¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
ignarodriguez Ignacia Rodríguez

Relatos cortos escritos para el desafío Inktober de la Copa de Autores 2020. Cada capítulo esta inspirado en la palabra del día del desafío.


No-ficción No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados

#TheInktober2020 #theauthorscup
2
3.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Radio


El 27 de febrero de 2010 a las 3:34 a.m. un terremoto nos sacó a muchos chilenos de la cama. Mi familia no pudo dejar la casa porque la intensidad del sismo fue tan grande que no nos permitía caminar, por suerte la casa de mis padres era una construcción relativamente moderna y no se nos vino encima como a muchos compatriotas.

Hasta ese día nunca supe lo importante que podía ser una radio a pilas. Porque ¿para qué quería una radio si tenía un celular e internet? La respuesta fue clara cuando nos quedamos sin electricidad, sin Wi-Fi, y sin redes móviles porque colapsaron. Las pequeñas radioemisoras locales y las radios a pilas fueron clave para mantener la comunicación y saber cómo se encontraban nuestros familiares en zonas aledañas. Entonces aprendí que las nuevas tecnologías no son infalibles y que nunca se deben menospreciar las que nos parecen «anticuadas», nunca se sabe cuándo podrías necesitarlas.

4 de Octubre de 2020 a las 23:23 2 Reporte Insertar Seguir historia
6
Leer el siguiente capítulo Blade

Comenta algo

Publica!
Samantha Hirszenberg Samantha Hirszenberg
Esto es tan real, aquello de las tecnologías que no son infalibles. Por otro lado... Nunca he vivido un sismo, no quiero ni imaginarme lo aterrador que es :c
October 08, 2020, 22:18

  • Ignacia Rodríguez Ignacia Rodríguez
    Bueno, en Chile estamos un poco acostumbrados a ellos porque vienen casi a la orden del día y, en general, ni siquiera hacemos un esfuerzo por salir después de ese ^^'. Pero cuando viene uno grande, de esos que no te dejan caminar, sí que da miedo :s October 08, 2020, 22:30
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 27 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión