loganpenn1989 Logan Penn

Un grupo de hombres se embarcan en busca de ciervos en alejadas montañas, las cual, es acechada por una mujer. La misma hará que los tres hombres se decidan en traicionarse entre ellos para tenerla.


Horror Horror gótico Sólo para mayores de 18.
0
469 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Lilith

Miraba hacía el cielo, el cual, se encontraba encapotado; con unas nubes largas, como si fueran jirones de una ropa sucia. Ella se preguntaba si en ese día iba a haber tormenta. El viento soplaba con fuerza hacía el norte, y su vestido se movía hacía esa dirección, como si fuera la tela de una bandera en un velero. Su cuerpo escultural mostraba lo perfecto y sensual que podía ser. Sus pezones resaltaban por debajo de la tela del vestido como si fueran un par de puntas, y sus caderas, redondas, se ajustaban perfectamente con el mismo. Su pelo era rizado, y su piel era blanca con un aspecto cremoso y saludable, como la piel de un niño. En ese momento olía el campo, olía a todos los seres vivos que se movían por el bosque.

¿Qué era aquel animal?

Ella lo podía ver. Se trataba de un oso con sus enormes fauces devorando a un ciervo. Los dientes del animal se cerraban, al mismo tiempo que el sonido de los huesos rompiéndose aparecía.

Su nombre era Lilith, y sabía que el oso era un animal peligroso, sin embargo, ella no le temía, al contrario, lo admiraba, como se admira un colega que comparte la misma ocupación.

Lilith dio un paso hacía adelante, sintiendo el roce de la hierba verde, de repente, a lo lejos, se escuchó un trueno ahogado, como si el mismo fuera en el fondo del mar. Dio otro paso, y después otro, su boca se abría, la misma era roja color carmesí, labios prominentes de sensualidad, del mismo color de una fruta prohibida. Sé estaba internando más al bosque, mientras escuchaba como el oso devoraba la carne del ciervo. Ella podía oler aquella carne, podía sentir los latidos del animal, podía ser el animal si se atrevía.

Llegó hasta el oso. El animal levantó las orejas, y sus ojos negros como la obsidiana, la observaron con ligera acusación. El oso bufó, y en ese momento el cuerpo de Lilith se estremeció. Sus pechos se movieron en la tela del vestido, tan ligera, que parecía como si el mismo solo fuera una especie de piel escasa.

-¡oh, hermoso animal! -exclamó Lilith extendiendo los brazos como si fuera a abrazarlo. -Hermosa criatura del bosque, huelo tu sangre, y siento la sangre que recorre por tu garganta.

El oso ladeó la cabeza aún lado, como si se esforzara en entender las palabras de Lilith.

-Yo soy una criatura bandida. Soy una criatura de sabiduría infinita que no se mueve por su instinto, sino por su deseo. -los ojos de Lilith se oscurecieron más de lo normal, y dentro de los mismos, apareció unos ojos rojizos llenos de sangre. -No te muestres rebelde con mi presencia, bello animal.

El oso se levantó sobre sus dos patas traseras y bufó con estridencia, cortando el silencio como si fuera un papel.

Lilith sonrió. Sus ojos negros volvieron aparecer, y su cabello rizado se meció ligeramente sobre sus hombros. Dio un paso más, y el oso volvió a cuatro patas. Levantó las orejas y se alejó del sitio en un trote muy ligero, pero atento, pues sus orejas no dejaban de moverse de atrás hacía adelante.

La hermosa mujer se acercó al ciervo. No era más que una gran cantidad de carne rojiza y piel echa jirones. Lilith se quitó el vestido haciendo que su desnudes resalte en lo rústico del bosque. Su piel blanca, y sus largas piernas eran lo bello de la naturaleza. La zona del pubis y sus pezones mostraban un aspecto rozado, limpio, antiséptico. Ella abrió aún más los ojos negros, y empezó a caminar por el bosque olfateando como un animal.

Olía algo...

19 de Enero de 2021 a las 03:23 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Hombre de experiencia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión