u16011371721601137172 Dunai Måræbou

Xia Song estuvo con Wang Shaoran desde muy joven, y Wang Shaoran estuvo con Xia Song desde muy joven. Ambos no tardaron nada en desarrollar sentimientos, lo cual les provocó más problemas de lo normal teniendo en cuenta que Wang Shaoran era el emperador celestial y el mundo en que vivían no estaba preparado para aceptarlos. Por eso ambos decidieron que Xia Song iría al mundo mortal por un tiempo, sin embargo unos años más tarde regresó al mundo celestial...para ser encerrado entre rejas con una pena de muerte.


LGBT+ Todo público.

#emperador #aventura #accion #danmei #lgbt #yaoi #amor #fantasy #china #chinese #wuxia #love #xianxia
0
318 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

0. La muerte de la esperanza

Pocas cosas en el mundo eran capaces de herir a Wang Shaoran. Una de ellas era Xia Song, otra que su ego se viera afectado, por ello cuando ambas se mezclaron perdió la cabeza y el control de todo su ser. Aquellas bellas facciones que le fueron otorgadas se contrajeron con rabia y asco al mismo tiempo que sostenía entre sus dedos el rostro de Xia Song, quien lo observaba con una sonrisa repleta de reto, a pesar de que lo único que podía atisbarse en sus ojos era tristeza.

Sin embargo en esos instantes Wang Shaoran era incapaz de ver a través de toda su rabia, para él Xia Song era alguien muy importante, la persona a la que más quería en todo el mundo, pero ahora todo su amor parecía haberse extinguido dejando atrás solo rencor y amargura por este haber ensuciado su impoluta imagen.

Ladeó la cabeza y clavó la mirada en los bonitos e intensos ojos de su amado. Uno de ellos era oscuro como una noche sin luna, el otro tenía la retina negra y el iris dorado.

Durante su infancia fue molestado por muchos niños crueles, sobre todo porque vivía en el mundo celestial, donde todos tenían apariencias impecables.

Un claro ejemplo de aquella imagen perfecta era Wang Shaoran, de facciones andróginas y un cuerpo tonificado. Además imponente ante cualquiera, con una voz grave y seductora, todo un galán de no ser porque le gustaban los hombres y eso no estaba aceptado en esos tiempos.

La figura del monarca era una hipocresía en toda ley, cuando a los ciudadanos les iba bien entonces lo ensalzaban y alababan, pero hasta Wang Shaoran sabía que si algún día descubrían cómo era no dudarían en acabar con él y montar una revolución.

Aquel mundo no estaba preparado para dos personas del mismo sexo gustándose, no con la religión teniendo un peso tan grande y mucho menos con esta siendo malinterpretada al beneficio de quien le viera un provecho.

Apretó con mayor fuerza las mejillas de Xia Song provocando que este frunciera el ceño y le mirara con mayor intensidad, provocándolo, buscando demostrarle que no le afectaba en absoluto ese trato porque para él Wang Shaoran ya no era nadie.

'Esto. No. era. En. lo. que. quedamos, Song'

Xia Song le escupió en la cara con la intención de repelerlo sin esperar que Wang Shaoran echara a reír y lo lamiera.

'Lo he chupado todo de ti, querido, ¿cómo iba a asquearme con eso?'

'Acordamos que esperaría por un tiempo, no que tendría que quedarme de brazos cruzados mientras tú me tratabas como una puta e ibas contrayendo matrimonio con cualquier mujer bella'

'Parte del trato era que tú no harías nada extraño'

'Oh, perdona si soy demasiado atrayente para los demás sin poder evitarlo...¿es que querías que viviera bajo una identidad falsa como si nada? Es aburrido, sobre todo si no tengo permitido enamorarme de nadie más, y ya no solo por ti, sino porque yo no puedo' los ojos de Wang Shaoran se abrieron como platos con sorpresa 'Aunque supongo que lo mejor habría sido dejarte ir, no creo que valga la pena todo este sufrimiento por una sola persona, ni siquiera por el mayor de los tesoros'

La imposición que Xia Song emanaba comenzó a desvanecerse dejando a su paso la verdadera vulnerabilidad del ser humano. Su labio inferior tembló al acabar de hablar.

Una lágrima cayó por el rostro de Wang Shaoran, soltó la cara de Xia Song y reculó cayendo sobre sus caras prendas.

'¿Por qué no pudiste convertirte en alguien respetable? Van a torturarte y matarte y no puedo hacer nada, Xia Song...eres tan egoísta'

'¿Lo soy yo? Podrías haber huido junto a mí hace mucho tiempo, pero no, el niñito quería mantener su puesto como emperador celestial para demostrar que no es solo un desecho del mundo. Genial, pues que sepas que la vida solo te pertenece a ti ¿qué sentido tiene vivirla si no puedes hacerlo cómo y con quien quieras? Maldito cobarde. Tal vez el mundo no sabrá nunca de nuestro amor, pero creo que no es el único'

'¿Te atreves a poner en duda mi amor?'

Xia Song desvió la mirada al suelo sintiendo que si continuaba viendo a Wang Shaoran a los ojos rompería en llanto. Apretó las manos en tersos puños a sus costados y expulsó todo el aire que parecía haber estado reteniendo en sus pulmones.

Decidió no decir nada más hasta que Wang Shaoran se marchara, supuso que no tardaría mucho, sin embargo este le sorprendió agarrando su fina muñeca y tirando de él.

'Vámonos. No vale la pena discutir, si nos quedamos aquí un segundo más solo nos diremos cosas horribles. Yo...he venido a por ti, no pienso dejar que te maten teniendo el control del mundo celestial'

Esta vez las lágrimas comenzaron a desprenderse de los bellos ojos de Xia Song, su labio inferior tembló y buscó con la mirada a Wang Shaoran, como si no creyera que estuviera hablando en serio.

Era como si con cualquier toque todo pudiera desmoronarse a su alrededor como un sueño.

'¿A dónde? ¿Cómo? ¿Con qué dinero? ¿Acaso crees que no te buscarán? Déjalo por favor, si alguna vez me has apreciado un mínimo entonces concédeme la muerte'

'Ni en tus sueños'

Entonces Wang Shaoran corrió sosteniendo la muñeca de Xia Song.

Al principio Xia Song intentó forcejear para escapar de su agarre, pero no tardó mucho en percatarse de que era imposible. Nada en él quería deshacerse de la mano de Wang Shaoran, de hecho una parte de su corazón deseaba con todas sus fuerzas lograr tener una vida libre junto a este en cualquier rincón del mundo, no le importaba cómo siempre y cuando pudiera ser junto a Wang Shaoran.

Wang Shaoran los arrimó a una pared y tapó la boca de Xia Song. Varios guardias estaban pasando por el pasillo continuo, ninguno parecía muy receptivo a su alrededor para su suerte, cuando por fin pasaron Wang Shaoran destapó la boca de Xia Song y continuó guiándolos a través de prisión.

Cuando estaban a punto de llegar a la salida trasera varias pisadas los siguieron. A pesar de que ambos sabían de qué se trataba ninguno aceptó la realidad, continuaron corriendo como si creyeran que de verdad serían capaces de escapar con vida.

Lágrimas sin consuelo descendían por el rostro de Xia Song, sus piernas temblaban con cada paso, finalmente cayó sobre estas incapaz de avanzar más.

'Déjame aquí, diré que seduje a algún guardia y le robé las llaves, te daré tiempo para que escapes'

'¿Qué demonios dices? Vamos'

Se sorprendió cuando Wang Shaoran lo cargó en sus brazos como desde hacía demasiado tiempo no había hecho. Llevaba prendas incómodas que le impedían ser más veloz, pero tampoco es como si tuvieran tiempo para hacerle un arreglo.

Consiguieron llegar al final de prisión, de la libertad solo los separaba una puerta y un acantilado. Era imposible sobrevivir, si se lanzaban morirían por el impacto. Ese acantilado no era uno normal y corriente sino que conectaba con el mundo mortal, la caída era miles de veces más potente y letal.

Nunca nadie consiguió sobrevivir saltando de allí.

'Shaoran, para'

El agarre de Wang Shaoran solo se volvió más firme tras escuchar a su amado.

'Para, para, para, para. Se acabó'

'¡Ahí están!'

Era el general, Hua Liansheng, un hombre con el que jamás debió meterse. Wang Shaoran se puso de espaldas a este para proteger el cuerpo de Xia Song.

La mirada de Hua Liansheng se clavaba rabiosa sobre la espalda del emperador buscando a Xia Song.

'¡Retírense, son órdenes!' Sabía que no le harían caso porque siempre estuvieron preparados para retirarlo del trono, solo esperaban el momento perfecto. Nadie iba a ayudarlos 'Muy bien, ¿queréis enfrentaros a la ira del emperador celestial?'

'Shaoran...'

'Si me entregas a ese hombre quizá podamos llegar a un acuerdo, emperador, te recuerdo que tengo las fuerzas armadas en mis manos'

'Nunca'

'Entonces muere'

Hua Liansheng entrecerró los ojos e hizo un gesto con la mano indicando a la tropa de arqueros que había traído consigo que disparara.

Varias flechas atravesaron el pecho de Wang Shaoran, quien ahora escupía sangre. Sonrió pensando que había conseguido proteger a Xia Song, nunca esperó que este fuera a aprovechar su distracción para ponerse de pie y abrazarlo apoyando el lado del rostro en su cuello.

'Te amo' susurró, y forzó una sonrisa.

El núcleo dorado de ambos quedó conectado por una flecha. Se desplomaron en el suelo casi sin vida, a segundos de perder la poca luz que quedaba en sus ojos.

Un riego de sangre fluyó a través de la tierra hasta llegar al borde del acantilado.

Entonces cayó al mundo mortal.

....

No es una traducción :c lo he escrito yo. La gente suele creer que traduzco xdxd

¿Qué tal? ekisde. Fue muy random esta historia y espero no rajarme porque me mola la idea la verdah.

¿Qué opinan de Xia Song y Wang Shaoran? seguramente algún día suba alguna ilustración de ellos :')

Dibujo ;;

26 de Septiembre de 2020 a las 16:29 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo 1. Irrevocable olvido

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión