esel-queen1995 © Esel Queen

Una madre lucha con fuerzas desconocidas para proteger a su hijo no nacido.


Cuento Todo público.

#relato-corto #terror #relato #halloween
Cuento corto
0
305 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Hermanos

Perdí a mi primer hijo faltando unas tres semanas para su nacimiento. Los doctores no supieron dar con la causa. Una anomalía médica, nos habían dicho. Mi esposo y yo estuvimos devastados, fue muy duro recuperarnos.

Luego de cuatro años de dolorosos procedimientos, una gran cantidad de medicamentos y muchas negativas por parte de los doctores, al fin pude quedar embarazada otra vez. Pero no todo fue color de rosa, sufrí muchísimo con mi segundo embarazo a tal punto que casi no me levantaba de la cama por miedo a hacer algo que perjudicara a mi bebé.

Recuerdo que para esa época tanto mi esposo como mi cuñada estuvieron al pendiente de mis necesidades.

Faltando tres semanas para la cesárea, mi esposo tuvo que irse en un viaje de trabajo. Iba a estar fuera del país por 4 días, así que mi cuñada se quedo en la casa haciéndome compañía.

Una noche, algo extraño sucedió.



****

—Mujer, duérmete ya. Es malo para el bebé que estés trasnochándote.

Aparto los ojos del techo para mirarla.

—Estoy muy nerviosa Carolina, fue para estas fechas que… que paso lo de… —Se me quiebra la voz—. No quiero perderlo a él también. —Extiendo la mano y me acaricio la enorme barriga sobre la sabana.

—Nada de eso va a pasar Marina. —Siento la cálida mano en mi mejilla—. Ya verás que pronto tendremos a ese muchachito chillando a todo pulmón y despertando a los vecinos.

Ambas nos echamos a reír.

—Eso espero. —Suspiro.

—Ahora a dormir. —Alarga el brazo y apaga la lámpara de la mesita de noche que está a mi lado—. Buenas noches.

—Buenas noches. —Cierro los ojos y me dejo transportar al mundo de los sueños.

Me encuentro en un lugar rodeado por agua, tanto el techo como el piso están cubiertos por el líquido. A medida que camino voy creando ondas en el agua, es raro, mis pies no se mojan a pesar de que estoy descalza. Observo pequeños puntitos de luz parecidos a unas luciérnagas iluminar los alrededores, todo parece muy tranquilo. De pronto, una bola de luz surge del techo, desciende lentamente y se detiene delante de mí, todo en ella es blanco y destella una luz brillante por todos lados. La esfera brillante se posa sobre mi barriga y ahí desaparece. Por raro que parezca no siento miedo.

Luego de eso, el lugar cambia. Me encuentro en un espacio oscuro y pesado, es difícil de describir. Algo me empuja y caigo en el suelo, la masa oscura se sube a horcajadas sobre mí sujetándome fuertemente los brazos y las piernas. Su peso se me hace insoportable, se me dificulta respirar, estoy paralizada, por más que quiero no puedo moverme. Gotas de saliva resbalan de su boca y caen sobre mi cara. Suelto un quejido, tengo miedo, temo por mi bebé.

Mi barriga comienza a iluminarse, la criatura parece afectada pues me suelta un brazo, al instante recupero el control de mi cuerpo, aprovecho para hacerla a un lado dándole un empujón.

Un fuerte golpe resuena en el cuarto como si alguien se hubiese caído. Ambas nos despertamos.

—¡Marina! —Carolina enciende la luz y se gira hacia mí. La veo suspirar llevándose una mano al pecho —Dios santo, pensé que te habías caído de la cama. ¿Qué fue ese ruido?

Me levanto apoyándome sobre ambas manos.

—No lo sé. —Mi mente está ocupada pensando en muchas cosas.

—¿De verdad estas bien? —Me mira preocupada—. Estás empapada en sudor.

—Tuve una pesadilla (o eso creo).

—Espera, iré a buscarte un vaso con agua, ya me contaras que soñaste cuando vuelva. —La observo levantarse de la cama y salir del cuarto, no sin antes recorrer la habitación con la mirada algo recelosa.

Me quedo sola con mis pensamientos. Apoyo la espalda del espaldar de la cama y acaricio mi vientre. Una idea viene a mi cabeza pero la descarto enseguida. No puede ser, es imposible, es… la imagen de la esfera brillante inunda mi mente y entonces logro comprender con más claridad lo que paso.

Mi primer bebé salvo a mi hijo. Lo sé.

29 de Octubre de 2020 a las 10:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

© Esel Queen Escritora Amante del genero Romance-Erótico-Fantasía-Omegaverse. Estudiante de la vida.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~