asteriabridget Asteria Bridget

El 31 de diciembre del 2020 es la fecha que se encuentra en los registros de la galaxia como el día en que la humanidad fue extinguida de su planeta de origen. Sin embargo, investigadores Lyranos conservaron algunos ejemplares. Yunuen es uno de los pocos humanos que aun existen, y junto a su equipo buscará como borrar de la historia el desastre que terminó por destruir a la humanidad. Reto de la copa de autores "El Fin del Mundo".


Ciencia ficción Viaje en el tiempo Todo público.

#theauthorscup #TheEndOftheWorld
8
1.8mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Planeta Lyra, 120 años después de la extinción de la raza humana en la tierra.


El mundo se había acabado antes de poder iniciar el 2021, según los Lyranos la humanidad había sido destruida debido a la ignorancia de los gobernantes del planeta tierra como antes se le conocía todo por su egoísmo desenfrenado, al creer que eran capaces de modificar un virus de origen reptiliano como arma que podían usar en contra de sus semejantes, creyendo que estaban a salvo gracias a las vacunas que previamente tenían preparadas, cuando comenzaron a aplicarlas sobre la población ya que no eran 100% efectivas en menos de un año la supuesta cura aniquilo a la raza humana.


El voraz virus en realidad fue dejado a los gobernantes como un plan para que la misma humanidad se destruyera y una que todos los seres humanos fueron infectados con el fin de dejar la tierra deshabitada. Ellos se instalaron, por fin veían los resultados de sus años realizando experimentos y abducciones. Hace tiempo que esos seres se ocultaban tramando desde las sombras como acabar con la humanidad, envidiando el planeta que veían como seres tan primitivos descuidaban y dañaban. No obstante, ahora estaba en sus manos y debido a que ellos no habían provocado directamente el fin de la especie, sabían que la alianza intergaláctica no podría intervenir en la apropiación del planeta.


No obstante, los Lyranos precavidos, años atrás desconfiando de los intereses de los Reptilianos fueron recolectando en la tierra especímenes humanos de todo el planeta, creando una inmensa colección genética para el resguardo de la especie. La mayoría eran menores de cuatro años ya que tenían las condiciones optimas para adaptarse en el nuevo entorno en el que se desenvolverían. Sin embargo, esto creaba demasiadas sospechas por lo que tuvieron que enfocarse en recolectar óvulos y esperma de diferentes individuos mientras dormían para asegurarse de no atraer la atención tanto del gobierno como de los Reptilianos.


Yo fui el resultado de uno de sus experimentos, por lo que nací en un laboratorio de Lyra y me crie con ellos, junto con otros niños de distintas razas. Nos educaron y alimentaron bien y tiempo después cuando tuvimos suficiente edad para entender la situación a nuestros quince años, nos hablaron sobre nuestros ancestros revelándonos el porque nos veíamos ligeramente diferentes a los Lyranos. Ellos eran mas altos que nosotros y mucho mas pálidos, aunque nuestras complexiones no eran tan distintas unas de las otras.


En uno de los aspectos en los que más nos diferenciábamos era el hecho del dominio que tenían con las fuerzas energéticas a las que denominaban éter, en palabras humanas. Nuestra evolución actual no nos permitía comprenderlo ni acceder a la fuente del éter por completo, por lo mismo nunca fuimos capaces de adaptarnos del todo a Lyra, ya que sus habitantes eran maestros de este “elemento” por explicarlo de algún modo. Muchas veces mis compañeros y yo nos llegamos a preguntar si había forma de recuperar el planeta que alguna vez nos perteneció, pero nuestros cuidadores nos repetían que ellos no estaban a favor de la guerra, la cual era una de las características de nuestra raza.


—La belicosidad es una inclinación que su raza terriblemente conserva en el ADN. Sin embargo, les pido que tengan presente que la razón de sus existencias es la preservación de una especie que ha sido llevada hacia su extinción a causa de la misma —explicó su cuidadora Sonam.


—Sonam, lo que intento decir es ¿si no hubo alguna forma de salvar nuestro planeta?


—Así es, la hubo.


—¿Cuál era? —pregunté nuevamente.


—Si en su momento, los seres humanos hubieran cambiado su pensamiento y se hubieran unido como planeta, los Reptilianos no hubieran podido aprovecharse de su debilidad y el consejo intergaláctico pudo haber intervenido a favor de su especie. Por lo mismo, no permitiremos que comentan los mismos errores que sus ancestros.


El aula se llenó de un ambiente lleno de pesadumbre, después de todo en el complejo donde vivíamos no quedaban más de cincuenta de los nuestros, veinticinco chicos y chicas los cuales tomábamos clases repartidos en cinco grupos de diez. Se nos enseñaba acorde a las habilidades en las que sobresalíamos, por lo visto su intención era rescatar cada aspecto de la humanidad. Algunos de mis compañeros eran atléticos por lo que se dedicaban al deporte, otros sobresalían en la ciencia, algunos mas en el arte o la música. Otros como yo, éramos multifacéticos por lo que en distintos campos éramos talentosos.


Sin embargo, algo que no nos enseñaron eran las artes bélicas, siempre nos previnieron sobre la guerra y que nada bueno vendría de ella. Pero a mi me parecía natural soñar con ver alguna vez el planeta tierra. Sabía por los registros que teníamos como era la vida antes de la humanidad en la tierra, y por el observatorio podía ver lo azul que el planeta era, pero no era suficiente. Solo pensar en la injusticia de vernos privados de nuestro verdadero hogar me hacía enfurecer.


Por lo que fui armando en mi cabeza un plan para poder salvar a la raza humana, al cual le dediqué años, de investigación. Aproveché cuando cumplí mis diecisiete años a realizar una petición para unirme al centro de investigación y reconocimiento Interespacial. Aprendí a manejar las naves convirtiéndome en un hábil piloto, pero aun así sabia que no podía ejecutar el plan que había orquestado solo. Necesitaba el apoyo de más de los míos y también el permiso de nuestros cuidadores. Sin embargo, por el riesgo que implicaba mi estrategia sabría que no me permitirían ejecutar mis planes.


No obstante, estaba dispuesto a arriesgarme si con ello tenía una oportunidad para que la humanidad volviera a resurgir de sus cenizas. Y de tener éxito, evitaría el castigo del tribunal de Lyra y las sanciones del consejo para nuestra raza. Decidí que ejecutaría el plan a mis diecinueve años, ya estaba bien informado de la catástrofe que enfrentaba. Lo único que me quedaba era que mi equipo aceptara la misión. Así que cité en mi habitación en privado a tres jóvenes de confianza. Y comencé a explicarles el plan para salvar a la humanidad en la tierra


—Es una locura Yunuen, aun si lográramos hacernos con una nave y la despegáramos sin permiso. ¿Cómo llegaríamos 119 años atrás? Además, sin caer en una paradoja —preguntó Kalani.


—Sin duda, realizar el cálculo exacto es algo crucial y lo más complicado. Pero Yunuen no nos diría esto si no tuviera una idea sobre cómo solucionarlo, ¿cierto?


—Así es, Adilet. He estado trabajando durante todo este tiempo en un modelo matemático que se basa en todo el conocimiento que tienen los Lyranos sobre transporte intergaláctico.


—Tiene sentido lo que dices, si viajamos desde el hiperespacio apareceremos en un punto cualquiera en el tiempo. No obstante, ¿Cómo vamos a controlar la llegada? —comentó Nimat interesada.


—La computadora debería encargarse de las coordenadas una vez ingrese en el sistema mi modelo —expliqué.


—Pero solo es teóricamente correcto, ¿cierto? —intervino Kalani una vez más.


Asentí a sus palabras, era por ese motivo por el que los necesitaba a los cuatro, para volver realidad el viaje en el tiempo.


—En ese caso nos corresponde comprobar la viabilidad realizando una serie de experimentos previos, hasta entonces no podríamos decir que es factible —expuso Adilet.


—No obstante, si no nos arriesgamos y pedimos autorización, no sabemos si Sonam acepte que presentemos el proyecto a Kruma y mucho menos si lo vayan a rechazar.


—Entonces, lo que nos estas pidiendo es ¿qué te acompañemos en esta locura desobedeciendo las enseñanzas de nuestros benefactores? —comentó Kalani.


—Sí, con el fin de salvaguardar a nuestra raza. Haría lo que estuviera en mis manos para recuperar la tierra. Somos los últimos, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará? —dije convencido y un silencio se instauró entre nosotros.


—Yo estoy dentro, siempre he querido ver la tierra y me interesa ver las implicaciones que el modelo de Yunuen podría tener para el avance de nuestra civilización.


—Gracias, Adilet. ¿Nimat, Kalani vendrían con nosotros?


—Suena a una aventura, también cuenten conmigo —dijo Nimat.


Kalani por su parte era mas precavido y solo suspiró cuando escucho la respuesta de nuestros compañeros.


—No me parece correcto desobedecer a nuestros benefactores, solo ayudaré si las posibilidades de éxito son mayores.


—En ese caso, pongámonos a trabajar, se darán cuenta que no solo es factible, sino que es una realidad.


No podíamos ser descuidados, por esa misma razón mis planes se vieron retrasados, pero con ellos en el equipo la humanidad estaba más cerca de recuperar lo que le correspondía por derecho. Poco a poco las piezas fueron encajando una con otra y cuando llegó el día de realizar el viaje. Tuvimos pocos contratiempos, apagué el sistema de comunicaciones de la nave que estaba a mi cargo y los cuatro saltamos al hiperespacio, donde la computadora ya programada se encargó de introducir los datos con fecha al 17 de noviembre del 2019, donde se realizó el descubrimiento del primer paciente.


Planeta Tierra, Hora 9:50 am del 31 de diciembre del 2020.

Antes de la destrucción de la humanidad.


La nave que llevábamos tenía la mejor tecnología de encubrimiento, así sin importar quién o qué mirase hacia donde nos encontrábamos, nunca podrían dar con ella. Surcamos el cielo para hacer un reconocimiento previo a la zona.


—Estoy percibiendo señales de vida —anunció Nimat.


—Voy a acercarme hacia la ciudad —les dije. Todos estábamos maravillados por el escenario con el que nos encontrábamos, tantos edificios con construcciones que solo en la biblioteca de registros encontrábamos.


—Son muchos, pero no hay duda de que llegamos a la época correcta, la tecnología es muy primitiva —dijo Adilet.


—No, algo esta mal, el ordenador registra una lectura de concentración elevada de partículas del virus. Si llegamos justamente el día 17 de noviembre no debería ser tan elevada, llévanos a una zona no tan habitada para investigar, Yunuen —ordenó Kalani, su observación había sido tan astuta que no tuve motivos para oponerme así que busqué un bosque cercano para estacionar la nave.


—Parece que no tendremos otra opción, tendremos que confirmar la fecha en la que nos encontramos por nuestra cuenta. ¿Quién me acompaña a hacer un reconocimiento? —les dije a los tres.


—Iré yo —se ofreció Adilet.


—Muy bien nosotros estaremos en las coordenadas 471.024, mantengamos el contacto en caso de que necesiten extracción —comentó Kalani.


—Entendido.


Adilet y yo nos llevamos unos respiradores para no contagiarnos con el virus que circulaba y salimos de la nave que de inmediato desapareció de nuestros ojos una vez la dejamos gracias a su recubrimiento.


Planeta Tierra, Hora 11:00 am del 31 de diciembre del 2020.


No podíamos llevar tecnología ni abusar del teletransporte, de lo contrario despertaríamos sospechas de los Reptilianos que ya se encontraban en la tierra. Por lo que nos dirigimos a pie, a fin de cuentas, nuestra apariencia era bastante similar a la de los humanos que aun habitaban la tierra. Nos tomó tiempo encontrar con un pequeño pueblo, pero preguntar a los habitantes por las noticias sería absurdo por lo que la propuesta de Adilet fue perfecta.


—Vayamos al centro de comercio de este lugar, seguramente encontraremos a algún indicio de la fecha.


—Si, aunque aun no entiendo que pudo salir mal.


—Probablemente un error con las milésimas, debió ocasionar una desviación.


—Pero todos revisamos al menos cien veces los cálculos.


—Llegamos hasta este punto, así que técnicamente tuvimos éxito. Mira en ese lugar están intercambiando bienes por su papel moneda.


Adilet salió corriendo hasta el lugar sin darme oportunidad alguna de decirle que se lo tomará con calma. Entonces cuando finalmente lo alcancé el se acercó hasta mi y con el rostro llenó de seriedad me mostró un extraño papel con letras impresas.


—Tenemos problemas.


Posee mis ojos en la fecha que señalaba y vi el número horrorizado, si el error había sido por una milésima. La desviación había sido de un año completamente, pero no habíamos gastado nuestros esfuerzos para terminar así.


—El mundo se acaba hoy. Debemos volver a la nave, no vinimos hasta aquí para ver el final de la era humana.


No quería que mis compañeros entrarán en pánico por lo que no les comunique la noticia de inmediato, en cambio les transmití nuestras coordenadas para que nos extrajeran. No había tiempo para ser sutil. No si pretendíamos salvar a la tierra y a todo ser viviente de ese terrible virus.

13 de Diciembre de 2020 a las 23:58 2 Reporte Insertar Seguir historia
6
Continuará… Nuevo capítulo Todas las semanas.

Conoce al autor

Asteria Bridget ¿Hastiado de la rutina? En este espacio, encontrarás diversos mundos que te transportarán a lugares llenos de fantasía, ciencia ficción y romance. ¡Atrévete a explorarlos!

Comenta algo

Publica!
ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
Excelente comienzo.
Rodrigo Hernandez Rodrigo Hernandez
Suuuuper !!!
May 03, 2021, 02:05
~