zirty Oscar Fernandez

Los villanos siempre se escapan y vuelven a cometer crímenes, ¿cuál es la necesidad de encerrarlos si consiguen escapar de la cárcel? La única opción posible es asesinarlos, todo para lograr un mundo mejor. Esto es lo que aprendió Revenge cuando un villano que encarceló, se escapó y asesinó a su familia como a sus compañeros, The Five Protectors. Juró matar a todos los villanos del mundo, todo para poder vengar a sus seres queridos. _____________________________________________ ATENCIÓN: Esta obra NO tiene la finalidad de glorificar la violencia, no apoyo para nada esos ideales, el único fin de esta novela es entretener, todo es ficción, nada más.


Ciencia ficción Sólo para mayores de 18.

#crimen #villanos #poderes #acción #superheroes #ciencia-ficción
23
5.8mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Nuevo Objetivo.

Siempre se había tratado de límites, desde los inicios hasta los momentos contemporáneos. Aquella diminuta pero crucial línea entre el bien y el mal, la que decidía si una persona con dones se convertiría en un superhéroe o supervillano. Los superhéroes actuaban por el bienestar de la sociedad, socorriendo a los civiles y sobre todo, siguiendo las normas de la justicia; mientras que los villanos se burlaban de todas esas leyes y normas, robando, violando e incluso asesinando a diestro y siniestro, repitiendo el ciclo hasta que eran parados por algún enmascarado.


¿Acaso era posible que existiera algún intermedio entre esas dos corrientes? Sí, por supuesto que sí. Para nuestra suerte o desgracia, aparecieron los aclamados «antihéroes», aquellos que actuaban por su cuenta, que se tomaban la justicia por su mano, eran seres que no les importaba cruzar la línea que separaba el bien del mal. Todo para lograr un acto heroico, todo para lograr un mundo mejor. Revenge se trataba de esa clase de héroe; uno que haría lo que fuese para cumplir su cometido, uno donde se pudiera vivir mejor, uno donde no existieran más villanos.


En esta gélida noche, las televisiones de todos los ciudadanos transmitían una trágica noticia, una que ya era repetitiva y constante en este maldito mundo; un suceso que ya no sorprendía a nadie de este planeta, ni siquiera a ti, querido lector. Seguramente habrás visto y escuchado esto un millón de veces:


—Hace pocas horas, Happy, el payaso del crimen de Mahtog City junto a su compañera Smile, han escapado de Helheim, la prisión más importante y la que se creía que era la más segura del mundo. Se desconoce cómo han podido lograr salir de ese infierno... —Hizo una pequeña pausa la presentadora del programa—. Suponemos que se dirigen a su ciudad natal para sembrar el caos. La policía de Mahtog City ya está informada y preparada para su llegada, están colaborando junto con el vigilante oscuro para volver llevar entre rejas a Happy y a su secuaz, os mantendremos informados de todo lo que...


«Es siempre lo mismo, ¿por qué Noirman no ha decidido acabar ya con él? Bueno, da igual, así podré hacerlo por mí mismo», pensó Revenge mientras veía la noticia en su departamento de alquiler. Sin dudarlo, rápidamente se puso su traje entre las tinieblas; el cuchitril donde se encontraba no tenía espejos ya que no le gustaba mirarse, no después de aquel incidente. Los recuerdos lo atormentaban a todas horas, las únicas veces en la que se sentía aliviado era cuando se ponía ese disfraz, pero no creas que solo era algo visual y decorativo, ni mucho menos. Ese traje que se acababa de poner, podía parecer disparejo debido a sus colores los cuales no combinaban entre ellos, como ese tono rosado que predominaba en la zona de su brazo izquierdo, no teniendo nada que ver con el verde que componía su pierna derecha. A pesar de todo esto, debido a la suciedad, rasguños, partes quemadas y marcas de lucha, hacían que no se viese del todo mal... Sin embargo, mi opinión no era importante, Revenge tenía un verdadero motivo para llevar todas esas partes que no combinaban entre sí.


Revenge al agarrar su moto y ponerla en marcha, se dirigió directamente a la segunda ciudad con más incidentes criminales del mundo: Mahtog City. Nuestro héroe sabía que era hora de actuar, Happy sería su primer villano importante al que asesinaría, estaba lo suficientemente preparado para ir a por alguien de esa clase. Durante el año anterior, se dedicó a ir por villanos de poca monta, todo para recuperar la experiencia que perdió después de aquel lúgubre suceso. 20 villanos, ese era el conteo oficial de los maleantes con superpoderes a los que había asesinado, nada mal. Revenge tenía un juramento que cumplir, él se sentía en la necesidad de acabar con ellos, no podía dejar ir sin más lo que le sucedió en el pasado, hace 5 años.


Por el camino a la ciudad del crimen, el antihéroe empezó a recordar momentos de un tiempo donde era feliz, donde todos se encontraban con vida:


—¡Hermano mayor! ¡Mayor! —exclamaba impacientemente su hermanita de 10 años mientras que caminaban por las calles de San Diego.


—¡Hermana pequeña! ¡Pequeña! —Le siguió el juego nuestro vengador, el cual era mucho más joven en ese momento. Se puso de cuclillas y acarició el cabello oscuro de su hermanita—. ¿Ansiosa por ver a mis «compis» de equipo?


—¡Sí! ¡Quiero volver a ver a los Five Protectors! —respondió con una gran sonrisa mostrando su entusiasmo.


—Shhh... Dilo más bajo, ya te comenté lo importante de las identidades secretas, Sarah... —El joven la regañó entre susurros, mirando a todos lados para percatarse de que nadie les había prestado atención.


—Perdón... —Se disculpó tímidamente, pero le duró pocos segundos esa pena—. ¡Es que estoy muy impaciente para ir a ver vuestra base secreta!


—No creas que es un lugar tan espectacular como las series de héroes que vemos por la tele, es algo muy normal... Y barato, pero ideal para pasar inadvertidos —comentó con total sinceridad Revenge manteniendo aquella cálida sonrisa. Se incorporó y le ofreció la mano a su hermanita—. Ya llegamos tarde, será mejor que nos demos prisa, ¿no te parece?


—¡Sí! —respondió la pequeña agarrando la mano de su hermano mayor. Durante el trayecto, la hermana volvió a sacar un nuevo tema de conversación—. ¿Sabes? Estoy muy orgullosa de ti, ¡me encanta que mi hermano sea todo un héroe y encima de los famosos!


—Shh... Sarah, por favor... —Le volvió a regañar Revenge cariñosamente, fingiendo que no estaba nervioso por la gente que pasaba a su alrededor.


—Perdón otra vez... —Volvió a disculparse, pero al igual que antes, se le pasó enseguida—. ¿Crees que yo también pueda ser un gran héroe como tú?


—Por supuesto que sí, eres tan increíble que incluso averiguaste las identidades de mis compañeros, incluida la mía —El joven la elogió con cierto aire nostálgico y vergonzoso.


—Es que tus compañeros eran los únicos amigos que tenías, eres un chico muy solitario, hermano mayor —confesó Sarah entre risas, divirtiéndose de la poca vida social de Revenge.


—¿Y para qué iba a querer más amigos? Los que tengo están bien —Se excusó su hermano riéndose de forma incómoda.


—No te preocupes, siempre me tendrás a mí, yo seré tu sucesora cuando de viejo dejes a los 5 protectores —explicó la pequeña muy orgullosa por lo que le dijo.


—¿Y cuándo exactamente me haré viejo, pequeña? —inquirió con recelo por su actitud.


—Oh, pues cuando cumplas 20 años, o cuando seas mayor de edad, como si quieres dejarlo ya, ¡yo me ocupo hermano mayor! —afirmaba Sarah pensando en el momento ideal para poder hacer su primera aparición como superheroína.


—Lo siento, pero este viejales seguirá con los protectores hasta que alcance los 60 años, búscate a otro grupo de superhéroes —Se burló de su hermanita.


—¡Eso no es justo! —replicó enojada, dejando de caminar con él.


—¿Qué pasa? ¿Tantas ganas tienes de convertirte en un superhéroe? —preguntó Revenge extrañado al ver esa repentina actitud.


—Claro que sí, me encantan los héroes, me encantas tú, quiero ser como tú. Los héroes siempre hacen el bien, y yo quiero hacer el bien —indicó decidida.


—¿Sabes que es un mundo peligroso, verdad? Siempre habrá villanos peligrosos que incluso pueden ir a por ti —Se puso más serio nuestro antihéroe, advirtiéndola de las partes crudas que tenía la profesión de superhéroe.


—Pues solo hay que detenerlos y ya, ¿no? ¡Yo los derrotaré a todos! —exclamó riéndose de forma exagerada, imitando a uno de los héroes más famosos del mundo—, seré la futura miembro de The Five Protectors —habló tan alto y con tanto entusiasmo que varios ciudadanos se pararon para observar al par de hermanos. El mayor sentía mucha vergüenza en ese momento.


«Los héroes siempre hacen el bien», recordó Revenge aquellas palabras de su hermana. «Por eso estoy haciendo esto, Sarah, voy a hacer el bien eliminando de esta vida a Happy, ¿cuántas personas habrá asesinado ya? ¿Cuántas familias habrán sufrido? Esto tiene que parar, y yo seré quién lo frene», afirmó en su cabeza nuestro héroe. Era muy habitual ver este tipo de situaciones, en los combates contra supervillanos, siempre había daños colaterales, siempre había víctimas… Los héroes podían prevenir y salvar a quienes pudiesen de esas situaciones, pero nunca podrían salvarlos a todos, era imposible. Ninguno de esos escenarios se daría si no existieran los villanos, había que asesinarlos, era lo más práctico; Revenge no quería que se repitiese lo mismo que sucedió hace 5 años, estaba haciendo el bien tanto para los ciudadanos como para los mismos héroes, les estaba salvando la vida.


Nuestro vengador se odiaba a sí mismo porque fue un débil en aquel incidente y también lo era ahora, le había costado un año para poder al fin dar caza a Happy, y eso que antes el villano se encontraba en Mathog City. Falta de entrenamiento y pérdida de experiencia, esos puntos fueron la clave; estar hospitalizado durante meses, tener muchos huesos rotos y no poder moverse bien le había costado seguir hacia delante, pero su sed de venganza le había llevado a vivir hasta estos instantes.


Cerca de la segunda ciudad más peligrosa del mundo, las carreteras estaban cortadas por la propia policía de la ciudad, hacían un control bastante extremo, pero se comprendía por lo que significaba la vuelta del payaso; revisaban cada vehículo que se encontraba en los carriles, comprobando los datos de los conductores. Revenge al ver esta situación desde lejos, rápidamente se desvió de la carretera y tomó un nuevo atajo, yendo por el bosque que conectaba con la propia ciudad. A Revenge no le importaba realizar este nuevo desvío, cuanto más alejado de la sociedad, mejor. Todo debido a que cuando sobrevivió hace 5 años, tuvo que llevar una vida entre las sombras, siendo un mero vagabundo, buscándose la vida, sin pasaporte, sin DNI, siendo una persona fantasma, una a la cual la daban por muerta, tanto el resto del mundo como los propios villanos.


Dejó su moto en una zona inhóspita y escondida del bosque, allí estaría más segura que en Mathog City. Mientras caminaba por el oscuro sendero de forma sigilosa, se percató de que no había ningún oficial asegurando la zona del bosque, cualquiera podía entrar a la ciudad de forma sencilla. Seguramente se debía a la policía de la ciudad, haciendo ver a los medios que trabajaban duro para buscar a Happy, pero todos ellos estaban comprados por el payaso, posiblemente los que realizaban la ronda del bosque estarían ahora en sus casas plácidamente para luego decir por la mañana que habían hecho un gran trabajo de vigilancia. Revenge odiaba a toda clase de políticos y agentes de la ley corruptos, los culpaba la mayoría de las veces de sacar a todos esos villanos de las cárceles.


Al llegar a pocos metros a una de las murallas que dividían la zona exterior de la interior, se fijó que había un vigilante que custodiaba la entrada principal a Mahtog City. Nuestro héroe se paró al escuchar ruidos provenientes del interior del bosque, se escondió en la cima de uno de los árboles. Vio pasar a un grupo de delincuentes, era evidente que eran maleantes debido a sus pintas y a que llevaban máscaras de payasos con las características de Happy; colores blanquecinos y amarillentos. Aquellos secuaces llevaban armas de fuego y palancas, iban a dar un espectáculo en las calles de la ciudad. Todos saludaron al segurata como si fueran amigos de toda la vida, dejando éste pasar a todos esos delincuentes como si nada. «¿Acaso todos los de esa ciudad están comprados?», se preguntó el héroe mientras asimilaba la situación, en ese instante, estaba cabizbajo. «Y pensar que ahora... San Diego es como Mathog City... Regresaré, os liberaré del infierno donde os encontráis, pero aún soy débil, debo ser más fuerte para enfrentarme contra él», afirmó decidido para sus adentros.


Ese fue el motivo por el que esperó durante varios minutos hasta que más malhechores aparecieron por el bosque para ir hacia la puerta, escapando de la ley. En uno de esos momentos, Revenge consiguió noquear a uno de los payasos, le puso en un lugar donde nadie le pudiera ver y agarró su máscara para ponérsela sobre la que tenía. Nuestro héroe no tenía pensado acabar con los ayudantes de los villanos, solo eran personas que seguían órdenes, que habían tomado malas decisiones en la vida para trabajar con esa gente peligrosa, todos se equivocaban y no se merecían pagar esa ansia de muerte, o eso era lo que pensaba nuestro vengador. Sin embargo, si veía a cualquiera de ellos amenazando la vida de algún inocente, entonces, los asesinaría al instante.


«Espero que esto funcione», rezó mientras se dirigía hacia aquella entrada. El vigilante paró bruscamente a Revenge con su mano zurda. Cruzaron miradas, la tensión empezaba a ser notoria hasta que varios lacayos seguidores de Happy aparecieron detrás de nuestro protagonista:


—¡Atiza! ¿Y esas katanas que llevas en la espalda? —preguntó con asombro uno de los 2 delincuentes que tenía a sus espaldas.


—¿Acaso eres uno de los nuevos ayudantes de Happy? De ese grupo especial de villanos nuevos, ¿cómo se llamaba? —Hizo una pausa su compañero, cuando dio con la respuesta, prosiguió—. ¡Ah, sí! La Brigada de Villanos, eso era.


—Exacto, soy uno de los miembros de la brigada y Happy requiere mis servicios —Apartó Revenge la mano del guardia para mirarlo de forma amenazante—. Ahora.


—¡Tú tranquilo, señor policía! Nosotros vamos con él, ¡vamos a liarla gorda en Mahtog City! —exclamó uno de los maleantes empujando hacia delante a Revenge, consiguiendo pasar a la ciudad. Una vez fuera de la zona de seguridad, siguió hablando mientras miraba con atención a las katanas que nuestro vengador guardaba a sus espaldas—. ¿Puedo coger una?


—Si lo haces te corto la mano —Le amenazó seriamente el héroe a la vez que proseguía por su camino. Los lacayos empezaron a reírse ante su contestación.


—¿Y esos humos? Debes de reírte más hombre, a nuestro jefecito le gustan las cosas graciosas, como tu traje —comentó uno de ellos mientras señalaba las vestimentas del vengador.


—¡Exacto! ¿De qué vas disfrazado? Pareces una figura de los Legos, pareces desmontable y todo con esas piezas que no cuadran con las otras —añadió el compañero del otro criminal.


—Esos colores rojo, azul, verde, amarillo, rosa y plata no te hacen lucir muy bien, y es muy llamativo, ten cuidado que puede que Noirman te encuentre con facilidad —advirtió el que comenzó la conversación, ambos se estaban divirtiendo a costas del antihéroe.


A Revenge le daba igual sus comentarios, sabía que para el público se veía ridículo con aquella vestimenta, que desentonaba en todos los aspectos. Mientras que los demás podían considerarlo un disfraz cutre del montón, para él significaba algo más; era una forma de recordar a sus compañeros, a sus mejores amigos, a su familia, ya que él era el último de los 5 protectores de San Diego.


Caminando, el héroe pudo notar la frialdad y crueldad de la ciudad, había ciudadanos corriendo de un lado para otro, huyendo de los criminales los cuales llevaban máscaras de payaso. No paraban de asaltar tiendas, coches, se peleaban entre ellos incluso contra la policía, éstos estaban malheridos en el suelo, no pareciendo que se iban a recuperar. En el cielo, a pesar de ser de noche, se podía observar a la luz de la luna cierto humo proveniente de los distintos distritos de la ciudad. Era predominante los grafitis de sonrisas de colores amarillentos. Esto era lo que pasaba cuando el jefe volvía a casa, todos se descontrolaban, pensaban que podían hacer cualquier cosa y que nadie se los iba a impedir, pero se equivocaban.


«Si acabo con Happy, los disturbios pararán, volverá la paz a esta escandalosa ciudad. Tengo que darme prisa para encontrarle, para eso necesito información y pistas», planificó enseguida al ver la situación de su alrededor. Revenge pensaba sacar información a los 2 maleantes que no paraban de seguirle y que no se cansaban de hablar aparte de reírse. Ya estaban sacando de quicio a nuestro héroe. Antes de poder atraerlos hacia un callejón para poder interrogarlos, uno de ellos señaló a una anciana que iba delante de los tres.


—Ten cuidado novato, las viejas son las peores criminales de esta ciudad, nosotros nos encargamos —advirtió uno de los criminales yendo a por ella junto con su compañero. La mujer mayor se paró, retrocedió un paso al ver que esos payasos iban a ir a por ella. No obstante, antes de que pudieran delinquir, Revenge los paró haciendo que sus cabezas chocasen entre ellas. Los dos delincuentes cayeron al suelo noqueados. «Que quiera matar a los villanos, no significa que me haya olvidado de mis valores de héroe, ya que, a pesar de todo, sigo siendo el tercer protector, el protector de la esperanza», se reafirmó consigo mismo. Era imposible poder a ayudar a todos los de esta ciudad, más si las cosas estaban así de complicadas, pero intentará ayudar a todo el mundo que pueda alcanzar. La anciana volvió a dar un paso para atrás, se agarraba del pecho con una expresión preocupante. Revenge se temía lo peor...


—Señora, espera que te ayu... —Antes de terminar la frase, rápidamente la mujer mayor sacó de su bolso una pistola, quitó el seguro y apuntó a la cabeza del héroe.


—Dame tu puto dinero —amenazó la anciana sin titubear. Revenge se quedó desconcertado por unos segundos hasta que decidió actuar. Apretó de forma fugaz el cañón del arma con tanta fuerza que provocó su deterioro al instante. La mujer mayor apretaba el gatillo de forma constante hasta que se rindió al ver la inutilidad de la misma. Ella le sonrió y salió corriendo en la dirección contraria. «Esta ciudad está peor de lo que imaginaba», pensó al no creerse lo que acababa de vivir. Escuchó a más personas pedir ayuda, Revenge no podía quedarse quieto a una llamada de auxilio, se quitó la máscara de payaso y la tiró lo más lejos que pudo. «Es la hora de encontrar a un payaso».



12 de Agosto de 2020 a las 18:47 10 Reporte Insertar Seguir historia
13
Leer el siguiente capítulo Noche gélida.

Comenta algo

Publica!
Nieves Maria Nieves Maria
Me gusta la idea de los anti héroes, eso si que es algo nuevo, espero grandes cositas~ 👀
October 27, 2020, 07:35
Tenebrae Tenebrae
Muy buen inicio, veo que Revenge ha de comenzarse nuevo, como el ave fénix, resurgiendo de sus propias cenizas las cuales son las heridas viejas y la falta de experiencia. Es comprensible que busque recuperar experiencia antes de ir a enfrentar a un experimentado villano como Happy, más si éste fue el que dejó herido gravemente a Revenge en el pasado. Ya veremos lo que sucede. Es comprensible también que la misma sociedad, o al menos, en esta ciudad, donde hasta la abuelita tiene que andar armada.
October 22, 2020, 05:59
Manuel Minorta C Manuel Minorta C
Buenísimo me gustó.
October 12, 2020, 23:27

  • Oscar Fernandez Oscar Fernandez
    ¡Me alegro que te gustara, Manuel! Ya verás que hay algunos conceptos similiares a Hero's Destiny, pero no tienen nada que ver con cómo lo desarrollo, ya que aquí cuento otras cositas más filosóficas(?? Espero que lo sigas leyendo cuando tengas tiempo. ¡Nos leemos! ;) October 13, 2020, 13:24
Lettuce Thin Lettuce Thin
Me atrapó c: Buenísimo.
October 04, 2020, 00:33

  • Oscar Fernandez Oscar Fernandez
    Ahhh!! Me alegra que te haya gustado, Noly!! Espero que puedas seguir leyendo la novela cuando tengas tiempo, ya que cada vez la historia promete y tiene muuuchas cosas que contar. ¡Gracias! <3 October 13, 2020, 13:22
Jocelyn Foster Jocelyn Foster
¡Woah! ¡No me esperaba lo de la anciana, jajaja! Me gusta, seguiré leyendo :3
October 03, 2020, 00:21

  • Oscar Fernandez Oscar Fernandez
    ¡Muchas gracias Jocelyn! Y ya te aviso que mejora cada vez más x) October 13, 2020, 13:19
Lechuza Oscura Lechuza Oscura
¡Buen arranque!
September 15, 2020, 01:31
Nicolas ferrer Nicolas ferrer
esta divertido
September 07, 2020, 21:27
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión