ennduran Enn Durán

Un fuerte accidente lo dejó muerto en vida. Soñar con la chica a la cual le rompió el corazón de una manera cobarde y poco digna, hará que su corazón se enamore aún años después de su último encuentro. Hacer que a toda costa esa chica lo perdone, no será tarea fácil, ese es el trabajo de Cedrik O´Brien, enamorar a Dánae una vez más y obtener su perdón.


Romance Suspenso romántico Sólo para mayores de 18.

#Amor-romance-mentiras-llanto-odio-misterio
0
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

—C E D R I K —



Estoy consciente.


Estoy despierto.


No entiendo que pasa, no comprendo donde estoy. Me cuesta respirara y el sonido poco a poco se hace más claro.


Mis ojos pesan y lentamente los abro acoplando mis pupilas a la luz tenaz que brilla sobre mí. Al hacer contacto con ella cierro los ojos de nuevo y parpadeo para prepararme y ver la luz otra vez.


El sonido ahora es claro, una maquina suena a mi derecha y se mezcla con el llanto de unas mujeres que no me son familiares. Siento un peso exagerado sobre mí, siento que mi cara es mojada con gotas pequeñas, se la causa de que no pueda respirar bien y es la mujer que esta sobre mí, llorando.


Prestó atención a mi alrededor, a lo que pasa.


Frente a mí, lo veo a él, mi mejor amigo con sus ojos azules brillantes llenos de emoción y melancolía. Me sonríe y asiente con evidentes lágrimas en los ojos.


Alguien toma mi rostro y enfocó la mirada, reconozco a esta mujer, mi madre bañada en lágrimas me mira como si fuera un milagro, como si fuera un dios o algo así. Toca mi rostro con devoción y sus lágrimas no cesan. ¿Por qué llora? ¿Qué está pasando?


—Bienvenido de nuevo Cedrik—susurra entre el llanto.


Intento moverme, pero mi cuerpo no responde. Mis pies se mueven poco y siento adormilado mi lado derecho. Los dedos de mis manos se mueven con el temblor marcado en ellos.


Estoy confundido y en medio de todo lo extraño que pasa la recuerdo a ella.

Su muerte me taladra el cerebro y más que eso me lastima el corazón, su dulce mirada observándome antes de partir de este mundo me destroza completamente.


Yo que me considero un hombre fuerte y frío, ahora quiero gritar y salir corriendo.


Un te amo fue su último aliento.


El maldito pelirrojo la arranco de mis brazos por una estúpida venganza, la aparto de mi lado de la manera más cobarde, la mato delante de mis ojos y me arranco el corazón cuando lo hizo.


No pude defenderla, no pude evitar su muerte y la perdí, se fue dejándome sumido en el dolor de no tenerla, no quiero vivir sin ella, algo le faltara a mi vida si no escucho más su voz dulce y resonante.


Un hombre de bata blanca se posa a mi lado y me observa, en su mano una especie de lampara que acerca a mis ojos quitándome la poca visibilidad que había logrado.


—Cálmate Cedrik —dijo serio. Una maquina suena con descontrol a mi lado.


Las ganas y el deseo de verla de nuevo me dieron fuerzas para sujetar al tipo de la bata blanca, su corbata negra quedo entre mis dedos y lo obligue a bajar un poco más hasta que escuchara mis palabras.


—Ella... —dije casi audible. Mi voz era nula.


—¿Qué está pasando? —preguntó mi madre desesperada. Llanto se sigue escuchando en la habitación.


—Solo está alterado—dijo él sin responder a la única palabra que salió de mi boca — lo vamos a sedar.


Se libera con facilidad de mi agarre, se va de mi alcance. Una mujer de blanco lleva una inyección en su mano izquierda y la inserta en una manguera que cuelga a mi lado derecho.


Eso poco a poco calmo mis sentidos.


—¿Que... Paso? —pregunte.


—Despertaste del coma—comenzó a explicarme—después de un año hijo, por fin abriste los ojos —mi madre no deja de llorar.


—Dánae—me esforzaba—Dánae... Ella...


—Cedrik—dijo Axel—no sabemos de quien hablas.


Una mujer a lado de él llamó mi atención, ella me vio y salió de la habitación llorando igual o más que mi madre.


¿Quién es ella?


El silencio de todos me molesta tanto, mi sangre hierve y dudo mucho que el medicamento haga su efecto.


Necesito respuestas, necesito sabes de ella.


¿Cómo llegue aquí? ¿La bala que hirió a Dánae también me dio a mí?


¿Paso un año? ¿Cómo?


—Cedrick ¿Quién es Dánae? —se acercó.


—Dánae...Dánae Rogers... Ella...


Llevo su mano a su barbilla y lo vi pensar, Axel por primera vez en su vida estaba pensando.


—¿Tu ex novia? —dijo sorprendido— Hace once años exactamente la botaste por Natalia—lo escuche. Axel comenzó a moverse por la habitación, como si tratara de recordar— recuerdo que tenía un cabello rojo natural y pecas en su rostro, ella era ciega. Pero terminaste con ella llamándola poca cosa. ¿Hablas de ella no?


—Yo... —Axel miró la máquina que estaba a mi lado y se acercó a mi


—Mejor descansa Cedrik. No es bueno que te esfuerces. Hablaremos de ella después.


No entiendo nada.


—Bien—dije cuando me ataco un mareo terrible.


A pesar de que estar muy confundido, Axel me dio una pequeña chispa de esperanza, entiendo poco, pero lo que creía es que todo lo vívido fue un sueño, y mi bella niña está viva... En eso quiero creer.

6 de Diciembre de 2020 a las 02:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión