¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Seokjin, un viril Alfa shifter lobo, siempre ha sido el gran hombre en el campus, hasta que fue arrastrado a una fiesta salvaje que lo llevó a hacer servicio comunitario en la biblioteca del campus. Para un animal fiestero como Seokjin, no había nada peor que quedarse atrapado en una biblioteca casi vacía un viernes por la noche. Al menos hasta que conoció a Hoseok.


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#omegaverse #bts #hoseok #jhope #jin #seokjin #2seok
17
1.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𝐩𝐫𝐢𝐦𝐞𝐫𝐨




Biblioteca Universitaria.

Kim Seokjin se estremeció al mirar el inmenso edificio. La enorme prisión era más como eso. ¿Por qué alguien querría pasar su noche del viernes allí?

Pero Seokjin sabía que no estaba en condiciones de quejarse.

Había sido arrestado por lanzarse a una fiesta salvaje en la que no había sido exactamente cuidadosos revisando para asegurarse de que todo el mundo estaba por encima de la edad para beber. Bueno, el acababa de hacer algunos exámenes increíblemente estresantes y necesitaba desahogarse. Mientras todos tuviesen al menos dieciocho años para ir de fiesta, los había considerados bienvenidos. Yendo al consejo de la Universidad les dijo a los superioes que era una ley estúpida, mientras todo el mundo tuviera definitivamente más de dieciocho años, no entendía porque a ellos les importaba una m…

Bueno, tal vez sus opciones de vocabulario podrían haber sido un poco mejor. Al menos él había evitado rodar los ojos hacia ellos. Al final, obtuvo servicio comunitario. Dijeron que tenía suerte de conseguirlo, pero no se sentía afortunado.

¿Realmente habrían cumplido su amenaza de sacarlo de la escuela? ¿Después de todo el dinero que los Kim habían donado durante generaciones?

Desafortunadamente, el servicio comunitario significaba que estaba atascado en la biblioteca de la universidad durante el resto del semestre, ordenando libros y verificando a la gente que entra y sale.

No habría verificación real sin embargo. La biblioteca no era un lugar frecuentado por gente caliente.

¿Quiénes eran los bibliotecarios? ¿Quién se sentaba en la biblioteca y leía libros ya? Todas sus cosas de la escuela estaban en su tableta. Era mucho más fácil llevarla consigo.

Y cuando tenía que estudiar, Seokjin prefería hacerlo en la comodidad de su bien amueblada sala de estar. Los Kim no tenían necesidad de frotarse los codos con otros a menos que quisieran. Y realmente no quería conocer a ninguno de los clientes habituales de la biblioteca.

Qué manera increíblemente aburrida de pasar el último semestre de su último año.

Seokjin se acercó a la mesa y se identificó.

—El prisionero Kim reportándose para su castigo —dijo, saludando a la joven de pelo arenoso que estaba sentada detrás del escritorio circular.

—Sí lo que sea. Lo menos que podías hacer era aparecer a tiempo, se suponía que ibas a llegar aquí hace media hora. Llego tarde a reunirme con mis amigos para una fiesta en Itaewon.

—Hey, yo estoy a la moda llegando tarde. Y hablando de moda, buena suerte entrando a la fiesta vestida así.

—Gracias, imbécil. Al menos soy la que va a salir de aquí para ir a una genial fiesta, y no pasar el viernes por la noche aquí como otras personas.

—Sabes que nadie en realidad va a estar allí todavía, ¿verdad? Es demasiado temprano. Apuesto a que ni siquiera tendrán los barriles entregados para el momento que llegues.

Pero lo único que ella hizo fue darse la vuelta enseñándole el dedo medio mientras salía de allí.

De acuerdo, tal vez se sentía un poco culpable por cómo le había hablado, pero era pura tortura estar atrapado en la biblioteca sabiendo que incluso una idiota como Leesung iba a salir a la fiesta.

No es como si él incluso disfrutara mucho de las fiestas, después de casi cuatro años de fiesta casi sin parar, las noches de música fuerte y el libertinaje borracho lo habían envejecido. Pero no le gustaba que le dijeran que tenía que hacer servicio en la biblioteca, como un Alfa shifter lobo se irritaba con las restricciones.

Seokjin se sentó en la silla de plástico, poniendo los pies en el escritorio circular. Sí, podría conseguir una queja por eso, pero no era como si alguien fuera a venir a observarlo, no un viernes por la noche.

Seokjin suspiró. Parecía la misma gente vieja aburrida. Al menos los nerds que pasaban el rato en la biblioteca eran demasiado tímidos para molestarlo. Las últimas partes en las que había estado, había sentido que las mujeres lo perseguían. Un poco de atención era bueno, pero dios, venga ya. Estaba empezando a preguntarse si tal vez después de un cierto número de encuentros, se volvía aburrido. Sus primeras conexiones, aquellas en las que algunos cariños caían sobre él, nunca solía tener ningún problema para conseguir ponerse duro para ellas. Cerraba los ojos y alguien le hacía sentirse bien y caliente. Pero últimamente, cuando se trataba de cosas sexuales, especialmente las cosas de bombear y moler, sólo parecía ser más energía de lo que valía para conseguir sus rocas apagadas. Sobre todo porque sus manos todavía funcionaban perfectamente bien.

El único problema era que él era un Alfa shifter lobo− se suponía que siempre estaría merodeando. Su pene siempre debía estar preparado y listo para la acción. Por su cuenta, no era un problema, pero la última vez que tuvo a una mujer bajo él, no pudo endurecerse hasta que pensó... bueno, no iba a compartir eso con un médico. Podría no ser una idea terrible ir al centro médico, podría conseguir una receta para algo, y luego voila, no más problemas. No más tener que imaginar situaciones con... bueno, no es como si hubiera actuado alguna vez en esas fantasías, así que no es como si una fantasía ocasional lo hiciera gay o cualquier cosa. Por lo tanto, tal vez era sólo 90% hetero en lugar del 100%, con la píldora de la erección adecuada, nadie lo sabría.

El único inconveniente sería admitir a un doctor que tenía un problema, eso sería más difícil. Alfas shifters lobos no se supone que tengan ningún tipo de disfunción eréctil. Él no quería avergonzarse ni traer vergüenza a su clan al admitir que las mujeres calientes simplemente no le ponían como solían hacerlo.

7:50 p.m. Seokjin miró el reloj por enésima vez. No, todavía carecía del poder para acelerar el tiempo. No por falta de intentarlo, sin embargo. Maldito servicio comunitario.

Alrededor de las 8 p.m., sucedió algo extraño. Seokjin estaba acostado con la cabeza sobre sus brazos en el escritorio circular, cuando olió un aroma muy inusual. El dulce aroma fue directo a su polla, que de inmediato se enderezó. Seokjin se sorprendió, nada nunca lo había puesto tan duro en su vida.

Se preguntó si lo que estaba oliendo era algún tipo de crema especial para ayudar a los chicos a levantarse. Si lo era, definitivamente necesitaba conseguir algo de eso.

Seokjin alzó la vista, tratando de no parecer que estaba olfateando algo, cuando se encontró mirando el par de ojos castaños más deslumbrantes que había visto en su vida.

Y podría jurar que estaban brillando directamente hacía él.

Lo único raro es que pertenecieran a un hombre. El mismo tipo que parecía ser la fuente de ese olor increíble que acababa de captar.

—Um, disculpe —dijo el tipo, tratando de mantener su nerviosa voz en un susurro. —Yo, eh, tengo un problema, y realmente esperaba que pudieras darme la llave de la habitación Omega.

Seokjin lo miró una vez más.

—¿Tienes tu I.D. contigo?

—Lo olvidé —dijo el tipo, exasperado. —Salí corriendo de mi apartamento para un examen y terminé dejando mi cartera, incluyendo mi I.D. Omega, en casa. Pero realmente necesito quedarme en la habitación Omega hasta que mi compañero de cuarto pueda venir y llevarme a casa.

Seokjin suspiró. —Mira, me gustaría ayudarte, pero podría meterme en una verdadera mierda si sólo entrego las llaves sin I.D. Ya sabes, un montón de chicos han sido arrestados por fingir ser Omegas, pero luego resulta que estaban usando la sala para ligar.

—Pero eso es exactamente lo contrario de por qué necesito la habitación Omega. Todo es para tener un espacio seguro para que los Omegas vayan cuando lo necesiten, y realmente lo necesito. Mire—dijo, bajando aún más la voz y volviéndose para asegurarse de que nadie estaba escuchando. —Estoy bastante seguro de que hay algo que simplemente activó mi ciclo de celo.

—¿Por qué vendrías a la biblioteca si sabias que ibas entrar en celo?

—¡No lo sabía! Se supone que no se debería todavía. Vine a la biblioteca para estudiar. Fue sólo cuando estuve aquí que empecé a sentir los cambios. Por favor, realmente necesito esa habitación.

—Mira, realmente no puedo dejarte entrar en la habitación Omega sin I.D. Estoy atrapado en la biblioteca porque me pillaron, esto es un servicio comunitario para mí y estoy un poco en libertad condicional. Me atrapan dejando a alguien en la habitación Omega sin I.D. y podría ser expulsado de la escuela.

Pero Seokjin miró esos ojos suplicantes y la cara asustada del chico y sintió que su corazón se derretía. —Mira, si quieres, puedes usar la sala de descanso —dijo Seokjin, señalando una puerta detrás del escritorio circular.

—No es tan seguro como la habitación de Omega, ¿verdad?

—No, pero nadie va a pasar más allá de mí. De esta manera, puedo estar seguro de que estás a salvo, y puedo estar seguro de que no estás usando la habitación para una cita. Confía en mí, nadie pasaró por este escritorio.

—Mira, lo aprecio, pero, ¿cómo un Beta va a mantenerme a salvo de un Alfa exigente?

—¿Me veo como un Beta para ti? —Seokjin gruñó, levantándose.

El otro chico tembló un poco, mirando el tamaño de Seokjin. —¿Eres un Alfa? No creía que Alfas trabajaran en la biblioteca.

—Es una historia larga, triste llena de tristeza y...

—Tú, no vas a hacer nada para tratar de ponerme en peligro, ¿verdad?

Seokjin se echó a reír. —Hay diferentes tipos de Alfas. Soy del tipo que va por las chicas, no las pollas.

—Uf, eso es un alivio. Me hiciste entrar en pánico por un segundo.

—Hey, tu no...

El tipo tragó saliva. —Sí. Virgen total. Mis padres me matarían si la pierdo antes del matrimonio. Primero en mi familia es ir a una universidad por cuatro años. Sólo me queda este último semestre para salir. No puedo decepcionarlos por quedar embarazado.

—No supongo que no.

—No sólo perdería mi beca, sino que la escuela me haría pagar los tres años y medio de matrícula gratuita y habitación, comida y otros gastos que ya me han dado. Incluso con una de las mejores carreras de trayectoria Omega, me llevaría al menos una década ganar lo suficiente para pagar esa cantidad de dinero.

—Espera un minuto, ¿estás diciendo que la escuela te quitaría el dinero?

—¿Por cometer una conducta impropia? Por supuesto.

—Pero eso es ridículo, esto es la universidad. Todo el mundo jode.

—Es diferente si uno es un Omega. La escuela nos deja entrar, pero luego nos considera una gran vergüenza si quedamos embarazados mientras estamos aquí. No pueden echarnos a patadas por el embarazo, pero pueden ir tras nosotros de otras maneras.

— ¿Al igual que quitarles la beca?

—Sí. Y otras cosas.

Pobre tipo. Seokjin no tenía ni idea de que los Omegas lo tenían tan duro por su cuenta. El marido de su tío Namjoon, Yoongi, era Omega, pero Namjoon siempre lo trataba como si fuera el gran tesoro que había tenido la suerte de encontrar. Por supuesto, su padre tenía otras cosas que decir sobre su tío Yoongi, y le había dicho a su madre que no quería al tío Namjoon y al tío Yoongi en su casa, porque haría parecer que estaban aceptando su estilo de vida anormal. Pero, de nuevo, era difícil saber cuál era el prejuicio de su padre con los Omega, odio contra la chinchilla. El tío Yoongi era un shifter chinchilla, y su padre estaba bastante en contra con cualquier persona que no fuera un shifter lobo. Su padre también había dicho que el tío Namjoon no podía ser un auténtico shifter lobo si había ido a por un shifter chinchilla.

A Seokjin siempre le había gustado su tío Namjoon y su tío Yoongi, y se sentía culpable de haber obedecido a su padre cortándolos de su vida durante tanto tiempo. No fue hasta que él estuvo en la universidad que volvió a contactarse con ellos. Sus tíos lo habían aceptado de nuevo en sus vidas con amorosa bondad.

Seokjin miró al pobre, ansioso Omega delante de él. —Por favor, toma el cuarto de descanso. Es totalmente seguro. Ningún Alfa desagradable va a pasar a este gran y malvado shifter, ¿de acuerdo? —Seokjin levantó el brazo para flexionar el músculo, sintiendo una sensación de placer mientras observaba cómo los ojos de Omega se ensanchaban y luego se oscurecían en respuesta.

—B-bien. Gracias hombre. De verdad te debo una.

—No hay de qué.

Y con eso, el tipo caminó detrás del escritorio circular.

El Omega realmente debía ser un manojo de nervios, porque se las arregló para tropezarse, aterrizando torpemente en el suelo.

Seokjin fue a ayudarlo, notando que el pobre hombre era sólo un desorden de miembros doblados. Eso y un bien redondeado... Seokjin sacudió la cabeza, ¿qué diablos le pasaba últimamente? Extendió la mano hacia el Omega y le ayudó a levantarse.

El agarre del Omega no era tan fuerte como el suyo propio, pero había algo extrañamente agradable en sujetar su mano.

Seokjin notó que el rostro del pobre hombre estaba realmente enrojecido... debía estar bastante avergonzado.

El Omega soltó su mano. Recuperándose, prácticamente entró corriendo en la sala de descanso.

Seokjin oyó el chasquido de la cerradura. Pobre tipo. Cerrar la puerta probablemente le trajo alguna sensación de seguridad, pero ambos sabían que eso no sería suficiente para detener a un determinado Alfa. Es por eso que las paredes en la habitación especial de Omegas eran extra gruesas, y la puerta era de acero reforzado con varios cerrojos. Eso era mucho más seguro que la sala de descanso con su frágil cerradura del picaporte.

Seokjin caminó torpemente. No podía volver a su siesta, no con ese pobre tipo dependiendo de él para protegerlo. Y estaba decidido al respecto, había dado su palabra de que protegería al Omega.

No es como si fuera fácil volver a dormirse. Su erección era peor ahora, y no podía atreverse a dejar el escritorio para ir a frotar esto fuera. No cuando tenía que proteger al Omega.

Tenía que averiguar sobre ese olor. Tenía que ser algún tipo de crema de polla. Fuera lo que fuera, sus efectos no estaban obviamente restringidos al usuario. ¿El Omega lo llevaba puesto? No podía imaginar por qué, pero eso explicaría porque ese olor había sido tan fuerte.

Seokjin gimió. Si el Omega era la fuente del olor, estaba en problemas. Incluso en forma humana, Seokjin tenía un excelente sentido del olfato. Con el Omega escondiéndose en la habitación de al lado durante las próximas horas, Seokjin estaría con la más larga erección de su vida.

Después de dos horas de tortura, en la que Seokjin realmente contemplaba el jabalí seco del catálogo de cartas -no es como si alguien hubiera usado las cosas de todos modos, eran como una especie de antigüedad-, la biblioteca estaba vacía. No era sorprendente para un viernes por la noche.

Es hora de que el Omega sepa que la costa está despejada. ¿Tal vez debería ofrecerse para caminar con el chico a casa?

Seokjin no sabía mucho acerca de las cosas de Omegas. Sabía que el tío Yoongi se había quedado embarazado, así fue como consiguió a sus primos gemelos Hyorin y Minhyuk, pero no sabía los detalles. Su padre había dejado claro que no aprobaba el estilo de vida Omega, y se había negado a responder a ninguna de sus preguntas al respecto. No dejaba que su mamá contestara sus preguntas tampoco. Seokjin dio una patada al escritorio. Su padre no aprobaba muchas cosas. Su madre usualmente trataba de hacerlo pasar como si fuera un viejo lobo, pero Seokjin tenía algunas palabras diferentes. Su papá podía ser un bastardo recto, y quería causar una ruptura familiar sólo porque sus tíos tuvieron a sus bebés de modo diferente. Una vez que nacieron, no es como si alguien pudiera decir que Hyorin y Minhyuk habían nacido de una mujer o de un hombre de todos modos.

Si no dependiera del dinero de la familia, Seokjin probablemente habría roto lazos con su padre hace mucho tiempo. No era exactamente como si su papá fuera un padre cálido y cariñoso. Esa era su mamá. Su padre fue el que decidió que criar a un hijo Alfa requería ser áspero, de esa manera podría estar seguro de endurecerlo.

Pero, sólo porque su padre era un fanático no significaba que él tenía que ser uno también. El Omega no parecía un chico malo, él pobre había estado aterrorizado. Tal vez no sólo le ofrecería acompañarlo a casa, quizás podría ser amigo del tipo. Un Omega como ese podría usar a un tipo fuerte como él como un compañero. Entonces el Omega nunca tendría que preocuparse por algún Alfa malo tratando de follarlo sólo porque estaba en su ciclo de celo. Seokjin se estremeció.

¿Qué mierda fue eso? Algunos Alfas imbéciles realmente lo arruinaban para todo el mundo.

Bueno, su nuevo amigo no tendría que preocuparse de ser atacado. Estaría allí para protegerlo. Incluso podría empezar ofreciéndose a llevarlo a casa esta noche. Allí, problema resuelto.

Sólo había un pequeño problemilla. Su erección aún no había desaparecido. Su polla estaba tan dura como una roca, y no mostraba signos de bajar pronto. Seokjin hizo todo lo posible para esconderlo, su camisa abotonada fuera del pantalón era casi suficiente. No sólo era embarazoso, no quería asustar a ese pobre Omega.

¿Imagina al pobre Omega pensando que estaba seguro, sólo para ver su polla abultándose contra sus pantalones de esta manera? Realmente esperaba que el Omega no viviera demasiado lejos, no iba a ser fácil caminar con una erección, especialmente una que era tan masiva.

Pero, pensó Seokjin, sería genial si el Omega pudiera decirle dónde conseguir esa crema especial de polla.




All the love, x.

24 de Noviembre de 2020 a las 16:11 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo 𝐬𝐞𝐠𝐮𝐧𝐝𝐨

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión