Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
-germone Yenely Germosen

El corto relato de un ave prisionera desde su nacimiento, que abandonan en el suelo con el fin de que muera lenta y dolorosamente; no contaron con que ella encontraría el abismo que la haría libre. ⚠️ No se aceptan copias ni adaptaciones, relató completamente de mi propiedad. ⚠️ Una disculpa con la portada, daños que no se pudieron reparar.


Cuento Todo público.

#abismo #ave #relato-corto
Cuento corto
0
611 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El ave y el abismo

No hace mucho tiempo un hombre recogió un huevo, perdido entre miles de hojas secas y flores marchitas, bajo una fuerte tormenta de otoño que arrazaba todo a su paso; fue por ello que el hombre se lo llevo a su casa eh incubo él mismo el huevo; porque supo que era especial desde el momento en que lo vio.

Tan frágil y aún así resistió aquella gran tormenta, que arrazaba con las plantas más firmes que el mismo.


Pasaron las estaciones y el huevo se abrio al mismo tiempo que el cielo se matizo de aurora, dejando apreciar la hermosa ave que yacia dentro. Sus diferentes colores, variaban entre el azul, blanco, rosado y una pluma naranja que sobresalia de su larga cola rosa; Pequeño, pero hermoso ante los ojos de cualquiera.


El hombre quedo facinado con la belleza del ave, tanto que supo que le traería fortuna de alguna forma; por ello se aseguro de que nunca aprendiera a volar y la uso para atraer las miradas inocentes de los pequeños niños.


Más de uno se acerco por supuesto, no todo el tiempo tenias la dicha de ver un ave de tal calaña, tristemente, Muchos cayeron en la red de la atracción y el deseo de tener un ave igual; terminaron degoyados, con sus más vitales organos vendidos, otros vendidos a la mala vida, solo por el echo de apreciar la maravillosa belleza del ave.


El negocio con el ave parecía avanzar cada día más, eran más de diez niños diarios y el hombre le cantanba, la alimentaba y le hacia creer que todo estaba bien ahí en sus brazos, que a lo que realmente debía temerle era al cielo.

Un día, mientras el hombre exhibia el ave una narcotraficante que pasaba por allí, fue victima del encanto del ave y por supuesto la compro a un precio que el hombre no pudo rechazar, además recibio algunas amenazas de la misma.


El ave se fue con su siguiente dueña y asi fue pasando de mano en mano ¿Cómo algo tan bello podia utilizarse para los más atroces actos ?


Su ultimo dueño fue un asesino, cegado del poder, de la avaricia y la envidia; Quebro las alas del ave, a pesar de que esta no sabía volar, se aseguro de mantenerla lejos de las nubes de la libertad y la encerro en una caja de cristal.

Nadie además de él podría ver el ave y quien se atreviera desovedecerlo, se atendria a las consecuencias.


El ave de alas rotas era feliz con su dueño, él lo alimentaba y de vez en cuando se acercaba a su jaula y le hablaba cosas que él ave no entendia.


Un dia el hombre recibio una amenaza de muerte, querian su cabeza y él estaba seguro la obtendrian; fue por ello que abrío la caja de cristal que mantenia presa un ave que no podia volar, no para dejarla libre, si no para hatarla a un destino peor que la muerte.


La dejo en el suelo del tejado, que la mataria con el pasar de los días y abandono su morada, allí el ave se dio cuenta de tantas cosas, que penso que moríria de tristeza. Un montón de aves que desaparecian entre las nubes y otro montón de aves que pasaron encima de ella como una rafaga de aire.


¿Se pregunto por que ella tenia alas si estaba cruelmente destinada a nunca elevarse?


La paloma se acerco a ella y la miro con notable azombro y por supuesto pena¨Que tan azombrosa belleza posees pequeña avecilla¨ Dijo la paloma ¨¿Desventura o dicha?¨Hizo aquella pregunta retorica antes de alzar su vuelo.


Fue entonces cuando el ave contemblo el abismo infinito que yacia ante sus ojos, sintiendose curiosa de pronto, nunca había visto algo parecido; Por ello arranco una pluma propia con su pico y la lanzo a este, viendo como caía de manera lenta, incluso parecia flotar en el aire, balanceándose de un lado a otro y se pregunto si asi se sentiria volar, entonces, se enamoro del abismo.


La pluma termino en el piso, Más el ave ya no estaba cegada y sabía que no le quedaba mucho tiempo; Pero tenia dos opciones, morir de manera lenta y dolorosa en el piso o saltar al abismo, ilucionarse por unos segundos y morir con esperanza.


Salto y estendio sus alas rotas, imaginando que volaba por unos segundos y el abismo atrapo el ave de alas rotas y también se enamoro, pero de la forma en la que caía en su espacio esperanzada a pesar de saber el final que le esperaba.

Por ello la volvio libre, tal vez no en cuerpo, pero sí en alma.



13 de Agosto de 2020 a las 20:35 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Sueño tétrico Sueño tétrico
gatuna venganza gatuna venganza
La melodía del sol de Medianoche La melodía del sol d...