de Enero de 2021 a las 00:11 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Madison Zuss " KᥲιSoo shιρρᥱr ,, ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ◌ ༺Soo༻ ↛ / 🐧 ៹ 𝘋.𝘖. 𝘣𝘪𝘢𝘴𝘦𝘥〉 ﹋ ❛ 𝓵𝓸𝓿𝓮 𝓶𝓪𝓬𝓱𝓲𝓷𝓮 ︵︵ 『 L E O →× Si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas