vazquez_eli Elizabeth Vázquez

Escribo estas cartas porque pronto llegará el invierno, y junto con el vendrá la soledad de mis palabras. Escribo, porque quiero almacenar versos que sean tan absurdos para poder resplandecer de nuevo.


Poesía Todo público.

#invierno #cartas #letras-tontas #poesia-absurda #poesia-en-prosa
1
419 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Primera carta.

La oscuridad inmensa de esta habitación es tan profunda y tan vacía que me seduce a desear nunca salir de mis peores miedos, y es que, vivir junto con ellos no es tan malo después de todo, siempre y cuando vengan solo de visita.

Nunca me ha gustado el frío, pero tengo la cordial esperanza de que el helor se vaya pronto para poder seguir con mi vida.

Pero escribí, aunque no mucho salió de ahí. Nada bueno puede salir de una persona hecha añicos, no se trata de burlarse del tiempo ni del destino; y ni metamos a dios en este juego, que ni siquiera tengo el placer de recibir una bofetada de su parte.

Recibí a la ironía en noviembre, cuando la vida estaba muerta y la muerte volvió para no irse jamás, me refugie en versos y líneas sin sentido. Y escribí.

Pero escribir nunca fue tan difícil como abrir los ojos y darme cuenta de mis heridas, pero… seguí escribiendo. Aunque no comprendía nada de lo que intentaba escribir.

Sigo con esa vieja costumbre de mirar a la nada buscando respuestas inexistentes; y, de pronto vienen hacia mí las golondrinas del arrepentimiento con declaraciones de guerra para devolverme al infierno, porque cuesta comprender el pasado tan distante que nos acecha cada día sin remordimiento.

Y escribir esos bailes a los cuales no iremos, aquellas canciones que no cantamos, las mareas que nunca vimos, las personas que nunca abrazamos y las noches insólitas que nunca contamos es más difícil de lo que imaginé. Y escribí. Aunque el alma se me destrozaba a cada instante buscando una salvación, manteniendo la anestesia intacta sin poder comprender el valor de alzar la mirada con el rostro empapado.

Pero al hacerlo, al día siguiente la vida te golpea sin prisa, sin poder parar el puño de remordimiento, sin sentir el motivo por el cual las palabras se congelan en el tiempo mientras que, comienzas a mirar los destrozos de una pelea sin fin entre la razón de seguir existiendo y escribir para poder existir.

Seguir viviendo para recordar lo que nunca fue y sentir la brisa de la muerte a cada instante, nunca fue tan agradable como escribir una triunfo nefasto para un dragón que nunca supo jugar limpio. Aun así, hay dragones que viven felices en un mundo de mentira que quizá haya creado alguna vez en una historia de fantasía, en eso tenemos algo en común: creernos nuestro propio cuento de felicidad somnífera.


Esta es mi primera carta para el invierno, quizá las leeré cuando mis versos se congelen.

Elizabeth.

28 de Septiembre de 2020 a las 01:44 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Segunda carta.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión