¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
asteriabridget Asteria Bridget samsam Samantha Hirszenberg wonderwhy Samantha Wolf

Kim Yeong Joon poseía una inmensa pasión por la música, encontrando en el piano su más profundo anhelo; todo iba acompañado de un gran talento, que ni las mismísimas sombras podían opacar… o eso creía. Esas sombras aplastaron sus sueños, con ello robándose el sentido más preciado para un músico como él: El oído. La envidia se había convertido en el peor de sus enemigos, ¿ahora qué sería de él mientras de a poco va quedando sordo? Drama/Suspenso. Reto: El Drama Triple para la Copa de Autores 2020. Historia en coautoría por: Asteria Bridget Samantha Hirszenberg Samantha Wolf TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS A NUESTROS RESPECTIVOS NOMBRES.


Drama Sólo para mayores de 21 (adultos).

#drama #suspenso #theauthorscup #TheTripleCoAuthor
2
1.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1


El joven Kim Yeong Joon esperaba su turno para entrar al escenario. Esa noche, al igual que el resto de los participantes, interpretaría la Polonesa Opus 53 en La bemol mayor. Una pieza sumamente complicada por la velocidad en la que debían moverse los dedos del interprete al tener que emplear la mayor parte del espacio de las teclas del instrumento. Por lo mismo, se encontraba muy concentrado en repetir en su cabeza el sonido de la melodía, siguiendo las notas tal cual las marcaba la partitura.


Yeong Joon amaba esa pieza, desde muy joven la ensayó por horas, pero aún así desconfiaba de sí mismo. Él pensaba que podían llegar a suceder eventos imprevistos cuando se encontraba en el escenario; por lo que pasaba las páginas de su libreto con obsesión solo para asegurarse por una última vez de que era capaz de interpretar la melodía a la perfección.


Repasaba especialmente, las secciones en las que más errores tuvo mientras ensayaba. Tenía ligeros problemas con las cuartas cromáticas, y sabía que, para los espectadores con un oído menos entrenado, esas fallas pasarían desapercibidas, pero en el caso de su padre o de los jueces, no sería el caso.

Prestaba poca atención a los competidores que se presentaban antes que él. El mundo de la música era tan competitivo que no se había molestado en intentar hacer demasiados amigos. A lo mucho, tenía un par de conocidos, por eso el joven era considerado frío y arrogante por la mayoría de participantes que se encontraban ahí. Yeong Joon no era consciente de ello, a él solo le importaba una cosa: Su amor por la música. Cada vez que tocaba se sentía sumamente feliz y vivo.


Podía expresar todo lo que reprimía en su interior, después de todo, su crianza no había sido la de un chico normal. Desde los cuatro años, su futuro había sido dictaminado por lo que sus padres decían, y él como si de una perfecta maquina se tratase, ejecutaba a la perfección sus órdenes. Su padre, Kim Seung Ha era un renombrado pianista, así como su abuelo antes de él, por lo tanto, Yeong Joon tenía esa presión, muy diferente a su hermano menor, el cual había tomado un camino muy distinto al interesarse en la cocina.


No obstante, esto era permitido debido a que Yeong Joon era la futura cabeza de la familia y el menor estaba libre de esa carga, aunque al igual que su hermano mayor había recibido educación musical, aunque no al mismo nivel. Yeong Joon había aprendido a vivir con aquella carga y le bastaba con al menos poder expresarse con su música. Repentinamente, algo ocurre, que hizo que el joven se viera obligado a ponerse de pie. Notó que Lee Su Bin se había detenido, y el aplauso de los espectadores comenzó a llenar la sala.


Pronto el presentador anunció al siguiente competidor, por lo que Yeong Joon al escuchar su nombre, apareció en el escenario. Saludó a la audiencia respetuosamente y después desabrochó el botón de su saco; acomodando el mismo hacia atrás para no arrugarlo, mientras se sentaba en el banquillo. Aquello era simple protocolo, de pronto se hizo el silencio en el auditorio. Y tras unos pocos segundos él posó sus manos en las teclas. El teatro entero se llenó con la vivacidad y potencia de su música.


Los jueces, mientras lo escuchaban, realizaban anotaciones al mismo tiempo, buscando el más mínimo error para restar puntos. Eran bastante críticos, pero conforme pasaban los minutos sus caras llenas de neutralidad, iban cambiando, adoptando una postura más relajada. El padre de Yeong Joon al mismo tiempo se mantenía crítico, y prestaba atención a cada nota. Conocía bien los puntos débiles de su hijo con respecto a esa pieza, por nada no lo había obligado a entonarla por horas hasta que fuera capaz de corregirla, pero había algunos hábitos que eran difíciles de borrar.


La madre de Yeong Joon también le acompañaba a excepción del menor de la familia, sólo que ella tenía una perspectiva diferente a la de su esposo. Para ella su hijo era perfecto y tocaba como ningún otro. Cuando la música se detuvo el público comenzó a aplaudir. Yeong Joon se levantó del asiento y se despidió de la audiencia dando tres reverencias. El señor Kim se alivió cuando su hijo ejecutó las cuartas cromáticas como era debido, aunque más adelante tendría que hacerle algunas observaciones.


Kim Yeong Joon dejó el escenario, mientras escuchaba cómo el presentador anunciaba al último competidor... Park Byung Hun pasó a su lado para subir al escenario; él era uno de los favoritos de la competencia, su melodía era vibrante y estaba bien ejecutada. Pero desafortunadamente, en medio de su interpretación, una de las teclas del piano dejó de funcionar, por lo que con su experiencia se vio obligado a improvisar, bajando una octava al sonido de la melodía. Un terrible accidente tras pasar cuarenta competidores.


Byung Hun mantuvo la serenidad durante el resto de la melodía. Cuando dejó de tocar y se puso de pie, se despidió de la audiencia con la misma tranquilidad con la que había interpretado la polonesa y salió del escenario.


Entonces el presentador tomó la palabra.


—Ahora los jueces se retirarán para evaluar los resultados, los cuales anunciaremos en el Hall.


Los espectadores y participantes poco a poco fueron retirándose rumbo al hall, y la espera se fue haciendo cada vez más larga. Ya que los jueces, dentro de una habitación, debatían con respecto a la posición de los primeros dos lugares.


—Todos estamos de acuerdo en que Park Byung Hun se recuperó en la segunda mitad, pero debemos apegarnos al reglamento y el método de calificación.


—No obstante, su ejecución se mantuvo perfecta —comentó uno de ellos en defensa suya.


—Efectivamente, su desempeño fue mejor que Kang Ha Neul, pero tomemos a Kim Yeong Joon como ejemplo…


Los jueces se mantuvieron discutiendo por alrededor de una hora, mientras tanto, el señor Kim hablaba con su hijo en un lugar apartado.


—Te he repetido varias veces que tengas más cuidado con las quintas.


Yeong Joon sabía que su padre notaría sus pequeños deslices.


—Sí…lo siento, tendré más cuidado la próxima ocasión.


—Por fortuna los puntos que te debieron restar son menores que los de otros participantes.


—Sí, lo sé. —Yeong Joon solía asentir o negar como respuesta a las palabras de su padre y madre, según fuera el caso, para que no creyeran que los ignoraba, ya que en realidad no les ponía demasiada atención.


—Cariño, incluso varios espectadores se levantaron, no tienes de qué preocuparte, nuestro hijo lo hizo bien a pesar de esos errores menores —intervino su esposa.


—Lo sabremos en un instante —dijo el señor Kim y señalo que finalmente había aparecido el presentador, el cual se encontraba en un punto alto para que todos pudieran verlo y escuchar lo que tenía que decir.


—Los jueces han tomado su decisión, ahora mismo anunciaré los resultados. —Abrió un sobre y extendió una hoja, la cual tenía los nombres de los ganadores—. En tercer lugar tenemos a Kang Ha Neul. Un aplauso por favor.


Ha Neul apareció y agradeció a distancia, acercándose hasta donde estaba el presentador.


—Segundo lugar, Park Byung Hun.


Byung Hun hizo lo mismo, intentando ocultar su decepción con una sonrisa. Era comprensible e incluso sorpresivo que hubiera alcanzado un segundo lugar. Siendo una competencia, los jueces nunca le hubieran dado el primer lugar a alguien que modificó de esa forma la pieza. Esos concursos se regían por un sistema rígido de puntos, y si un participante se desviaba de esa estructura, perdía. Así de simple era.


—Y, en primer lugar... Kim Yeong Joon.

El joven Yeong Joon se alivió de su resultado, por el simple hecho de que su padre, el señor Kim no estaría decepcionado y no tendría que lidiar con su enojo. Yeong Joon caminó lentamente y se paró junto a los otros dos ganadores al momento de la premiación. Las cámaras se centraron en ellos tres, tomando fotografías de todos sus ángulos. En realidad, a Yeong Joon no le gustaba recibir tanta atención, por lo que dejaba a su padre lidiar con la prensa, pero en casos como ese no había forma de evitar atraer las miradas. Pronto le estarían pidiendo entrevistas para toda clase de revistas y artículos.


—Disculpen, debo ir al baño un momento —comentó poco después en un intento de huir.


—Ve rápido que ya hay varios interesados en entrevistarte.


Yeong Joon fue al baño a despejar su mente, lavándose la cara. Nunca se había acostumbrado a ser el centro de atención, aun cuando no era la primera vez que ganaba una competencia. Gracias a su talento y a su personalidad enigmática, quisiera o no, él sobresalía. Próximamente, incluso tendría que viajar para presentarse en Viena a otra competencia.


Aprovechó que todos continuaban distraídos para escaparse un momento. Se dirigió al escenario, era el único lugar que permanecía solo, además era en el cual se mantenía en paz. Movido por la curiosidad, fue a revisar el piano, notando la cuerda rota al presionar la tecla con la nota “mi”. No se había percatado que detrás suyo alguien le observaba. Tocó por encima la tapa del piano. De pronto escuchó unos pasos, pensó que era su padre buscándolo, pero antes de girarse recibió un fuerte impacto en la cabeza, cayendo al suelo. La sangre comenzó a salir de su oído derecho impregnando el suelo de madera con un color carmesí.

5 de Noviembre de 2020 a las 20:57 0 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión