nekkomiu_sensei Nekko Miu

En el año 2000, un suceso conocido como la “navidad trágica”, cambiará el mundo, gran parte de la población mundial despertará una serie de habilidades, conocidas como singularidades, que los convertirán en superhumanos y causara la peor crisis en la historia de la humanidad. Actualmente en el año 2020, la “navidad trágica” solo se la recuerda como algo que lees en los libros de historia, y esos superhumanos viven entre los ciudadanos de a pie, afrontando las dificultades que su singularidad les genera y siendo conocidos como Avatares.


Crimen Sólo para mayores de 18.

#light-novel #psicópata #psicológico #acción #383 #suspenso-y-misterio
1
1.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1: Navidad trágica

El sonido del televisor se oye en el departamento, aquella música que da inicio a ese programa de entrevistas tan conocido, pero esta vez con una variante más festiva.

El presentador sale de detrás de aquel enorme telón haciendo su característico baile que, como su programa, que simplemente es otro programa de entrevistas sin nada especial, consigue mantenerme pegado al televisor. Será porque siempre traen invitados de relevancia, por el carisma de quien lo presenta o sus inteligentes preguntas, o tal vez es a causa de toda la puesta en escena y del trabajo detrás de cámaras. Al final, aunque siempre haga este tipo de preguntas, la respuesta no tiene importancia, eso no hará que el programa deje de ser bueno y dedique mi tiempo a disfrutarlo.

El presentador llega a su asiento, algo cansado debido al paso del tiempo que ha ido reduciendo su aguante; se acomoda y hace su típico saludo a la audiencia, dando comienzo al programa.

− Bueno, hoy tenemos a un invitado de lujo –Mira directamente a la cámara, que hace un primer plano de su rostro– él es director general en el área de investigación de la iasata y reconocido como una de las grandes mentes del siglo XXI, el señor Philip West -Suenan los aplausos enlatados- he de decir que es un placer para nosotros el tenerte aquí

− El placer es mío -un hombre bien vestido, algo mayor, con mirada afable y tono adormilado- no todos los días se tiene la oportunidad de estar en un programa de este calibre

− Joder, si dice cosas como esas va a conseguir que me sonroje

− Y quien dijo que no quiera conseguir eso

− Parece que hoy no solo ha venido por el tiempo en cámara, sino que también quiere llevarse al presentador

− Jajajaja

− Bueno, volviendo a lo que nos compete; tengo una duda que no me deja tranquilo, a pesar de la importancia de su trabajo, ¿Por qué usted es tan poco conocido?

− Yo creo que se debe a que el área de investigación no es, precisamente, una de las caras visibles de la institución; si a eso le sumamos que la mayoría de la gente tiene un conocimiento superficial, y a veces erróneo sobre la iasata, no es sorpresa que se desconozca mi existencia

− Sabe, a decir verdad, cuando vino mi productor y me dijo que usted iba a venir estaba algo perdido, pero después que me explicara quién es, no podía esperar que este día llegara; pero bueno, siguiendo con esto, recién dijo algo que me quedó dando vueltas, la gente tiene un conocimiento superficial o erróneo sobre la iasata, y esto nos lleva a nuestra siguiente pregunta ¿Qué es la iasata?

− Es una pregunta complicada, no por su complejidad, sino por su extensión, y según tengo entendido el tiempo en la televisión es tirano, así que me va a tocar dar la versión resumida, a ver, dicho a lo bruto la iasata es la encargada de lidiar con todo lo que tenga que ver con aquellos, mal llamados, avatares

− Okey, corríjame si me equivoco, pero básicamente sería como una especie de gobierno, que se encarga de la seguridad, salud, educación, entre otras cosas de los avatares

− Si, estás bastante cerca de lo que sería la versión resumida

− Y con esto nos surge otra pregunta ¿Qué son los, según usted mal llamados, avatares?

− A ver, según yo y toda la comunidad científica, que preferimos nombrarlos como personas con singularidades, pero no vamos a discutir esto, los avatares son personas comunes, como nosotros dos, que debido a una serie de mutaciones genéticas han obtenido, lo que nosotros en la iasata, llamamos singularidades que, traducido de manera más simple, serían algo así como superpoderes

− Es interesante el pensar que, si hace un par de años me decía esto, hubiera pensado que me estaba hablando de una de las historietas que lee mi hijo, pero eso que parecía algo imposible se ha convertido en algo cotidiano, pero esto no siempre fue así, ¿no?

− A mí también si me decías esto hace 20 años, hubiera pensado que me estabas tomando el pelo, pero después de lo que pasó en la “navidad trágica”, ya me creo cualquier cosa; obviamente que ahora es algo normal, pero para llegar a esto tuvimos que pasar por un proceso de adaptación bastante largo y complejo

− Y con esto llegamos al plato principal del programa de hoy, la conocida “Navidad trágica”, que hoy en día lo vemos un feriado mundial que va del 24 de diciembre hasta el 7 de enero, pero que en realidad es un evento que cambió el mundo como lo conocíamos y nos trajo hasta donde estamos, aunque creo que usted está más capacitado para hablar de esto, así que le pasó la pelota y le preguntó ¿Qué pasó exactamente en la “Navidad trágica”?

− No creo que sea el mejor para hablar de esto, es más en el área de investigación tenemos historiadores muchas más calificados, pero el que está aquí soy yo, así que tengo que asumir la responsabilidad, si te pones a pensar es un suceso que se puede explicar desde muchísimos puntos de vista, políticos, económicos, sociales, científicos, entre otros; pero si tengo que hacer una especie de resumen que nos sirva de introducción sería que el 24 de diciembre del 2000, un cierto sector de la población mundial sufrió una especie de cambio en su genética que despertó una serie de habilidades o poderes, que hoy llamamos singularidades…

El especial de este año terminó cayendo en el mismo tropo de siempre, la “Navidad Trágica”.

Es molesto que todos los años repitan lo mismo y más si es algo que se supone es de conocimiento común, o sea es algo que casi todo el mundo vivió y el que no lo hizo lo aprendió en la escuela. El 24 de diciembre del 2000, un sector de la población mundial comenzó a despertar habilidades que sobrepasan las capacidades humanas, las famosas singularidades, algo así como superpoderes; a estos super humanos son a los que hoy conocemos como avatares. Obviamente esto ocasionó un gran revuelo, quiero decir, de repente el tipo que tenías al lado en el supermercado se vuelve lo más cercano que has visto a un super humano, como los que se ven en los cómics, pero eran incapaces de controlar estas singularidades; en resumidas cuentas, eran el equivalente a un mono con un revólver, por lo que muchos civiles salieron heridos e incluso muertos.

Esto generó a la aparición de varios grupos que comenzaron a tomar cartas en el asunto para tratar de controlarlo, por un lado, teníamos a los gobiernos, que al principio se mantenían expectantes a la espera de que sea indispensable su intervención, pero esa pasividad no duraría mucho, una gran parte de la población se alzaría en protesta, lo que llevaría a la movilización de las fuerzas armadas con el objetivo de “apaciguar” la situación, algunos lo que hicieron fue neutralizar de manera “pacífica” a estos super humanos, debido a que aún se los consideraba civiles y el daño que causaban no lo hacían de manera consciente; pero otros tomaron medidas más radicales y dieron permiso a la implementación de la violencia sin reparo, bajo el alegato del bien común. Los primeros tuvieron varias personas sin singularidades heridas y muertas, mientras que los segundos se dedicaron a masacrar a estos super humanos; pero al final ambos tuvieron resultados parecidos, una enorme cantidad de muertos.

Por otro lado, estuvo la reacción de la población, quienes al principio se mantuvieron escépticos, les resultaba imposible creer que cosas como estas sucedieran fuera de lo que era una historia de ficción, pero con el paso del tiempo y a medida que los sucesos iban aumentando, se volvía difícil el mantener la incredulidad, por mínimo que fuera, era imposible el no entrar en contacto con un avatar o con el daño que eran capaces de causar. Las reacciones fueron diversas, pero no por ello poco problemáticas, tenías a algunos que comenzaron a vaciar los centros comerciales y a encerrarse en sus hogares, otros se agolparon en las principales sedes gubernamentales para pedir la intervención del gobierno en el asunto, lo que ocasionó la movilización de las fuerzas armadas, anteriormente nombrada, pero no solo para mantener bajo control a los avatares sino también para reprimir las manifestaciones que con el pasar de los días iban siendo cada vez más violentas y numerosas; y por último tenías a aquellos que decidieron tomar acción por mano propia y encargarse ellos mismos del supuesto “bien común”, bajo la bandera de la “justicia ciudadana”.

Esto degeneró en una gran división en la población, ya que había quienes comprendían que los avatares no tenían la intención de causar daños sino que eran civiles inocentes, que se encontraron con una situación inesperada y completamente superados, y con esas ideas en mente, apoyaron la búsqueda de soluciones pacíficas, en las que hubieran la menor cantidad de heridos posibles; aunque esas buenas intenciones no acabaron en buenas ideas y muchos civiles sin singularidad murieron en el intento de llevar a cabo esos ideales. Por otro lado, tenías a aquellos que creían que los avatares eran perfectamente conscientes de sus acciones y que tenían intenciones malignas, estas personas apoyaban y llevaban a cabo medidas más radicales, como la matanza indiscriminada de avatares.

También hubo algunos grupos que veían a los avatares como dioses, pero nunca se obtuvo mucha información sobre ellos, por lo que sus actividades nos resultan, aún hoy en día, desconocidas.

Al final, todo resultó en un caos total que trajo consigo cientos de miles de muertos y la mayor crisis de la historia de la humanidad. Economías destruidas, gobiernos derrocados y sangre derramada, eso es lo que sucedió en el periodo de dos semanas, y esto es lo que se conmemora en el periodo que va del 24 de diciembre hasta el 7 de enero.

El caos iba en aumento con el paso del tiempo, hasta que en este desastroso contexto apareció…

− La iasata, que tenía el plan perfecto para acabar con la crisis, y lo llevaría a cabo, a cambio de que se cumpliera con sus demandas; los estados aceptaron y en un periodo de solo tres meses el caos fue apaciguado y los problemas generados por este fueron resueltos o estaban en proceso de ser solucionados.

− Y esto nos lleva a otra pregunta, ya sabemos cuál fue el problema y sabes quién lo resolvió, lo que nos queda por saber es el cómo se solucionó.

− La respuesta a esa pregunta es mucho más simple de lo que te imaginas, lo que la iasata hizo fue…

Combatir fuego con fuego, si el problema son los Avatares, entonces conviértelos en la solución. El primer paso fue conseguir a los avatares para llevar a cabo el plan, para ello se aprovecharon del hecho de que varios avatares fueron apresados en zonas aisladas, la IASATA los llevó a sus instalaciones y allí se les enseñó a manejar sus singularidades; una vez tuvieron un número considerable de efectivos, crearon lo que hoy conocemos como “la nueva guardia”, que consistía en pequeños grupos formados por 5 avatares que trabajaban en conjunto con las fuerzas de seguridad de cada nación, para mejorar su poder de reacción y prevención de incidentes. Su siguiente objetivo era recuperar el orden social; la estrategia para hacerlo era dejar a las fuerzas nacionales a cargo de cualquier incidente ocasionado por civiles sin singularidades y la nueva guardia intervendría si el incidente era causado por civiles con singularidades, cualquiera que no perteneciera a la nueva guardia tenía terminantemente prohibido el intervenir; así no solo pudieron restablecer el orden, sino que también consiguió que los civiles sin singularidades confiaran en los avatares.

Con estas medidas en solo tres meses consiguieron restaurar el orden; pero esto no fue lo único. La IASATA se apropió de varias propiedades pertenecientes al estado, como escuelas, hospitales, comisarías, etcétera; estos fueron adaptados para atender tanto a civiles con singularidades como sin singularidades y convirtiéndolos en parte de la infraestructura de la IASATA, además se les dio el permiso de construir sus sedes centrales en puntos que la misma IASATA consideraba estratégicos.

Luego de pasados siete meses desde el comienzo de los incidentes, ya se podía considerar que todo estaba volviendo a la normalidad, la IASATA había obtenido más poder que cualquier institución, ya sea estatal o privada, en el mundo; tenía la capacidad de dominar el mundo, si así lo quisiera, pero rápidamente salieron a desmantelar estos rumores, dejando en claro que desde el principio su único interés era asegurar el bienestar de los civiles sin singularidades y con singularidades; para ello veían necesario que los gobiernos se mantuviera totalmente fuera de cualquier asunto que implicara a civiles con singularidades, además de que se les diese una total autoridad sobre estos asuntos; estos pedidos no tardaron en ser cumplidos; y con esto la IASATA se convirtió en un nuevo sistema estatal encargado de lidiar con los avatares a nivel mundial.

Era de esperarse que varios medios de comunicación se expresaron en contra y que tuvieran algo de apoyo, pero con el tiempo estos comenzaron a dejar de hacerlo, ya que los buenos resultados obtenidos por la IASATA les hacía perder su credibilidad ante el público.

Y así es como estamos actualmente, ciudadanos con singularidades y sin singularidades conviven en su día a día; cuando llegan estas fechas todos los canales se dedican a contar lo sucedido hace 20 años, a pesar de que se supone que es algo de conocimiento común, lo que hace que todo lo que pasan por la tele estos días sea increíblemente aburrido y repetitivo.

− Fudto fudto

Y parece que no soy el único que está aburrido; puedo escuchar como choca contra la puerta balcón de la terraza, a este paso la va a tirar abajo. Le abro y entre al departamento a paso perezoso, arrastrando su barriga por el suelo, una bola de grasa peluda que se parece a un gato.

− Hey Giza, ¿Cómo te va?

− Hungry fudto -su característica voz de viejo verde con sobrepeso

− Lo que es educación, respeto y modales no lo tienes muy incorporado en tu mente, ¿no?

− ¡Shat ap, hungry!

− Vale vale, no hay necesidad de alterarse tanto – voy hasta la alacena y pongo algo de comida para gatos en una compotera- ya te voy a dar tu mugrosa comida

Se sienta en el sofá como si fuese una persona con sus patas traseras siendo casi cubiertas por su obeso estómago y dejando caer su patas delantera sobre su barriga. Le dejo su comida a su lado y comienza a atiborrarse con ella.

Es bastante raro que venga con una actitud tan violenta a pedir comida, normalmente se acerca como el clásico amigo que viene de repente a tu casa con un par de cervezas para ver algún deporte o una porno, creo que él sería más de los del porno; es como si hubiera pasado mucho tiempo desde la última vez que comió algo, pero es difícil sacar este tipo de conclusiones cuando hablamos de Giza, que su vida gira en torno a comer, dormir y mirar las gatas en animal planet; si está más de treinta minutos sin comer nada, le da una crisis existencial. Pero, a pesar de todo, él no es el tipo de gato que se esfuerza o es violento, y si a eso le sumamos que últimamente su dueña ha estado bastante silenciosa, por no decir que en los últimos días desaparecieron sus escándalos, es una coincidencia de eventos que como mínimo genera dudas; al final la mejor solución es preguntarle directamente al origen del problema.

− Oye Giza, ¿Cómo ha estado Lisa últimamente?

− ¿who?

La verdad no sé qué esperaba de un gato que nunca aprendió a usar bien una caja de arena; aunque a veces llegue a sorprenderte, no deja de ser un gato estúpido. Pero bueno, volviendo al tema principal, parece que no podré sacar nada de él; aunque también puede ser que me esté preocupando demasiado, lo más probable es que se haya ido a su casa para pasar estas fechas con su familia y se olvidó de dejarle comida a Giza.

− Bueno, al menos serán unas fiestas tranquilas.

− JOJOJOJOJOOJOJOJO -se sujeta el estómago, mientras me mira y se descostilla de la risa.

¿El puto gato se está burlando de mí? esta jodida bola de grasa, se da cuenta de que se está riendo de quien le está dando de comer, del dueño del sofá en el que está reposando su obeso trasero, mientras mira mi televisión y se come la comida que le di.

− ¿Qué tal si te hecho a la calle y te dedicas a hacer un show de comedia para ganarte tu comida por ti mismo, gordito jocoso?

− ¡HO! – Se le ve en la cara una mezcla de sorpresa y preocupación por la respuesta

Pero al final, el que ríe último ríe mejor, gato obeso.

11 de Febrero de 2021 a las 20:51 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: Solo categoría A o inferior

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 43 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas