graphicdesk Alfonso Sánchez

Nuova Europa. Futuro distópico. Ciudad cruel y tecnificada. Una fuerza de combate letal e indetenible. La soldado especial “Cappuccio Scarlatta” tendrá que enfrentar peligros inminentes que se ciernen sobre la ciudad ante las miradas indolentes de una sociedad apática y conformista y una elite gobernante tiránica y corrupta. Extraña amenaza de terroríficos hombres lobo podría ser la chispa que encienda un estallido social de impredecibles consecuencias... . * Adaptación libre en género de Ciencia Ficción del cuento "Le Petit Chaperon rouge"/"Little Red Riding Hood" escrito originalmente por Charles Perrault y luego versionada por los hermanos Grimm. Obra registrada/SafeCreative2010295745522 . ¿Te agrada mi historia? Ayúdame a continuar escribiendo nuevos capítulos con tus donaciones a https://paypal.me/graphicdesk ¡Gracias!


Ciencia ficción No para niños menores de 13.

#politica #intriga #licantropos #hombres-lobo #tecno-aumentada #policia #soldado #guerrera #aventuras #accion #action #werewolves #military-sci-fi #cyborgs #distopian #cyberpunk #tecnologia #ciencia-ficcion #301 #381
5
832 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

NUOVA EUROPA, OPRESION Y SORDIDEZ

La desagradable mezcla de humedad, vapor, y fría temperatura, producían en la ciudad un extraño y enrarecido ambiente de ansiedad y tensión. Aquella noche Nuova Europa parecía tener vida propia con el palpitar de espasmódicas pulsaciones bajo el tenue y frio resplandor de luna menguante que combinaba su luminiscencia con la de pálidos brillos de luces azuladas y verdosas que proliferaban en las calles, cual lánguidas arterias esclerosadas de fluorescencias de neón.

La maraña de lámparas y cableados cruzaban en caótico orden cada espacio de aquella metrópoli, tan magnífica y avanzada tecnológicamente pero tan sórdida y opresiva al mismo tiempo. ¿Cómo era posible que esta insólita e insoportable combinación de olores a cables quemados, humo rancio, comidas callejeras, frituras exóticas, y desechos descompuestos se tornase, por momentos, tan embriagadoramente pestilente y seductora...?


La fétida combinación de hedores invadía los sentidos acompañada por el eco de ruidos y sonidos que provenían del incesante funcionamiento de motores, hélices, y turbinas de aeronaves policiales que sobrevolaban la ciudad en continuo patrullaje. Intermitentes fogonazos y disparos de armas de variados calibres y voltajes dejaban saber que las fuerzas del orden se hallaban bastante ocupadas dando de baja a uno que otro criminal, o tal vez reprimiendo a algún descarriado ciudadano que en algún acto de clara desobediencia tornase su comportamiento hacia actitudes violentas, a causa tal vez del excesivo consumo de alcohol, inhalaciones narcóticas, o alguna sobre dosificada inyección de droga neurocerebral tan relativamente fácil de conseguir en las calles.


Si por casualidad algún ciudadano excesivamente intoxicado era detectado circulando fuera de los sectores y horas legales de tolerancia, la experiencia con la policía no iba a ser nada placentera, por decir lo menos... Para algunos agentes de la ley estos sospechosos no eran más que seres desechables que a nadie importaban ni tampoco nadie reclamaría si resultasen muertos a causa de algún inoportuno y accidental exceso de fuerza policial, terminarían como rígidos cadáveres que inevitablemente irían a parar a alguna de las morgues de “beneficencia estatal” destinadas a la congelación y posterior cremación de aquellos infelices. Solo eran peso muerto para la ciudad, eso era lo que creían muchos de los envilecidos funcionarios policiales destinados a salvaguardar y garantizar el orden público, entre ellos era bien conocida la infame frase: “destino final, ¡el depósito de cadáveres..!”, que decían acompañada de una que otra vulgar risotada. Así de corrompidas estaban la moral y la psiquis de muchos policías en Nuova Europa…

Al caer la noche se imponía una especie de toque de queda no declarado por las autoridades, y nadie podía dar por sentado que el derecho a la vida fuese algo con lo que se podía contar, y menos aun en aquellas noches enrarecidas luego que extrañas olas de asesinatos también recorrían las arterias y escondrijos de toda la ciudad en busca de nuevas víctimas…


La discordante sinfonía de luces, olores, y sonidos ocasionaban que el húmedo ambiente y la débil pero incesante lluvia provocasen en Títta Scarlatta una vaga sensación de inquietud e incertidumbre minutos antes de conectarse a la baliza de teletransportacion cuántica que en segundos materializaría su presencia en el sector 9 de la ciudad. Aquella instalación le permitía saltar en el tiempo y espacio para simplemente desaparecer y reaparecer nuevamente en algunos de los nodos-destino de teletransportacion a los que se podía llegar solamente mediante dicho artefacto tecnológico tan avanzado; restringido al uso exclusivo de funcionarios gubernamentales de alto nivel, agentes especiales, militares, o funcionarios policiales debidamente autorizados por las autoridades judiciales.


—[Comunicación entrante]: —Atención, puesto de comando rastreando su posición, indique nodo de destino brigadiere.

—Recibido comando, coordenadas 41°53′25″N 12°29′32″E, aproximándome a baliza norte′3 del sector 9

—Copiado.


—Códigos de acceso para teletransportacion autorizados brigadiere. Proceda.

—Por órdenes superiores tendrá un código maestro de acceso a cualquier nodo en la ciudad en caso de que lo requiera. Llave electrónica nivel 5.

—Recibido comando, descarga de códigos efectiva en mi memoria neural.


—Tendrá autorización de uso de llave electrónica durante un máximo de 120 minutos brigadiere.

—Entendido. Mi desconexión del canal central de comunicación será efectiva durante 40 minutos comando.

—Copiado. Verificando protocolo…

—Desconexión autorizada. Solo recibirá en sus receptores visuales comunicación textual encriptada y específica para el curso de su misión…

—De requerir apoyo táctico o acción de extracción rápida del nodo destino emita señal naranja.


—Enterada comando. Desconectando canal.

—Copiado Soldado. Cerradura activada.


En realidad no había motivos para preocuparse, ella era la mejor soldado del servicio de acciones especiales, nadie podía igualarla en fuerza, velocidad, destrezas acrobáticas, poder explosivo de combate, ni en su optimizada capacidad neuro-cerebral de respuesta rápida ante las más riesgosas e imprevistas situaciones. Para eso había sido “aumentada”. Títta Scarlatta tenía el privilegio de ser una humana modificada, mejorada y entrenada como a nadie más. Eso la convertía en la Soldato más especial y temida de las brigadas Diavoli Carabinieri del SAS el Servizio di Azioni Speciali, el cuerpo elite de fuerza especial policial-militar altamente entrenado para acciones y operaciones de alto riesgo y que representaba lo mejor de lo mejor de la fuerza policial de Nuova Europa.


Había una “misión especial” que cumplir, había sido elegida para llevar a cabo aquella extraña misión, y eso es lo que haría. Cumplir la orden, dar de baja de una vez por toda a unos extraños “licántropos” que al parecer se divertían aterrorizando y mutilando civiles, retando constantemente con sus homicidios a las fuerzas del orden de la ciudad. Sin duda alguna aquella era una singular misión con el objetivo inmediato de traer de nuevo Lex et Pax a los habitantes de Nuova Europa.

Sin embargo extraños presentimientos invadían su templado carácter y no podía evitar recordar que la notte è la madre dei pensieri…


La mente es una fiera salvaje disfrazada de humanidad Scarlatta, ¿Aun no has aprendido eso?

Continua jugando a domar a la fiera y tal vez logres descubrir quién eres realmente Soldato…

29 de Octubre de 2020 a las 04:55 5 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo CAPUCCIO SCARLATTA, LA SOLDATO SPECIALE

Comenta algo

Publica!
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Me gustó mucho!

Alfonso Sánchez Alfonso Sánchez
¡Gracias por los comentarios! ¡No dejen de seguir la historia de Capuccio Scarlatta! ;)
ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
¡WOW! un gran comienzo, lo seguiré leyendo.
Mael Sánchez Mael Sánchez
¡Excelente! Interesante desde el inicio. Sigo tu historia. ¡Saludos!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión