tmadalina Madalina Turcescu

La desastrosa pérdida de una misma. De unos sangrientos delirios y una provocadora obsesión. Thalía, liderada por una monótona vida; fascinada por lo que parecía nuevo e interesante, se dejó llevar. Una trágica y borrosa noche, se dejó manejar por aquella nueva obsesión que había empezado a crecer en su interior. En aquel misterioso bosque del que poco recuerda cómo llegó, se abandonó más de un corazón, existió más de un grito de auxilio y mucho más que una simple mirada. Aquella noche, la vida de aquella chica básica, se transformaría en la persecución de un solo objetivo. Él. Totalmente apagada, Thalía verá su vida tornar oscura por una impactante promesa. La promesa de su vuelta.


Fantasía Fantasía oscura Sólo para mayores de 18.

#pasado #problemas #dolor #258 #239 #soledad #desamor #amor #sangre #obsesión #locura #asesina #toxico
9
740 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

15 de enero, 2018.

Sentía como el aire se quedaba atascado en mi garganta mientras corría tratando de buscarme el camino. El miedo recorría todas y cada una de las partes de mi indefenso cuerpo y la oscuridad de aquel bosque decorado de nieve era cegadora. Me era imposible recordar cuánto tiempo llevaba huyendo, cuánto tiempo había pasado desde el incidente. Había perdido la noción del tiempo. Había perdido la capacidad de distinguir entre lo que era real, y lo que atormentaba mi cabeza. Me había perdido completamente.

Las lágrimas permanecieron congeladas en mi rostro, mientras corría. Y en el peor de los momentos, sentí un inmenso dolor en la planta de mi pie, e irremediablemente, caí al suelo. Ahogué un grito con la esperanza de que no hubiera escuchado mi caída. Miré hacia atrás, tratando de visualizar a la persona respectiva, en vano. Sin tiempo alguno, tragando mi dolor, traté de seguir adelante, cojeando y viendo a lo lejos una vieja y sola carretera.

—¡Sí...! —Dije, aliviada, en cierto modo. Había algo dentro de mí completamente incorrecto, algo con lo que no podía parar de luchar ni un segundo desde que había comenzado a correr, algo que me intentaba desgarrar para no huir.

Una respiración se posó en mi nuca, una que poseía una temperatura tan fría, que me rodeaba de la oscuridad que desprendía, una que anunciaba peligro como nunca antes lo había sentido. El miedo volvió a inundar mi pecho, provocándome un dolor irremediable y haciendo que perdiera el aire y volviera a llorar. ¿Por qué? Me agarré del abdomen, tratando de comprender mis sentimientos más profundos, buscando una explicación a lo que estaba experimentando. Un terror irremediable y una atracción incomprensible.

Una sombría batalla se estaba librando entre la parte más lúcida y la más desequilibrada de mi corazón; y yo no era nada más que una mera espectadora.

Decidí girarme, perdida ya toda esperanza. Lo hice despacio. Poco a poco, como si estuviera a punto de entregarle mi corazón. Pero no me lo permitió. Me agarró del brazo, y fue él, con su autoridad quién me observó. Sus verdes ojos cegaron los míos y sentí como nada más existía a mi alrededor. No había nada más que aquellos ojos hipnotizantes. Nada más contenía la necesaria importancia.

Antes de atreverse a dar un paso más, se acercó a mi oído, y me susurró: "Nos encontraremos pronto, lo siento”. No lo comprendí hasta que me vi a mi misma caminado hacia la carretera, sin control alguno sobre mi cuerpo. Permanecí paralizada mientras un coche se estampaba contra mi débil cuerpo, haciéndome sentir como mis huesos crujían uno por uno, desgarrando hasta mi más profunda y escondida alma. Sentí mis huesos romperse mientras perdía mis ganas de intentar sobrevivir, porque era imposible.

25 de Octubre de 2020 a las 18:22 1 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1

Comenta algo

Publica!
Aleia Daus Aleia Daus
Es una huida de una chica que huye de algo o de alguien que tiene ojos verdes. Él la libera y dice que ya se volverán a ver. Y bueno, es el inicio de una historia trágica de una chica que huye malherida, atraída a su vez por algo. La sensación dramática está, luego me ha dejado con las ganas de saber quién es él o de qué huye exactamente, da sensación confusa y trágica. Y tiene muy mala suerte, por cierto, para que la atropelle el coche. Son redundantes algunas palabras: tiempo y perdido en el primer párrafo, miedo a lo largo de la historia, y cuerpo en el último, por si te sirve de ayuda para agilizar la lectura
October 28, 2020, 13:33
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión