cristinabts Cristina Barrientos

Cooperstown una villa ubicada en el condado de Otsego en Nueva York, era la villa más bella que podría existir, una pequeña villa cercana a montañas rocosas y verdes bosques, tranquila, llena de vida y sobre todo de armonía ... Quizá piense porque jamás he estado en otro sitio más que aquí. Su clima en invierno era tranquilo con un alto nivel neblina, por las calles cubiertas de nieve y el sol apenas se limitaban. Me gustaba este lugar, sus personas, sus zonas turísticas, en especial aquel bosque con silencio total, al cual acudía siempre que necesitaba espacio, o necesitaba leer. A comparación de mí, soy una chica de baja estatura, mi cabello negro y mis ojos de tono marrón claro y piel tan pálida. Mi complexión era delgada, consideraría que estaba en un peso normal.


Drama Todo público. © Cristina Barrientos

#homicidio #amor
4
3.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

PARTE 1

Cooperstown una villa ubicada en el condado de Otsego en Nueva York, era la villa más bella que podría existir, una pequeña villa cercana a montañas rocosas y verdes bosques, tranquila, llena de vida y sobre todo de armonía ... Quizá piense porque jamás he estado en otro sitio más que aquí.

Su clima en invierno era tranquilo con un alto nivel neblina, por las calles cubiertas de nieve y el sol apenas se limitaban.

Me gustaba este lugar, sus personas, sus zonas turísticas, en especial aquel bosque con silencio total, al cual acudía siempre que necesitaba espacio, o necesitaba leer.

A comparación de mí, soy una chica de baja estatura, mi cabello negro y mis ojos de tono marrón claro y piel tan pálida.

Mi complexión era delgada, consideraría que estaba en un peso normal.

Me quedaba poco tiempo para salir de la preparatoria, para ser exactos seis meses, era el último día de clase para salir de vacaciones, los momentos con mis amigos poco a poco se iban esfumando, dejando huellas que marcaron gran etapa de mi vida.

Ese mismo día eran aproximadamente las dos de la tarde y yo me encontraba sentada en la cafetería esperando a Dave, Dave Hudson, mi mejor amigo desde que éramos pequeños.

Me perdí al verlo acercarse a mí, cuando me interrumpió de mis pensamientos.

- ¡Tierra llamando a Ginn !, pensé que te encontrarías fuera de la biblioteca Gianna ...-

Gianna, ese es mi nombre Gianna O 'Connor. Dave me llamaba todo el tiempo Ginn, era como mi abuela solía llamarme siempre.

- Te esperé aquí, supuse que tendrías hambre, ya he pedido por ti. -

A decir verdad, Dave era una persona importante en mi vida, más de lo que podría imaginar ...

-Siempre piensas en mi cuando se trata de comida, agradezco eso. -

Al terminar de tomar el refrigerio, Dave con amabilidad se puso a mi disposición para llevarme a casa, era viernes, siempre solíamos pasar el tiempo viendo documentales de desapariciones en Netflix para después de poner en marcha nuestro siguiente plan del día, ir al bosque a contemplar el paisaje y platicar.

- Bien, es hora de irnos ... ¿Ya pensaste que veremos el día de hoy? -

En realidad, no me había detenido a pensar en eso ... Dave decidió ese día, retomando ese día, era distinto, las nubes se tornaban fúnebres. ¡Eso lo hacía emocionante!, me gustaba ver el tiempo pasar por la ventanilla del coche de Dave, él siempre solía poner para iniciar su repertorio de música Far From Home de Sam Tinnesz.

Esa canción solía ser perfecta para él, su estilo era tan oscuro y misterioso con sentimientos tan puros y nobles. Podría describirlo cada detalle de él, ese lindo lunar en forma de luna centrado debajo del pómulo, sus ojos café oscuro, su cabello oscuro como la noche, su mirada tan penetrante, siempre pensaba el por qué no tenía novia, hace tiempo la tuvo, terminó muy mal.

En pocas palabras él era como un hermano para mí. Y yo para él.

En fin ... Tendría que tomarme toda la vida para poder describirlo a él y su vida entera.

Es obvio, es mi mejor amigo ... ¿Los amigos hacen eso no?

Al llegar a casa preparamos palomitas, papitas y dos refrescos para ser exactos, subimos a mi habitación como siempre.

Estuvimos un rato buscando que ver y ya era de noche, de pronto Dave dejó el control remoto a un lado y se giró hacia mí mirándome a los ojos.

- Me iré de Otsego por un mes ...

Esas palabras retumbaron en mi ser, tenía emociones encontradas, eran vacaciones, nos faltaban meses para graduarnos, teníamos planes durante ese lapso, de pronto todo cambió sin previo aviso.

- Pero ... ¿Por qué te irás, y nuestros planes? No lo entiendo.

En realidad, no lo entendía, de pronto ese instante se convirtió en un momento incómodo y triste.

- Pasaré el tiempo en casa de mi hermana mayor. Se que no te lo dije antes y lo siento, pero debo irme ...

Mis ojos de pronto se llenaron de lágrimas, sentí un fuerte golpe dentro de mí, me sentí débil, sabía que el estar lejos no se trataba de solo de un mes, cuando Dave pasaba por situaciones que no podía controlar, optaba por alejarse el tiempo que fuese necesario para "arreglarlo".

- No sé qué decir ... - Dije con un gran nudo en la garganta - ¿Sucedió algo por lo cual necesites irte? No lo entiendo, todo es tan repentino.

- Solo debo irme ... Mañana sale mi vuelo.

- Sea lo que sea por lo que estés pasando en estos momentos, debes saber que siempre estoy aquí para ti. Eres una persona muy importante para mí, eres como mi familia y me duele que te vayas tan de repente sin habérmelo dicho antes. Pero si eso es lo que tú quieres, entonces te apoyaré incondicionalmente.

De pronto su mirada cambió por completo sin razón, se notaba molesto, en ese momento comenzó a sonar su celular y al voltear a ver su pantalla sonrió, volteo su mirada hacia mí y contestó la llamada, me hizo solo una señal de que se tenía que ir y salió de la habitación.

No entendía por qué yo me sentía tan rota por dentro, comencé a llorar, no podía parar, no sabía si el pasaba por un mal momento o no. En realidad, solo lo tenía a él, había estado sola desde los quince años, mis padres habían perdido la vida en un accidente de carretera. Dave siempre estuvo ahí para apoyarme, nunca me dejó sola ... Hasta hoy.

Al día siguiente, fui a casa de Dave, toqué el timbre de su casa muchas veces. Nadie salió. Me quedé por un rato esperando que volviera a casa, solo salió su vecino.

- ¿Buscabas a Dave? Se que eres su amiga ¿cierto?

Solo asentí.

- Él se fue por la mañana, llevaba sus maletas.

Al escuchar eso mi vista se nubló... Solo le agradecí y subí al coche a toda velocidad, me dirigí al bosque donde solíamos ir.

Al llegar, solo busqué un área del bosque con árboles y me tiré en el césped, mirando hacia la nada, en ese momento mi mente se quedó completamente en blanco. Con el paso de las horas, decidí ir a casa.

Al llegar sentía un gran vacío, aunque vivía solo con mi abuela, se sintió un vacío total, lo único que me reconfortaba era tenerla a mi lado aún.

19 de Octubre de 2020 a las 07:11 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo PARTE 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas