nataliadiaz1995 Natalia Diaz

En la vida hay dos tipos de personas: aquellos que cuentan su historia y aquellos que la callan. Todos de alguna manera u otra atesoramos nuestra privacidad, sea por gusto o por necesidad; de alguna manera u otra todos tenemos algo que contar o que ocultar. Jasper Cooper es un hombre atractivo y muy trabajador, pero tiene varios defectos; los mas marcados son su perfeccionismo y su seriedad a la hora de hablar y actuar. Jasper es un hombre parco, solo suele hablar lo necesario y nada más, pero todo cambia cuando contrata a Nichole; una chica trabajadora e independiente que comienza a trabajar como su asistente. Nichole y Jasper se harán muy cercanos y eso hará que muchas veces se creen malos entendidos entre ella, él y sus allegados. Debido a esa gran unión entre ambos, Nichole descubrirá porque Jasper tiene una personalidad tan hermética y tendrá que elegir entre apoyarlo con todo o darle la espalda y dejarlo solo. Dicen que no hay nada oculto que no salga a la luz y el pasado de Jasper no será la excepción.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#chubby #asistente #jefe #amor-real #lgbt #romance #trans
28
839 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Era una mañana común y corriente, aún así, había mucho tráfico. Al parecer, todo el mundo se puso de acuerdo en salir a la misma hora. Miraba el reloj, deseando que se detuviera el tiempo y el tráfico desapareciera; hoy era mi primer día de trabajo, y a pesar de haber salido a tiempo de la casa, parece que no era mi día de suerte.



Subí la radio, al escuchar que estaban pasando mi canción preferida, «R. Kelly - I Believe I Can Fly» eso quizás me serviría para calmar mis nervios y mi mal humor. Cantando la canción, como si estuviera en la ducha, me percaté que los del auto del lado me estaban mirando. Creo que esa artista que llevaba por dentro, lo hizo de nuevo. Subí la ventana para que no pudieran escucharme y continué cantando.



Llegó un momento en que la canción me comenzó a deprimir; quisiera tener alas para ya haber llegado al trabajo. Fue como un balde de agua fría, pensar en el hecho de que solo soy una simple humana, y que mi amargado jefe me va a despedir si no logro llegar a tiempo. Golpeé la cabeza en el guía y sin querer toqué la bocina; la persona del auto de enfrente sacó su dedo del medio por la ventana, y abrí mis ojos en sorpresa, al ver que era una señora bastante mayor, de lo contrario, le hubiera insultado.



Luego de varios minutos, pude irme por la salida que me tocaba para ir directo al trabajo. Llegué a la agencia 3 minutos antes de que me tocara entrar. Saludé a quienes me ayudaron el día de la entrevista y subí en el ascensor; al abrirse, me encontré a mi jefe y estaba parado frente a la puerta mirando su reloj.



—Buenos días, ¿O debería decir, buenas noches? — me miró serio y bajé la cabeza.



—Buenos días, Sr. Cooper. Disculpe mi tardanza, le prometo que no volverá a ocurrir.



—No llegó tan tarde, solo unos 4 segundos luego de la hora de entrada— ¿4 segundos? ¿Y este bicho raro estaba contando eso? Hay que ser muy raro—. Sígame, le mostraré su lugar de trabajo.



Jasper es mi nuevo jefe; serio y amargado, trata a todos mal en la agencia. El primer día que lo conocí, me tropecé con él y me dio una mirada, que fue peor que recibir una puñalada. Su agencia de modelaje es la número uno en todo California. Es un privilegio, o golpe de suerte que me hayan aceptado aquí con la poca experiencia que tengo. Es muy inteligente y conocido, siempre aparece en todos los medios. Físicamente es muy atractivo; alto, tez blanca, delgado, tiene un perfil y un rostro casi perfecto, excepto cuando frunce el ceño; tiene unos ojos color café, su pelo es castaño oscuro, y siempre peina a la moda.



—Este será su escritorio, está justo frente a mi oficina. Aquí tiene un altavoz, por donde la estaré llamando siempre que la necesite. Por otro lado, es importante advertir que me gusta que estén siempre pendiente de mi llamada. No soy muy paciente, ¿Puede comprenderlo?



—Entendido, Sr. Cooper.



—Es mi asistente, no una ejecutiva, así que puede llamarme Sr. Jasper.



—Sí, Sr. Jasper.



—Las reglas son muy básicas; atender llamadas, programar citas, acompañarme a todas las reuniones y siempre cargar con una libreta de notas y un lápiz. ¿Hasta ahora estoy siendo claro?



—Sí, Sr. Jasper.



—Mi agenda esta en su escritorio, necesita avisarme de todos los compromisos que tenga y anotar los que le informen. Hay una cosa importante; mi familia viene ciertos días a la semana y tiene prohibido dejarlos entrar a mi oficina mientras no estoy. Lo demás se lo iré informado mientras me vaya acordando. Su contrato lo firmó en el día de ayer, así que debe saber las reglas básicas; aparte de que no es la primera vez que trabaja de asistente. ¿Ha entendido todo hasta ahora, Srta. Nichole?



—Me ha quedado todo claro, Sr. Jasper.



—¿Qué tengo para ahora? — me miró, y me acerqué al escritorio para ver su agenda.



—Tiene una reunión en 30 minutos con la Sra. Keyla Peters, en el Centro de convenciones.



—Muy bien, prepare sus cosas para que me lleve.



—¿Ya tan rápido?



—Debe tener en cuenta que es muy poco el tiempo que estará en la oficina; mayormente estoy en reuniones o atendiendo los eventos de pasarela, y para todo eso debe acompañarme.



—Perfecto.



Busqué todo lo necesario y lo guardé en la cartera. Me dio sus llaves y caminó al frente, yo lo seguí para entrar al ascensor. Al llegar al estacionamiento, me mostró cual era su auto y quedé sorprendida. Las personas adineradas se pueden dar ciertos lujos. Era un auto último modelo. ¿Qué más podría esperar? Si choco un auto como este, no podré pagarlo ni vendiendo el trasero. Le abrí la puerta trasera pensando que se subiría, pero se fue al frente. No encontraba cómo encender el auto, y él no decía una sola palabra.



—Disculpe, Sr. Jasper. ¿Cómo puedo encender el auto?



—¿No suele leer instrucciones, Srta. Nichole?



—¿Y este auto las trae?— pregunté sorprendida.



Jasper giró su cara y escuché como si se estuviera riendo de mi. Hubiera querido decirle muchas cosas, pero es mi jefe y no puedo faltarle el respeto. Miré por el lado del guía, pero no tenía donde insertar la llave.



—Tome su tiempo— miró su reloj y me sentía más presionada. ¿Cómo es posible que no pueda encender un maldito auto?



Miré las llaves y me di cuenta que tenía un botón de encender y, al presionarlo, el auto encendió. Me quedé asombrada por lo que acababa de ocurrir. Justo en la pobreza. Que auto magnífico. Jasper carraspeó y lo miré.



—Ya que ha descubierto a América, ¿Podemos irnos?— este hombre es irritante.



—Lo siento, Sr. Jasper— sonreí. Debería insertar esta llave en su trasero para que se ría con ganas, ¡Maldito idiota!



Manejé hasta el centro de convenciones y me estacioné en frente, él se bajó y yo lo seguí, pero daba unos pasos de jirafa. Al entrar miré a todas partes, había muchas modelos en grupo y caminando de lado a lado, fotógrafos y reporteros. Al ellos ver a Jasper, caminaron hacia nosotros. Maldición, debo alejarlos de alguna manera. Me paré enfrente de él y ellos se acercaron para hacerle preguntas, pero se quedó en silencio.



—Venga por aquí, Sr. Jasper — señalé a otro lugar para que caminara, y él trató de caminar conmigo.



No nos dejaban pasar, y por más que traté de que no se cruzaran en su camino, solo soy una contra más de seis reporteros. Sentí una suave mano que agarró la mía y, al mirar, vi que era Jasper. Miró mal a los reporteros y me hizo caminar con él. Caminamos por un largo tramo y nos logramos deshacer de ellos.



—Lo siento mucho, se supone que haya sido yo quien lo protegiera— le dije agitada y me solté de su mano.



—Eres mi asistente, no mi guardaespaldas. No vuelvas a hacer esa tontería, se pudo haber perdido entre esa gente.



—¿Eso qué significa?— se giró de nuevo a reírse y caminó. ¿Este hombre seguirá burlándose de mi? ¿Qué tipo de jefe es este?



Lo seguí hasta que se detuvo frente a la pasarela, donde había muchas modelos, que cuando lo vieron se bajaron para acercarse.



—Sr. Jasper, es una sorpresa tenerlo por aquí— me empujaron para rodearlo.



—Sally me dijo que no están cooperando con su nuevo instructor, ¿Qué esta ocurriendo? — habló en un tono firme y todas se pusieron nerviosas.



—Déjenos explicarle, señor.



—No están tomando esta carrera en serio y saben que detesto eso.



—Es solo que él va muy rápido y no comprendemos nada de lo que dice o hace.



—El instructor es buen amigo mío y es muy bueno en su trabajo, le ha enseñado a muchas modelos famosas y no se quejan como ustedes. Espero no escuchar ninguna otra queja o voy a cancelar la asistencia al evento, y tendrán que buscar otra agencia, ¿Les quedó claro?



—Lo sentimos mucho, Sr. Jasper, no volverá a ocurrir.



—Eso espero — pidió un espacio y se paró al lado mío —. Ella es mi nueva asistente, su nombre es Nichole. Ella estará a cargo ciertos días de ustedes, así que sean buenas con ella.



—Sí, señor— todas me miraron como bicho raro y era comprensible, no me parezco en nada a ellas. La única gordita que había en todo ese lugar, era yo.



—¿Nos va a evaluar, Sr. Jasper?— preguntó la rubia de ojos claros.



—Sí, hagan la fila — respondió.



Se pusieron en fila y de lado, mientras él iba agarrando el trasero de cada una de ellas. ¡Este tipo es un pervertido!



—Has aumentado bastante, Norma, pero aún te falta un poco más. Las demás estan iguales, sigan con los ejercicios.



—Gracias, Sr. Jasper — se despidieron de él y se fueron a la pasarela.



Jasper se giró hacia mi y me miró.



—¿Qué hay con esa cara?— me miró fijamente.



—Es la única que tengo — respondí automáticamente y sin pensar.



Jasper arqueó una ceja y me miró serio.



—Quise decir, me sorprendí mucho con lo de hace un momento— si vuelvo hacer algo así a mi jefe, me va a despedir. ¿Qué rayos está pasando contigo, Nico?



—¿Por qué la sorprende? ¿No me diga que está esperando que le haga lo mismo?



—¿Qué dijo?— se giró, y llevó su mano a la cara.



—Vámonos— ¿Otra vez se está burlando de mi? ¿Y este qué se cree?

20 de Septiembre de 2020 a las 23:29 0 Reporte Insertar Seguir historia
13
Leer el siguiente capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 23 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión