corymassiel Cory Massiel

¿Lo correcto? Esa palabra no está en su vocabulario. ¿Malas caras? Todo el mundo los juzga. ¿Pasión, amor? Brotan de cada poro de su piel. ¿Pecado? Todos lo cometen, ellos no serán la excepción. Primer Libro de la Trilogía Mi Pecado. By. Cory Massiel Todos los Derechos Reservados. Obra Registrada en Safe Creative por los códigos 1805307231183 y 2005013841303


Erótico Sólo para mayores de 21 (adultos).

#prohibido #pecado #orfandad #trauma #romance-erótico #sexo #amor #drama
186
12.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo


Era una noche de invierno, las luces de la policía brillaban en la oscuridad, las sirenas de las ambulancias resonaban entre todo el ruido de las personas que se acercaban a husmear sobre lo ocurrido en la casa de los Belfrey. Justo en frente se encontraba sentada una pequeña Violet de seis años, asustada, pero sobre todo en shock, había visto cómo su padre apuñalaba a su madre una y otra vez, hasta que se cansó y se ahorcó, frente a sus ojos también.

Temblaba por el frío, la nieve caía sobre ella y nadie parecía percatarse de su presencia, los paramédicos subían los cadáveres a la ambulancia y los policías clausuraban su casa. Una lágrima se deslizó por su sonrojado y bello rostro, dando inicio a una nueva persona.

Adrián no sabía si sentirse contento o compungido, era su primer caso como policía y le habían asignado ese trágico homicidio. ¿Cómo una persona podía matar tan cruelmente a otra? Se preguntó. Él nunca sería capaz de lastimar de esa manera a Stella, su esposa.

Luego de prohibir el paso a la casa se dio la vuelta y entonces la vio, muerta de frío, temblando y con su mirada perdida. Era la hija del matrimonio, Violet Belfrey, ya había llamado a un responsable para que se encargaran de la pequeña. Le daba pena, porque ella iría a un orfanato y también necesitaba ayuda psicológica para superar el trauma. Se acercó a ella a pasos lentos para no espantarla y al llegar a su lado la niña ni se inmutó.

—Hace frío aquí, vamos al auto —ella le dio una mirada tan fría con esos ojos color tormenta que le puso los vellos de punta—.

A pesar de su corta edad, sus ojos demostraban que había vivido mucho. Violet era realmente una niña bella, tenía el pelo negro y su iris ocular era tan gris como un día nublado.

—No me importa el frío, sé que pasaré mucho a partir de este día —contestó la pequeña con voz trémula.

—Eres fuerte —le dijo él al no verla llorar—.

—No me conoces.

—Es cierto, no te conozco pero te quiero ayudar, así que vamos al auto para que entres en calor —Adrián le abrió los brazos y ella lo estudió unos segundos para luego dejarse levantar por él—.

Se refugió en esos brazos cálidos y apoyó su cabecita en el hombro del policía hasta que llegaran al auto. Allí solo le dio una mirada indiferente y comenzó a jugar con sus manos.

Adrián se conmovió, él no soportaría pasar lo que Violet estaba viviendo en esos momentos y sintió admiración por esa pequeña dieciséis años menor que él.

Días después Violet fue ingresada a un orfanato en Ottawa y se aisló de todos.

8 de Diciembre de 2020 a las 04:00 3 Reporte Insertar Seguir historia
38
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
Imp Av Imp Av
No me deja leer
December 10, 2020, 17:12
d duberlis
Vamos de nuevo con esta historia, simplemente la amo 😍
December 09, 2020, 11:37
H Hamlett
Excelente relato! te invito a leer mis historias eróticas y a dejar un comentario, soy nuevo en el género!
December 09, 2020, 10:53
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 41 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas