F
Fátima F Flores


tras a ver cometido un robo a una bruja, condena a su hermana a sufrir una maldición, para salvarla tendrá que realizar restos propuestos por la bruja, que hará lo posible para no entregar a su victima, así haciendo cada reto mas difícil, que al anterior, al poco de arriesgar la vida, para salvar a su hermana, eso si necesitara la ayuda de sus otras tres hermanas, que juntas deciden perdonarla por sus actos, pero pronto los conflictos aparecerían envenenando la relación entre todas.


Fantasía Todo público.
3
495 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

el trato

Una cálida mañana de otoño, el bosque de nenúfares se agito, por el viento vagaba el retorcido ruido de las ramas de los robles rompiéndose, mis hermanas y yo vagábamos por el bosque, lanzando flechas que se perdían entre los densos árboles, competíamos para ver cual de todas cazaba la cabeza de la rata mas grande, esos pequeños roedores que a la mayoría aterrorizan, pero para mi y mis hermanas era una gran competencia, a veces lo asíamos por diversión, no éramos muy competitivas del todo; pero entre todas esas risas y pequeñas bromas y ofensas, sentía una sensación muy extraña, sentía que alguien nos asechaba, y que nos observaba, algo que no estaba a la vista, no era la primera vez, desde ase dias anteriores, no dormía por las noche, tenía pesadillas constantemente,-¿te sientes bien?-, pregunto Goromera una de mis hermanas, que de inmediato noto mi andante malestar, yo no sabia que responderle, no quería preocuparla, así que solo le dije,-si estoy bien-; en uno de los tiros de Hela, la hermana mayor de las cinco, bolo tan alto que quedo clavada en la copa de un roble viejo, cubierto con largas y oscuras hojas,-no se preocupen, subiré por ella, esto no se a acabado-, dijo Hela, justo cuando vio que esta vamos por empacar nuestras cosas para volver a la caballa, cuando finalmente la recupero, estábamos listas para irnos, ya iba anochecer, peor sentí como un graznido sofocante, retumbaba en mis oídos, asiéndome caer de la tortura, levante la mirada,-¿un cuervo?-, dije mientras observaba a un pequeño cuervo, posado sobre una rama, que me miraba fijamente, con esos ojos pequeños y negros,-eso es genial, ¿Cuántos puntos vale, la cabeza de un pájaro?-, dijo Hela mientras preparaba su arco, para disparar,-no casamos aves, además, eres la que va ganando, eres declarada la campeona, dijo con enfado Goromera, tanto ella como todas, no comprendíamos que necesidad había de seguir cazando, si el juego había terminado, pero a Hela no le importaba,-tranquilas, solo un tiro y ya-, dijo empujando suave mente a Goromera, pero claro Goromera estallo de inmediato, de pronto la calmada brisa, se volvió un torbellino, mientras Goromera trataba de quitarle bruscamente el arco a Hela, fue entonces cuando la flecha viajo por los aires, callando los graznido del cuervo, que ya hacia posado en el suelo junto a las hojas secas,-ves Goromera, nada malo paso-, dijo Hela mientras levantaba de las patas al ave, luego le arranco la cabeza y se la echo a su bolsillo, para luego retirarse como si fuera una triunfadora, no nos quedaba de otra que irnos junto con Hela, la tormenta estaba por llegar, pero yo seguía preocupada, por lo que estaba por pasar. Al escuchar el canto de los ruiseñores, y la campana de la iglesia, me levante, aquella noche había dormido como no lo hacia en mucho tiempo, me sorprendió que no me incomodo en lo absoluto los estruendos de la tormenta, de repente alguien lamo a mi puerta, me impacto ver a Nilo, otra de mis hermanas, su rostro mostraba preocupación, suspiraba, su ritmo era acelerado, parecía que tenia algo urgente que decirme,-¿Qué pasa?-, le pregunte,-es Hela, todo el reino la esta buscando nadie la ha visto, dijo Nilo, que pronto se echo a llorar, yo tampoco tenia idea de donde podría estar, mientras que mis hermanas buscaban, me conduje a la caballa, la puerta estaba sin llave, todos los muebles estaban en el suelo, parecía que tuvo una fuerte pelea, talvez con ella misma, o con alguien que le hubiera querido hacer algo, lo que me preocupaba es que si se la hubieran podido llevar, pronto un sentí un martilleo que me clavaba la cabeza, una melodía suave, salía de los labios de una mujer, que rondaba por el bosque, daba un peculiar silbido, mientras arrastraba su largo vestido negro, mientras cargaba una jaula de aves, de repente, noto mi presencia, me voltio a ver con su mirada aterradora, sentí un inmenso miedo, corrí y me escondí entre los arbustos, apreté mi pecho con fuerza, mientras trataba de preparar mi arco con la mano temblando para disparar, no había casado algo más grande que un lobo, la mujer noto mi miedo, se me acerco y me susurro al oído,-tu hermana-, luego se alejo lentamente, para perderse en la neblina, pronto todo a mi alrededor se lleno de silencio, hasta que fue interrumpido por unos gritos de ayuda, eran los gritos de Hela, miraba alterada a un lado y al otro, gritando el nombre de Hela, pero no recibí respuesta, solo miraba niebla y viejos robles oscuros, de nuevo escuche el sonido, fue entonces cuando supe que aquella mujer se trataba de una bruja, recuerdo que Goromera me había dado consejos de que hacer frente a una bruja, pero entre en pánico y no podía hacer nada, solo con los labios temblorosos dije,-¿Qué quieres?-, se detuvo el silbido, y la mujer contesto,-tu te robaste algo que era mío, algo que no debiste tomar, pensé en condenarte a ti, pero luego tu hermana, resulto ser la verdadera victima-,-le tendiste una trampa-, dije todavía sin poder levantar la mirada, debí suponer lo que pasaría después de que entre al bosque torcido, un bosque que ya hacia muchos años que estaba maldito, Nilo me advirtió que no fuera a ese bosque pero no quise escucharla, el objeto que robe del bosque, ya no lo tenia con migo, lo había vendido por 50 chelines,-puedo regresarte lo que robe, solo suelta a mi hermana-, dije apunto de romper en llanto, parecía ser todo mi culpa,-no, tu hermana vale mas que lo que me robaste, puedo conseguir otra-, en ese momento pensé que ya no se podía ser nada, pero se me ocurrió algo, no se si fue malo o bueno,-que tal si, hacemos un juego-, dije recordando justamente como Nilo me decía que nunca a que desafiar a una bruja, peor no tenía otra opción, me miro con una larga sonrisa, notaba que yo dudaba, pero al final ella acepto,-bien, te daré dos semanas, para realizar 6 tareas-, dijo la bruja,-tu primera tarea, es algo sencillo para una cazador, cortarle la lengua a un dragón, buena suerte-, dijo mientras se alejaba y se perdía en la niebla, de inmediato desperté tirada en el suelo, mientras Nilo me sacudía con fuerza, suplicando que despertara,-gracias al cielo, estas bien-, dijo mientras me abrazaba, su emoción se fue apagando, cuando noto que yo no daba ninguna señal, seguía pensando en cómo se lo explicaría a ella y a las demás, me levante y subí rápidamente a mi caballo, tome mi espada y me ate el cabello,-¿A dónde vas?-, dijo en confusión Nilo, no le di una respuesta y me aleje al punto de que cuando mire hacia atrás perdí totalmente de vista el valle, cabalgaba demasiado rápido, raspándome con las ramas que había en el camino, pronto caí del caballo, que por alguna razón se había asustado, levante la mirada y observe como una mujer me ofrecía su mano para levantarme,-¿qué ases aquí?, ya se que eres tu Haga, deja de cubrirte con esa capa-, dije mientras me levantaba con todos mis esfuerzos, sabia que era mi hermana que me había seguido, Haga era una mujer muy sabia, pero que guardaba su conocimiento para ella misma, no entendía la razón de porque estaba aquí,-sé a dónde vas, yo voy con tigo, quiero que sepas que te perdono, y que te voy a ayudar-, dijo Haga, mirándome con seriedad,-no sé de qué hablas, ¿además porque me deberías de perdonar?-, dije sabiendo perfectamente que ella ya se había enterado de todo, pero no la iba a involucrar en esto,-yo puedo sola-, le dije manteniéndome segura, claro por dentro estaba aterrorizada, nunca había cazado descomunal bestia,-no eres una cazadora de verdad-, dijo Haga, pero no necesitaba sus sermones, la ignore y seguí con mi camino, y mientras Haga me veía alejarme lentamente, yo me preparaba para lo peor.

26 de Octubre de 2020 a las 20:15 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo la lengua del dragón

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión