sirenmary Maria José

"[...] Pero Yoongi estaba siendo más abierto de lo que normalmente era en su lugar de origen, estar lejos de ahí le hacía sentir que tenía esa libertad, y le permitía soñar y simular, que era alguien diferente a quien realmente era, o al revés; podía ser quien realmente era, sin las ataduras de un personaje creado para el espectáculo. Y se sintió muy bien." BTS/SUGA Min Yoongi Romance Erótismo +18


Romance Erótico Sólo para mayores de 18.

#kpop #erotico #coreano #korean #drama #romance #minyoongi #yoongi #BTSSUGA #suga #bangtansonyeondan #bts
1
2.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

INTRODUCCIÓN

La noche, fría, como de costumbre, debido al invierno que parecía estar durando más de lo que esperabas, te envolvía y tu sólo tratabas de mantener la temperatura de tu cuerpo con ese abrigo afelpado que llevabas. El hotel estaba cerca.

Ya que no tenías muchas ganas de cenar en el restaurante de este, lo que hiciste fue ir a cenar al restaurante más cercano a la calle de tu lugar de hospedaje. Fue buena idea, a excepción del frío abrazador, que no pareció tan importante en el momento en el que pudiste notar una silueta en medio del solitario pasillo, iluminado por una tenue y amarillenta luz.

Era la silueta de un joven, delgado, no muy alto y con el cabello medianamente largo. Estaba de pie en tu dirección, como si te estuviese esperando. El hecho te asustó un poco, pues habías volteado hacia tu alrededor, buscando alguna otra presencia, pero no encontraste a nadie. ¿Esa silueta te esperaba? No lo sabías con certeza, así que optaste por pasar de largo sin mirar, pero la curiosidad resultó ser más fuerte que tu miedo. Ligeramente, al pasar, el olor fresco y dulce del joven, te llamó, te detuviste por un segundo que casi pareció pasar en cámara lenta y observaste aquel rostro, piel sublime, blanca, parecía de porcelana.

El, incrédulo, apenas y te miraba de reojo, a través de esos ojos afilados, rasgados, era asiático, el buen segundo se acabó y seguiste de largo, no sin voltear, para asegurarte de captar algo más de su apariencia misteriosa y magnética, que no lograba más que atraerte hacia sí, con exquisita frialdad. Su cabello, negro y lacio caía sobre su frente, un poco desordenado, su bufanda blanca cubría parte de su cara, no hizo falta ver más. Él se quedó ahí, sin voltear, no hasta que desapareciste y su curiosidad pudo más, pero no vio nada más, gracias a su orgullo.

Cuando llegaste a tu habitación, admitiste que la intriga era demasiada y que aquella situación pasada, parecía sacada de una novela, de esas exageradamente cursis, con baladas de fondo. Te sacudiste la cabeza, intentando olvidar su rostro, sin éxito, sintiéndote la peor fracasada del planeta al sentir tremenda atracción por un completo extraño que, además, provenía del otro lado del mundo, siendo que ustedes se encontraban ahí, en un lugar remoto de Canadá, tú, de visita después de un asunto de trabajo, y el extraño, quien sabe, pero aquella mirada discreta fue suficiente: él no era cualquier persona.

Y por un momento, pensaste que podías acercarte a él, que podías intentarlo, pero eliminaste casi instantáneamente esa idea y procediste a meterte a la cama, decidida a no darle más vueltas a un asunto completamente fuera de sentido, de realismo. Cerraste los ojos con mucha dificultad y no tardó mucho en pasarte cobranza el cansancio que tenía tu cuerpo, pues ese día fue el último que tuviste de trabajo allí, y tus vacaciones comenzaron, pero comenzaron con mucho cansancio acumulado.

22 de Agosto de 2020 a las 03:31 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo EFÍMERO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 20 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión