0
467 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

El despertar

Al despertar no recordaba nada, mi brazo estaba entumecido y tenía la cabeza magullada. Estaba tumbado en la cama con sábanas ligeramente duras, mi vista aun estaba borrosa pero el verde claro de las cortinas que tenía a los lados me hizo caer en la cuenta de que estaba en un hospital. Aquel color me puso los pelos de punta ya que no soy nada aficionado a los hospitales .

Quise incorporarme y levantarme de la cama pero un dolor punzante en la base del cráneo me lo impedía .

-Debe haberme pasado algo realmente chungo- Pensé .

-Vaya, ya se ha despertado señor Point- .

Giré la cabeza con ganas de ver alguna cara conocida pero solo se encontraba una enfermera ordenando algunas medicinas.

-Soy la enfermera a cargo de sus cuidados, me llamo Gwendoline, pero me puede llamar Gwen- .

La mire un poco confuso, en aquel momento no estaba en disposición de conocer a nadie .

La noción del tiempo llamaba a mi puerta, por lo que busqué un reloj, eran las 2:45 AM, eso explicaba la oscuridad que divisaba desde la ventana, podía ver un ligero reflejo de Gwen por la ventana cuando me dijo:

-Si, esos barrotes son para lo que usted se imagina- .

-No la sigo, ¿qué ha querido decir?- .

Se quedó pensativa un instante .

-Perdone, muchos pacientes me preguntan por aquellos suicidios del año pasado al ver los barrotes. Fueron instalados para protegerlos y evitar mas incidentes- .

Estaba en shock, no había oído aquella noticia desde hacía mucho, fue algo espeluznante, tantos cuerpos... tanta sangre...

La policía cerró el caso alegando suicidio colectivo, pero ¿Por qué todos tenían la cara desollada? . El público opinaba lo contrario, asesinato múltiple .

Tras aquel fugaz flashback, retomé mi búsqueda de información. ¿Dónde está este hospital? ¿Cómo he llegado aquí? ¿Cuánto tiempo llevo aquí?

-Enfermera Gwe...- No estaba. Me lo tomé con un pequeño ápice de humor ya que me acordé de una serie de dibujos sobre ninjas de mi infancia que desaparecían con mucha facilidad y como por arte de magia .

Al lado de mi cama vi una nota, lo máximo que podía leer era el nombre del hospital "Saint Mary" .

-No puedo leer aún, tengo la vista demasiado cansada- Pensé .

Aquel día no podía hacer mucho más .

-Son las 3:00 AM de la madrugada, intentaré descansar más y reponer fuerzas- . Cerré los ojos y del cansancio caí rendido en un sueño profundo .

19 de Enero de 2021 a las 10:30 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La pesadilla

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión