sebaswillis Sebastián Willis

En este blog realizaré un conjunto de textos que detallarán varios consejos de escritura, elementos literarios para la creación de ambientes y diálogos en una historia, etc. Con la finalidad de que este blog sea de aporte a los que se dedican a la escritura creativa, al análisis de textos literarios y a los que recién empiezan en este bello arte.


No-ficción Todo público.

#TheLiteratureBlogger #theauthorscup
0
2.8mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

De la mente al acto de escribir


La gran mayoría de nosotros hemos tenido serios problemas a la hora de pasar nuestras ideas para empezar a escribir. Desde ideas vagas y desordenadas hasta pensamientos claros y constructivos, para los que se inician en el mundo de la escritura suele ser un dolor de cabeza intentar pasar horas de horas en el escritorio y sin poder crear un solo párrafo de su historia. Esto pasa muy seguido, claro, yo también lo he pasado y lo paso algunas veces al momento de querer empezar una nueva historia, parece frustrante no poder encontrar un inicio o quizás encontrarlo, pero quedarte varado ahí mismo, en medio de la nada y sin ningún rumbo para la historia.


En primer lugar, si quieres tener un buen inicio para tu novela, cuento, relato y demás, es muy importante pasar en una hoja en blanco sobre el tema que desarrollarás en tu historia, esto para que tú como escritor y tanto para tus lectores no pierdan de vista el eje central de la historia y no se vea como una novela tumultuosa, sin dirección alguna y sea mucho más amena y placentera a la hora de leerla. Por ejemplo, si empiezas a escribir una historia romántica y detallas con aspectos sublimes los personajes y ambientes, no pretendas en tu siguiente o subsiguiente capítulo desarrollar sobre una historia paranormal o sobre cierto crimen de uno de tus personajes y escribir sobre esto durante varios capítulos y acabar en una escena de amor. Se puede notar que un poco desordenado y sin claridad sobre lo que se quiere plasmar en la historia. Suena lógico pensar que si empiezo o quiero escribir sobre amor no puedo acabar o desarrollar más sobre otra cosa que nada tiene que ver con la idea del amor, sin embargo, esto suele pasar en los que recién se aventuran a escribir o los que escriben, pero no la tienen muy clara aún. Tener en mente con certeza sobre lo que realmente se quiere transmitir al lector es un gran paso para crear una excelente historia.


Pasamos a un punto en el que quizás sea el más abstracto y complejo a la hora de desarrollar y es sobre la construcción y creación de tus personajes.


Todos antes de escribir una historia tenemos en mente de cómo será nuestro personaje, si llevará tal vestimenta, si presenta problemas emocionales o existenciales, si es vicioso o tranquilo, si es el héroe o antihéroe en nuestra historia, bueno, esa es elección de cada uno, es parte de la visión del escritor y de cómo lo desea desenvolver en su historia y de los actos que hará en ella, pero yo considero siempre lo siguiente: que mi personaje principal o mis personajes secundarios no cambien su esencia a lo largo de la historia. Tú eres el propio arquitecto de ellos, que los moldea y construye a lo largo de toda esta travesía de la escritura hasta que el lector y tú mismo reconozcan que este personaje tenga tales características y así será hasta el final de la historia, no te traiciones a ti mismo ni traiciones a tus propios personajes.


Después de la creación de tus personajes en torno a tu historia, es de suma importancia la descripción detallada de los distintos ambientes y espacios en donde se desarrollará la trama, no seas muy simple a la hora de describir una escena o de un ambiente, por ejemplo:


"El día empezó con un fuerte sol, cielo celeste y con un ligero viento"


Aquí se nota la simplicidad de la descripción de una mañana de verano, pero probaremos la siguiente oración:


"El viento rosaba suavemente las ventanas del vecindario, el cielo celeste era el marco de entrada a la estación más alegre del año, los niños correteaban llevando sonrisas por cada puerta en las que pasaban mientras el sol imponente hacía relucir aún más esta felicidad veraniega."


Siempre juega más con las palabras para embellecer tu texto, una buena descripción hará conectar al lector con su imaginación haciendo así que vislumbre y note la calidad de tu obra.


Tenemos a nuestros personajes, los hemos plasmado perfectamente, pero ¿Qué pasa cuando queremos formar diálogos entre ellos, darles una propia voz dentro de la historia?. Parece sencillo como nos lo enseñaron en alguna escuela o academia, que tan solo después del guion se deje a la imaginación del escritor darle voz a sus personajes, pero no es tan simple, es más ni siquiera es tan simple como parece.

En primer lugar, un diálogo es una conexión entre los personajes de la historia mediante la creación coherente del uso de la palabra, es decir, los diálogos deben de tener una relación entre lo que se dice y lo que se piensa, no hacerlos artificiales ni ilógicos, ya que esto creará confusión entre el lector y la escena del diálogo. Por otra parte, este debe ser natural y con una correcta gramática para su correcto desarrollo. Existen diferentes técnicas narrativas para la creación de diálogos, desde el uso clásico del guion o la raya hasta técnicas complejas como los vasos comunicantes y los diálogos telescópicos, esta última técnica es muy utilizada por Mario Vargas Llosa en algunas de sus novelas para escapar de la monótona creación de diálogos.

Vamos a repasar un poco en qué consiste la técnica de los vasos comunicantes y la de los diálogos telescópicos.


Los vasos comunicantes es una técnica en la que consiste entrelazar o relacionar dos o más historias paralelas, pero en un principio inconexas entre sí.

Bien, vamos a dar un pequeño ejemplo utilizado en una de las más grandes novelas jamás escritas: Madame Bovary.

En el capítulo VIII de Madame Bovary suceden dos hechos distintos.


1. El discurso del consejero Lieuvain en la feria agropecuaria.

2. El discurso de seducción en el que Rodolphe se quiere llevar a Emma.


Estos sucesos se entrelazan poco a poco de manera que el lector va recibiendo cierto momento lo que sucede en la feria y del cortejo. De manera que el autor Flaubert consigue por medio de esta técnica de vasos comunicantes, entrelazar dos sucesos que se van juntando y logran construir una atmósfera diferente al que tendrían por separado.


Aquí algunos consejos para empezar a armar y moldear tu historia. En las siguientes publicaciones me centraré en cierto tipo de textos para quienes deseen especializarse solamente en ello.


Por amor al arte de la literatura y de la escritura. Sebastián Willis







2 de Noviembre de 2020 a las 18:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará… Nuevo capítulo Todos los lunes.

Conoce al autor

Sebastián Willis Soy Sebastián Willis, tengo 20 años y en estos últimos dos años he podido dedicar mi tiempo a lo que me apasiona, como es la escritura y la lectura. Tengo una novela publicada que espero sea de su agrado, en proceso siguen mis poemarios y otras novelas que dedicaré mi máximo esfuerzo para que puedan disfrutar mis escritos, muchas gracias por sus lecturas.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~