androvicky 𝓥𝓲𝓬𝓽𝓸𝓻𝓲𝓪࿐

Un abrazo es un verso delicado pintado en la piel... Los suyos estaban firmemente grabados en la mía. ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ NO SE ACEPTAN COPIAS, TRADUCCIONES, ADAPTACIONES, ALMACENAMIENTO ILEGAL NI SUS DERIVADOS DE ESTA OBRA.


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público. © Todos los derechos reservados

#bts #bangtansonyeondan #bangtanboys #bangtan #btsjimin #parkjimin #jimin #btssuga #btsyoongi #minyoongi #yoonmin # #yoongi #fanfic #suga
3
1.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Tú eres yo. Yo soy tú.

𝓨𝓸𝓾 𝓴𝓷𝓸𝔀, 𝓲 𝓴𝓷𝓸𝔀

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

El ambiente que rodea nuestra presencia es sencillamente incomparable.
Solo nosotros existimos en este instante compartido.

Y es que no podemos –ni queremos– hacer nada para frenar las agradables sensaciones que nos recorren enteritos cada vez que nos fundimos en los abrazos más cómodos del mundo; o las veces en que nuestros labios se buscan sin apuro.

Sosegado en mi regazo, yace JiMin. Su cabeza permanece recostada en mi hombro mientras su lenta respiración es lo único que corta el silencio envolvente.

Aquí en el sillón, observándolo con profunda adoración, comienzo a detallar cada delicado rasgo que lo caracteriza:

Hermosa piel ligeramente bronceada, elegantes ojos finos que desaparecen cuando sonríe, pulcras cejas lisas, largas pestañas negras, nariz pequeña y voluminosos labios rosas con sabor a paraíso.

Simplemente perfecto.

Con cuidado de no despertarlo, reparto caricias en sus rubias hebras olor a caramelo.

»Poema«

Sí, definitivamente Park JiMin es la mezcla de los versos más gloriosos jamás escritos. Inclusive mucho más que eso.

Mis pensamientos fueron interrumpidos por suaves movimientos entre mis brazos.

—¿Ya estás despierto, Mochi? —sonreí.

—Yoon... —susurró antes de bostezar y tallar uno de sus ojitos. Iba a matarme de ternura algún día. —¿En qué momento me quedé dormido?

—Justo cuando hablábamos de nuestra cita en el cine el próximo fin de semana.

—Oh, lo siento, Hyung. —sus mejillas se tiñeron rojizas. —¿Le incomodé mucho?

Reí, colocando mi índice al frente de su rostro. Di un toque en su nariz y moví negativamente el mismo. Él siguió los reflejos con su mirada avellana y ligeros movimientos de cabeza.

El infantil gesto me hizo sonreír como solo ocurría cuando estábamos juntos.

Ese inigualable ángel había sido el único en derrumbar las barreras que tanto impuse por años. Así de increíble podía ser.

Lo que restó de la tarde lo gastamos en risas, bromas de abuelos y entregas de caricias inocentes.

Nunca fue un verdadero problema el hecho de ser opuestos. Me atrevería a decir que ese aspecto es nuestro más fuerte pegamento.

»Dulce y agrio.
Día y noche.
Soly luna.

Park JiMin y Min Yoongi.«

Mis oscuros ojos claman ante los suyos, querer permanecer de esa forma congelados eternamente, admirándose.

—Siento que haberlo encontrado ha sido lo mejor que pudo pasarme. —sonrió, haciendo que un suspiro enamorado abandonase mi cuerpo. —No conozco nada que no lo implique a usted junto a mi. —nuestras coronillas se juntaron. —Por eso tengo miedo de no poder llevar el “nosotros”... De no merecerlo.

Tirones de dulzura atacaban mi pecho en una sensación de gozo. Acaricié su mejilla, separándome un poco para observarlo mejor.

—JiMinnie, estar juntos no se trata de merecernos... —revisé uno de mis bolsillos, tanteando la cajita por la que tanto había trabajado. —El "nosotros" simplemente es amarnos y hacernos felices. —la saqué, colocándola a la vista.

—¿Qué es esto, Hyung? —sus manos reemplazaron las mías, tomando el objeto.

Los nervios burbujearon en mi y carcomieron mis entrañas, pero ya no había vuelta atrás.

—Park JiMin. —aclaré mi garganta y junté valor. —No es un secreto de que me tienes a tus pies ni que mi corazón late desbocado con tan solo mirarte y escucharte. —noté su sonrojo. Su silencio me animó a seguir. —Sé que he sido egoísta, pero es que te quiero para mí nada más. Permíteme seguir siéndolo, quiero que me dejes hacer más por ti. —planté un suave y breve contacto en sus labios usando los míos. —Déjame permanecer a tu lado en todo momento para amarte, apoyarte, ayudarte y cuidarte... —repetí la acción anterior. —Quiero ser la persona que calme tus aguas cuando sientas que algo no va bien. Te necesito y deseo quedarme contigo sin importar nada. —tomé el pequeño cofre también. —Permíteme ser egoísta para ahuyentar cada uno de tus miedos. —y lo abrimos.

Dos anillos de plata con nuestros nombres grabados en cursiva quedaron a la vista.

—Esto es... —sus ojos nublados por las lágrimas viajaban desde los mismos hasta mi rostro continuamente.

—Concédeme el placer de llamarte esposo. —acaricié su mejilla, retirando la gota rebelde que se le había escapado. —Matrimonio Min-Park. Min JiMin.

—Acepto. —ni siquiera pensó la respuesta. —Seamos uno, más allá de la carne, de lo tangible, de lo posible... —se acercó. Nuestras respiraciones chocaron. —Seamos uno a través de nuestras almas en una unión para toda la eternidad.

Nunca estuve más feliz. Le coloqué su anillo y él hizo lo mismo conmigo.

Las palabras se hicieron insuficientes y nuestros labios se llamaron, expresando en un beso cargado de amor y pasión la cantidad de sentimientos que teníamos el uno hacia el otro.

Fue esa la primera noche en la que Park JiMin se volvió completamente mío y yo, Min Yoongi, completamente suyo.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

𝓙𝓾𝓼𝓽 𝓵𝓮𝓽 𝓶𝓮 𝓵𝓸𝓿𝓮 𝔂𝓸𝓾

13 de Noviembre de 2020 a las 06:09 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas