Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
mokkachin mokka chin

La segunda parte de Baby's on Fire Luego de que su hermano mayor lo descubriera en una situación muy comprometedora con el mejor amigo de este, Yuri cree que es buena idea que finjan llevar una relación, por muy cliché y estúpido que suene. El problema de todo esto, es que Otabek es un mal mentiroso.


Fanfiction Anime/Manga Sólo para mayores de 18.

#yurionice #otayuri
7
755 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

TOXIC

Solo Sara y Mila sabían qué ocurría entre Otabek y Yuri. Y eso era gran cosa, no solo porque Yuri era un presumido -nunca tanto como JJ, cabe decir- sino también porque sus amigas eran unas chismosas y el hecho de que hayan guardado el secreto es un mérito que el rubio debe reconocer. Un secreto que duró unos bellos y calientes cinco meses, además.


Así es, Otabek y Viktor (y por ende también el amigo ese de los tacos y el idiota de JJ) se graduaron, también pasó el verano, y ahora estaban otra vez en un nuevo año escolar. Ah, claro, y Otabek estaba en la universidad. Viktor, como se esperaba, decidió especializarse en lo que son los deportes. Eso sí, Lilia le dijo que debía estudiar también, porque no iba a vivir simplemente del hielo. Yuri no sabe qué podría estudiar Viktor, pero ese ya es problema de él, y dolor de cabeza de sus padres.


Pero, como sea, fueron cinco meses donde Otabek y Yuri compartieron un montón de cosas, pero sobre todo baba. Baba y fluidos, y películas en el cine, y otras cosas que se les ocurrieron.


No podían negar la química, más allá de los besos que compartían de vez en cuando o el sexo amistoso en algún lugar que pudieran rentar los días que la casa de Yuri estaba ocupada (porque la casa de Beka nunca fue una opción, cabe mencionar, con hermanos menores todo se va al carajo), Yuri y Otabek se llevaban genuinamente bien. Podían hablar de lo que quisieran, aunque muchas veces todas esas charlas acababan en debates que iniciaba el menor y que Altin acababa con mordidas en el cuello para que guardara silencio. El verano fue el más complicado pero también el más divertido, el hecho de que Viktor quisiera pasar tanto tiempo como pudiera con sus amigos dificultó un poco el que salieran de vez en cuando a verse o comerse, lo que fuese.


Y todo hubiese seguido igual de increíble, a no ser por ese pequeño error que cometió Yuri.


Era miércoles y Yuri había decidido enfermarse para faltar a historia y quedarse con Otabek viendo Netflix. Solo que, claro, nadie sabía que Otabek iba a estar con él, ni que obviamente no iban a estar viendo Netflix. Todo iba de maravilla, el plan estaba hecho y Yuri ya estaba esperando a Otabek en su habitación, jugueteando con su celular. Ni siquiera se preocupó de escuchar el timbre, el kazajo ya tenía llaves (Yuri lo encontraba morbosamente perfecto, y aunque nunca se lo había confesado, chillaba de solo pensar en Otabek llegando de sorpresa) Tan ensimismado estaba que no escuchó cuando llegó el moreno, tocando con sus nudillos la puerta de su habitación.


— ¿Qué tal?—Otabek hace una mueca desde la puerta y se encoje de hombros, dejando su chaqueta sobre el escritorio del menor.—Wow wow ya te estás quitando la ropa, podríamos al menos ver un episodio.


Otabek ríe entre dientes, tirándose sobre la cama como peso muerto.


— ¿De verdad crees que veremos Netflix?


— ¡Oye, hasta lo conecté a la tv, mira!—Efectivamente, Otabek se giró un poco y notó como la tv ya mostraba el logo negro y rojo. Miró luego a Yuri, con una sonrisa.


— Qué tierno.


— ¿Entonces no veremos Black Mirror?—Sonrió coqueto, dejando su teléfono sobre la mesa de noche.


— Nope, pero podríamos ver Sex Education.—Yuri entornó la mirada, aguantando la sonrisa.


— Pésimo chiste, te estás poniendo igual que Viktor.—Otabek sonrió un poco más, y Yuri compartió el gesto.


— Y bueno, ¿pondrás la serie?—Yuri le vio desconcertado.


— Pero pensé que- Ohhhh eres un morboso, Otabek Altin, ¿Quieres también que nos grabemos?—El moreno sonrió de lado esta vez, al mismo tiempo que se incorporaba sobre la cama y se quita elsweater.


Aunque, obviamente, Yuri le hizo caso y comenzó a reproducir un episodio de cualquier serie. Cuando volvió a dejar su teléfono sobre la mesa de noche, Otabek ya estaba muy cerca de él, solo una camiseta puesta. Se arrastró hasta el kazajo y no dudó en comenzar un beso, acariciando el corto cabello del mayor. Otabek arrastró sus manos por todo el cuerpo de Yuri, acariciando sus muslos suaves y subiendo por su torso, el ruso comprendió la indirecta y cortó el beso para que le sacaran la camiseta, volviendo luego otra vez a los labios de Otabek.


Se desnudaron a tirones y Yuri buscó a ciegas la botella de lubricante, mientras Otabek mordía de forma superficial su cuello y pecho. Entre más besos fogosos y unas largas y tortuosas caricias a sus erecciones, Otabek hundió sus dedos en el menor, preparándolo todo lo bien que podía. Yuri se quedó estático, con un gemido agudo y los ojos cerrados de puro placer, comenzó a retorcerse mientras Otabek movía sus dedos con cada vez más fuerza.


No necesitó palabras para hacerle saber que lo quería en él, simplemente le dio un empujón y se posicionó sobre él, rozando su entrada en un más que listo Otabek. Jugó con él unos segundos antes de hundirse en el placer, literalmente. Otabek soltó un gemido ronco y largo, mientras que Yuri busca cómo afirmarse, con los ojos nublados de placer. Finalmente se apoya en el pecho del moreno y comienza a moverse lentamente, para después prácticamente saltar sobre el mayor.


La habitación era un lío de gemidos, suspiros, jadeos y el ruido de sus pieles chocando, cuando se escuchó un ruido más: algo cayendo. Y luego de eso, un grito.


Viktor había llegado antes para ver a su hermanito enfermo, y había traído helado, que ahora estaba tirado en el suelo de su habitación.


🌷


Viktor chilló, literalmente. Luego comenzó a gritar, furioso, y por poco se pone a dar saltos. Gritó en todos los idiomas que conoce, le dijo a Otabek hasta de lo que se iba a morir y luego se dirigió a Yuri, pero este lo detuvo antes.


— ¿Podríamos hablar de esto cuando estemos todos vestidos?—Otabek, aun abajo de Yuri, sintió incluso más miedo luego de eso. Viktor simplemente se fue del lugar, bajando las escaleras de un modo exageradamente ruidoso.


El silencio invadió la habitación, y Otabek se fijó en cómo en la televisión estaba la pantalla pausada con un mensaje:¿Sigues viendo?En cualquier otro momento se hubiese reído. Yuri se acomodó a su lado, buscando la ropa y vistiéndose aún en silencio. Decidió hacer lo mismo, lamentándose en su cabeza.

Yuri buscó unos jeans y algun sweater, pensó que no sería buena idea bajar solo en calzoncillos y camiseta, como estaba vestido antes. En su mente estaba maldiciendo, a él y a su estupidez.


— ¿Crees que tenga un cuchillo cuando bajemos?—Preguntó Otabek atrás suyo. Yuri sonrió.


— No seas estúpido, posiblemente le pidió la motosierra al vecino.


— Gracias, me alivias un montón.—Murmuró con el ceño fruncido.


— ¿Qué haremos?—Otabek podría jurar que Yuri sonaba casi tan preocupado como él.


— ¿Decirle la verdad?—El menor se volteó hacia él, con los ojos abiertos de par en par.


— ¿Estás loco? Te va a matar, y le dirá a Lilia, y ella me castigará porque tener amigo con derechos a los 17 no es de Dios.


— ¿Qué pretendes entonces?


Bueno, Yuri nunca había sido demasiado brillante en estas cosas, sobre todo si tomamos en cuenta que todo su conocimiento lo había sacado de series y libros, y Tumblr. Pero, como sea, decirle a Viktor que eran pareja le pareció una buena idea en ese momento.


🌷


Una vez listos, Otabek y Yuri tuvieron una pequeña pelea por quien debería bajar las escaleras primero. Al final, fue el menor quien bajó primero, seguido de Otabek. Sentado en el sofá estaba Viktor, con Makkachin durmiendo encima de él, y Potya lavándose a un par de metros de ahí. Yuri se apareció en el lugar, sentándose frente a su hermano y cruzando los brazos, adoptando una pose defensiva. Otabek por su parte decidió sentarse a una distancia prudente de Plisetsky.


— ¿Y bien?—Viktor fue el primero en hablar, brusco.


— No sigas con este drama, Viktor, no eres mi padre.—Yuri puso los ojos en blanco, recostándose en el sofá y subiendo los pies a la mesa de café.


— Oh, si quieres lo llamo.—Viktor sonrió de lado, y luego pegó un manotazo a las zapatillas de su hermanito.—Y baja los pies de la mesa, mamá se molestará.


— No tienes nada que decirle a Yakov, bocazas.


— No importa si le digo o no a papá, lo importante ahora es que tengo que hablar con Otabek.—Viktor se puso de pie de un salto, sin siquiera pensar en el pobre Makkachin. Yuri le imitó, a la vez que Otabek retrocedía.


— ¡No seas estúpido, Viktor!


— ¿¡Qué mierda tienes en la cabeza, Otabek!?—Viktor parecía más que listo para dar el primer golpe, mientras que Otabek estaba rezando para recibirlo lo más rápido posible y que todo acabara de una vez.


— Viktor, cálmate.—Murmuró el kazajo, levantando las manos.


— ¡Te aprovechaste de mi hermanito!


— ¡Nadie se aprovechó de nadie, somos novios!


Viktor, como era de esperarse, se detuvo enseguida. Yuri alcanzó a Otabek y se posicionó a su lado, mirando desafiante a su hermano mayor.


— ¿Novios? ¿Hace cuánto?—Ahora, el ruso parecía realmente desconcertado. Yuri y Otabek intentaron no mirarse, ambos con el corazón bastante alocado.


— Somos novios hace dos meses, Viktor.—Habló Otabek finalmente, Yuri asintió a sus palabras.


— ¡Y le arrebataste la pureza a Yuri luego de dos meses de noviazgo!


— Sí, y tú lo interrumpiste.—Murmuró Yuri, mientras que el moreno le veía con ojos desorbitados.


— No, Viktor, no es así...


— Aún puedo denunciarte de pedófilo, Otabek.—Le amenazó con un dedo, frunciendo el ceño.


— Ya basta, Viktor, no es para tanto. Otabek y yo estamos saliendo, y no necesitamos tu bendición o algo parecido.—Sentenció Yuri, manteniendo una pose desafiante.


— Claro que no, pero sí la de Yakov.


¿Creyó Yuri que todo se iba a solucionar diciéndole a Viktor que Otabek y él eran pareja? ¿Pensó también que luego de eso su hermano se quedaría tranquilo? Bueno, pues sí, y vaya que estaba equivocado.


🌷🌷🌷

11 de Agosto de 2020 a las 20:43 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo ON A ROLL

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión