lucadomina Luca Domina

Hay cosas en la vida que son difíciles de contar. En el caso de Cesar es explicarle a su pequeña hija por qué su mamá no despierta desde hace dos años. Y por qué tal vez nunca lo hará... Relato basado en el microrrelato del mismo nombre escrito por la autora Is Bel. Enlace: https://getinkspired.com/es/microfiction/la-bella-durmiente-9170/


Drama No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados.

#cuento #ficción #horror #historiacorta #relato #amor #Labelladurmiente #Microrrelato #laguaridadelwendigo #fantasía #drama #historiasdelavida
Cuento corto
12
4.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La bella durmiente

Cesar sujetó delicadamente la mano de su esposa entre las suyas. Se la llevó a la boca, la besó y después la apoyó contra su mejilla. No pudo contener la angustia que le desbordaba y echó a llorar.


La blanca habitación inmaculada parecía la sala de espera para aquellos cuyo destino es el cielo. A parte de los sollozos de Cesar, los únicos sonidos que la perturbaban eran los pitidos de las diferentes máquinas que allí se encontraban. Todas junto a la cama, vigilantes y alertas ante cualquier cambio que se pudiera llegar a producir en el organismo de su esposa Silvia. La mujer dormitaba boca arriba, imperturbable entre las sábanas. Hace dos años que dormía; eso le decía Cesar a Emma, la hija de ambos. Para el resto de la humanidad, hace dos años que Silvia estaba en coma.

Cesar volvió a besar su mano y la miró a la cara. Silvia tenía la piel tersa y limpia; las enfermeras la bañaban con paños húmedos todos los días. Sin embargo, a su marido le daba la impresión que por más que lucharan por dejarla impecable seguía faltándole algo; a la piel de su mujer le faltaba el brillo de la vida. El lacio cabello negro le caía hasta los hombros. Un corte que Silvia jamás hubiera utilizado; le gusta llevarlo largo. Pero para sus circunstancias particulares era más práctico. Sobre la ceja derecha, casi al nivel del cuero cabelludo, tenía un círculo de piel del tamaño de una moneda, más pálido que el resto. Cesar sabía que, un poco más arriba oculta debajo del pelo, había una larga cicatriz resultado de la cirugía de emergencia. La misma intervención que le había salvado la vida, pero que no consiguió sacarla de su sueño eterno.

—Silvia, por favor despierta —rogó Cesar en voz baja—. Hazlo por Emma, hazlo por mí. Te necesitamos, ya no sé qué hacer…

Como era de esperar, no hubo respuesta. Después de dos años esperando cada día que Silvia abriera los ojos y le sonriera, la esperanza era una hebra gastada a punto de romperse. Y ese era uno de los dos problemas que golpeaban las sienes de Cesar como martillos mecánicos. Como administrativo de una empresa poseía un sueldo más que decente, pero mantener a una esposa en coma durante todo ese tiempo lo había llevado casi al límite. Tanto los médicos, como su propia familia, le insinuaron que ya era hora de aceptar que no habría milagro para su esposa.

—Emma ya no es un bebé —le dijo mirándola a los párpados cerrados—. Cada día es más inteligente y entiende lo que sucede a su alrededor. Ayer… ayer cuando la arropé… me preguntó por su mamá… ella quería saber por qué duermes y cuándo despertarás…

Las palabras se atoraron en su garganta, interrumpidas por un fuerte nudo de desconsuelo. Cesar dejó caer la frente contra la cama y volvió a llorar. Los pitidos de las máquinas no presentaron ningún cambio. Nadie lo consoló.


—II—


—¿Hace cuánto duerme mamá? —Preguntó Emma con un hilo de voz.

A Cesar se le escapó el alma del cuerpo y le tambalearon las piernas. Terminó de arropar a su hija y se sentó junto a ella. El corazón le latía con vehemencia. No estaba preparado para aquello. Y jamás lo estaría. Por eso cerró los ojos y contestó:

—Desde el casamiento de tu tía. Eras demasiado pequeña para recordarlo.

La frente se le perló de sudor y comenzó a sentir retorcijones en el estómago; todo aquello no era justo. Ningún padre debería tener que explicar tales cosas a su hija y ninguna hija debería crecer sin una madre. Cesar abrió los ojos y por un segundo vislumbró el rostro de Silvia reflejado en el de su pequeña. La niña tenía el mismo cabello negro, pero el de ella sí era largo; como le gusta a su madre. La misma piel de porcelana y grandes ojos azules.

Emma pareció dudar, pero frunció el entrecejo y volvió a abrir la boca. Se hallaba decidida a satisfacer su curiosidad y la tristeza en su corazón; la cual se divisaba a través de la humedad en sus ojos.

En ese momento Cesar supo que había llegado la hora de la pregunta que tanto temía y le devoraba por dentro:

—¿Por qué mamá está dormida?

Al oír aquellas palabras supo que no se atrevería a contarle los horribles hechos de esa noche. Pero al desviar la vista se topó con el estante repleto de libros que a ella tanto le gustaban. Por eso cuando abrió la boca hizo lo mismo que habría hecho otras tantas veces cuando la pequeña no podía dormir; le narró una historia digna de un cuento…


Al terminar la boda real, la noche aún era joven y la luna iluminaba el firmamento. Aprovechando que te hallabas en las buenas manos de la criada, decidimos dar un paseo a través del bosque cercano a la catedral…


Finalizada la boda de su hermana, y debido a la hermosa noche de verano, él y Silvia decidieron dar un paseo y atravesar el parque cercano a la iglesia para tomar un taxi al otro lado. Cruzaron la calle tomados de la mano y caminaron por los senderos iluminados del parque. La brisa les acariciaba la cara y los grillos zumbaban alrededor. Se besaron junto a una fuente como dos adolescentes y rieron un tanto borrachos. Antes de llegar al otro extremo, Silvia lo detuvo y lo llevó a un lado del sendero. Cesar no entendió el por qué hasta que no estuvieron muy cerca; las flores. Un gran rosedal. Las rosas eran las flores preferidas de su esposa. Y a pesar de que esas estuvieran cerradas a la espera de un nuevo día, ella se agachó y las olió con una sonrisa. Él quedó absorto ante la belleza de su mujer bajo la luz de la luna.

Y por eso no los escuchó aproximarse como animales al acecho.


Dos forajidos de túnicas negras nos tendieron una trampa para apoderarse de nuestros tesoros…


Cesar dio un respingo cuando alguien a su espalda pronunció las palabras —¡No se muevan!— y sintió el tacto frío del metal en la nuca. A partir de ese momento todo lo sucedido le resultó muy borroso y confuso. Dos hombres encapuchados que les apuntaban con armas de fuego. Uno de los desgraciados se acercó a Silvia y trató de robarle su collar de perlas. El collar que le había regalado su abuela y que ella guardaba y atesoraba con ilusión de que algún día se lo daría a su pequeña Emma. Por eso Silvia se negó y se apartó. Los ladrones se pusieron nerviosos. Cesar quiso hacer algo, pero un golpe en la nuca lo dejó tendido en el suelo, observando a su amada sin ser capaz de ayudarla. Silvia gritando, forcejeando, y entonces…


Uno de los oscuros forajidos arrojó un malévolo hechizo sobre tu madre…


Uno de los ladrones disparó. El ruido aturdió a Cesar, quien no percibió cuando los maleantes huyeron corriendo. Solo recuerda arrastrarse, tropezar y alcanzar a su esposa. Ella desparramada sobre el césped. Los ojos cerrados, el rostro manchado de sangre y un charco formándose debajo de su cabeza. Él pidiendo ayuda a gritos, pero creyendo que apenas susurraba. Los segundos se volvieron horas y los minutos días enteros viendo a Silvia palidecer como un cadáver…

Pero alguien lo había escuchado, o escuchado los disparos. Aparecieron personas a su alrededor y lo apartaron, por más que luchó por estar a su lado. Recuerda las sirenas de las ambulancias, Silvia en una camilla y él en la sala de espera sin terminar de creer esa pesadilla.

Al final de esa noche, Silvia había logrado sobrevivir, pero también había comenzado su eterno sueño. Se había convertido en la bella durmiente


—III—


—No pude hacerlo, mi vida, no pude decirle la verdad —murmuró Cesar negando con la cabeza—. Le mentí a nuestra hija. No me atreví a romperle el corazón. Y creo que también le mentí para que no se rompa el mío. Nunca la abandonaré y la cuidaré con toda mi alma, pero… te necesitamos.

Sin respuesta.

Observó la hora en su reloj; debía ir a trabajar.

—Antes de que me vaya —dijo y se puso de pie. Se sentía mareado. —Emma tuvo una idea. Cree que puede ayudarte a despertar.

Cesar caminó hasta una pequeña mesa junto a la puerta y agarró algo envuelto en papel de diario. Regresó junto a su esposa y abrió el paquete. Dentro había una rosa solitaria; pero a diferencia de las de aquella noche, ésta se hallaba abierta y desprendía su inconfundible aroma.

—Tu flor favorita. —sonrió.

Depositó la rosa en su pecho, le acarició la mejilla y le colocó el pelo detrás de la oreja. Cesar se acercó hasta que sus rostros estuvieron pegados. Cerró los ojos y besó a su esposa. Fue un beso suave y delicado, pero repleto de amor y esperanza; y con suerte de un poco de magia. Permaneció unos minutos en la misma posición antes de despegar sus labios. Aun inclinado, la contempló por un breve momento en busca de cualquier señal insignificante de mejoría.

Nada.

Cesar sintió cómo su corazón se resquebrajaba como tierra reseca. Era un tonto por aguardar alguna especie de milagro. Después de todo; la magia sólo pertenece a los cuentos para niños. La vida real no posee tal esplendor, y, sobre todo, escasean los finales felices.

Se irguió y respiró profundamente para tratar de recomponerse. Elevó la mano de Silvia y la besó como un caballero de las historias de Emma. La regresó a su sitio y la apretó una última vez como para darse valor para continuar con su vida. Dio media vuelta y salió de la habitación como una persona derrotada.

Pero dio un paso y se detuvo; mejor dicho, algo lo detuvo.

Sintió los dedos atrapados.

Los monótonos pitidos en la habitación comenzaron cambiar hasta transformarse en una melodía fulgurante de magia. Digna de un cuento para niños, y, cómo no, para adultos…

21 de Septiembre de 2020 a las 22:08 24 Reporte Insertar Seguir historia
17
Fin

Conoce al autor

Luca Domina Tengo 28 años. Lector a tiempo completo. Abierto a todos los géneros, pero en especial al terror. Mi autor favorito es Stephen King. Escribo todos los días y me esfuerzo por mejorar. Mi sueño es llegar a ser profesional. Gracias por leerme. Aprecio las críticas constructivas.

Comenta algo

Publica!
Leónidas G. Leónidas G.
¡Me encantó! Excelentemente lograda, con un lenguaje y una narrativa impecable, Luca, te felicito. Logras atrapar y enganchar desde el comienzo. Una historia al 100% recomendable 👏👏👏
April 09, 2021, 13:20

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, León!! Me alegra muchísimo que te gustara y te agradezco el que pasaras a leer (no soy mucho de este tipo de historias jajaja) Te mando un saludo grande, compa!! :) April 11, 2021, 00:25
Margarita Lapina Margarita Lapina
Genial! Very good story ))
October 27, 2020, 06:06

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Margarita! :) October 28, 2020, 01:30
Lihuen Lihuen
que buena historia, me estaba preparando para un final triste y de pronto ese cambio inesperado, muy bueno!
October 01, 2020, 18:48

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Lihuen! Me alegra que te gustara y aprecio el comentario! Saludos! :) October 01, 2020, 21:07
Fred Trespalacios Fred Trespalacios
Es la primera obra emotiva que leo de ti, y sin embargo estructuras la historia muy bien planeada, y vaya... El final 😭
September 25, 2020, 18:15

  • Luca Domina Luca Domina
    Y no te acostumbres... jajajaja Muchas gracias, Fred! El final pega el doble gracias a mis antecedentes? XD Aprecio cada palabra y me alegra que te gustara! Saludos! :) September 25, 2020, 21:59
Martin Girona Martin Girona
Genial! Un relato muy bien estructurado, con una estrategia narrativa creativa que aporta mucho dinamismo a una historia cargada de dulzura, tristeza y esperanza. Es muy gratificante ver esa capacidad para salir de la zona de confort con tan buenos resultados. Felicitaciones!
September 25, 2020, 17:41

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Martín!! Fue toda una odisea? jajaja Aprecio mucho cada unas de tus palabras y me alegra haberlo conseguido. Te mando saludos, compa! :D September 25, 2020, 21:57
Andrés D. Andrés D.
Es toda una experiencia leer una historia tuya tan fuera de tus géneros usuales. La espera que nos hiciste pasar valió la pena jaja La historia es bastante linda, es muy emotiva, no en balde conmoviste a la propia Isa. Admiro la soltura del lenguaje en esta historia para jugar con figuras y metáforas que quedan geniales para la trama. Además la cuestión del doble relato al contar el cuento para la niña se me hizo fantástico y muy bien logrado. Muchas felicidades, Luca. Observaciones: por ahí se repiten algunas palabras, no sé si por la app (aparecen "dobleteadas"), vi una falta de un acento y un guión un poco fuera de lugar. Un saludote, bro! lml
September 24, 2020, 22:03

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Andrés! Me alegra que te gustara y aprecio siempre tus comentarios!! Ya voy a buscar esos errores (lo de las palabras debe ser al pasarlo a la app). De nuevo muchas gracias, Compa! Saludos y nos seguimos leyendo y mejorando! :) September 24, 2020, 22:28
Is Bel Is Bel
Me has tocado el alma con esta historia y de paso has acabado con el depósito de lágrimas. No podría imaginarme una mejor versión de mi microrrelato. Me ha encantado la manera tan dulce que tuvo Cesar de explicarle a su hija lo que había sucedido, contarlo como un cuento... simplemente brillante. La historia alberga mucha ternura, me ha impresionado. Y las rosas, un bonito detalle que no me pasó desapercibido. Gracias por ese fnal, es perfecto, ya sabes porqué. Una historia muy bien redactada e impecable, no podría ponerle ninguna pega aunque quisiera. Esta historia pasa a ser mi favorita de todas las que he leído de ti -que son, creo, todas las que tienes escritas jajajaja-. Has demostrado que puedes manejarte perfectamente fuera de tus temáticas habituales y estoy muy orgullosa de ti.
September 24, 2020, 19:53

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Bel! Aprecio mucho tus palabras y me alegra que te gustara la historia y haberme acercado un poco a la historia detrás del micro. El mérito es todo tuyo! De nuevo gracias y nos seguiremos leyendo. Te mando un gran saludo, compa! :) September 24, 2020, 21:57
N.V. Scuderi N.V. Scuderi
Como otros por aquí, yo también creí que sería un final triste, pero nos sorprendiste. No sólo es La Bella Durmiente, sino también un bello relato 🥺✨
September 22, 2020, 20:50

  • Luca Domina Luca Domina
    Jajajaja Te tenía mal acostumbrada con los finales XD Muchas gracias, Nat! Me alegra mucho que te gustara! :) September 22, 2020, 21:33
German Martinez German Martinez
Excelente trabajo, Luca, me quito el sombrero.
September 22, 2020, 11:57

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, German! Me alegra que te gustara y aprecio que te tomes el tiempo de leerme! Saludos! :) September 22, 2020, 15:33
Rowena Draugr Rowena Draugr
Me hiciste llorar, los demás elogios los guardaré para la reseña mientras me seco estas lagrimas, muy emotivo!
September 22, 2020, 01:50

  • Luca Domina Luca Domina
    Qué lindas palabras, Rowena! Las aprecio mucho y me alegra saber que te emocionó! Muchas gracias :) September 22, 2020, 02:30
Jancev Jancev
Vaya... Esto es otro nivel, eres un excelente escritor, Luca, pero verte cambiar de género y hacerlo con tanto sentimiento y dulzura es bastante impresionante. La historia es preciosa , la narrativa y la gramática son muy buenas y el desenlace era algo que no me esperaba por los precedentes que tenía de ti. Me ha encantado 💜
September 22, 2020, 01:40

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Jan! Aprecio mucho tus palabras, fue todo un desafió hacer algo diferente a lo habitual. Me alegra saber que te gustó! :) September 22, 2020, 02:27
Flor Abalo Flor Abalo
Me encantó. Nadie puede saber como siente tal persona a la hora de dar por hecho la partida de un ser querido, pero vos te acercaste. Espero más de estas historias👏
September 21, 2020, 22:22

  • Luca Domina Luca Domina
    Muchas gracias, Flor! Aprecio mucho el comentario y que te tomaras el tiempo de leer. Me alegra que te gustara! Saludos! :) September 21, 2020, 22:27
~