gabriel_alesandroo Gabriel Alessandro

La respuesta de valentía a la iglesia primitiva, fue un hombre.


Histórico Todo público.

#cristiano
Cuento corto
3
2.4mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Mártir

Una fina tira de luz descendía, en medio de lágrimas, miedo y un silencio forzado. Las pisadas secas y los relinchos se escuchaban cada vez menos, con el ambiente aún tenso decidieron seguir esperando, las horas pasaban, y nadie se atrevía a moverse.

En la tristeza y la quietud, un delicado murmullo, se empezó a entonar en aquellas 4 paredes, un cálido ambiente de esperanza, pero aun con miedo, como una semilla apunto de nacer o como un polluelo a un último esfuerzo para romper el cascarón, ellos clamaban por valentía.

Ancianos y jóvenes se acercaban a la plaza central cada tarde, él estaba ahí, su nombre corría por cada calle, hombres de distintos lugares respetados por sus palabras quedaban cortos de argumentos cuando hablaban con él. Cada palabra encendía el corazón de los oyentes, desmantelando misterios en frente de ellos, mientras que las respuestas frías y metódicas de los maestros no llegaban a nada, cualquiera hubiera desistido ante las palabras enfurecidas de las autoridades religiosas, no podían pararlo. En donde él se encontraba, los ciegos, mudos, cojos eran sanados corriendo lágrimas en sus ojos acompañado de cánticos de agradecimiento a Dios, no había demonio que se resistiera, eran obras mayores que las del “Nazareno”.

Las nubes tomaron posesión del cielo, el viento rugía con fuerza, en la plaza no cabía ni un alfiler, él estaba allí, en el centro, lleno del Espíritu. El sol ya había avanzado, nadie se perdía lo que tenía para decir, desde el primero hasta el último, un suave tintineo de metal era cada vez más claro, acompañado con fuertes pisadas, cascos de bronce se acercaban sin parar. En el punto más álgido del discurso, rostros enfurecidos con espadas lo rodeaban y con un solo empujón cayó al polvo. Mirando a su alrededor solo encontró las espaldas de las personas, en la plaza solo permaneció el viento y un extenso silencio. Empezaron a jugar con él, para ver quien podía hacerlo sangrar primero, no había parte de él que no hubiera moretones, sus piernas temblaban y volvían a caer.

Entonces tomándolo de su delicado cabello, como un saco de papas, se lo llevaron.

Fuera de los muros de la ciudad, estaban allí, los líderes religiosos, cada uno con grandes muecas al verlo cómo lo arrastraban y él no dijo ninguna sola palabra. Todos formaron una ronda, cada uno con rocas en las manos, rostros enfurecidos, comenzaron a lanzar las piedras, eran como flechas que impactaban en su piel, en medio de la lluvia de piedras aun los miraba con amor, entonces se escuchó un grito , ¡¡Padre!!, ¡¡no tomes en cuenta este pecado!!.

En ese momento bajó la mirada, cerró los ojos y durmió.

A pocos metros del hecho, un fariseo, observando todo con las ropas del mártir en frente de él, se había despertado una llama en lo más profundo de Saulo.

28 de Octubre de 2020 a las 17:48 1 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
TERE sanchez TERE sanchez
Hermosooo
March 31, 2021, 12:58
~