seulrn Nelba Jiménez

Después de cometer un crimen, Regina decide regresar a su pueblo natal con la esperanza de cambiar de vida y escapar. Sin embargo, no cuenta con que su familia la ha vendido. En ese lugar descubrirá secretos que amenazan con destruirla. ----- ADVERTENCIA Esta obra no romantiza la violencia. Contenido sexual moderado, violencia y lenguaje inapropiado. NO APTO PARA MENORES DE EDAD.


Crimen Sólo para mayores de 18.

#asesinato #muerte #romance #TheBestStoryCrime #theauthorscup
7
3.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1.- Hogar, dulce hogar

Hay cosas que simplemente no me gustan de mí: mis manos y pies tienen cicatrices, mis dedos son grandes, y a pesar de no ser fea, me siento horrible. He aprendido que el cascarón es igual de importante que lo existente dentro. Las mariposas sufren metamorfosis, los coleópteros también; del cascarón surge cosas bellas, su cubierta (que por lo general no tiene belleza) resguarda la vida.

De la misma manera los seres humanos también sufren transformaciones y, aunque se mientan diciendo que el exterior no es lo más valioso, dejan una delgada línea a la duda, una por la cual aprendí a ver. Mi cascarón es hermoso, tiene diferentes tonalidades, olores, una apariencia de confianza que atrae a los demás, mi exterior protege esa oscuridad. Aunque lo cataloguen sucio y vacío, este cascarón es un escondite perfecto para mi necesidad. Es por eso que solo yo puedo ver mis virtudes y desaciertos, después de todo, ¿cuánto conocemos a la persona que está a nuestro lado?

Para ser sincera, quiero justificar de algún modo lo que he hecho, pero no sé cómo. Por ahora empezaré de cero una nueva historia para no perderme y poder olvidar lo que es insignificante. Es mi último día en este lugar, mañana temprano estaré con mi familia; esas personas son lo único que me reconforta, no tenía idea de cuanta falta me harían.

Hago mis maletas con un nudo en la garganta; no quiero pensar en él, no quiero sentir este escalofrío recorriendo mi cuerpo, me niego a sentirme vacía. Encojo las rodillas y ahogo un grito entre mis piernas, una sonrisa sardónica se dibuja en mi rostro, cierro los ojos y me quedo así por cinco minutos. Muy decidida me levanto y alisto todas las cosas que enviaré a casa con la mudanza. Tomo mi maleta para irme al aeropuerto, el vuelo son solo dos horas, pero pensar en un viaje de tres horas más en camión me desagrada. Llegando a casa tendré que ponerme la máscara de felicidad, llegaré sonriendo y mentiré sobre mi despido. Mamá debe estar ansiosa por verme, tenerme de vuelta en casa la llena de felicidad. Ella desconoce que realmente estoy huyendo, nadie tiene la dirección de mis padres y a este pueblo pocos saben llegar. Es perfecto para desaparecer.

****

El tiempo ha pasado y ahora estoy frente a este lugar en el que viví tanto tiempo. La casa de mi mamá sigue igual, el techado de teja, las paredes de adobe, puertas de madera atrancada con un palo sucio y en el patio las gallinas corretean y dejan su excremento. Los años no pasan por este lugar y me siento culpable, no hice mucho por mi familia, después de todo no tengo derecho a quejarme.

Parece que no escucharon mi llegada, nadie sale a mi encuentro. Suspiro y con todo lo que soy sonrío de oreja a oreja. Atravieso la puerta y de inmediato mi sonrisa desaparece, mi hermano está furioso y tiene mal aspecto, sus ojos dicen que quiere matar a alguien, mi mamá llora desconsolada, y mi hermana espeta:

—¡No lo puedo creer!, debe haber un malentendido.

La sangre se me sube a la cabeza y mi cuerpo no responde. Tengo miedo de saludar, ¿se habrán enterado?

“ No, no es posible”, digo para mí misma.

Lo único que respeto es esta familia y si se enteran… ¡No!, me niego y simplemente desecho la idea.

Me armo de valor y pregunto:

—¿Qué pasa?

De inmediato mi hermana voltea, y su enojo cambia a llanto en cuanto me ve. El terror invade mi alma. Ella me abraza y no sé cómo reaccionar, me abraza muy fuerte y por fin dice:

—Lo siento, Regina, lo siento mucho.

—¿Qué es esto? —respondo.

—No puedes quedarte —agrega mi hermano tomándome del brazo mientras me mira directo a los ojos―, tienes que irte.

Me zafo como puedo y sin reconocerme le grito:

—¿Por qué? ¿Qué tiene de malo? Yo simplemente quiero estar con ustedes.

Mi mamá se suelta a llorar de nuevo. En ese instante un hombre entrado en años llega a la casa y saluda de buen modo a todos, luego se dirige a mí preguntándome si soy Regina.

—Sí, yo soy, ¿algún problema?

—Me llevaré sus cosas, puede despedirse de su familia tranquila —dijo alejándose con mis cosas.

—Espere, ¿cómo que llevarse mi maleta? ―digo confundida―. ¿Quién es usted?

Sin hacer el menor caso de mis palabras el hombre sigue su camino. Consciente de que lo que falta de mis pertenencias no llegarán hasta mañana, me limito a no seguir preguntando.

Miro enojada a mi mamá quien ya está demasiado afectada por su propio llanto. Mi hermano me toca el pelo y maldice. Noto que la única cuerda es mi hermana, me toma de la mano y me sienta en el sillón. Bajo mis pies siento un vacío, como si la tierra se abriera y me invade un temor por lo que está a punto de decir.

—Mamá perdió la casa —suelta por fin.

En vez de sentir enojo o algún sentimiento de indignación, estoy feliz; perder la casa es una noticia mejor en comparación a que mi pasado sea descubierto. Soy egoísta por ocultar lo que hice y sentir felicidad de que mi familia no sepa nada.

— Aún no averiguamos exactamente cómo pasó —continua diciendo—, pero en menos de tres meses todo lo que teníamos ya no es nuestro.

—¿Por eso se llevaron mis maletas?

—No, el señor Manuel pagó la deuda de mamá, y a cambio —se queda callada por un momento prolongando mi curiosidad—, y a cambio te casarás con él.

Siento como si ese vacío debajo de mis pies se abriera aún más y caigo indefinidamente ahí.


******

Esta es una obra en donde tú lectur decides el rubo de la historia. Así que te pregunto: Regina revela contra sus costumbres acepta lo que su familia ha decidido para ella.

24 de Octubre de 2020 a las 22:39 7 Reporte Insertar Seguir historia
7
Leer el siguiente capítulo 2. La despedida

Comenta algo

Publica!
Frederick Velasco Frederick Velasco
Me encantó el comienzo de esta historia, muy inteligente el dato escondido que pones, dan ganas de seguir leyendo para saber el pasado de Regina, felicidades
January 13, 2021, 17:53
Nelba Jiménez Nelba Jiménez
En cuanto pueda me doy una vuelta. Me inscribí en la copa sin pensar en que para este mes apenas asomo la cabeza a través de tanto pendiente. Ni he escrito nada para los retos del mes :( En fin... Éxito y si no es ahora, más tarde me paso por tu perfil.
November 27, 2020, 18:22

  • Dulce Perez Dulce Perez
    bueno tranqui, hasta ahora lo que lei me gusto, va como todo lo que leo tuyo :) December 21, 2020, 02:40
  • Nelba Jiménez Nelba Jiménez
    Muchas gracias Dulce. Tus comentarios son muy lindos. Aprecio mucho que te paces por aquí. Besos y abrazos. December 21, 2020, 02:49
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Me gustó mucho, probarás el formato interactivo?
November 27, 2020, 13:58

  • Nelba Jiménez Nelba Jiménez
    Me di cuenta de que inkspired tiene otro modo de publicar la historias interactivas después de haber puesto está xD y bueno, ya llevo varios caps publicados. Espero que en la copa no la descalifiquen por ese detalle :P November 27, 2020, 14:01
  • Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
    Es un sistema nuevo, tiene sus limitaciones, pero vendría muy muy bien para esta historia. Cualquiero cosa avisame y te doy una mano. Si podés lee "Las puertas de Fibonacci", y mirá la secuencia general November 27, 2020, 14:04
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión